*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Fernando Gil Díaz Fernando Gil Díaz
Ultraviolentos
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
Generalidades… ¿Obvias?
Roberto Savio Roberto Savio
Trump está aquí para quedarse y cambiar el mundo
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
Fútbol es cultura ¡Animal!
Michael Añasco Michael Añasco
Sin trabajo, sin líder y sin esperanza, los jóvenes palestinos se niegan a rendirse.
Carlos Vivas y Homero Bagnulo Carlos Vivas y Homero Bagnulo
La duración de la consulta como indicador de calidad en la atención sanitaria
Esteban Valenti Esteban Valenti
¿Hay relato?
Pablo Mieres Pablo Mieres
Fiscales, tobilleras, comisarías y cambio de autoridades
Daniel Vidart Daniel Vidart
¿Era Colón judío? - I
William Marino William Marino
Rendición de cuenta
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
El trabajo en la crisis. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
Hace 34 años Volvimos, Wilson, nosotros y el Pueblo Entero
Enrique Gerschuni Enrique Gerschuni
Discurso de Enrique Gerschuni en el acto homenaje a Jaime Pérez
Fernando López D’Alesandro Fernando López D’Alesandro
Jaime Pérez, renovación y democracia
Federico Arregui Federico Arregui
La buena nueva de la Esperanza
Jorge Balseiro Jorge Balseiro
Contaminación de aguas pluviales
Iván Solarich Iván Solarich
¿Por quién esperamos? ¿Esperamos a alguien?
Macarena Pereyra Macarena Pereyra
Violencia doméstica, entre las carencias del sistema y el estigma social
Alberto Rodríguez Genta Alberto Rodríguez Genta
¡Suéltanos, pasado…que el mundo ha cambiado! Son ellos o nosotros. ¿Estamos claros?
Daniel Feldman Daniel Feldman
Empiecen a empacar maletas
Berta Sanseverino Berta Sanseverino
Pérdidas y desperdicios de alimentos: un problema ambiental, social y económico a modificar
Dr. Guillermo Chiribao Dr. Guillermo Chiribao
Violencia, los miedos y las comisiones
Juan Pedro Ciganda Juan Pedro Ciganda
No andarás solo
Leonel Gómez-Sena Leonel Gómez-Sena
La caliente relación entre el sexo, el cerebro la sociedad y la cultura
Carlos Wuhl Carlos Wuhl
Ceguera frente al abismo
Hebert Abimorad Hebert Abimorad
Mayo 68
Rubén Kotler Rubén Kotler
Normalizar el genocidio palestino
Mónica Xavier Mónica Xavier
Los derechos se conquistan
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
Cubano: dime cómo y dónde comes, y te diré quién eres
José Manuel Arenas Díaz José Manuel Arenas Díaz
Jaime Pérez, no te sientas sólo
Andrea recomienda: a los que no usaban gomina Andrea recomienda: a los que no usaban gomina
Diseño, Arte, Gastronomía & Co.
Luis C. Turiansky Luis C. Turiansky
El premio Nobel a la OTAN
Pablo Urreta Pablo Urreta
Bajen el costo del Estado!!, pero cuidadito con tocar mi caja y el bolsillo de mis amigos…
Carlos Garramón Carlos Garramón
Qué es la cuarta revolución industrial y cómo condicionará nuestro futuro
Roberto Soria-Rodrigo Rey Roberto Soria-Rodrigo Rey
Tecnologías de la contrarreforma procesal penal uruguaya
Eduardo Vaz Eduardo Vaz
Seamos utópicos, pidamos lo posible
Alfredo Correa Reissig Alfredo Correa Reissig
LA GRAN OPORTUNIDAD HISTÓRICA PARA EL SR. FISCAL PACHECO (Segunda Parte)
Carlos Visca Carlos Visca
¿Qué es lo primero?
José Antonio Vera José Antonio Vera
Marqués de Sade nacionalizado paraguayo
Gustavo Firpo Gustavo Firpo
El Memorial del Penal de Libertad...
Milton A. Ramírez Milton A. Ramírez
La grieta social en Uruguay y sus 25 barrios excluidos
Edmundo Roselli Edmundo Roselli
Wilson Netto debe renunciar
más columnistas



 
banner cablevision 300 x 138
banner argentino hotel 300 x 138
Te encuentras en: Inicio | Columnas | Roberto Savio

Despedidos por los robots

Roberto Savio

21.02.2018

Los robots son la amenaza para el empleo en los países avanzados, no la inmigración.

