*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Esteban Valenti Esteban Valenti
La clase media y el bloque de los cambios
Emin Ibrahimov (*) Emin Ibrahimov (*)
La masacre de Jodyalí - constante llamamiento por justicia y paz
Luis Fernández Luis Fernández
Levantando la piedra...
Homero Bagnulo y Carlos Vivas Homero Bagnulo y Carlos Vivas
Expectativa de vida: cuando algunas presunciones no se cumplen
Luis C. Turiansky Luis C. Turiansky
Trías, Corbyn: en buena compañía
Pablo Mieres Pablo Mieres
Inseguridad: basta de echar las culpas a otros
Fernando Gil Díaz Fernando Gil Díaz
Yankees, come back!
Daniel Vidart Daniel Vidart
“Con el sol a la espalda. Vida y poesía”
Carlos Visca Carlos Visca
La necesidad de una Perestroica y Glasnost en la Armada
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
Se trata del método. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
William Marino William Marino
Hacia el 26 de Marzo
José Carlos Mahía Freire José Carlos Mahía Freire
La política y los parientes
Michael Añasco Michael Añasco
El síndrome General Galtieri a la Venezolana
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
Las preguntas pendientes en el refrendo de Ecuador
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
El drone iraní fue el que desató la escalada
Mónica Xavier Mónica Xavier
En Uruguay tenemos futuro porque construimos presente
Omar Fuentes Omar Fuentes
¿La fórmula presidencial del FA podría terminar siendo Orsi — Xavier?
Edmundo Roselli Edmundo Roselli
Mi voto en contra, una puerta abierta
Dr. Federico Arregui Dr. Federico Arregui
La reconstrucción de Uruguay
Gabriel Francescoli Gabriel Francescoli
Comunicación animal: ¿qué tan diferentes somos los humanos?
Carlos Wuhl Carlos Wuhl
El largo y profundo camino al 5 de febrero de 1971
Héctor Musto Héctor Musto
Sobre Ruben Budelli
José Antonio Vera José Antonio Vera
Lucha electoral de aparatos
David Malowany David Malowany
El animal simbólico
Alberto Rodríguez Genta Alberto Rodríguez Genta
“Sever la odnum le”. (El mundo al revés)
Alejandro Domostoj Alejandro Domostoj
¿Más cerca del fin?
Ismael Blanco Ismael Blanco
Alto en el campo
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
Autoconvocados: la punta del iceberg
Aureliano Rodríguez Larreta Aureliano Rodríguez Larreta
Cuchillo de Palo: Cataluña: Rajoy ante su fracaso
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
Los deseos que arrebató la “revolución”
Daniel Mordecki Daniel Mordecki
Eppur si muove Reloaded
José W. Legaspi José W. Legaspi
Lo superfluo y lo importante: Durazno, la previa y las propuestas de los autoconvocados
Berta Sanseverino Berta Sanseverino
Las políticas sociales nos hacen mejor sociedad
más columnistas



 
banner cablevision 300 x 138
banner argentino hotel 300 x 138
Te encuentras en: Inicio | Columnas | Alberto Rodríguez Genta
imagen del contenido Alberto Rodríguez Genta

“Sever la odnum le”. (El mundo al revés)

Alberto Rodríguez Genta

05.02.2018

Es que hay gente dentro de nuestros compatriotas, que perecería que se especializa en ver el mundo al revés. O tratar de convencernos de que sin sus brillanteces intelectuales, puede llegar a estarlo! Joder! Es como pa' asustarse, ¿no? Bueno, pero ¿es que acaso el universo va a atreverse a realizar cambios en la humanidad, sin consultar a los uruguayos?! ¡Inconcebible!

 

Y es que son capaces de afirmar que si usted se resiste a entender las cosas como son,  leyendo los hechos de la forma tradicional, puede tratar de entenderlas leyendo y pronunciando las palabras al revés. O sea,  Usted puede decir "Satse omoc aloh", en lugar de "Hola como estás", y puede referirse a sus amistades llamándolas "Anairda",  o "Anitsuga", en lugar de sus verdaderos nombre, "Adriana" y "Agustina". Y es que aquí mismo, en Uruguay, y según una investigación del diario El País, hay algunas personas que han hecho de este ejercicio una verdadera especialización, manteniendo una conversación entera -al revés.

También puede decir "Omsilaicos" en lugar de Socialismo, "Arudatci" en lugar de Dictadura, u  "Omsiratirotua" en lugar de Autoritarismo. Y también, si le gusta más, puede decir "Oturb" que suena mucho más lindo que Bruto, "Ercoidem", en lugar de Mediocre, o "Licebmi", mucho más diplomático que Imbécil. En fín; todo se trata de que si usted quiere de verdad entender las cosas como son -y no como usted quiere que sean -tiene distintas formas de leerlas, decirlas e interpretarlas. 

