*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
José Antonio Vera José Antonio Vera
Paraguay con nuevo capataz
William Marino William Marino
¡Dios por aquí NO paso!
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
170 años. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
No se puede dar nada a Hamas hasta que devuelva a los soldados y civiles que secuestró”
Hugo Rodríguez Almada Hugo Rodríguez Almada
Facultad de Medicina: El statu quo y los conflictos
Esteban Valenti Esteban Valenti
Mujica el gran elector
Milton A. Ramírez Milton A. Ramírez
La primera vez que vi a Mujica
Carlos Vivas; Homero Bagnulo Carlos Vivas; Homero Bagnulo
Las “innovaciones” en Medicina y los medios de información
Michael Añasco Michael Añasco
American Space Forces. Donald Trump contra los extraterrestres
Fernando Gil Díaz Fernando Gil Díaz
Pepe, el último profeta...
Roberto Sansón Mizrahi Roberto Sansón Mizrahi
En la encrucijada contemporánea no más ajuste sino transformación
Luis Sabini Luis Sabini
Una maldecidísima trinidad: Assange, Sala, palestinos
Dr. Guillermo Chiribao Dr. Guillermo Chiribao
Tacuarembó y el triste protagonismo de los últimos días
Dr. Federico Arregui Mondada Dr. Federico Arregui Mondada
Votaremos con el Frente Amplio. O a este mismo
Ismael Blanco Ismael Blanco
Balbi: el toro y la muerte
Jorge Balseiro Jorge Balseiro
El turismo visto desde la celulosa
Pablo Mieres Pablo Mieres
Promesas rotas
Rafael Sanseviero Rafael Sanseviero
La marea verde y la siesta de las izquierdas
Alejandro Domostoj Alejandro Domostoj
La venta del Dique Maua y la crónica de una metamorfosis: El FA de estatizador a continuador de la obra de Aparicio Méndez
Laura Alemán Laura Alemán
Predios del dique Mauá. Vender el alma: tres perlas de un collar oscuro
Charles Carrera Charles Carrera
Tan uruguayos como nosotros
Luis Fernández Luis Fernández
Detalles de la inmigración africana
Carlos Wuhl Carlos Wuhl
No lo digo yo, lo dicen Daniel Barenboin y otros, que se aplica el « apartheid » en Israel
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
Desinteligencias de la Inteligencia
Daniel Mordecki Daniel Mordecki
La ley de los pequeños números
Enrique Gerschuni Enrique Gerschuni
Gobiernos y derechos
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
UPM 2 NO, cuando la mentira es la verdad
Daniel Vidart Daniel Vidart
Gauchos de las cuchillas y vaqueros de las praderas -II
Juan Pedro Ciganda Juan Pedro Ciganda
¿En qué nos parecemos, tú y yo a la nieve?
Juan Pedro Ribas Juan Pedro Ribas
Cuidado señores candidatos. ¡Oso! del futbol
Edgardo Carvalho Edgardo Carvalho
El programa del FA y los arbolitos de Navidad
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
Matrimonio homosexual en Cuba: ¿Buena voluntad o representación?
Iván Solarich Iván Solarich
GRIEZMANN, Y EL PARTIDO DE LA ÉTICA
Agustín Deleo Agustín Deleo
Aleluya hermanos
Fernando Gil Díaz Fernando Gil Díaz
Largaron!!
Daniel Feldman Daniel Feldman
Hacen falta poetas
Fernando López D’Alesandro Fernando López D’Alesandro
El Frente Amplio debe irse del Foro de San Pablo
E. Canon-F. López D’Alesandro E. Canon-F. López D’Alesandro
Democracia, propuestas y el verdadero cambio
más columnistas



 
banner cablevision 300 x 138
banner argentino hotel 300 x 138
Te encuentras en: Inicio | Columnas

Indulto humanitario en Perú como regalo de Nochebuena

Fabricio Cerna Salazar

27.12.2017

El expresidente peruano Alberto Fujimori, condenado por crímenes contra los Derechos Humanos, recibió un indulto humanitario que ha remecido el país. Perú vive horas tensas que podrían desencadenar en una temporada de ingobernabilidad por lo que se considera una traición histórica.

