*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Esteban Valenti Esteban Valenti
¿De quién es Punta del Este?
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
Relecturas del verano (Abordando eso gris, que parece la teoría).
Jorge Ángel Pérez  Jorge Ángel Pérez 
¡La cara limpia!. ¿Y lo de atrás qué?
Pablo Rudich Pablo Rudich
A cien años de la gran transformación en Europa
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
Francisco en los Andes: vuelan el Águila y el Cóndor
William Marino William Marino
¿El fin del dólar?
Aureliano Rodríguez Larreta Aureliano Rodríguez Larreta
Cuchillo de Palo: Cataluña insensata
Pablo Mieres Pablo Mieres
No nos engañemos, se viene un año muy complicado
Luis Fernández Luis Fernández
¿Se puede elaborar una estrategia sin considerar al poder?
Alejandro Domostoj Alejandro Domostoj
A 10 días del nuevo año: Quisiera ser creyente
Jaime Secco Jaime Secco
Entender la crisis del campo, cuatro claves para gente de asfalto
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
Clara y pura discriminación
Roberto Savio Roberto Savio
Hay que regular el turismo antes que sea demasiado tarde
José Antonio Vera José Antonio Vera
Arsénico y cianuro
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
Un error de Sanguinetti acerca de los musulmanes y algunas consideraciones en torno a la laicidad y el Ejército
Jorge Balseiro Savio Jorge Balseiro Savio
A la búsqueda del tren perdido
Gol de Actualidad cierra el año y se despacha con todo y sobre todos Gol de Actualidad cierra el año y se despacha con todo y sobre todos
CIERRE DE AÑO
Eduardo Vaz Eduardo Vaz
Seregni amigo
Mónica Xavier Mónica Xavier
Feliz 2018 para todas y todos
Fabricio Cerna Salazar Fabricio Cerna Salazar
Indulto humanitario en Perú como regalo de Nochebuena
Eduardo Contreras Eduardo Contreras
Saudades del 17
Roberto Cyjón Roberto Cyjón
TRUMP, por favor: “gracias por tu ayuda”
Ernesto Nieto Ernesto Nieto
Cristo era Gitano
Joaquín Roy Joaquín Roy
España: un castillo como nación
Edmundo Roselli Edmundo Roselli
Salir de la encrucijada
Ismael Blanco Ismael Blanco
Absolución y castigo
Carlos Visca Carlos Visca
Desguace tres. Se sigue por el mismo camino. ¿Hasta cuándo?
Adriana Marrero Adriana Marrero
Ecuador: la educación que legó Correa
Carlos Garramón Carlos Garramón
Cumbre de la OMC en Buenos Aires
David Malowany David Malowany
Nazismo y cristianismo
Daniel Mordecki Daniel Mordecki
Garantías
Edgardo Carvalho Edgardo Carvalho
El País reescribe la historia
Carlos Vivas y Homero Bagnulo Carlos Vivas y Homero Bagnulo
Salud alimentaria. ¿Derecho individual o segmento del mercado?
Luis C. Turiansky Luis C. Turiansky
Jerusalén, la manzana de la discordia
más columnistas



 
banner cablevision 300 x 138
banner argentino hotel 300 x 138
Te encuentras en: Inicio | Columnas | Carlos Garramón

Cumbre de la OMC en Buenos Aires

Carlos Garramón

17.12.2017

GLOBALIZACION Vs. PROTECCIONISMO: Xi-Jinping Vs. Donald Trump.

La cumbre de la OMC en Buenos Aires fue el escenario perfecto para el enfrentamiento entre Globalización y Proteccionismo protagonizado por los gobiernos de Xi-Jinping y Donald Trump. El giro de EE.UU. a comienzos de año -America First- liberó un espacio que China está ocupando, estratégicamente, erigiéndose en líder mundial del libre comercio y del multilateralismo, sin abandonar su interés superior de profundizar el intercambio comercial y de inversiones con EE.UU. Un enfrentamiento entre lucidez y torpeza.

 

El último Congreso del Partido Comunista de China (PCCh) concluyó con la aprobación por parte los 2300 delegados presentes, de la inclusión en la Constitución del Partido del llamado "pensamiento de Xi-Jinping sobre el socialismo con características chinas en una nueva era", lo que significó la entronización de Xi al nivel de los máximos líderes históricos de la República Popular: Mao Tse-tung y Deng Xiaoping. En su intervención final Xi habló de "la ambición de China de constituirse en el país numero uno en el mundo para el 2050".

¿Qué implica "el socialismo con características chinas en una nueva era para la definición de una estrategia de relaciones internacionales y comerciales?. ¿Le otorga al giro que ha experimentado China en su política exterior una cobertura ideológica o éste cambio es puramente el aprovechamiento de una oportunidad?

Nuestra respuesta es que existe una interacción virtuosa entre la oportunidad abierta por

la política externa de Trump y la necesidad del nuevo modelo económico enunciado en el último Congreso del PCCh de abrirse al mundo para respaldar la modernización industrial, el mayor consumo interno ,la aceleración de sus inversiones externas y el control de los recursos naturales a nivel global.

