*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Enrique Canon Enrique Canon
Cuidado, no caigas
Jaime Igorra Jaime Igorra
Fuerzas Armadas uruguayas y el control de nuestras fronteras
Luis Fernández Luis Fernández
“Por la misma... y cambiando”
Federico Arregui Federico Arregui
La región y Uruguay
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
Los tiempos cambian, las visiones de país no
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
El impuesto al valor agregado. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
William Marino William Marino
El Mundo en guerra
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
La difamación como arma disuasoria del sionismo
Esteban Valenti Esteban Valenti
La humanidad de los clavos
Gonzalo Moratorio Gonzalo Moratorio
Cazadores de virus, así estudiamos la evolución viral
Carlos Vivas; Homero Bagnulo Carlos Vivas; Homero Bagnulo
La necesidad en determinar la dotación de personal mínima para una atención segura
Fernando Gil Díaz Fernando Gil Díaz
Frontera colada
Daniel Mordecki Daniel Mordecki
Sobre las encuestas basadas en avisos de Facebook II
Lic. Sebastian Hagobian Lopez Lic. Sebastian Hagobian Lopez
Uruguay, mirado desde el mundo
Jorge Balseiro Jorge Balseiro
Redoblando la apuesta
Michael Añasco Michael Añasco
Polonia blanca, Pura y Católica
Carlos Wuhl Carlos Wuhl
¿ISRAEL NOTICIAS O PROPAGANDA? CUANDO SE MIENTE NO SE PUEDE DETENER
Hebert Abimorad Hebert Abimorad
La maradonización de Argentina o viceversa
Adriana Marrero Adriana Marrero
Señores: así, NO.
Carlos Pérez Carlos Pérez
A propósito del borrador del Programa del Frente Amplio
Dr Guillermo Chiribao Dr Guillermo Chiribao
Manini violó las normas y su arresto a rigor es sano para la Democracia
Héctor Musto Héctor Musto
Esteban Valenti se va, yo me quedo
Juan Santini Juan Santini
El regalito del Pepe y del Ñato a Tabaré
Pablo Mieres Pablo Mieres
Se puede cambiar este país
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
El nuevo curso escolar, un aparatoso espectáculo en Cuba
Daniel Vidart Daniel Vidart
Alfredo Zitarrosa
Juan Pedro Ciganda Juan Pedro Ciganda
Si estás desorientado y no sabés…
Roberto Sansón Mizrahi Roberto Sansón Mizrahi
Esfuerzo compartido por toda la sociedad: hipocresía e ignominia
Milton A. Ramírez Milton A. Ramírez
El debate por el zócalo
Juan Pedro Ribas Juan Pedro Ribas
Carta abierta al “Negro”
Alberto Rodríguez Genta Alberto Rodríguez Genta
No llores por mi Argentina… que yo lloro por ti!
Daniel Feldman Daniel Feldman
Roraima y la tristeza
Luis E. Sabini Fernández Luis E. Sabini Fernández
Israel, ¿modelo de democracia occidental? La Torah, ¡libro de historia!
Eduardo Vaz Eduardo Vaz
AUF y Frente Amplio
Fernando López D’Alesandro Fernando López D’Alesandro
El regreso de Sanguinetti, los problemas del FA y las limitaciones conservadoras
Charles Carrera Charles Carrera
Lacalle Pou, y el arte de hacer política desde los trascendidos de prensa
José Antonio Vera José Antonio Vera
Paraguay: estado cloacal
José W. Legaspi José W. Legaspi
2019: “Tantas opciones”, y a la vez, ninguna
Jaime Secco Jaime Secco
Odiaos los unos a los otros
Enrique Gerschuni Enrique Gerschuni
Voy a escribir sobre una persona
más columnistas



 
banner cablevision 300 x 138
banner argentino hotel 300 x 138
Te encuentras en: Inicio | Columnas | José W. Legaspi
imagen del contenido José W. Legaspi

“Rodolfo, no estás solo”

José W. Legaspi

27.02.2018

A quién corresponda: No tengo el placer de conocer al Sr. Ministro de Relaciones Exteriores, Rodolfo Nin Novoa. Por lo tanto, no soy su amigo. El título de esta columna lo tomé de una expresión del periodista y amigo Jorge Rowinsky, en Facebook

Los hechos

El viernes pasado, la OEA votó una resolución sobre Venezuela. En la misma, se exhorta al gobierno del hermano país que reconsidere la convocatoria a elecciones presidenciales y presente un nuevo calendario que haga posible la realización de las mismas con todas las garantías necesarias para un proceso libre, justo, transparente, legítimo y creíble, que incluya la participación de todos los partidos y actores políticos venezolanos, sin proscriptos de ninguna clase, observadores internacionales independientes, acceso libre e igualitario a los medios de comunicación, y con un Consejo Nacional Electoral cuya composición garantice su independencia y autonomía y que goce de la confianza de todos los actores políticos.

También se solicita al Gobierno de Venezuela que implemente las medidas necesarias para evitar el agravamiento de la situación humanitaria, incluida la aceptación de la asistencia ofrecida por la comunidad internacional.