Amazon ha lanzado Amazon Go hace algunos días. La idea es simple: una tienda donde obtienes lo que quieras de los estantes y el costo se carga automáticamente en el teléfono celular que llevas contigo. El costo de las compras va a tu cuenta bancaria o a una de tus tarjetas de crédito, y eso es todo. No hay problema, no hay cajero, todo fácil y rápido. La primera tienda en Seattle y está teniendo un tremendo éxito. Nadie es responsable del suministro de los artículos. Un sistema automático lo hace. Pronto dos robots repondrán los artículos en los estantes, una tarea que todavía realizan dos empleados. La limpieza del piso también es realizada por un robot. El objetivo es tener una tienda totalmente automática, donde ningún ser humano pueda cometer errores, enfermarse, hacer huelga, tomarse unas vacaciones o descargar problemas personales en el trabajo.

La industria petrolera estadounidense estima que dentro de tres años reducirá el personal requerido en cada pozo de 20 trabajadores a cinco. Los pequeños hoteles dentro de tres años tendrán una recepción totalmente automatizada. Llegarás, deslizarás tu tarjeta de crédito, recibirás una llave de tu habitación y basta. Si necesitas algo, llamas a una oficina central, donde las personas responderán sus preguntas y harán lo que estaban haciendo todas las recepcionistas en cada hotel que serán borradas. Ya estamos acostumbrados al teléfono automático para reservaciones: y para hacer nosotros las operaciones en el aeropuerto que anteriormente realizaban los agentes de policía. Los oficiales de inmigración serán reducidos a un pequeño equipo, que solo intervendrá si lo llaman las máquinas de a cargo de las operaciones en cada ventanilla. Contrariamente a lo que pensamos, los vehículos autónomos están llegando rápidamente: los fabricantes de automóviles creen que estarán en el mercado para el año 2021.

En los Estados Unidos, según el instituto de investigación ABI, la cantidad de robots industriales aumentará en casi un 300% en menos de una década. El Buró Nacional de Investigaciones Económicas descubrió que por cada robot industrial introducido en la estructura laboral, se eliminan seis empleos. Después de la industria del automóvil, el sector más fuerte en este proceso es el farmacéutico. Los robots pueden realizar operaciones tóxicas sin ninguna protección.

La Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD) publicó una declaración que indica lo que esta revolución de los robots traería a Asia, África y América Latina. "Si se considera a los robots como una forma de capital que sustituye estrictamente a los empleos poco calificados, su uso creciente reduce la proporción del trabajo humano en los costos de producción". Los efectos negativos para los países en desarrollo podrían ser significativos" según este informe.

En mayo de 2016, el informe de dividendos digitales del Banco Mundial calculó que la sustitución por robots de trabajadores poco calificados en los países en desarrollo cubriría dos tercios del trabajo. China será el mayor usuario de robots. La gran reserva de mano de obra barata actual, proveniente del área rural, está disminuyendo. China planea convertirse en un líder mundial en alta tecnología. El tiempo de las imitaciones económicas ha terminado. Ahora China registra más patentes que los Estados Unidos. Por ejemplo Foxconn, el proveedor de Apple, redujo su fuerza laboral el año pasado, de 110,000 a 50,000 en Kunshan,  gracias a la introducción de robots.

