*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Fernando Gil Díaz Fernando Gil Díaz
Ultraviolentos
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
Generalidades… ¿Obvias?
Roberto Savio Roberto Savio
Trump está aquí para quedarse y cambiar el mundo
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
Fútbol es cultura ¡Animal!
Michael Añasco Michael Añasco
Sin trabajo, sin líder y sin esperanza, los jóvenes palestinos se niegan a rendirse.
Carlos Vivas y Homero Bagnulo Carlos Vivas y Homero Bagnulo
La duración de la consulta como indicador de calidad en la atención sanitaria
Esteban Valenti Esteban Valenti
¿Hay relato?
Pablo Mieres Pablo Mieres
Fiscales, tobilleras, comisarías y cambio de autoridades
Daniel Vidart Daniel Vidart
¿Era Colón judío? - I
William Marino William Marino
Rendición de cuenta
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
El trabajo en la crisis. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
Hace 34 años Volvimos, Wilson, nosotros y el Pueblo Entero
Enrique Gerschuni Enrique Gerschuni
Discurso de Enrique Gerschuni en el acto homenaje a Jaime Pérez
Fernando López D’Alesandro Fernando López D’Alesandro
Jaime Pérez, renovación y democracia
Federico Arregui Federico Arregui
La buena nueva de la Esperanza
Jorge Balseiro Jorge Balseiro
Contaminación de aguas pluviales
Iván Solarich Iván Solarich
¿Por quién esperamos? ¿Esperamos a alguien?
Macarena Pereyra Macarena Pereyra
Violencia doméstica, entre las carencias del sistema y el estigma social
Alberto Rodríguez Genta Alberto Rodríguez Genta
¡Suéltanos, pasado…que el mundo ha cambiado! Son ellos o nosotros. ¿Estamos claros?
Daniel Feldman Daniel Feldman
Empiecen a empacar maletas
Berta Sanseverino Berta Sanseverino
Pérdidas y desperdicios de alimentos: un problema ambiental, social y económico a modificar
Dr. Guillermo Chiribao Dr. Guillermo Chiribao
Violencia, los miedos y las comisiones
Juan Pedro Ciganda Juan Pedro Ciganda
No andarás solo
Leonel Gómez-Sena Leonel Gómez-Sena
La caliente relación entre el sexo, el cerebro la sociedad y la cultura
Carlos Wuhl Carlos Wuhl
Ceguera frente al abismo
Hebert Abimorad Hebert Abimorad
Mayo 68
Rubén Kotler Rubén Kotler
Normalizar el genocidio palestino
Mónica Xavier Mónica Xavier
Los derechos se conquistan
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
Cubano: dime cómo y dónde comes, y te diré quién eres
José Manuel Arenas Díaz José Manuel Arenas Díaz
Jaime Pérez, no te sientas sólo
Andrea recomienda: a los que no usaban gomina Andrea recomienda: a los que no usaban gomina
Diseño, Arte, Gastronomía & Co.
Luis C. Turiansky Luis C. Turiansky
El premio Nobel a la OTAN
Pablo Urreta Pablo Urreta
Bajen el costo del Estado!!, pero cuidadito con tocar mi caja y el bolsillo de mis amigos…
Carlos Garramón Carlos Garramón
Qué es la cuarta revolución industrial y cómo condicionará nuestro futuro
Roberto Soria-Rodrigo Rey Roberto Soria-Rodrigo Rey
Tecnologías de la contrarreforma procesal penal uruguaya
Eduardo Vaz Eduardo Vaz
Seamos utópicos, pidamos lo posible
Alfredo Correa Reissig Alfredo Correa Reissig
LA GRAN OPORTUNIDAD HISTÓRICA PARA EL SR. FISCAL PACHECO (Segunda Parte)
Carlos Visca Carlos Visca
¿Qué es lo primero?
José Antonio Vera José Antonio Vera
Marqués de Sade nacionalizado paraguayo
Gustavo Firpo Gustavo Firpo
El Memorial del Penal de Libertad...
Milton A. Ramírez Milton A. Ramírez
La grieta social en Uruguay y sus 25 barrios excluidos
Edmundo Roselli Edmundo Roselli
Wilson Netto debe renunciar
más columnistas



 
banner cablevision 300 x 138
banner argentino hotel 300 x 138
Te encuentras en: Inicio | Secciones | Derechos Humanos

12 de marzo

Homenaje a Raúl Feldman en los 70 años de su nacimiento

12.03.2018

MONTEVIDEO (Uypress) – Este sábado se realizó en el Espacio Libre que lleva su nombre, un homenaje a Raúl Feldman, joven comunista asesinado en 1974 en Buenos Aires, cuando participaba en la organización de la solidaridad con la lucha contra la dictadura en nuestro país.

Amigos, familiares, allegados y gente que no lo llegó a conocer pero acudió a mostrar su solidaridad, se dieron cita el sábado al mediodía en el Espacio Libre Raúl Feldman, delimitado por las calles Eduardo Blanco Acevedo, Mones Roses y Alfonso Espínola, en Carrasco.

