*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Esteban Valenti Esteban Valenti
La clase media y el bloque de los cambios
Emin Ibrahimov (*) Emin Ibrahimov (*)
La masacre de Jodyalí - constante llamamiento por justicia y paz
Luis Fernández Luis Fernández
Levantando la piedra...
Homero Bagnulo y Carlos Vivas Homero Bagnulo y Carlos Vivas
Expectativa de vida: cuando algunas presunciones no se cumplen
Luis C. Turiansky Luis C. Turiansky
Trías, Corbyn: en buena compañía
Pablo Mieres Pablo Mieres
Inseguridad: basta de echar las culpas a otros
Fernando Gil Díaz Fernando Gil Díaz
Yankees, come back!
Daniel Vidart Daniel Vidart
“Con el sol a la espalda. Vida y poesía”
Carlos Visca Carlos Visca
La necesidad de una Perestroica y Glasnost en la Armada
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
Se trata del método. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
William Marino William Marino
Hacia el 26 de Marzo
José Carlos Mahía Freire José Carlos Mahía Freire
La política y los parientes
Michael Añasco Michael Añasco
El síndrome General Galtieri a la Venezolana
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
Las preguntas pendientes en el refrendo de Ecuador
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
El drone iraní fue el que desató la escalada
Mónica Xavier Mónica Xavier
En Uruguay tenemos futuro porque construimos presente
Omar Fuentes Omar Fuentes
¿La fórmula presidencial del FA podría terminar siendo Orsi — Xavier?
Edmundo Roselli Edmundo Roselli
Mi voto en contra, una puerta abierta
Dr. Federico Arregui Dr. Federico Arregui
La reconstrucción de Uruguay
Gabriel Francescoli Gabriel Francescoli
Comunicación animal: ¿qué tan diferentes somos los humanos?
Carlos Wuhl Carlos Wuhl
El largo y profundo camino al 5 de febrero de 1971
Héctor Musto Héctor Musto
Sobre Ruben Budelli
José Antonio Vera José Antonio Vera
Lucha electoral de aparatos
David Malowany David Malowany
El animal simbólico
Alberto Rodríguez Genta Alberto Rodríguez Genta
“Sever la odnum le”. (El mundo al revés)
Alejandro Domostoj Alejandro Domostoj
¿Más cerca del fin?
Ismael Blanco Ismael Blanco
Alto en el campo
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
Autoconvocados: la punta del iceberg
Aureliano Rodríguez Larreta Aureliano Rodríguez Larreta
Cuchillo de Palo: Cataluña: Rajoy ante su fracaso
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
Los deseos que arrebató la “revolución”
Daniel Mordecki Daniel Mordecki
Eppur si muove Reloaded
José W. Legaspi José W. Legaspi
Lo superfluo y lo importante: Durazno, la previa y las propuestas de los autoconvocados
Berta Sanseverino Berta Sanseverino
Las políticas sociales nos hacen mejor sociedad
más columnistas



 
banner cablevision 300 x 138
banner argentino hotel 300 x 138
Te encuentras en: Inicio | Columnas | Esteban Valenti
imagen del contenido Esteban Valenti

¿Qué queda del Frente Amplio?

Esteban Valenti

12.02.2018

El pasado 5 de febrero se cumplieron 47 años de la fundación del Frente Amplio y lo conmemoraron con un importante acto en Piriapolis el domingo 4 de febrero. Hace mucho tiempo que el FA, que supo hacer los actos más grandes de la historia política del Uruguay, no movilizaba tanta gente. ¿15 mil personas? No importa el número, son muchos, en febrero y en Piriapolis, fue un gran acto.

¿Por qué este año el acto fue mucho más grande que los anteriores? Es una pregunta totalmente válida, circunstancialmente y con una mirada más de fondo, de identidad política e ideológica.

Sin la manifestación de los autoconvocados, sin la alerta que despertó ese acto, lo de Piriápolis hubiera sido una manifestación mucho más pequeña e intranscendente. Lo había anunciado con buen ojo el presidente del FA Javier Miranda. Eso no habla ni a favor ni en contra, en todo caso, es bueno que una fuerza política tenga capacidad de reacción.

A menos de dos años de las elecciones, los frenteamplistas, los que siguen firmes y al pie del cañón se sintieron tocados y respondieron con una intensa movilización en las redes y luego en vehículos desde todo el país. Es un capital importante para cualquier fuerza política. No creo que otra tenga esa capacidad de movilización en el Uruguay.