Los economistas llaman a esta ola de automatización la Cuarta Revolución Industrial. La primera comenzó a fines del siglo XVIII con la introducción de máquinas para hacer el trabajo artesanal, como en la industria textil. Su impacto se hizo visible en 1811, cuando los seguidores de un imaginario Ned Ludd comenzaron a destruir un telar mecánico, porque dejaba sin trabajo a miles de tejedores individuales (que se convirtieron en trabajadores de la fábrica). La segunda revolución industrial se produjo a mediados del mismo siglo, cuando la ciencia se aplicó a la producción, creando motores y otros inventos, introduciendo la verdadera revolución industrial. Esto llevó a las poblaciones rurales a emigrar a las ciudades, a trabajar en las fábricas. La tercera revolución, a mediados del siglo pasado, se considera la introducción de la Red , que ha cambiado nuevamente las formas de producción. Las obras de los secretarios de la compañía, el compositor tipográfico en los periódicos, el contador, el archivero, el bibliotecario y otros cientos de profesiones que la Red dejó obsoletas y han desaparecido.

El trabajo era considerado un factor de costo importante en la producción. Y fue por ello que los trabajadores tenían derechos y se consiguieron importantes beneficios, lo que provocó la creación de sindicatos, la izquierda moderna y la adopción de valores universales, como la justicia social, la transparencia, la participación, la base de las modernas relaciones internacionales.

Las relaciones de la máquina con la distribución de los beneficios de la producción han inspirado a varios pensadores, filósofos y economistas en los últimos siglos.

En general, se pensaba que llegaría el momento en que las máquinas hicieran toda la producción y la humanidad no tuviera ningún trabajo y sería mantenida por los beneficios generados por las máquinas. Esto, por supuesto, era más un sueño que una teoría política. Sin embargo, hoy todos los manager de la producción de Inteligencia Artificial y Robot argumentan que el aumento de la productividad de los robots reducirá los costos, lo que permitirá un mayor consumo de bienes y servicios, lo que generará nuevos puestos de trabajo, que serán ocupados fácilmente por  los desplazados por las máquinas. La información que tenemos no muestra esto en absoluto. El informe económico del Presidente de los EE. UU. afirma que hay un 83% de posibilidades de que aquellos que ganen $ 20 por hora puedan reemplazar su trabajo con robots. Esta proporción pasa al 31% para aquellos que ganan $ 40 por hora. La nueva economía de inteligencia se basa en el conocimiento técnico. Tienes un futuro, si eres capaz de adaptarte a ese tipo de sociedad, para lo cual las nuevas generaciones están mucho más sintonizadas. ¿Pero qué hará un taxista, que no tiene una educación técnica, para reciclarse? Las estadísticas muestran que hoy en día, cuando alguien pierde su trabajo a cierta edad, si encuentra uno nuevo, casi siempre tendrá una remuneración más baja. El uso de la robótica afectará, sobre todo a la clase media baja, con una nueva división generacional.

Esto nos lleva, finalmente, a hacer dos consideraciones políticas y una propuesta concreta, por el bien de pensar positivo.

La primera consideración es que Trump y todo los otros políticos que quieren restaurar un pasado glorioso para el futuro ignoran por completo este debate (desafortunadamente no se trata de debate político). Por ejemplo, para restaurar trabajos en minas y con combustibles fósiles, ignora que el desarrollo ya ha perdido muchos puestos de trabajo y continuará haciéndolo. Los datos de las compañías petroleras es definitivo, por lo tanto, reunir a los descontentos, como ocurrió en Europa con el Brexit, es una consecuencia de la pobreza del debate político, donde los partidos políticos tradicionales (sobre todo de izquierda), en lugar de explicar claramente el mundo dónde estamos y hacia el que vamos, están tratando de arrastrar los sentimientos de las víctimas de la globalización neoliberal, a menudo tomando las banderas de los nacionalistas. Las próximas elecciones en Italia son un buen ejemplo. El partido de centro-izquierda Matteo Renzi parece que obtendrán un menor número de votos, debido a su identidad confusa, lo cual es difícil de individuar de la otra parte. La migración se ha convertido en un tema importante en la elección.

