*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
José Antonio Vera José Antonio Vera
Paraguay con nuevo capataz
William Marino William Marino
¡Dios por aquí NO paso!
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
170 años. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
No se puede dar nada a Hamas hasta que devuelva a los soldados y civiles que secuestró”
Hugo Rodríguez Almada Hugo Rodríguez Almada
Facultad de Medicina: El statu quo y los conflictos
Esteban Valenti Esteban Valenti
Mujica el gran elector
Milton A. Ramírez Milton A. Ramírez
La primera vez que vi a Mujica
Carlos Vivas; Homero Bagnulo Carlos Vivas; Homero Bagnulo
Las “innovaciones” en Medicina y los medios de información
Michael Añasco Michael Añasco
American Space Forces. Donald Trump contra los extraterrestres
Fernando Gil Díaz Fernando Gil Díaz
Pepe, el último profeta...
Roberto Sansón Mizrahi Roberto Sansón Mizrahi
En la encrucijada contemporánea no más ajuste sino transformación
Luis Sabini Luis Sabini
Una maldecidísima trinidad: Assange, Sala, palestinos
Dr. Guillermo Chiribao Dr. Guillermo Chiribao
Tacuarembó y el triste protagonismo de los últimos días
Dr. Federico Arregui Mondada Dr. Federico Arregui Mondada
Votaremos con el Frente Amplio. O a este mismo
Ismael Blanco Ismael Blanco
Balbi: el toro y la muerte
Jorge Balseiro Jorge Balseiro
El turismo visto desde la celulosa
Pablo Mieres Pablo Mieres
Promesas rotas
Rafael Sanseviero Rafael Sanseviero
La marea verde y la siesta de las izquierdas
Alejandro Domostoj Alejandro Domostoj
La venta del Dique Maua y la crónica de una metamorfosis: El FA de estatizador a continuador de la obra de Aparicio Méndez
Laura Alemán Laura Alemán
Predios del dique Mauá. Vender el alma: tres perlas de un collar oscuro
Charles Carrera Charles Carrera
Tan uruguayos como nosotros
Luis Fernández Luis Fernández
Detalles de la inmigración africana
Carlos Wuhl Carlos Wuhl
No lo digo yo, lo dicen Daniel Barenboin y otros, que se aplica el « apartheid » en Israel
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
Desinteligencias de la Inteligencia
Daniel Mordecki Daniel Mordecki
La ley de los pequeños números
Enrique Gerschuni Enrique Gerschuni
Gobiernos y derechos
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
UPM 2 NO, cuando la mentira es la verdad
Daniel Vidart Daniel Vidart
Gauchos de las cuchillas y vaqueros de las praderas -II
Juan Pedro Ciganda Juan Pedro Ciganda
¿En qué nos parecemos, tú y yo a la nieve?
Juan Pedro Ribas Juan Pedro Ribas
Cuidado señores candidatos. ¡Oso! del futbol
Edgardo Carvalho Edgardo Carvalho
El programa del FA y los arbolitos de Navidad
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
Matrimonio homosexual en Cuba: ¿Buena voluntad o representación?
Iván Solarich Iván Solarich
GRIEZMANN, Y EL PARTIDO DE LA ÉTICA
Agustín Deleo Agustín Deleo
Aleluya hermanos
Fernando Gil Díaz Fernando Gil Díaz
Largaron!!
Daniel Feldman Daniel Feldman
Hacen falta poetas
Fernando López D’Alesandro Fernando López D’Alesandro
El Frente Amplio debe irse del Foro de San Pablo
E. Canon-F. López D’Alesandro E. Canon-F. López D’Alesandro
Democracia, propuestas y el verdadero cambio
más columnistas



 
banner cablevision 300 x 138
banner argentino hotel 300 x 138
Te encuentras en: Inicio | Columnas | Esteban Valenti
imagen del contenido Esteban Valenti

Como nacen y desaparecen los compañeros

Esteban Valenti

02.01.2018

La palabra compañeros tiene una larga lista de significados, en este caso voy a referirme a los compañeros políticos. Un tema exótico en mis columnas…

Es una palabra querida, promovida, traicionada, debilitada y muchas otras cosas.