Adriana Gindel, por ejemplo,  tiene 40 años, vive en Montevideo y habla al revés desde que tiene seis años. Y también lo hace Agustina Sanner, una uruguaya de 23 años que nació en Melo, Cerro Largo, cuando le piden  que diga algo, cualquier cosa medianamente interesante. No le tiene miedo a ninguna palabra que le pidan y las dice al revés e instantáneamente. Y es muy probable (pienso yo) que al ser de Cerro Largo, y teniendo esta condición, en cualquier momento la inviten a asesorar al Partido Nacional, porque ahora, entre Verónica Alonso, Sergio Botana y Lacalle Pou, andan pergeñando una nueva interpretación para presentar al partido ante las próximas elecciones de autoridades nacionales. ( ¡Botana ha hecho tantos contratos!)

El asunto consiste en atraer a votantes del FA., y entre otras cosas, cambiar el directorio del partido, usar ideas de Gonzalo Mujica (ex Frente Amplio y ex Mujica) y hacer un nuevo partido! ¡Y parece que hasta Bordaberry está de acuerdo! Y es que esta vez serían: "Osnola", "Ellacal uop", y "Anatob", y desprenderse en lo posible de "Agañarral". Bueno; al revés suena mejor!

El plan del exfrentista incluye cinco áreas: inserción internacional, política económica, educación, seguridad y salud. "No pido un programa común -les dijo Mujica -sino algunos puntos de acuerdo que sirvan para darle a la ciudadanía un compromiso". ¡Y se achicharraron el cerebro! Al fín, tuvieron que recurrir a un ex frentista, para incorporar ideas frentistas! 

Mientras, el senador del Partido Nacional, Jorge Larrañaga manifestó públicamente, a comienzos de enero,  una propuesta de armar en este 2018 un acuerdo entre los partidos de la oposición para enfrentar en las próximas elecciones nacionales (2019) al Frente Amplio y lograr un triunfo. La propuesta se basa en liderar un proceso para buscar un "acuerdo sobre los cinco o seis principales temas del país para generar una propuesta alternativa que permita encontrar las mayorías parlamentarias". Larrañaga manifestó que no se trata de hacer un "programa de gobierno en conjunto" sino que es "más acotado" apuntando a los principales temas de la agenda de gobierno como salud, trabajo, seguridad, entre otros. ¿Más de lo mismo? Algo muy similar a lo anterior, ¿verdad?

Y otro que ha llamado a un pacto hasta con el diablo es Edgardo Novick, el nuevo "Mesías", gestor, que en octubre de 2017  contrataba consultoras  para seleccionar sus candidatos a intendente para las elecciones departamentales de 2020, y que ahora propone achicar el Estado eliminando Intendencias! Que tuvo la  original idea de contratar como asesor en seguridad al ex Alcalde de Nueva York, Rudolph Giuliani. Y a quien Bordaberry definió como un "parasitismo negativo", que consiste en "criticar todo el día a cuanta persona tiene enfrente y que "crece gracias a su billetera". Bueno; también busca matrimonio para los mismos temas.. 

O sea, ¿esta es la oposición que puede exorcizarnos del Frente Amplio, buscando acuerdos y acomodos entre ellos, descalificando y descalificándose, revolcándose en las mismas promesas -más para ellos mismos que para los electores -haciendo malabares a ver quién se junta con quien, para lograr pegar con Poxipol los pedazos y rajaduras producidos por su falta de credibilidad entre propios y extraños. ¿Y dónde están las nuevas ideas y propuestas que le reclaman al Frente Amplio? ¿Sólo descalificaciones? ¿sólo negaciones?, ¿sólo "parasitismo negativo", al decir de Bordaberry? 

¿Y qué es lo que podrían mejorar de la gestión del FA? Fíjense que  en la edición Noviembre - Diciembre 2017, del  Newsletter  "Nueva Sociedad", Gerardo Caetano  reconoce que "Con varios éxitos en el campo económico -casi 15 años de crecimiento ininterrumpido y una proyección de continuidad para el próximo trienio- y social -descenso pronunciado de la pobreza y de la indigencia, incremento sostenido del salario real de los trabajadores (55% en los últimos 12 años) en la mitad de su tercer mandato el gobierno progresista uruguayo enfrenta descontentos visibles dentro y fuera de filas". 

