*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
José Antonio Vera José Antonio Vera
Paraguay con nuevo capataz
William Marino William Marino
¡Dios por aquí NO paso!
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
170 años. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
No se puede dar nada a Hamas hasta que devuelva a los soldados y civiles que secuestró”
Hugo Rodríguez Almada Hugo Rodríguez Almada
Facultad de Medicina: El statu quo y los conflictos
Esteban Valenti Esteban Valenti
Mujica el gran elector
Milton A. Ramírez Milton A. Ramírez
La primera vez que vi a Mujica
Carlos Vivas; Homero Bagnulo Carlos Vivas; Homero Bagnulo
Las “innovaciones” en Medicina y los medios de información
Michael Añasco Michael Añasco
American Space Forces. Donald Trump contra los extraterrestres
Fernando Gil Díaz Fernando Gil Díaz
Pepe, el último profeta...
Roberto Sansón Mizrahi Roberto Sansón Mizrahi
En la encrucijada contemporánea no más ajuste sino transformación
Luis Sabini Luis Sabini
Una maldecidísima trinidad: Assange, Sala, palestinos
Dr. Guillermo Chiribao Dr. Guillermo Chiribao
Tacuarembó y el triste protagonismo de los últimos días
Dr. Federico Arregui Mondada Dr. Federico Arregui Mondada
Votaremos con el Frente Amplio. O a este mismo
Ismael Blanco Ismael Blanco
Balbi: el toro y la muerte
Jorge Balseiro Jorge Balseiro
El turismo visto desde la celulosa
Pablo Mieres Pablo Mieres
Promesas rotas
Rafael Sanseviero Rafael Sanseviero
La marea verde y la siesta de las izquierdas
Alejandro Domostoj Alejandro Domostoj
La venta del Dique Maua y la crónica de una metamorfosis: El FA de estatizador a continuador de la obra de Aparicio Méndez
Laura Alemán Laura Alemán
Predios del dique Mauá. Vender el alma: tres perlas de un collar oscuro
Charles Carrera Charles Carrera
Tan uruguayos como nosotros
Luis Fernández Luis Fernández
Detalles de la inmigración africana
Carlos Wuhl Carlos Wuhl
No lo digo yo, lo dicen Daniel Barenboin y otros, que se aplica el « apartheid » en Israel
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
Desinteligencias de la Inteligencia
Daniel Mordecki Daniel Mordecki
La ley de los pequeños números
Enrique Gerschuni Enrique Gerschuni
Gobiernos y derechos
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
UPM 2 NO, cuando la mentira es la verdad
Daniel Vidart Daniel Vidart
Gauchos de las cuchillas y vaqueros de las praderas -II
Juan Pedro Ciganda Juan Pedro Ciganda
¿En qué nos parecemos, tú y yo a la nieve?
Juan Pedro Ribas Juan Pedro Ribas
Cuidado señores candidatos. ¡Oso! del futbol
Edgardo Carvalho Edgardo Carvalho
El programa del FA y los arbolitos de Navidad
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
Matrimonio homosexual en Cuba: ¿Buena voluntad o representación?
Iván Solarich Iván Solarich
GRIEZMANN, Y EL PARTIDO DE LA ÉTICA
Agustín Deleo Agustín Deleo
Aleluya hermanos
Fernando Gil Díaz Fernando Gil Díaz
Largaron!!
Daniel Feldman Daniel Feldman
Hacen falta poetas
Fernando López D’Alesandro Fernando López D’Alesandro
El Frente Amplio debe irse del Foro de San Pablo
E. Canon-F. López D’Alesandro E. Canon-F. López D’Alesandro
Democracia, propuestas y el verdadero cambio
más columnistas



 
banner cablevision 300 x 138
banner argentino hotel 300 x 138
Te encuentras en: Inicio | Columnas | Esteban Valenti
imagen del contenido Esteban Valenti

El paradigma del Cerro

Esteban Valenti

09.01.2018

Las vistas desde el Cerro de Montevideo son de las más hermosas que tiene el Uruguay. El problema es cuando se mira más de cerca.

