*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Fernando Gil Díaz Fernando Gil Díaz
Ultraviolentos
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
Generalidades… ¿Obvias?
Roberto Savio Roberto Savio
Trump está aquí para quedarse y cambiar el mundo
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
Fútbol es cultura ¡Animal!
Michael Añasco Michael Añasco
Sin trabajo, sin líder y sin esperanza, los jóvenes palestinos se niegan a rendirse.
Carlos Vivas y Homero Bagnulo Carlos Vivas y Homero Bagnulo
La duración de la consulta como indicador de calidad en la atención sanitaria
Esteban Valenti Esteban Valenti
¿Hay relato?
Pablo Mieres Pablo Mieres
Fiscales, tobilleras, comisarías y cambio de autoridades
Daniel Vidart Daniel Vidart
¿Era Colón judío? - I
William Marino William Marino
Rendición de cuenta
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
El trabajo en la crisis. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
Hace 34 años Volvimos, Wilson, nosotros y el Pueblo Entero
Enrique Gerschuni Enrique Gerschuni
Discurso de Enrique Gerschuni en el acto homenaje a Jaime Pérez
Fernando López D’Alesandro Fernando López D’Alesandro
Jaime Pérez, renovación y democracia
Federico Arregui Federico Arregui
La buena nueva de la Esperanza
Jorge Balseiro Jorge Balseiro
Contaminación de aguas pluviales
Iván Solarich Iván Solarich
¿Por quién esperamos? ¿Esperamos a alguien?
Macarena Pereyra Macarena Pereyra
Violencia doméstica, entre las carencias del sistema y el estigma social
Alberto Rodríguez Genta Alberto Rodríguez Genta
¡Suéltanos, pasado…que el mundo ha cambiado! Son ellos o nosotros. ¿Estamos claros?
Daniel Feldman Daniel Feldman
Empiecen a empacar maletas
Berta Sanseverino Berta Sanseverino
Pérdidas y desperdicios de alimentos: un problema ambiental, social y económico a modificar
Dr. Guillermo Chiribao Dr. Guillermo Chiribao
Violencia, los miedos y las comisiones
Juan Pedro Ciganda Juan Pedro Ciganda
No andarás solo
Leonel Gómez-Sena Leonel Gómez-Sena
La caliente relación entre el sexo, el cerebro la sociedad y la cultura
Carlos Wuhl Carlos Wuhl
Ceguera frente al abismo
Hebert Abimorad Hebert Abimorad
Mayo 68
Rubén Kotler Rubén Kotler
Normalizar el genocidio palestino
Mónica Xavier Mónica Xavier
Los derechos se conquistan
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
Cubano: dime cómo y dónde comes, y te diré quién eres
José Manuel Arenas Díaz José Manuel Arenas Díaz
Jaime Pérez, no te sientas sólo
Andrea recomienda: a los que no usaban gomina Andrea recomienda: a los que no usaban gomina
Diseño, Arte, Gastronomía & Co.
Luis C. Turiansky Luis C. Turiansky
El premio Nobel a la OTAN
Pablo Urreta Pablo Urreta
Bajen el costo del Estado!!, pero cuidadito con tocar mi caja y el bolsillo de mis amigos…
Carlos Garramón Carlos Garramón
Qué es la cuarta revolución industrial y cómo condicionará nuestro futuro
Roberto Soria-Rodrigo Rey Roberto Soria-Rodrigo Rey
Tecnologías de la contrarreforma procesal penal uruguaya
Eduardo Vaz Eduardo Vaz
Seamos utópicos, pidamos lo posible
Alfredo Correa Reissig Alfredo Correa Reissig
LA GRAN OPORTUNIDAD HISTÓRICA PARA EL SR. FISCAL PACHECO (Segunda Parte)
Carlos Visca Carlos Visca
¿Qué es lo primero?
José Antonio Vera José Antonio Vera
Marqués de Sade nacionalizado paraguayo
Gustavo Firpo Gustavo Firpo
El Memorial del Penal de Libertad...
Milton A. Ramírez Milton A. Ramírez
La grieta social en Uruguay y sus 25 barrios excluidos
Edmundo Roselli Edmundo Roselli
Wilson Netto debe renunciar
más columnistas



 
banner cablevision 300 x 138
banner argentino hotel 300 x 138
Te encuentras en: Inicio | Columnas | Ana Jerozolimski
imagen del contenido Ana Jerozolimski

A dos años del asesinato de David Fremd

Ana Jerozolimski

08.03.2018

Escribimos estas líneas con una mezcla de dolor y rabia, y la verdad, con sentimientos encontrados. Las escribimos convencidos de que no se podía dejar pasar el 8 de marzo, aniversario del asesinato de David Fremd sin elevar un homenaje en su recuerdo.

