*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Esteban Valenti Esteban Valenti
¡El 35%!
Pablo Mieres Pablo Mieres
Salario, empleo y un ministerio flechado
Jaime Secco Jaime Secco
¿Encontrarás lo que amas en una satrapía?
Charles Carrera Charles Carrera
Ni dignidad ni regocijo
Milton A. Ramírez Milton A. Ramírez
El ejercicio de la autoridad sin complejos y sin sentido de culpa
Daniel Vidart Daniel Vidart
Gauchos de las cuchillas y vaqueros de las praderas III
José Antonio Vera José Antonio Vera
Paraguay con nuevo capataz
William Marino William Marino
¡Dios por aquí NO paso!
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
170 años. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
No se puede dar nada a Hamas hasta que devuelva a los soldados y civiles que secuestró”
Hugo Rodríguez Almada Hugo Rodríguez Almada
Facultad de Medicina: El statu quo y los conflictos
Milton A. Ramírez Milton A. Ramírez
La primera vez que vi a Mujica
Carlos Vivas; Homero Bagnulo Carlos Vivas; Homero Bagnulo
Las “innovaciones” en Medicina y los medios de información
Michael Añasco Michael Añasco
American Space Forces. Donald Trump contra los extraterrestres
Fernando Gil Díaz Fernando Gil Díaz
Pepe, el último profeta...
Roberto Sansón Mizrahi Roberto Sansón Mizrahi
En la encrucijada contemporánea no más ajuste sino transformación
Luis Sabini Luis Sabini
Una maldecidísima trinidad: Assange, Sala, palestinos
Dr. Guillermo Chiribao Dr. Guillermo Chiribao
Tacuarembó y el triste protagonismo de los últimos días
Dr. Federico Arregui Mondada Dr. Federico Arregui Mondada
Votaremos con el Frente Amplio. O a este mismo
Ismael Blanco Ismael Blanco
Balbi: el toro y la muerte
Jorge Balseiro Jorge Balseiro
El turismo visto desde la celulosa
Rafael Sanseviero Rafael Sanseviero
La marea verde y la siesta de las izquierdas
Alejandro Domostoj Alejandro Domostoj
La venta del Dique Maua y la crónica de una metamorfosis: El FA de estatizador a continuador de la obra de Aparicio Méndez
Laura Alemán Laura Alemán
Predios del dique Mauá. Vender el alma: tres perlas de un collar oscuro
Luis Fernández Luis Fernández
Detalles de la inmigración africana
Carlos Wuhl Carlos Wuhl
No lo digo yo, lo dicen Daniel Barenboin y otros, que se aplica el « apartheid » en Israel
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
Desinteligencias de la Inteligencia
Daniel Mordecki Daniel Mordecki
La ley de los pequeños números
Enrique Gerschuni Enrique Gerschuni
Gobiernos y derechos
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
UPM 2 NO, cuando la mentira es la verdad
Juan Pedro Ciganda Juan Pedro Ciganda
¿En qué nos parecemos, tú y yo a la nieve?
Juan Pedro Ribas Juan Pedro Ribas
Cuidado señores candidatos. ¡Oso! del futbol
Edgardo Carvalho Edgardo Carvalho
El programa del FA y los arbolitos de Navidad
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
Matrimonio homosexual en Cuba: ¿Buena voluntad o representación?
Iván Solarich Iván Solarich
GRIEZMANN, Y EL PARTIDO DE LA ÉTICA
Agustín Deleo Agustín Deleo
Aleluya hermanos
Daniel Feldman Daniel Feldman
Hacen falta poetas
más columnistas



 
banner cablevision 300 x 138
banner argentino hotel 300 x 138
Te encuentras en: Inicio | Columnas

El pasado que vuelve...

Luis Fernández

31.01.2018

Los que saben nos cuentan que nuestro modo de producción es el capitalista. Y otros nos dicen que los modos de producción a lo largo de la historia se entresolapan unos con otros. Es decir, hay uno que es el principal, pero muchas veces otros persiten.

Los libros de historia nos relatan que fue la Revolución Francesa la que terminó de enterrar al Feudalismo, mientras de la mano de la Razón y la Revolución Industrial nacía el capitalismo.

Lo anterior le puede resultar un poco obvio al estimado lector, sin embargo, en los últimos días nos enteramos que algunos uruguayos, intentan dar cátedra universal. Uruguay no más!!!

En pleno siglo XXI han decidio volver al Feudalismo.

Repasemos lo que nos contaban los queridos profesores de Historia.

En el modo de producción Feudal un señor dueño de importantes extensiones de tierra (Era todo un Noble él) le permitía a sus vasallos cultivar la tierra ("su" tierra, la tierra de él) El trabajo de la tierra exigía estar en ella durante casi todo el día, al menos mientras hubiera luz solar. Esto implicaba en los hechos, que el labrador (el que realmente agachaba el lomo), debiera vivir en esa misma tierra. Su vivienda era muy modesta y poco confortable. Ese vasallo debía pagarle al Noble Señor con una parte de su cosecha. Generalmente la mayor parte.

En Uruguay hoy se estila una variante del Feudalismo. Podríamos llamarle "Feudoarrendalismo"

¿De qué se trata?

Es muy sencillo de instrumentar, basta con disponer de un cierto número de campos aptos para el cultivo. Luego usted se dirige a una gestora o administradora de bienes rurales. Hay muchas y patrocinan varios programas rurales en nuestro dial.

Así usted arrienda su campo por un cierto período. Como todo arrendador tiene una cierta espectativa inicial acerca del comportamiento económico del arrendatario. Por tanto es natural que usted se preocupe por la suerte económica de quien está produciendo en su campo.

En general no se arrienda a desconocidos, hay un conocimiento previo, directo o de terceros.

Si el productor falla, deberá terminar el contrato y esa persona recibirá el lanzamiento que corresponde. Esto, en la práctica rara vez sucede; el trabajador rural conoce su oficio, trabaja con dedicación, y coloca su produccion en buenos términos.

La distribución de la renta que los gobiernos del FA han producido, aumentan la demanda de la población. También la diversificación de paises a los que Uruguay exporta, provoca que a nuestros productores rurales les vaya bastante bien. El Turismo también incide en el aumento de la demanda de esos bienes

Algunos dueños de la tierra, los nuevos señores feudales, deciden que ellos "tienen derecho a recibir parte de esos ingresos" y aplican subas cada vez mayores en el arriendo de sus campos. Como existe la libre contratación, nadie puede controlar los precios, salvo el mercado. Pero cuando el precio de la tierra aumenta, el amigoi Perogrullo nos dice que es una actividad rentable.

El resultado final es que a esos trabajadores, su trabajo "no les rinde" por los costos que se les imponen por el valor de la tierra.

La paradoja consiste en que ese sector de trabajadores protesta contra el Gobierno y acepta con resignación ese casi "Derecho de pernada" que le imponen los terratenientes.

Son los mismos que luego les organizan caravanas para que vayan a protestarle al Gobierno porque la plata no les alcanza.

Esta es otra arista del conflicto del campo...

 

Luis Fernández



UyPress - Agencia Uruguaya de Noticias


MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net