El barrio del Cerro es donde el Frente Amplio obtiene, desde hace varias elecciones los porcentajes más altos de votación, tanto a nivel nacional como departamental. No es ninguna casualidad, tiene sólidos fundamentos sociales y políticos, fue desde hace muchos años un baluarte de los trabajadores y sus familias y escenario de grandes luchas obreras y populares.

Era un barrio con una fuerte presencia industrial, sobre todo de los frigoríficos y con colonias de inmigrantes de muchos países, de allí proviene su nombre de Villa Cosmópolis y la presencia de diversos clubes e incluso iglesias de varias colectividades. Un barrio con cines, con biblioteca pública, con múltiples actividades culturales.

Ser del Cerro es toda una identidad, incluso hoy cuando las cosas han cambiado radicalmente. Selva mi compañera y toda su familia paterna y materna son del Cerro y lo reivindican con orgullo, una parte de la familia sigue viviendo en el casco del barrio.

Hace pocas semanas fuimos a uno de los tantos cumpleaños de familia en una casa que está al final de la calle Chile y en el recorrido de ida como de vuelta pudimos hacernos nuevamente una idea de la situación del barrio.

Ahora, luego de las fiestas tenemos nuevamente un panorama más completo.

El Cerro está mal, ha sufrido un proceso de deterioro urbano y social muy grave y más allá de algunas obras importantes en los accesos, en la terminal de ómnibus, el teatro Florencio Sánchez, en la plaza de deportes, en el liceo y hace varios años en la rambla, no se acerca siquiera al barrio popular pero limpio y pujante que fue en su buena época.

Las calles principales que recorren todo el barrio, como Grecia, Chile o Turquía están mal de pavimento, de iluminación, de casas y de comercios. Visiblemente mal. Las transversales también las encontramos en mal estado, en muy mal estado, la subida a la fortaleza y el entorno de la misma esta en una situación deplorable, con la excepción de una plaza de juegos recién inaugurada.

Bogotá la calle por la que entran al Cerro la mayoría de los ómnibus "es Kosovo en medio de la guerra" nos comentó un vecino.

No son detalles, es la suma del estado general de decadencia, de poco cuidado de los espacios públicos pero también de la mayoría de las casas individuales.

Es que la decadencia urbanística y social ha impactado en la mayoría del barrio, aunque haya familias que han hecho grandes esfuerzos por preservar y mantener sus viviendas. No es solo una imagen concreta, que de noche se acentúa, porque falta algo fundamental que le da al Cerro su magia única, su visión de la bahía de Montevideo en todo su esplendor. Aunque de noche tiene su magia, es de día que hechiza.

No hablemos del estado de las veredas porque sería inferir en un cuerpo lacerado.

Lugares que se habían incorporado al barrio como la playa del Cerro con las obras en la rambla, ahora se están deteriorando. La playa se limpia, la calle de la rambla, Suiza no tiene ya ni vestigios de iluminación ni de bancos, el pavimento de las veredas de la rambla está en un rápido proceso de destrucción.

Lo más grave es la suciedad, que como en toda la ciudad se agravó este fin de año. Contenedores desbordados, suciedad de las calles que se acumula y se consolida y que con estos calores generan en la puerta de muchas casas olores insoportables. En el Cerro la mugre es crónica, los camiones pasan dos veces por semana y los alrededores de los contenedores son basureros casi permanentes. Lo que ha mejorado son las cuadrillas de organizaciones sociales que barren las calles.

El Cerro es parte de una ciudad que nuevamente quedó tapada de basura en las fiestas, eso si de manera democrática, también se desbordaron ampliamente los contendores de Pocitos y Punta Carretas. Si eso le sirve de consuelo a alguien...

Invertimos en camiones nuevos, en miles de contenedores ¿Y? Mejoró, hasta que ADEOM decidió que era tiempo de volver atrás. La responsabilidad es en primer lugar de las autoridades, en segundo lugar de esa mínima minoría de habitantes de la ciudad que está a cargo de la limpieza, que le pagamos y los equipamos para ello y que no cumplen cabalmente con su responsabilidad. El Cerro como el resto de Montevideo, está habitado por cerrenses-montevideanos, limpios, sucios, ordenados, prolijos o desorejados con sus residuos, ricos, pobres o medios. Son los mismos que votan cada cinco años; no pretenderemos que vengan a vivir los habitantes de Ginebra.