Los compañeros nacen de compartir, de construir juntos un proyecto. No tenían fronteras geográficas, eran una corriente global que se fue debilitando y difuminando.

Los compañeros son los que se juegan junto a ti, la vida, el tiempo, las discusiones, la libertad, las trompadas y algunas cosas más peligrosas. Los que se emocionan por cosas muy similares a las tuyas, banderas, consignas, ideas, líderes y tienen los mismos adversarios o enemigos.

Los compañeros se forjaron en los tiempos más duros, más difíciles y afrontando muchos peligros. Más grandes son esos peligros y más sólido es el compañerismo. Porque ellos te protegen, se callan, se hacen torturar y hasta matar para salvarte, mienten y sufren por todos sus compañeros y en algunos casos, por personas concretas con nombres y apellidos y no solo categorías genéricas. Y no fue hace mucho tiempo, muchos siguen aquí.

Compañeros es encontrarse luego de muchos años, asombrarse de lo grande que están los hijos y los nietos y sin largas conversaciones, compartir una historia llena de aventuras que hicieron tu vida y la de ellos. Una vida que vale la pena tener presente, aún en sus derrotas y sus naufragios. Porque valió la pena.

Con el tiempo se aprende, a veces a los golpes, que ser compañero es ser capaces de escuchar y entender a los otros, sobre todo cuando no piensan lo mismo. También en la diferencia se forjan compañerismos, es más, esta variante es la que más nos ha costado aprender, sobre todo a los que venimos de las unanimidades.

No es necesario ser fanáticos para ser compañeros, al contrario, es asumir todo lo que se comparte pero también las diferencias, los rumbos diversos que nos impuso la vida y nuestra propia cabeza.

Compañeros es tener buena memoria o esforzarse para que los años no borren las cosas más importantes, las que poblaron nuestra juventud y muchos años más.

¿Es posible una épica de la lucha y de la vida, sin compañeros? Imposible.

No es una condición idílica, perpetua, que se construye una vez y para siempre y tampoco es cierto que solo los tuyos o los míos son compañeros. Todos los que luchan tienen sus propios compañeros.

Por el camino hemos perdido a muchos compañeros.

Los que ya no están y nos duelen como heridas incurables, que cuando miramos hacia atrás, no solo al final de cada año, sino en muchas ocasiones sentimos su ausencia y que a esta altura de mi vida son una larga, muy larga y dolorosa lista. Son irremplazables en nuestra historia personal y su falta nos duele muy hondo en el alma. No son todos los que faltan, son los nuestros, los que formaron parte de nuestra vida y de nuestra aventura. Y por delante tenemos un nuevo año sin ellos.

Están los otros, los que perdimos porque el compañerismo también se destruye, se va quedando en girones dolorosos por el camino. Y también son varios y algunos fueron muy queridos.

La política y sobre todo el poder es una prueba muy dura para el compañerismo, confunde muchas cosas, las enturbia.

Asumamos que hay compañeros de otros tiempos que apenas si nos saludamos y lo hacemos con mayor o menor recelo. Es parte de la vida, ese camino que muchas veces nos permite explicar con cuatro letras todas las grandezas y vilezas del recorrido. La vida.

Cuando por encima de las ideas, de los relatos que le han dado significado a nuestra existencia política y no solo, planea el poder en sus más diversas manifestaciones, el compañerismo está en serio riesgo. Lo vemos a diario.

Los compañeros y compañeras no son de una vez para siempre, ni en un sentido ni en el otro. Se pierden y se ganan compañeros. Pero es cierto que los de la juventud, los del peligro, los de la aventura de la revolución parecían indestructibles. No lo son, lo aprendimos todos.

El compañerismo es enemigo jurado de la indiferencia. Se puede aparentar ciertos lazos, pero llegado el momento hay que jugarse, hay que optar, hay que opinar, hay que tomar partido. Ser partisano. No todos iguales y alineados, sino todos con ideales.

No hay compañeros, en el sentido que yo pretendo darle al término, sin ideales y también eso puede ser un factor de destrucción del compañerismo, los ideales cambian.



Esteban Valenti - Periodista, escritor, coordinador de Bitácora, director de Agencia de Noticias Uypress

UyPress - Agencia Uruguaya de Noticias



MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net