El último mensaje que el expresidente peruano Alberto Fujimori Fujimori (1990 - 2000) dirigió al país fue mediante un oficio fechado el 19 de noviembre del año 2000: un fax sin firma enviado desde Japón cuyo contenido esgrimía su renuncia irrevocable al cargo que la nación le confió. En adelante, Perú vivió una crisis de la que tardó años en reponerse al destaparse el cúmulo de actos de corrupción y crímenes que habría liderado. De él no se supo más, salvo contadas apariciones en medios locales, siempre en el extranjero, que contemplaron desde una alucinante campaña para lanzarse como candidato al Senado japonés (haciéndose llamar el último samurái), su matrimonio con una millonaria nipona, su plan de retorno en 2005 a Perú al considerar segura su estrategia de vuelta vía Chile, su captura y deportación a territorio peruano y su juzgamiento televisado en cadena nacional. "Probado: secuestró y asesinó con alevosía", tituló el diario El Comercio la mañana del 08 de abril del 2009 al dictarse la sentencia de 25 años por ser "autor mediato de crímenes de Estado y contra la humanidad". Cientos de miles de personas, ciudadanos de a pie y familiares de desaparecidos celebraron lo que se consideró una condena histórica: el primer presidente peruano encarcelado por los crímenes que elucubró.

"Todas las pruebas, grabaciones y declaraciones hicieron una sumatoria que nos llevó a la convicción de que él [Alberto Fujimori] era quien tomaba las decisiones", apunta el exfiscal supremo en los procesos contra Fujimori, José Antonio Peláez Bardales. "El hombre de atrás era el hombre que no disparaba, pero era quien mataba realmente con esa cadena de mando", rememora.

Indulto de Nochebuena
Las marchas contra el apellido Fujimori fueron constantes a lo largo de los años en una lucha persistente de no permitir que su hija, Keiko Fujimori, llegue a la presidencia en 2011 y 2016. Sin embargo, solo cuatro horas antes de la Navidad de este 2017, los medios de comunicación peruanos leían al unísono un documento, también sin firma, enviado desde Palacio de Gobierno notificando que el presidente Pedro Pablo Kuczynski otorgó el indulto humanitario a Alberto Fujimori por encontrarse en un irreversible estado grave de salud. Entonces, cientos de personas tomaron la plaza San Martín de Lima esa Noche Buena para convocar a una marcha llamada #IndultoEsInsulto: "Por justicia y dignidad/ Fujimori nunca más", cantaban las primeras voces.

"El Presidente de la República, en uso de las atribuciones que le confiere la Constitución Política del Perú para tales fines, ha decidido conceder el indulto humanitario al señor Alberto Fujimori Fujimori", dice en cita el documento enviado. Esto ocasionó manifestaciones y movilizaciones sin precedentes (desde la época en que se derrocó a Fujimori) en las principales ciudades del país solo horas después, el 25 de diciembre, y en las que han participado miles de personas dejando el chocolate navideño y el pavo a medio comer sobre las mesas de sus hogares: "Kuczynski se jodió/ el pueblo ya salió", entonaban los peruanos indignados con pancartas y banderolas como protesta por lo que consideran una traición histórica.

Intercambio de favores
¿Qué es lo que llevó al presidente Pedro Pablo Kuczynski a otorgar esta gracia presidencial? Un secreto a voces es que este indulto no sería nada más que una devolución de favores: un canje.

El 11 de diciembre Alberto Fujimori solicitó su indulto al presidente de la República (a lo largo del tiempo se presentaron cerca de 45 solicitudes de indulto por él, por sus hijos y por terceras personas). Esto no se dio a conocer pues los escándalos de corrupción generados por la brasilera Odebrecht marcaban la agenda mediática. El 14 de diciembre estalló la noticia de que una de las empresas del presidente Kuczynski (donde el único accionista era él) habría recibido pagos de parte de Odebrecht en fechas en que este se encontraba ejerciendo cargos como Ministro de Estado. La oposición en el Congreso (Fujimorista por mayoría) solicitó la renuncia inmediata del presidente coaccionando con liderar una moción de vacancia presidencial por incapacidad moral aprobada a debate el 15 de diciembre. Lo peor de todo es que se presentaron pruebas de depósitos por más de 4 millones y medio de dólares en periodos claves cuando este era ya funcionario público.

Posteriormente, Kuczynski dio un mensaje a la nación que poco convenció y, tras ello, ofreció una entrevista a un panel de periodistas de distintos medios donde dejó más dudas. Finalmente, el 21 de diciembre, el presidente se presentó a ofrecer sus descargos ante las acusaciones que resolverían su vacancia.