Por lo que él fue como ser humano y por el significado del atentado motivado por el odio irracional. Pero al mismo tiempo sabemos que para sus seres más queridos y cercanos, su esposa, sus hijos, sus hermanos y respectivas familias, la fecha redonda es sólo un símbolo. La falta, el vacío, la nostalgia y el recuerdo son seguramente permanentes. No precisan de actos, ni comunicados, ni ceremonias. David estará en ellos por siempre.

Y con estas líneas, quisiéramos acompañarlos en el dolor.

Es ineludible recordar lo que escribió Guille, su hijo mayor, pocos días después del asesinato: "A papá no lo mató un loco suelto". Es importante recordarlo mientras sigue habiendo extremistas de mente deformada por el odio, antisemita por cierto en este caso, de raíces nacidas en la radicalización islámica. Empuñar un arma para quitar la vida a un compatriota simplemente por ser judío, es aberrante.

Es importante recordarlo cuando aún no hay determinación definitiva acerca de la imputabilidad del asesino. Y lo central sería saber en qué medida las autoridades investigaron si quien acuchilló de muerte a David actuó realmente solo. Esto no necesariamente significa si era miembro de una célula o una organización  radical, sino dónde y a través de quién se nutrió en ese odio.

Pero hoy no queremos limitarnos a este aspecto. Hoy queremos más que nada, recordar a David. Su figura, la impronta que dejó en la sociedad, eso de por sí destaca lo terrible del crimen, la sinrazón del odio.

Dicen que hay gente que no termina nunca de morir, porque su paso  por este mundo no fue en vano. Y David, que tanto disfrutaba del "juntos", de las reuniones familiares más que nada, de los encuentros con amigos y en comunidad, nunca será olvidado. Por eso, nunca terminará de morir...aunque flaco consuelo es esto para su familia que ya no lo puede abrazar.

En aquellos días de marzo del 2016, nos contactamos con varios amigos sanduceros de David, quienes a distintos niveles compartieron con nosotros su trocito de recuerdo. Rossana Migliónico, una de las facilitadoras de aquella imponente "Marcha del Silencio" por las calles de Paysandú ("facilitadora" decimos, ya que aunque organizó gran parte, recalcaba constantemente que la iniciativa había salido de la gente, espontáneamente), nos contó entre otras cosas sobre comentarios y mensajes que había recibido de muchos sitios.

"Hubo un mensaje que vino de Orgoroso, que es un pueblo pequeño que está a unos cuantos kilómetros de la ciudad de Paysandú, para el lado este de la ciudad. De ahí, una mujer me pone:  ´Te escribo desde Orgoroso, este pueblito tan humilde. No piensen que solo ustedes están dolidos, nosotros también estamos llorando a David, porque acá lo queríamos mucho, porque era un hombre que nunca nos dejó de a pie con lo que precisáramos, y siempre sin pedirnos ni referencias comerciales ni recibos de nada´. Es así todo el tiempo".

 

Días después del asesinato, reprodujimos en "Semanario Hebreo" mensajes de sanduceros en las redes sociales. Muchos de ellos expresaban solidaridad con la comunidad judía y repudio de Paysandú todo, recalcaban  la necesidad  que todos expresen juntos el rechazo del crimen.  También hoy es importante recordarlo ya que debe estar claro que el odio corrompe a la sociedad toda, la enferma, no solamente a la víctima elegida.

Pero lo que quisiéramos hoy volver a compartir son algunos mensajes que se referían a lo que David dejó en el entorno en el que vivió.

Adolfo Daniel Lokais González escribió: "Hace más de 30 años había una tienda en el centro de Paysandú. Yo quería comprarme un vaquero que estaba de moda en ese tiempo. Fui y lo miré varias veces, pregunté el precio pero la plata no me alcanzaba. Yo tenía en ese entonces 18 años. El vendedor me preguntó si trabajaba y yo le dije que sí. Y le dije dónde. Entonces me dijo: ´loco, llevate ese vaquero y cuando tengas plata venís y lo pagás´. Le dije que para mí era casi mi sueldo de un mes y me dijo ´pagalo de a poco´. Allí logré sin querer mi primer crédito comercial. Así era David, pierna y espontáneo. Mis condolencias para su familia...Q.E.P.D".

Y Mariano Barcelo Merlo escribió:" Mi maestro, sé que no vas a poder leer esto pero quiero que la gente sepa la excelente persona que fuiste. Me acuerdo como si fuese ayer cuando fui ese 11 de agosto con 13 años a La Popular a pedir si no había algún trabajito de repartir folletos o algo así. Me dijiste ´déjame tu número y te aviso´. A los días me suena el celu y ahí arrancó nuestra amistad que no termina acá y será eterna. Gracias a vos y mis padres hoy soy un hombre derecho".

 

David no será olvidado nunca, no por la forma terrible en que murió, sino por la forma digna en que vivió.

Bendita sea su memoria.



Ana Jerozolimski



MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net