Bueno; digo yo, ¡lo increíble sería que no los enfrentara, después de dos gobiernos y en medio de un tercero! Pero, ¿y de dónde venimos, me pregunto yo? Y el mismo Gerardo Caetano nos lo explica: "El examen de indicadores como la caída vertical del Pib entre fines de 1998 y mediados de 2003 (en términos globales y per cápita), los niveles del desempleo que orillaron la cifra récord de 20%, la fuerte reducción del salario real, el aumento de la inflación, la relación entre la deuda pública y el Pib, el descenso también vertical de las exportaciones, la retracción de la industria manufacturera, la profundización del endeudamiento agropecuario, la crisis devastadora del sistema financiero, entre otros procesos, llevaron al país a los umbrales del defaul"

Y quedaban, todavía, las terribles secuelas sociales de la crisis -agrega Caetano - "En apenas cuatro años, emigraron más de 100.000 uruguayos (en un país con poco más de tres millones de habitantes); la pobreza trepó en 2004 a 39,9%, con seis de cada diez niños de 0 a 5 años en esa condición; la indigencia lo hizo a 4,7%, entre otros indicadores similares"

¿Y luego qué? -"El país inició tras esa crisis uno de los periodos de mayor crecimiento económico de su historia moderna ( ) Desde el segundo semestre de 2003, los principales indicadores económicos y sociales evidenciaron una evolución particularmente positiva: fuerte crecimiento del Pib; ascenso sostenido de las inversiones en general y de la inversión extranjera directa en particular; incremento de las exportaciones y de los ingresos vinculados a la industria turística; disminución sensible de la tasa de desempleo y de los índices de pobreza e indigencia (en rigor, a partir de 2005); franco aumento del gasto público social per cápita (también desde 2005); gradual mejoría en la distribución del ingreso en términos generales (a partir de 2007). 

Y termina diciendo Caetano que "Por otra parte, la razonable previsión de crecimiento para los próximos años, aun con la desaceleración iniciada a partir de 2015 pero aparentemente revertida en 2017, hace pensar que la economía uruguaya acumulará durante este periodo, que se inicia tras la crisis de 2002, el mayor crecimiento de toda su historia moderna".

Bueno; si alguien de verdad se anima a mejorar todo ésto, yo me hago fan! Y les juro que cada día me cuesta más entender a los compatriotas uruguayos!  ¿Será que a ellos también les cuesta entenderme a mí? ¿Será pues que deberemos acudir a utilizar el idioma al revés, para ver si nos identificamos? A esta altura de mi vida, de mi larga y azarosa vida, yo me siento orgulloso del Uruguay que tenemos. Porque ha sido el único hasta ahora, en nuestra región de implementar un socialismo  (u "Omsilaicos") "en serio" y no "en serie".

Y no coincido con quienes  afirman  -sin razonar por qué -que el primer gobierno de Tabaré se distinguió por estar adelante de los problemas, y este tercero los va siguiendo de atrás! Caramba; muy necios seríamos si no sabemos distinguir entre la diferencia de recibir un país totalmente atrasado y enormemente endeudado, tanto en materia intelectual y productivo como a nivel social y destructivo, y éste actual! ¡Por Dios; si ayer estaba todo por hacer, y hoy se ha hecho casi todo! 

En su muy exitoso libro "Winning", Jack Welch, el hombre que salvó a la gigante General Electric de su crisis financiera en la década de los 80 y fuera elegido por la Revista Fortune como el "Directivo del Siglo" por sus impresionantes logros al frente de la compañía, asegura que "Al final, las empresas que triunfan son lo único que sostiene nuestras sociedades. Los gobiernos no crean nada". Pero resulta que en Uruguay se da algo paradógico: ¡el Estado tiene que salir a salvar a las empresas que no logran triunfar por sus propios méritos! Tanto en el sector público, como en el privado! 

Y recordemos también que Uruguay es el país de los pedidos; por algo aquí nació la exitosa aplicación "Pedidos ya", para pedir comidas a domicilio, y que incluso trascendió fronteras! Todos piden de todo; mejores condiciones para vivir, otros mejores para producir, otros  para trabajar, otros para consumir, otros para protestar, otros simplemente para joder, etc. etc., y es que yo pienso que el gobierno en vez de instalar la prometida ventanilla única para las consultas sobre los servicios nacionales, debería  instalar una aplicación del tipo  "Pedidos ya", pero para atender a los pedigüeños de tantas apetencias económicas y sociales. 

¿Sería "Ay sodidep yauguru"?

Nota: En el Newsletter "Nueva Sociedad", enero 2018, y bajo el título Las tareas de la socialdemocracia, Wolfgang Merkel dice que "En el SPD (Partido Social Demócrata Alemán) existe un viejo mito según el cual los socialdemócratas pueden recuperarse y rejuvenecer solo en la oposición". ¿Será que le está faltando algo de esto al Frente Amplio? ¡Pero es que en todo caso, esta receta no le ha servido tampoco a los partidos de oposición, ya que pese a sus innumerables años, no terminan de recuperarse y rejuvenecer!

 



Alberto Rodríguez Genta



MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net