"Existe una seria confusión entre ser propietario de una empresa y lo que es gestionar una compañía", dijo Pedro Pablo Kuczynski en uno de los pasajes frente al pleno del Congreso. "Lo que prohíbe el Artículo N°126 es gestionar empresas, no ser dueño", apuntó el presidente de una empresa unipersonal que recibió dinero de la mencionada Odebrecht. Su suerte estaba echada. En cálculos fríos, con la votación de la mayoría más algunas fuerzas opositoras, se alcanzaban los votos para vacarlo. Sin embargo, algo inesperado ocurrió. De 130 congresistas, fueron 72 los que llegaron al Congreso gracias a la campaña liderada por Keiko Fujimori pero 10 de ellos decidieron votar en contra de la vacancia. ¿La razón? Kenji Fujimori, el menor de la familia, congresista electo con el mayor número de votos en dos oportunidades consecutivas, había realizado una ruptura dentro de la bancada fujimorista. Sin esos votos más algunos disidentes congresistas que cambiaron de parecer, el presidente Kuczynski salvó de ser vacado.

Entonces el rumor invadió las principales salas de redacción. Los fujimoristas que no votaron para vacar al presidente habrían negociado el indulto del expresidente Alberto Fujimori. En contra parte, para negar ello, la vicepresidenta y actual Presidenta del Consejo de Ministros Mercedes Aráoz apuntó desde su cuenta personal de Twitter: "En el gobierno [de Pedro Pablo Kuczynski] los indultos, cualquiera sean estos, NO SE NEGOCIAN". Aún no se ha vuelto a saber de ella.

Video (poco) convaleciente
Tal como no se recuerdan marchas tan multitudinarias, no viene a la memoria tal represión con golpes y gases lacrimógenos de parte de la Policía Nacional del Perú. Los manifestantes de #IndultoEsInsulto coordinaron llegar a tres puntos en simultáneo en Lima: Palacio de Gobierno y Ministerio de Justicia, la casa de Kuczynski en una zona exclusiva del distrito de San Isidro y la Clínica Centenario donde se encuentra el indultado Fujimori.

Entonces, el presidente Kuczynski, no ideó mejor manera de sustentar su decisión que ofrecer (nuevamente) un discurso a la nación. Lo hizo solo. A diferencia de las últimas oportunidades donde estuvo acompañado de su bancada congresal y ministros, luego junto a sus vicepresidentes, este 25 de diciembre el presidente estuvo solo. Sin teleprompter, sin iluminación, sin cámara profesional, sin la preparación que su investidura al cargo supondría y con una opacidad que parecía ocasionada por los mismos gases lacrimógenos que arrojaba la policía contra los indignados en las calles en ese momento.

"Estoy convencido que la justicia no es venganza. Esta es mi decisión; esto es lo que considero mejor para nuestro país", dijo mirando a su papel el presidente y continuó: "Debemos llegar a un bicentenario fraterno. Someto mi decisión al tribunal de la historia".

Los peruanos se fueron a dormir con los ojos irritados por los gases y pensando que nada peor podría ocurrir. Pero pasó.

A las 07:13 a. m. del martes, el expresidente Alberto Fujimori Fujimori, condenado por crímenes de lesa humanidad y ahora indultado, propaló un mensaje a la nación desde la clínica privada donde se encuentra internado. Un mensaje grabado con celular desde la comodidad de una camilla en la Unidad de Cuidados Intensivos.

"La noticia del indulto humanitario (...) me sorprendió. Soy consciente que los resultados durante mi gobierno fueron bien recibidos (...), pero reconozco que he defraudado a otros compatriotas. A ellos les pido perdón de todo corazón", sostiene Fujimori y en las redes sociales se leen respuestas como "no nos defraudaste, asesinaste a mi hijo"; "pide perdón por haber enviado a militares a matar inocentes y a inocentes a ser asesinados".

"No puedo dejar de expresar mi profunda gratitud por el paso complejo que ha tomado el presidente, que me compromete en esta nueva etapa, que se abre en mi vida para apoyar su llamado a la reconciliación", apuntó un Fujimori nada convaleciente desde la clínica privada y muchos hoy se preguntan: ¿No habría sido más conveniente otorgar un arresto domiciliario? ¿Es este el mensaje de un dictador que esperaba el momento para volver a la política? ¿Cuánto más el país estará en jaque por decisiones erradas de sus gobernantes?

El indulto otorgado al expresidente Fujimori Fujimori incluye, además, la gracia presidencial "para todos los procesos penales a la fecha que se encuentren vigentes" y por los que ya no podrá ser juzgado. En una suerte de ritual, Luciana Jugo, una de las jovencitas que convocó a la marcha del 25 de noviembre en una ciudad al norte de Perú, hace una ronda con sus compañeras y entona un cántico que este indulto no podrá borrar: "Somos las hijas/ de las campesinas/ que no pudiste esterilizar".

 

Fabricio Cerna Salazar



UyPress - Agencia Uruguaya de Noticias


MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net