" />
Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Carlos Vivas y Homero Bagnulo Carlos Vivas y Homero Bagnulo
La duración de la consulta como indicador de calidad en la atención sanitaria
Esteban Valenti Esteban Valenti
¿Hay relato?
Pablo Mieres Pablo Mieres
Fiscales, tobilleras, comisarías y cambio de autoridades
Daniel Vidart Daniel Vidart
¿Era Colón judío? - I
William Marino William Marino
Rendición de cuenta
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
El trabajo en la crisis. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
Hace 34 años Volvimos, Wilson, nosotros y el Pueblo Entero
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
Los futbolistas uruguayos Daniel Gutiérrez y Cristian “Killy” González saben la verdad. Entre fútbol y apartheid.
Michael Añasco Michael Añasco
Este rey va a la guillotina
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
Seis mitos acerca de los autoconvocados y una certeza
Enrique Gerschuni Enrique Gerschuni
Discurso de Enrique Gerschuni en el acto homenaje a Jaime Pérez
Fernando López D’Alesandro Fernando López D’Alesandro
Jaime Pérez, renovación y democracia
Federico Arregui Federico Arregui
La buena nueva de la Esperanza
Fernando Gil Díaz Fernando Gil Díaz
¡La culpa es de la mayoría!
Jorge Balseiro Jorge Balseiro
Contaminación de aguas pluviales
Iván Solarich Iván Solarich
¿Por quién esperamos? ¿Esperamos a alguien?
Macarena Pereyra Macarena Pereyra
Violencia doméstica, entre las carencias del sistema y el estigma social
Alberto Rodríguez Genta Alberto Rodríguez Genta
¡Suéltanos, pasado…que el mundo ha cambiado! Son ellos o nosotros. ¿Estamos claros?
Daniel Feldman Daniel Feldman
Empiecen a empacar maletas
Berta Sanseverino Berta Sanseverino
Pérdidas y desperdicios de alimentos: un problema ambiental, social y económico a modificar
Dr. Guillermo Chiribao Dr. Guillermo Chiribao
Violencia, los miedos y las comisiones
Juan Pedro Ciganda Juan Pedro Ciganda
No andarás solo
Leonel Gómez-Sena Leonel Gómez-Sena
La caliente relación entre el sexo, el cerebro la sociedad y la cultura
Carlos Wuhl Carlos Wuhl
Ceguera frente al abismo
Hebert Abimorad Hebert Abimorad
Mayo 68
Rubén Kotler Rubén Kotler
Normalizar el genocidio palestino
Mónica Xavier Mónica Xavier
Los derechos se conquistan
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
Cubano: dime cómo y dónde comes, y te diré quién eres
José Manuel Arenas Díaz José Manuel Arenas Díaz
Jaime Pérez, no te sientas sólo
Andrea recomienda: a los que no usaban gomina Andrea recomienda: a los que no usaban gomina
Diseño, Arte, Gastronomía & Co.
Luis C. Turiansky Luis C. Turiansky
El premio Nobel a la OTAN
Pablo Urreta Pablo Urreta
Bajen el costo del Estado!!, pero cuidadito con tocar mi caja y el bolsillo de mis amigos…
Carlos Garramón Carlos Garramón
Qué es la cuarta revolución industrial y cómo condicionará nuestro futuro
Roberto Soria-Rodrigo Rey Roberto Soria-Rodrigo Rey
Tecnologías de la contrarreforma procesal penal uruguaya
Eduardo Vaz Eduardo Vaz
Seamos utópicos, pidamos lo posible
Alfredo Correa Reissig Alfredo Correa Reissig
LA GRAN OPORTUNIDAD HISTÓRICA PARA EL SR. FISCAL PACHECO (Segunda Parte)
Carlos Visca Carlos Visca
¿Qué es lo primero?
José Antonio Vera José Antonio Vera
Marqués de Sade nacionalizado paraguayo
Gustavo Firpo Gustavo Firpo
El Memorial del Penal de Libertad...
Milton A. Ramírez Milton A. Ramírez
La grieta social en Uruguay y sus 25 barrios excluidos
Edmundo Roselli Edmundo Roselli
Wilson Netto debe renunciar
más columnistas



 
banner cablevision 300 x 138
banner argentino hotel 300 x 138
Te encuentras en: Inicio | Columnas

Trías, Corbyn: en buena compañía

Luis C. Turiansky

19.02.2018

No hace mucho, causó cierto revuelo en nuestro medio la información por la cual el extinto Secretario General del PS Vivián Trías habría sido durante años colaborador del servicio secreto checoslovaco STB ("El caso Trías", Uypress, 23.10.2017). De la misma fábrica viene ahora otra andanada de miasmas contra un político de izquierda, esta vez el actual jefe de los laboristas británicos Jeremy Corbyn.