Trump fue elegido con una fuerte plataforma antiinmigrante, que continúa en su gobierno. Los gobiernos de Hungría, Austria, Polonia, República Checa y Eslovaquia se basan en el rechazo de los inmigrantes. En toda Europa, desde los países nórdicos hasta Francia, los Países Bajos y Alemania, los sentimientos antiinmigrantes condicionan a los gobiernos. En las elecciones italianas, el viejo zorro de Berlusconi, para tomar los votos del xenofobo Salvini (que es el equivalente italiano del nacionalista Internacional, con Putin en Europa y Trump en el mundo como un líder), ha prometido expulsar a 600.000 inmigrantes, si gana las elecciones.El gobierno Renzi presenta la reducción de los migrantes por mar como un ejemplo de buen gobierno (sin mencionar que esto se ha hecho mediante la distribución de dinero en efectivo para todas las facciones de Libia y los traficantes de inmigrantes) .

El temor es que los inmigrantes están robando empleos y recursos de los ciudadanos europeos legítimos. Las estadísticas de la Unión Europea nos dicen que el número total de ciudadanos no comunitarios que viven en Europa (algunos desde hace mucho tiempo), ahora es de 35 millones de personas. Alrededor de ocho millones de estos son africanos y siete millones de árabes. Estas cifras también incluyen inmigrantes ilegales. Esto, en una población de 400 millones de personas. Todas las estadísticas señalan que más del 97% de los inmigrantes están totalmente integrados, que pagan más impuestos que el promedio de la gente del lugar (por supuesto, se preocupan por su futuro), y ahora los que están en paro son aproximadamente 2,3 millones de personas que todavía están esperando su situación legal. No existe un solo estudio que afirme que los inmigrantes hayan asumido el papel de los europeos de una manera significativa. Tienen los mismos argumentos contra la entrada de las mujeres en el mercado laboral. Un porcentaje creciente de mujeres se ha unido a la fuerza laboral en los últimos 30 años, pero estos aumentos no han coincidido con la caída en las tasas de empleo para los hombres. Un estudio sobre Brexit muestra que los inmigrantes han contribuido a aumentar el producto bruto nacional y el aumento en la productividad ha implicadocrecimiento global del empleo. Pero hemos llegado a un punto en el que nadie escucha los hechos, a menos que sean convenientes.

Y ahora la propuesta concreta. Está claro que la amenaza real al empleo para la gran mayoría de los ciudadanos deriva de la robotización, no de la inmigración. Ningún trabajador ha sido despedido para ser reemplazado por un inmigrante, a menos que hablemos de empleos no calificados que los europeos no quieren ocupar de todos modos. Los conductores de camiones, los taxistas, los conductores de autobuses y los conductores de buses de las escuelas, para dar el ejemplo más inminente, no le temen a la inmigración por su trabajo. Bueno, en unos pocos años, su trabajo se volverá obsoleto y no habrá planes ni preparación para ello. Cuando el problema explote, la política comenzará a observarlo. Sería una cosa más responsable, en lugar de alimentar el miedo con el populismo y la xenofobia, comencemos a enfrentar los problemas reales que enfrenta nuestra sociedad: la automatización. Y aquí hay una propuesta simple: alguien que utiliza un robot, está ganando dinero gracias a su productividad superior, y está despidiendo a alguien. Entonces, después de pagar el costo del robot por un par de años, tiene un beneficio del 100% por el despido de un ser humano. Bueno, no tendría el 100%, sino el 60%, porque seguirá pagando los costos sociales de los humanos despedidos: su jubilación, sus impuestos y su seguro de salud. Esto no es tan caro como el Ingreso Básico Universal, es fácil de organizar y administrar, y será una forma de realizar en parte el viejo sueño utópico: las máquinas trabajan para la humanidad.

¿Podemos comenzar un debate político sobre esto?



Roberto Savio. Periodista, presidente emérito y fundador de la agencia IPS y miembro del Consejo Internacional del Foro Social Mundial (FSM). Italia.

UyPress - Agencia Uruguaya de Noticias



MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net