*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Fernando Gil Díaz Fernando Gil Díaz
Yankees, come back!
Daniel Vidart Daniel Vidart
“Con el sol a la espalda. Vida y poesía”
Carlos Visca Carlos Visca
La necesidad de una Perestroica y Glasnost en la Armada
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
Se trata del método. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
William Marino William Marino
Hacia el 26 de Marzo
José Carlos Mahía Freire José Carlos Mahía Freire
La política y los parientes
Esteban Valenti Esteban Valenti
Los cajeros de la inseguridad
Michael Añasco Michael Añasco
El síndrome General Galtieri a la Venezolana
Pablo Mieres Pablo Mieres
Sobre nepotismo, acomodos y amiguismo
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
Las preguntas pendientes en el refrendo de Ecuador
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
El drone iraní fue el que desató la escalada
Mónica Xavier Mónica Xavier
En Uruguay tenemos futuro porque construimos presente
Omar Fuentes Omar Fuentes
¿La fórmula presidencial del FA podría terminar siendo Orsi — Xavier?
Edmundo Roselli Edmundo Roselli
Mi voto en contra, una puerta abierta
Dr. Federico Arregui Dr. Federico Arregui
La reconstrucción de Uruguay
Homero Bagnulo y Carlos Vivas Homero Bagnulo y Carlos Vivas
¿Considerando enfermedades que lo pudieran afectar, ¿cuál sería su mayor preocupación?
Gabriel Francescoli Gabriel Francescoli
Comunicación animal: ¿qué tan diferentes somos los humanos?
Carlos Wuhl Carlos Wuhl
El largo y profundo camino al 5 de febrero de 1971
Héctor Musto Héctor Musto
Sobre Ruben Budelli
José Antonio Vera José Antonio Vera
Lucha electoral de aparatos
David Malowany David Malowany
El animal simbólico
Alberto Rodríguez Genta Alberto Rodríguez Genta
“Sever la odnum le”. (El mundo al revés)
Alejandro Domostoj Alejandro Domostoj
¿Más cerca del fin?
Ismael Blanco Ismael Blanco
Alto en el campo
Luis Fernández Luis Fernández
El pasado que vuelve...
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
Autoconvocados: la punta del iceberg
Aureliano Rodríguez Larreta Aureliano Rodríguez Larreta
Cuchillo de Palo: Cataluña: Rajoy ante su fracaso
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
Los deseos que arrebató la “revolución”
Daniel Mordecki Daniel Mordecki
Eppur si muove Reloaded
José W. Legaspi José W. Legaspi
Lo superfluo y lo importante: Durazno, la previa y las propuestas de los autoconvocados
Berta Sanseverino Berta Sanseverino
Las políticas sociales nos hacen mejor sociedad
más columnistas



 
banner cablevision 300 x 138
banner argentino hotel 300 x 138
Te encuentras en: Inicio | Columnas

Eran mil, eran miles, ya no se cuentan... los autoconvocados

Giuseppe Rogatto

25.01.2018

Eran diez, eran veinte, eran cincuenta, eran mil, eran miles, ya no se cuentan.

(Georges Seurat - Tarde de domingo en la Isla de la Gran Jatte)

Eran diez, eran veinte,
eran cincuenta,
eran mil, eran miles,
ya no se cuentan.

Así decía la canción Los orientales, de Idea Vilariño y José Luis Guerra, pero yo estoy aquí, ya con el tiempo perdido (perdoname che Proust, ya no lo busco), tratando de saber -a ciencia cierta, no sea cosa que peque de incierto-, cuántos eran los autoconvocados.

Vinieron de todas partes, brotaron de entre las hierbas, esperaron en cada esquina -dicen que en Constituyente y Barrios Amorín se juntaron como cincuenta-, pero yo quiero saber cuántos eran en Durazno. Aunque sea más o menitos, veinte mil más, veinte mil menos, para ir haciéndome una idea.

Una notera de Telemundo, supongo que especialmente enviada por sus dotes de estimadora de multitudes, con el pabellón patrio de fondo, decía "más de 50.000 personas" se han reunido aquí. Y la locutora que lee las noticias repetía sin cesar -poniendo cara de "¡qué impresionante!", "más de 50.000 personas, más de 50.000 personas, ustedes lo han visto".

Ver Telemundo me dejó el primer aprendizaje de la jornada: saber cómo es la cara de "¡qué impresionante!".

Pero no quedé conforme, ya que la notera no informó cuál era el desvío estándar de su cálculo (el margen de error, en más o menos buen criollo, porque yo estoy acostumbrado a los informes de las encuestadoras patrias, que siempre me dicen cuál es el más/menos). Vista esta incerteza (¡qué impresionante! che -y pongo carita-), tuve acceso a los cálculos realizados por un prestigioso académico, grado cinco (profesor titular) de nuestra Universidad de la República.

El académico, hombre riguroso, explicó que, en base a una imagen que difundió Montecarlo, pudo hacer una estimación bastante precisa de la cantidad de gente presente en el acto de Durazno. Dijo que obtenía una densidad promedio de una persona por cada mil pixeles de la imagen, y tomando en cuenta el área cubierta en la imagen, le daba unas 4.500 personas presentes.

El académico, como es hombre serio y riguroso, hizo posteriormente una reestimación, ya que fue percatado y apercibido de que había gente debajo y detrás de los árboles que no había sido tomada en cuenta inicialmente. El recálculo le dio 5.718 +/- 500. Redondeemos en 6.000, como hizo él.

Menudo lío me han dejado: más de 50.000 según Teledoce -¡qué impresionante!- y no más de 6.000 según el doctor.

Pa pior, aparece Caminera a dar datos de los vehículos que pasaron, de lo cual se puede concluir un máximo de unas 11.000 personas. Claro, Caminera no contó los caballos que venían con gente, que no sabemos por qué ruta llegaron.

Vía Twitter algunos participantes festejaron los "70.000 asistentes".

Así que decidí dormir tranquilo, sabiendo que los autoconvocados que concurrieron a Durazno -si nadie mintió en sus estimaciones- fueron entre 6.000 y 70.000.

Me quedé solo con una intriga, que fue saber cuánta gente estimó que concurrió el diputado Germán Cardoso. Dicen algunos que lo vieron preguntando qué ómnibus debe tomar para ir a Woodstock.

 



UyPress - Agencia Uruguaya de Noticias


MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net