*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Enrique Canon Enrique Canon
Cuidado, no caigas
Jaime Igorra Jaime Igorra
Fuerzas Armadas uruguayas y el control de nuestras fronteras
Luis Fernández Luis Fernández
“Por la misma... y cambiando”
Federico Arregui Federico Arregui
La región y Uruguay
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
Los tiempos cambian, las visiones de país no
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
El impuesto al valor agregado. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
William Marino William Marino
El Mundo en guerra
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
La difamación como arma disuasoria del sionismo
Esteban Valenti Esteban Valenti
La humanidad de los clavos
Gonzalo Moratorio Gonzalo Moratorio
Cazadores de virus, así estudiamos la evolución viral
Carlos Vivas; Homero Bagnulo Carlos Vivas; Homero Bagnulo
La necesidad en determinar la dotación de personal mínima para una atención segura
Fernando Gil Díaz Fernando Gil Díaz
Frontera colada
Daniel Mordecki Daniel Mordecki
Sobre las encuestas basadas en avisos de Facebook II
Lic. Sebastian Hagobian Lopez Lic. Sebastian Hagobian Lopez
Uruguay, mirado desde el mundo
Jorge Balseiro Jorge Balseiro
Redoblando la apuesta
Michael Añasco Michael Añasco
Polonia blanca, Pura y Católica
Carlos Wuhl Carlos Wuhl
¿ISRAEL NOTICIAS O PROPAGANDA? CUANDO SE MIENTE NO SE PUEDE DETENER
Hebert Abimorad Hebert Abimorad
La maradonización de Argentina o viceversa
Adriana Marrero Adriana Marrero
Señores: así, NO.
Carlos Pérez Carlos Pérez
A propósito del borrador del Programa del Frente Amplio
Dr Guillermo Chiribao Dr Guillermo Chiribao
Manini violó las normas y su arresto a rigor es sano para la Democracia
Héctor Musto Héctor Musto
Esteban Valenti se va, yo me quedo
Juan Santini Juan Santini
El regalito del Pepe y del Ñato a Tabaré
Pablo Mieres Pablo Mieres
Se puede cambiar este país
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
El nuevo curso escolar, un aparatoso espectáculo en Cuba
Daniel Vidart Daniel Vidart
Alfredo Zitarrosa
Juan Pedro Ciganda Juan Pedro Ciganda
Si estás desorientado y no sabés…
Roberto Sansón Mizrahi Roberto Sansón Mizrahi
Esfuerzo compartido por toda la sociedad: hipocresía e ignominia
Milton A. Ramírez Milton A. Ramírez
El debate por el zócalo
Juan Pedro Ribas Juan Pedro Ribas
Carta abierta al “Negro”
Alberto Rodríguez Genta Alberto Rodríguez Genta
No llores por mi Argentina… que yo lloro por ti!
Daniel Feldman Daniel Feldman
Roraima y la tristeza
Luis E. Sabini Fernández Luis E. Sabini Fernández
Israel, ¿modelo de democracia occidental? La Torah, ¡libro de historia!
Eduardo Vaz Eduardo Vaz
AUF y Frente Amplio
Fernando López D’Alesandro Fernando López D’Alesandro
El regreso de Sanguinetti, los problemas del FA y las limitaciones conservadoras
Charles Carrera Charles Carrera
Lacalle Pou, y el arte de hacer política desde los trascendidos de prensa
José Antonio Vera José Antonio Vera
Paraguay: estado cloacal
José W. Legaspi José W. Legaspi
2019: “Tantas opciones”, y a la vez, ninguna
Jaime Secco Jaime Secco
Odiaos los unos a los otros
Enrique Gerschuni Enrique Gerschuni
Voy a escribir sobre una persona
más columnistas



 
banner cablevision 300 x 138
banner argentino hotel 300 x 138
Te encuentras en: Inicio | Columnas | Pablo Mieres

Educación y seguridad: cuando al gobierno no le importan los resultados

Pablo Mieres

11.03.2018

En cualquier gobierno la conducción de las diferentes áreas de políticas públicas debe estar sometida a una evaluación seria de sus resultados que tome en cuenta la evolución de los principales indicadores de cada una de las políticas respectivas.