En este contexto, China se erige como el líder de la globalización. Liderazgo que se ha visto facilitado por la retirada de EE.UU. en el plano internacional, cuestionando alianzas, rompiendo acuerdos y pregonando su enfoque nacionalista y proteccionista. Mientras Trump "descontruye", el gigante asiático impulsa lazos políticos, culturales y promociona inversiones.

A la vez que el Congreso de EE.UU. recorre las últimas etapas de la aprobación de la ley que rebaja los impuestos, fundamentalmente el referido a las ganancias corporativas, Xi-Jinping avanza en la estrategia de convertir a su país en el principal exportador mundial de capitales, reemplazando precisamente a EE.UU. e incluyendo a su vez a éste último como el destino más atractivo para la radicación de sus inversiones. Ya en el 2016 las inversiones chinas en el exterior superaron a las estadounidenses. China espera que para el 2025 sus inversiones de capital en el exterior, que hoy ascienden al 5% de su producto, asciendan al 30% del producto, lo que significa realizar inversiones en el exterior, entre sector público y privado, por más de 1.5 billones de dólares. A su vez, como contrapartida, en la próxima década China aspira a recibir inversiones extranjeras directas por un billón de dólares.

Hoy el stock de inversión extranjera de China en EE.UU. supera los 180.000 millones de dólares -esta cifra era de 5000 millones en el 2000-. Con la reforma impositiva y la consecuente reducción del impuesto a las ganancias corporativas, la inversión china en EE.UU. aumentará considerablemente en los próximos años.

A partir del enfrentamiento inicial, incluidas las amenazas de Trump a China para frenar sus inversiones con aranceles exorbitantes, en el transcurso del año las dos potencias mundiales han ido sentando las bases para la construcción de un círculo virtuoso en la relación bilateral. Por un lado, China favorecida por la reducción del impuesto a las ganancias corporativas, aumentará sus inversiones en EE.UU. especialmente en compañías de alta tecnología, adquiriendo el "know how" necesario para sustituir su antiguo modelo de desarrollo industrial. Por otro lado, EE.UU. resignando su hegemonía sobre la economía global pero a la vez atrayendo capitales para impulsar su crecimiento económico, reducir el desempleo y alimentando el paradigma "America first". Ambos amortiguando los factores de conflicto que obstaculicen el círculo virtuoso que genera la "declarada" confrontación entre globalización y proteccionismo.

Pero no siempre el mecanismo de amortiguación opera. A veces es políticamente conveniente que surja la controversia. Y cuando surge la controversia ambos parecen haberse embanderado con la globalización y el proteccionismo hace décadas y no en el correr del presente año. La OMC es justamente el escenario perfecto para que se exprese el aspecto confortativo de este círculo virtuoso en que se complementan las estrategias de política comercial de China y EE.UU. La sección inaugural y de clausura estuvieron protagonizadas por un choque entre la postura proteccionista del Gobierno de

Donald Trump y la decidida defensa de la globalización y el libre comercio realizada por el Gobierno de Xi-Jinping.

El Ministro de Comercio de China, Zhong Sahan, expresó en su discurso inaugural: "El proteccionismo comercial está creciendo y la globalización enfrenta grandes desafíos.

Creemos que ningún país pueda ser capaz de alcanzar el éxito en el aislamiento...China apoya la globalización económica y el sistema multilateral de comercio".

La posición de China fue secundada por gran parte de los 164 países participantes. Particularmente por la Unión Europea, la cual siente que EE.UU. la ha dejado sola en la batalla contra el proteccionismo.

La UE, a diferencia de China que se felicita de haberse apropiado de la lucha por la globalización y el libre comercio, se siente traicionada por un aliado tradicional como EE.UU. en su lucha de décadas a favor del multilateralismo. Décadas en que la estrategia china rechazaba estos conceptos y era acusada por EE.UU. y toda la comunidad internacional de generar barreras al comercio y desconocer al multilateralismo y sus instituciones.

América Latina también cerró filas contra Trump. Los cuatro países del Mercosur liberaron una declaración de apoyo explícito al multilateralismo, a la cual se sumaron otros países, entre ellos Colombia, Chile, Perú y México.

Tanto la Unión Europea como gran parte de América Latina han sido coherentes con su posición histórica en relación al libre comercio y al multilateralismo. China ha adherido a esta posición en el último año, lo cual evidencia un formidable giro estratégico de Xi-

Jinping ante el inesperado triunfo de Trump y su discurso nacionalista y proteccionista.

En síntesis, EE.UU. dejó un formidable espacio libre que está ocupando China para ampliar su influencia internacional, promover sus inversiones en terceros países y a su vez negociar con Washington el ingreso de inversiones y bienes en el mercado norteamericano. Todo ideológicamente amparado bajo el "pensamiento de Xi-Jinping sobre el socialismo con características chinas en una nueva era".

 

Carlos Garramón. PHD(C) en Economía Agraria de la Universidad de California, Campus Berkeley. Master en Economía Agraria de la Universidad Católica de Chile, Ingeniero Agrónomo de la Universidad de la República Oriental del Uruguay, Funcionario y consultor en OEA, ONU, FAO, FIDA, BID y Banco Mundial.



UyPress - Agencia Uruguaya de Noticias


MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net