Los autoconvocados hicieron sonar las alarmas y las campanas que no logran hacer repicar los opositores políticos.

¿Existen las amenazas o los peligros de la estabilidad democrática, como lo planteó el mismo Miranda? Utilizó, como lo han hecho varios en otras latitudes, una técnica muy conocida: la polarización, el estirar las diferencias con los adversarios al máximo para convocar a una sagrada alarma, vestida, mejor dicho, camuflada de defensa de la política y las instituciones. Pero no es cierto, no hay ningún peligro para las instituciones democráticas en el Uruguay. Ni la más remota amenaza, es un recurso retórico y político muy peligroso. Es alertar sobre un lobo inexistente, empobreciendo al lobo, al razonamiento político y sobre todo a la democracia.

Lo hace en momentos que varios organismos internacionales afirman que el Uruguay es el país más democrático de la región y uno de los más democráticos del mundo. Y ese es el principal mérito de los gobiernos del FA a pesar de todos los vaticinios agoreros de la derecha y en general de la oposición. Es más, ese es otro argumento pobre y arrastrado de la oposición cuando no razona, no crea, no construye ideas y se concentra en acusar al gobierno de peligros institucionales. Y así el FA se suma a esa cantinela. ¿Los frenteamplistas de verdad, los que tienen historia, no sabemos acaso lo que es el peligro para las instituciones? Por favor, no hagan reír a los pollos.

Me ocupé de observar caras, comportamientos, actitudes de los participantes en el acto y no hay dudas que hay un núcleo importante que se fue muy contento de esa actividad y que son un núcleo duro y acerado del FA. No me cuento entre ellos, en absoluto.

No me voy a resignar a elegir entre el menos peor, entre el club familiar de las intendencias blancas, INMORALES y un concurso de quien hace las cosas peor en el estado uruguayo y tiene como gran consigna ideológico-política, el 4to gobierno. No voy hacerme peronista oriental.

No fui al acto y no fue por olvido o comodidad. Yo toda la vida asumí mis responsabilidades con entusiasmo y con convicción. ¿Me arrepiento de no haber ido luego de los resultados de la convocatoria aPiriápolis? En absoluto. Por suerte no fui, porque además de ligarme una cuantas puteadas - y no tengo muchas pulgas - me hubiera amargado todavía más escuchando los discursos. Los tres discursos y en especial el de Javier Miranda, de más de media hora.

¿Fuera de esa alarma por el peligro de las instituciones - que en realidad es al peligro de perder el gobierno - ustedes escucharon alguna idea, alguna propuesta, alguna respuesta a los problemas actuales del Uruguay? Y ese fue siempre un eje característico del FA, responderle al país, aún en los momentos más difíciles y complejos.

Los contentos son los que se sienten un poco más seguros de poder ganar un nuevo gobierno para el FA independiente de todo, al contario, a pesar de todo. Y sobre todo los miles de funcionarios que hoy componen el FA, esos deben estar eufóricos.

¿Alguien escuchó algo sobre los nuevos problemas que afronta el país, entre otras cosas como resultado de los muchos cambios positivos que se produjeron en los últimos trece años? Uno solo, a no ser la cantinela que vamos a gastar más plata para tener la misma educación y para cubrir el mito del 6%? Nada.

¿Una sola respuesta sobre las razones por las que crece el PBI - mérito innegable - pero se destruyen puestos de trabajo? Nada.

¿Una sola respuesta o intento de razonamiento de porque el actual Uruguay productivo y el que se viene plantea nuevos y agudos problemas de competitividad, de productividad, de sustentabilidad y porque miles de empresas medianas y pequeñas tienen serios problemas? Ver la cantidad de concordatos de los últimos tiempos.

¿Un solo esfuerzo de razonar entre todos de por qué nuestra sociedad, mucho más rica que hace 13 años, es más violenta, más insegura, más fracturada geo socialmente? A pesar de que nunca, absolutamente nunca gastamos tanta plata en seguridad y tuvimos tamaña cantidad de policías y de presos y gastamos tanta plata en políticas sociales.