Los métodos son los mismos, el origen también. Basta con visitar el Arhivo de los Órganos de Seguridad de la República Checa y buscar con paciencia. Algún nombre conocido también puede aparecer en la documentación del Instituto para el Estudio de los Regímenes Totalitarios, donde figuran los agentes reclutados en el mundo. El plural del nombre del instituto es un eufemismo, porque en el fondo solo se trata de denunciar las actividades de los que estaban en el bando errado durante la guerra fría, y perdieron.

Luego es cuestión de encontrar un órgano de prensa dispuesto a lanzar la campaña. En el mundo periodístico británico ello no es tarea difícil teniendo a The Sun, célebre título sensacionalista de gran circulación. Y la oportunidad no puede ser mejor: las elecciones locales en el Reino Unido, previstas para el 3 de mayo de 2018 y paso previo para las parlamentarias de 2022. En estas condiciones, una campaña de descrédito del líder laborista, capaz en su juventud de reunirse con un diplomático checoslovaco que a la vez trabajaba para la STB y ser al mismo tiempo activo en los movimientos por la paz, discretamente manejados entonces por Moscú, es un tema que no dejará de tener efectos negativos en la fiabilidad de un posible futuro primer ministro de Su Majestad. Que uno de estos movimientos pacifistas, la Campaña Internacional por la Abolición de las Armas Nucleares (ICAN) se haya hecho acreedora del Premio Nobel de la Paz para 2017, puede, desde luego, pasarse por alto. Lo importante es no olvidar a los enemigos de ayer y de hoy.

Claro, a diferencia con nuestro Trías, Jeremy Corbyn vive y puede responder. Por eso han tenido que ser con él más cuidadosos y en ningún momento han recurrido, por ejemplo, a la mentira de que existió un acuerdo de colaboración, firmado por él con nombre ficticio.

También esta vez, como para dar verosimilitud a las afirmaciones, aparece un facsímil "probatorio", pero el mismo solo atestigua que un oficial del servicio secreto efectivamente se reunió con el diputado Corbyn en los salones del Parlamento y pide sus antecedentes.

Las similitudes entre ambos casos son evidentes y demuestran la existencia de una campaña de la derecha internacional contra las personalidades de la izquierda. Obsérvese que los comunistas de entonces están exentos. Pero esto se explica perfectamente porque el control de los camaradas corría por cuenta de las relaciones normales entre "partidos hermanos". Si alguien en Moscú o Praga descubría algo sospechoso sobre un miembro de un partido comunista, la dirección de este se enteraba sin dilación. Por eso las actividades ocultas de los agentes, efectivamente instalados en las misiones diplomáticas, estaban dirigidas a otros movimientos de izquierda. Especialmente los socialistas chilenos y uruguayos, que se habían independizado de otro lazo de control, el de la Internacional Socialista, hasta el punto que cuando Olaf Palme fue a Chile y trató de convencer a Salvador Allende de que los socialistas chilenos volvieran, recibió una lección de independencia que seguramente nunca más olvidó.

Ahora bien, ¿quiénes son los que hoy alimentan estas campañas con documentos amañados o francamente falsos? ¿Por qué en Praga, precisamente? El régimen instituido tras la "revolución de terciopelo" en Checoslovaquia en 1989 fue sumamente cuidadoso en conservar toda la documentación accesible, empezando por los sucesos del 17 de noviembre, para cuya investigación se estableció una Comisión Parlamentaria con amplios poderes. Posteriormente, de un modo bastante metódico se consiguió evitar el descarte y destrucción de los folios individuales. Una parte, la que contiene los acuerdos de colaboración con personas civiles, fue encomendada a una institución de derecho privado, el ya mencionado Instituto para el Estudio de los Regímenes Totalitarios, donde la influencia de instituciones extranjeras, como la CIA, es innegable.

Parte del personal a cargo de esta documentación histórica son ex funcionarios de los servicios secretos, aunque paradójicamente, los comunistas tienen por ley el acceso funcionarial excluido. ¿Qué pasa por las cabezas de estas personas? Algunos quieren vengarse, del mundo que los traicionó, de la idea por la que obraron o del régimen que hoy les paga el salario.

Es un ejemplo elocuente del daño causado por la liberación de la información confidencial a cualquier interesado. Otro lugar donde las actividades secretas alcanzaron un desarrollo extraordinario, la STASI de la República Democrática Alemana, sin embargo el tratamiento de la información está más regulada y estos excesos no ocurren.

Luis C. Turiansky



UyPress - Agencia Uruguaya de Noticias


MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net