*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Daniel Vidart Daniel Vidart
Ayestarán
Pablo Mieres Pablo Mieres
Antel Arena: ¿por qué se oculta información?
Roberto Sansón Mizrahi Roberto Sansón Mizrahi
Concentración de la riqueza: supernova especulativa
Enrique Canon Enrique Canon
Cuidado, no caigas
Jaime Igorra Jaime Igorra
Fuerzas Armadas uruguayas y el control de nuestras fronteras
Luis Fernández Luis Fernández
“Por la misma... y cambiando”
Federico Arregui Federico Arregui
La región y Uruguay
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
Los tiempos cambian, las visiones de país no
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
El impuesto al valor agregado. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
William Marino William Marino
El Mundo en guerra
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
La difamación como arma disuasoria del sionismo
Esteban Valenti Esteban Valenti
La humanidad de los clavos
Gonzalo Moratorio Gonzalo Moratorio
Cazadores de virus, así estudiamos la evolución viral
Carlos Vivas; Homero Bagnulo Carlos Vivas; Homero Bagnulo
La necesidad en determinar la dotación de personal mínima para una atención segura
Fernando Gil Díaz Fernando Gil Díaz
Frontera colada
Daniel Mordecki Daniel Mordecki
Sobre las encuestas basadas en avisos de Facebook II
Lic. Sebastian Hagobian Lopez Lic. Sebastian Hagobian Lopez
Uruguay, mirado desde el mundo
Jorge Balseiro Jorge Balseiro
Redoblando la apuesta
Michael Añasco Michael Añasco
Polonia blanca, Pura y Católica
Carlos Wuhl Carlos Wuhl
¿ISRAEL NOTICIAS O PROPAGANDA? CUANDO SE MIENTE NO SE PUEDE DETENER
Hebert Abimorad Hebert Abimorad
La maradonización de Argentina o viceversa
Adriana Marrero Adriana Marrero
Señores: así, NO.
Carlos Pérez Carlos Pérez
A propósito del borrador del Programa del Frente Amplio
Dr Guillermo Chiribao Dr Guillermo Chiribao
Manini violó las normas y su arresto a rigor es sano para la Democracia
Héctor Musto Héctor Musto
Esteban Valenti se va, yo me quedo
Juan Santini Juan Santini
El regalito del Pepe y del Ñato a Tabaré
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
El nuevo curso escolar, un aparatoso espectáculo en Cuba
Juan Pedro Ciganda Juan Pedro Ciganda
Si estás desorientado y no sabés…
Milton A. Ramírez Milton A. Ramírez
El debate por el zócalo
Juan Pedro Ribas Juan Pedro Ribas
Carta abierta al “Negro”
Alberto Rodríguez Genta Alberto Rodríguez Genta
No llores por mi Argentina… que yo lloro por ti!
Daniel Feldman Daniel Feldman
Roraima y la tristeza
Luis E. Sabini Fernández Luis E. Sabini Fernández
Israel, ¿modelo de democracia occidental? La Torah, ¡libro de historia!
Eduardo Vaz Eduardo Vaz
AUF y Frente Amplio
Fernando López D’Alesandro Fernando López D’Alesandro
El regreso de Sanguinetti, los problemas del FA y las limitaciones conservadoras
Charles Carrera Charles Carrera
Lacalle Pou, y el arte de hacer política desde los trascendidos de prensa
José Antonio Vera José Antonio Vera
Paraguay: estado cloacal
José W. Legaspi José W. Legaspi
2019: “Tantas opciones”, y a la vez, ninguna
Jaime Secco Jaime Secco
Odiaos los unos a los otros
Enrique Gerschuni Enrique Gerschuni
Voy a escribir sobre una persona
más columnistas



 
banner cablevision 300 x 138
banner argentino hotel 300 x 138
Te encuentras en: Inicio | Columnas | José Carlos Mahía
imagen del contenido José Carlos Mahía Freire

La política y los parientes

José Carlos Mahía Freire

14.02.2018

La historia del Uruguay, casi desde sus orígenes está marcada por familias que se dedicaron a la actividad política durante largas décadas. Casos de padres, hijos, nietos o sobrinos que a lo largo del tiempo ocuparon relevantes responsabilidades de Gobierno o simplemente pasaron de por vida a ser funcionarios públicos.

Esto ha sido así fundamentalmente en los Partidos Tradicionales, varios apellidos por todos conocidos así lo señalan.

Pongamos por caso dos: José Batlle y Ordóñez era hijo de Lorenzo Batlle Carrió; Luis Alberto Lacalle Herrera es el nieto de Luis Alberto Herrera.

Si bien, la distancia en aporte al desarrollo nacional es muy superior del primero sobre el segundo, ambos son ejemplos emblemáticos.

En la Izquierda, también hay casos, bastante menos frecuentes, pero los hay. Apellidos como Arismendi o Michelini así lo reflejan.

Días pasados, el Senador Bordaberry, hijo de Juan María, el Dictador, propuso un proyecto de ley prohibiendo la contratación de familiares de Gobernantes a la función pública.

La iniciativa, que resulta atractiva para quien la escucha, merece un análisis riguroso, y que no resulte un simple saludo a la bandera.

En primer lugar debemos saber diferenciar entre cargos de confianza -que ingresan al cargo y deben cesar como máximo en el tiempo que expira el mandato Gobernante- de la práctica de conseguirle un empleo público de por vida a un familiar directo o cualquier persona.

Durante décadas los Partidos Tradicionales hicieron de esta práctica, una ley no escrita y gran cantidad de oficinas del Estado están colmadas de familiares, amigos o correligionarios de Gobernantes de la época.

En segundo lugar, desde que llegó el Frente Amplio esto cambió sustancialmente y en líneas generales el ingreso al Estado se hizo por llamados a concurso público o sorteos.

Se podrá decir que en algunos hay fallas o irregularidades, pero es buena cosa reconocer que el cambio de reglas de juego es positivo.

En tercer lugar debemos señalar que resulta saludable transparentar estos temas y señalar los casos de abuso.

Situaciones como la de Artigas u otras rompen los ojos, pero de allí a privar el ingreso de familiares al Estado en forma generalizada, es un error y porque no, una injusticia.

Todo partido que accede al Gobierno tiene derecho a formar su equipo, que incluye precisamente cargos de confianza.

El punto, es no caer en los abusos ni en el amiguismo y aprovechar a dejar "colocados " a los propios en el Estado (o su camioneta en un ente del Estado o similar).

Lo que hay que evitar es precisamente lo que le sucedió al Partido Colorado en buena parte del Siglo XX, que al decir de los historiadores José Pedro Barran y Benjamín Nahum, promovieron una generación de políticos que vivieron del Estado y para el Estado.

Esto, en el largo plazo genera un daño en lo que debe ser la esencia del funcionamiento de los Partidos políticos, del sistema democrático y también en la relación de los ciudadanos con la política.

En Uruguay y en otros países de la región se instaló la cultura de acercarse a la política para obtener un empleo público o un beneficio directo y hay que luchar contra ello.

El terminar con esta cultura de viveza criolla mal habida es una de las batallas permanentes de quienes tienen responsabilidades de Gobierno.

Lo es en especial para el Frente Amplio, tratar siempre de evitar de caer en la tentación de continuar en el Poder por el Poder mismo.



UyPress - Agencia Uruguaya de Noticias


MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net