Pero no es solo un tema municipal, el cierre hace varios años de la biblioteca pública, donde ahora funciona un club de boxeo...o el traslado del BROU a la terminal de ómnibus a pesar del reclamo de 4 mil vecinos, porque es una zona más peligrosa, porque no hay donde estacionar los coches, porque no hay un árbol para hacer cola, porque terminó de matar la calle Grecia, son parte del deterioro del barrio.

Para no ser parcial, señalo que lo que mejoró fue el suministro de agua con la nueva instalación a lo largo de la calle Cuba.

Otro aspecto que hay que considerar es la gente del barrio que no se resigna, que la pelea, incluso en los espacios más degradados como el Parador del Cerro, mejor dicho sus pobres ruinas. Muchos lo recordarán como un de los puntos de atracción de la ciudad hace ya tiempo, ahora es peor que una ruina, pero es allí donde se desarrolla la iniciativa uruguaya de Teatro para el Fin del Mundo (TFM), nacida en México para utilizar espacios públicos devastados. La Cooperativa Artística TFM Uruguay que se estableció en el Cerro y La Teja. En el lugar que era para esparcimiento de gente con buena capacidad adquisitiva, ahora transformado en un asentamiento, fue escenario de obras teatrales, en el marco de tres festivales. Energías y ganas hay, es necesario integrarlas al esfuerzo nacional y departamental.

Frente a esta situación general de deterioro, podría callarme, sumarme a la resignación general, pasar rápido por ese barrio tan querido, porque allí trabajé cobrando para Codarvi y participando en las asambleas estudiantiles y las ocupaciones del liceo Nro. 11 en Grecia y México o yendo al local de la FOICA y donde tuve y tengo tantos amigos y ahora familiares. Lo hice durante varios años, pero ahora se me está terminando la paciencia.

Yo no creo que porque en una zona consigamos muchos votos tenemos que dedicarle una atención especial, privilegiada, pero es un despropósito que luego de tantos años, de gobiernos departamentales de izquierda, vamos para los 30 años y 13 de gobiernos nacionales, los cambios profundos, sólidos, productivos, sociales, urbanísticos, en los servicios, en la calidad de vida de esa gente sean tan elementales y carentes.

Si no lo cree, si los jerarcas nacionales y departamentales no me creen, consideran que exagero, un recorrido medianamente prolijo por el barrio y sus alrededores, no les vendría mal. O se pueden visitar las redes sociales en particular Facebook.

Es cierto que se produjeron cambios dramáticos con la creación de Cerro Norte, pero también es un cambio profundo cuando en cada elección recorrer el Cerro era un baño de optimismo y de impulso para la izquierda. Ir a llevar a Selva a votar al Cerro, donde mantiene su credencial, era una experiencia maravillosa. Pero las banderas, las bocinas, los coches, motos, bicicletas y peatones embanderados se cansan o se resignan. Ya en las últimas elecciones, los entusiasmos fueron mucho menores.

¿Es una maldición inexorable que un barrio como el Cerro no pueda renacer, productivamente, socialmente, culturalmente?

Los simbolismos deberían servir en todas direcciones, también como una obligación para la imaginación, para el empeño, para los cambios, para la izquierda. El Cerro debería ser uno de nuestros paradigmas, nuestros estandartes y no lo es en absoluto.

¿No son temas para el verano? ¿Hay que dedicarse a reflexiones livianas y cómodas que no molesten a nadie? Me disculpo, pero no pienso lo mismo, es más, hace tiempo que discutí esta situación con muchos compañeros y amigos en diversos ámbitos. ¿Nos sacamos las ganas entre nosotros, para no poner en peligro el caudal electoral? ¿Y nuestro compromiso con la vida de la gente, con su bienestar, con su ciudad y su barrio?

¿No habría que integrar - no creando un nuevo organismo, por favor - todas las energías del estado nacional, departamental y local para planificar y ejecutar un proyecto de recate, de promoción de toda la zona Oeste de Montevideo, incluyendo naturalmente el Cerro?  LaTeja, Tres Ombúes y Paso Molino no están mucho mejor.



Esteban Valenti - Periodista, escritor, coordinador de Bitácora, director de Agencia de Noticias Uypress

UyPress - Agencia Uruguaya de Noticias



MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net