¿Un solo razonamiento de porque el FA por primera vez en toda su historia perdió por el camino uno de sus principales figuras institucionales, al vicepresidente de la república, por las serias acusaciones de inmoralidades, probadas y,  de ilegalidades en proceso judicial?  No, nada, lo de Brasil sirve para cubrir o intentar cubrir todo, lo de Venezuela, lo de Argentina, lo nuestro, aunque sea de dimensiones diferentes. En esos temas, los de la moralidad, se comienza la bajada y después...Sobre Ecuador no habla nadie.

A menos que aceptemos que se trata de una carrera a ver quién es peor y nosotros los que supuestamente defendemos la política, nos comparemos con los intendentes insólitos y vergonzosos de Soriano, de Artigas, de Cerro Largo, de Maldonado, de Lavalleja y los que parece que integran el mismo club. Por ese camino vamos bien.

Hace tres años que tenemos estancadas las estadísticas sobre el número de pobres, pero tenemos una abrumadora muestra de cómo se vive diariamente en desgraciadas condiciones en muchos barrios de gente pobre y no solo, en Montevideo. ¿No nos preocupa?

¿La madre de todas las reformas, la reforma del Estado ha perdido todos sus hijos y ya no existe más? Si multiplicamos por 5 veces los gastos del estado en 13 años, lo hicimos con un objetivo o con varios objetivos estratégicos ¿Cuáles fueron los resultados? ¿No hay nada que ajustar o alcanza con la manija en los discursos y un poco más?

Los compañeros de Maldonado, además de acusar con fundamento al actual intendente ¿No tienen nada que decir porqué perdimos la intendencia? Una palabra.

Todo se maneja en el plano de lo descriptivo, las leyes que vamos a tratar o privilegiar este año, la rendición de cuentas (¡Eureka!), la reforma de la caja militar y el impuesto a los jubilados militares, la Universidad de la Educación (para la que no tenemos los votos) y poco más. No quiero ser injusto y actuar por reflejo condicionado, Lucia Topolansky por lo menos habló de temas concretos, de leyes pendientes, de proyectos actuales.

¿De la pluralidad ni hablemos. Antes por las tribunas del FA desfilaban o se expresaban figuras e ideas plurales, amplias, que representan el pasado, el presente y el futuro necesario del FA y sobre todo del país? No me hagan llorar.

¿Alguien cree que con esas ideas, con esos discursos, con el desfile de los candidatos en danza vamos a recuperar para la izquierda, para el verdadero pensamiento de izquierda que no es pegar el culo al sillón, a los desencantados a los entusiasmos y al compromiso de la mayoría de los uruguayos? ¿Y sobre todo, en ese clima existe un horizonte serio, bien elaborado sobre la continuidad de los cambios?

¿Eso es lo máximo que tiene para ofrecerle hoy al Uruguay el Frente Amplio

Para no hablar del serio deterioro de nuestras relaciones con el campo uruguayo, que tanto nos costó construir, sino con amplios sectores sociales, también urbanos. Estamos logrando, a pesar de los serios esfuerzos del gobierno buscando soluciones posibles, que los blancos recuperen su discurso ruralista y rural que perdieron hace 15 años.

¿Vamos a esperar que la pobreza del pensamiento y la acción opositora nos resuelvalos problemas?  Lo cierto que el domingo en Piriápolis esos y otros temas ni siquiera fueron rozados.

Eso produce un doble efecto negativo: no se le habló al país se habló hacia adentro y, segundo no se favorece en absoluto un clima intelectual, cultural y político que fortalezca a la izquierda y sus ideas. 

¿Qué tiene que ver eso con la historia del Frente Amplio, con sus principales referentes, la absoluta carencia de ideas y de respuestas, diría más, incluso de preocupaciones, demostradas en ese acto? Muy poco.

No los invito a que comparen las fotos de los grandes, enormes actos del Frente Amplio del pasado, de no hace tantos años, comparen mejor los discursos, los fundacionales y muchos otros. Y verán que queda poco, demasiado poco. Lo único que me sigue convocando son los colores, les dediqué 47 años de mi vida, pero más me convoca ser de izquierda.

 

P.D. dejo una pregunta pendiente para una próxima nota: ¿Por qué se produce este proceso en el FA? No podemos conformarnos con describir los hechos, hay que analizar sus causas y sus desarrollos posibles.



Esteban Valenti - Periodista, escritor, coordinador de Bitácora, director de Agencia de Noticias Uypress

UyPress - Agencia Uruguaya de Noticias



MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net