Concluye dicha resolución que se mantendrá atento el organismo a la situación, reiterando su voluntad de apoyar medidas que permitan el retorno al orden democrático y la paz social a través del ejercicio efectivo de la democracia, el respeto a los derechos humanos y la plena vigencia del estado de derecho en el marco de las disposiciones de la constitución de Venezuela y en consonancia con sus obligaciones y compromisos internacionales.

Esta declaración fue votada por 19 países (entre ellos Uruguay), 8 abstenciones y 5 votos en contra.

Estas elecciones de abril se realizan con candidatos de la oposición vetados por el gobierno y con la prohibición de que los opositores se presentaran en coalición, como lo venían haciendo en anteriores elecciones.

Las críticas

Como ya mencioné al inicio de esta columna, no conozco personalmente al Sr. Ministro, por lo tanto no soy su amigo, ni mucho menos.

Jamás milité en el sector político al que perteneció, y ahora pertenece. Es decir que cuando fue blanco, yo era comunista y militaba en el FA. 

Aunque, ahora recuerdo, compartimos una lucha titánica común. Juntar las firmas para someter a consulta popular la Ley de Caducidad, y el Voto Verde, expresión del intento por derogarla. En ese momento era intendente y recuerdo el papel que jugó, oponiéndose a la mayoría de su propio partido que apoyaba el voto amarillo. Nunca nos cruzamos, pero estuvimos comprometidos en cuerpo y alma en el objetivo.

Claro que lo voté a la vice presidencia las veces que integró la fórmula junto a Tabaré Vázquez, expresión de los deseos y necesidad de cambio en nuestro país. Pero nunca estuvimos ni cerca del contacto personal.   

Podría agregar incluso, que nunca compartimos tribuna en esa expresión cultural, tan fuerte de nuestro pueblo, como es el fútbol. Mis gustos, al respecto, tienen que ver con el tradicional adversario del club de sus amores.

Es decir, no lo conozco, no tengo ese gusto, no hablo ni hablé nunca con él, y es probable que nunca lo haga. 

Tengo las manos y la conciencia libres para expresar lo que pienso y siento.

Y me pregunto, a la vista de la sucesión de hechos políticos ocurridos en Venezuela, en los últimos tiempos: ¿se puede estar en desacuerdo con la resolución que votó Uruguay en la OEA? Digo terminantemente que no. 

¿Cómo estarlo cuando el presidente Maduro convoca una Constituyente que sustituye a la Asamblea Nacional democráticamente electa, dónde no tiene mayoría?

¿Cómo estarlo cuando, bajo acusaciones de terrorismo, se encerró a opositores al gobierno?

¿Cómo estarlo ante la militarización constante de la sociedad, en aras de "la defensa del gobierno bolivariano"?

¿Cómo estarlo cuando se proscribe a dirigentes opositores y se prohíbe la coalición electoral de partidos opositores?

¿Cómo estarlo ante la permanente provocación, a todo aquél que se manifieste en contra del régimen, bajo la acusación de agresores terroristas?

¿Acaso los uruguayos nos olvidamos de lo que ocurrió durante la dictadura fascista en nuestro país?

¿Cómo estarlo cuando se "justifican" las graves carencias alimentarias que viven los venezolanos, detrás del bloqueo económico y financiero internacional, y la especulación de la "derecha oligárquica", sin reconocer errores propios, del gobierno?

¿Cómo no estar de acuerdo con las expresiones de Rodolfo Nin Novoa, a la salida de la reunión que mantuvo con el Secretariado Ejecutivo del FA? 

"¿Uruguay iría a unas lecciones con dirigentes políticos presos, con un Poder Judicial que responde a las directivas de un Poder Ejecutivo, a unas elecciones con partidos proscritos? Yo creo que no. Y lo que no queremos para nosotros no queremos para otros".

Expresó también: "Hay gobernantes que aunque se autodefinan de izquierda tienen posiciones que no lo son".

Esta resolución disparó críticas desde el propio partido de gobierno, el Frente Amplio. Surgieron desde el grupo Casa Grande, de la senadora Constanza Moreira, el MLN-Tupamaros, y el Partido Comunista, en la voz de su secretario general, Juan Castillo.

Y lejos de minimizarlas, las reconoció: "tenemos puntos de vista diferentes, como tenemos en algunos otros temas. En materia de relaciones internacionales hay que admitir que hay dos visiones: una posición más cerrada en materia de acuerdos comerciales  y otra que no cree en estas cosas".

Y remató: "Yo creo que nadie progresista o de izquierda puede sentirse representado por gobernantes que toman determinadas decisiones".

No puedo menos que expresar mi total acuerdo con estas expresiones. No lo hago como frenteamplista, ya no lo soy, pero si como un ciudadano progresista, de izquierda, "sin partido". El ministro tiene razón y lo apoyo totalmente.

Como ya dije en otros ámbitos, le pese a quién le pese, y le guste a quién le guste, Nin Novoa representa la mejor tradición democrática y republicana de la política exterior del Uruguay. La afinidad ideológica queda para los comités de base, la política exterior se rige por principios y definiciones de Estado. No es un partido de fútbol, ni una reunión de boliche, ni un asado entre amigos.

Rodolfo, no estás solo.



José W. Legaspi


MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net