Sin embargo, el gobierno ha decidido no hacer caso a los resultados de dos áreas principales que tienen directa relación con la calidad de vida de los ciudadanos.

En efecto, al iniciarse el cuarto año del segundo de gobierno de Tabaré Vázquez se cumplen, simultáneamente, ocho años completos de gestión del equipo que está al frente de la política de seguridad pública de nuestro país y casi ocho de quien tiene a su cargo la principal responsabilidad de conducir la política educativa.

Los resultados han sido y siguen siendo negativos en ambas políticas públicas.

La política educativa está inmersa en un patético fracaso, sin impulso reformista, sin avances sustanciales en los indicadores principales que tienen que ver con asistencia, egreso, equidad y calidad educativa. Las metas que el Presidente Vázquez formuló al comenzar el actual período de gobierno están lejísimos de ser alcanzadas y basta echar una mirada al discurso del Presidente del CODICEN, Wilson Netto, para constatar que no tiene ninguna propuesta seria de transformación.

Su orientación es la inercia pura, haciendo la plancha en una lógica burocrática que permite confirmar que al finalizar el período de gobierno, algo va a estar claro: el ADN de la educación seguirá siendo el mismo desde que Netto empezó su gestión.

¿Hay alguna señal de parte del Poder Ejecutivo en el sentido de realizar algún cambio en la conducción educativa? Ninguna. Todo indica que la actual conducción seguirá de largo hasta el final del período de gobierno, aunque todas las evidencias ratifiquen el fracaso de la gestión educativa.

En materia de seguridad pública, el equipo de conducción, con Eduardo Bonomi y Jorge Vázquez al frente, si bien hizo esfuerzos en la profesionalización de la policía utilizando importantes recursos públicos, no ha logrado revertir el proceso de aguda crisis de nuestra situación de seguridad.

La inseguridad no hace otra cosa que aumentar y los indicadores oficiales, a los que se aferraba la conducción política del Ministerio del Interior, ahora también muestran la tendencia al deterioro irreversible demostrando que el famoso instrumento del PADO ha tocado su límite y, como si todo fuera poco, se constata que esa estrategia lleva a dispersar el delito hacia otras zonas del país, empeorando la situación general.

La sensación de descontrol y de incremento grave del riesgo ciudadano ante un accionar delictivo que ha aumentado en cantidad y en profesionalidad, pone de manifiesto el fracaso definitivo de una política de seguridad que fue sostenida contra toda evidencia durante dos períodos consecutivos de gobierno.

En definitiva, tanto la política educativa como la política de seguridad son ejemplos notorios de fracasos contundentes que, además, se encuentran confirmados por la opinión de la ciudadanía.

El gobierno ni siquiera puede mostrar que ha intentado modificar esta tendencia al fracaso buscando sustituir a sus responsables para probar si es posible revertir la tendencia. Por el contrario, encerrado e incapaz de reconocer errores o fracasos, sostiene a la misma gente desde hace ocho y siete años respectivamente. Muchos años para la vida de un país y para la vida de cualquier ciudadano común.

Hay sólo una cosa peor que el fracaso, la incapacidad o la falta de voluntad para reconocerlo y seguir insistiendo en lo que se hace mal.

A este gobierno no le importan los resultados, ni la evolución de los indicadores. Hagan lo que hagan, las autoridades siguen aferradas a sus cargos y el Presidente los sostiene sin argumentos, más que la mera continuidad.

Esta postura demuestra  hasta qué punto está agotado el gobierno actual y cómo se nota su falta de impulso, dinamismo y capacidad de autocrítica. La sensación de una inercia es cada vez más impactante y preocupante.



Pablo Mieres

UyPress - Agencia Uruguaya de Noticias



MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net