En un acto sencillo y que sirvió para el reencuentro de muchos ciudadanos que compartieron anhelos y luchas, su hermano Daniel dirigió unas palabras y los asistentes depositaron una flor al pie del cartel que indica el nombre del lugar, en homenaje a los 70 años que estaría cumpliendo Raúl este lunes 12 de marzo.

 

A continuación la intervención realizada por Daniel Feldman

¿Cómo empezar estas breves palabras, aparte, por supuesto, del agradecimiento a todos ustedes por la presencia? Y a todos los que por una u otra razón no pudieron estar físicamente aquí, pero de corazón están, como me lo han hecho saber.

Hasta el año pasado teníamos la costumbre de juntarnos por acá el 24 de diciembre, conmemorando la fecha del asesinato de Raúl. Esta vez, obras de la Intendencia mediante, que prometen un espacio renovado y remozado para abril, decidimos hacerlo en la fecha de su nacimiento, coincidiendo con sus 70 años.

Efectivamente, este lunes 12 de marzo Raúl, Cacho, el gordo, Diego para algunos que compartieron los preámbulos del terror en Buenos Aires, estaría cumpliendo 70 años.

Muchas veces he tratado de imaginarme cómo sería su estampa hoy, y se me hace difícil escapar a esa imagen que lo congeló en una eterna juventud que no pidió, que lo dejó atrapado y entrampado, a pesar del paso de los años, en sus jóvenes 26 años. Raúl sigue siendo hoy, con 70 años, ese joven rubio de ojos verdes, de 1,80 metros, algo avanzado en peso, con una incipiente calvicie a modo de tonsura. A pesar de sus 70 años sigue buscando su ubicación en un banco de Facultad, disfrutando de una salida un sábado a la noche o palpitando con Led Zeppelin o los Beatles. Continúa tratando de redondear ese corto en 8 mm que dio en llamarse "Cinco candels por un peso", y percibiendo a la Nouvelle Vague como parte de su inspiración cinematográfica.

Pero, soy hijo del racionalismo y la racionalidad. Ateo confeso, no creo en la redención ni en una vida del alma más allá de los estrechos y concretos límites de la materialidad que percibimos. Hace ya 43 años que Raúl no está, que 16 balas lo tumbaron y le dijeron "este es el fin de tu recorrido".

Para algunos, este es un encuentro de militancia; para otros, de compromiso, y es cierto, pero me parece que, fundamentalmente, para todos nosotros, más allá de los caminos, senderos o atajos que hayamos tomado en nuestras vidas, es un encuentro de cariño, de afectos compartidos.

Permítanme contar una anécdota, que tiempo atrás llamé "Historias de zapatos". El día de su asesinato, Raúl había estrenado un par de zapatos, unos mocasines. "Estrenó los zapatos para morir", repetía sin cesar mi padre, en un acto de sinsentido para una situación que muchos quisieron calificar dentro de la "ideología del sinsentido", pero que en realidad no la era tal. Walter Cruz, aquí presente, un sobreviviente, para quien Raúl era Diego y supo su verdadero nombre solo después que lo asesinaron, justo había salido de la oficina donde estaba con él, a comprarse zapatos. Esteban Valenti -Nino por aquellos tiempos y lares-, se había comprado o estrenado ese mismo día un par de zapatos negros, y, a pesar de que no escatima recursos en su atuendo, nunca se lo vio, después de esa fecha, de zapatos negros.

Suena raro que traiga a colación esto después de haberme referido a mi racionalismo y racionalidad. Pero somos así, contradictorios. Raúl está muerto y nada, absolutamente nada nos lo devolverá. Ni la ubicación en España, detención, posterior extradición y muerte en prisión de Rodolfo Almirón Sena, el jefe del salvaje operativo de asesinato. Me conmocionó saber esa verdad, me movió toda mi humanidad denunciarlo e ir reiteradas veces a declarar ante la Justicia en Argentina. Pero no me movió ni un pelo -de los pocos que tengo- su muerte. No me devolvió ni por un día a Cacho. No me produjo más que un leve y pasajero alivio.

Sin embargo, converso de tanto en tanto con Cacho. Me doy una vuelta por acá - ¿vas a visitar a tu hermano?, me pregunta mi esposa- y conversamos.  Sobre todo de la vida, y de heterodoxias. A fin de cuentas, difícilmente no nos pongamos de acuerdo en las ortodoxias, y eso es aburrido y no tiene gracia, especialmente entre hermanos.

Hoy, mi empecinamiento es en la memoria, en esa construcción individual y colectiva que pertinazmente ayude a evitar otros Raúles, Cachos, Diegos. Sin ella, difícilmente lleguemos a la verdad y obtengamos justicia y algo, un poco aunque sea, de alivio. Y si pudieran, sería bueno preguntarles a nuestros padres, ya fallecidos.

Atribuyen a Oscar Niemeyer, el famoso arquitecto y urbanista brasilero, la siguiente frase:

La vida es un soplo. Todo acaba. Me dicen que después que yo muera, otras personas verán mi obra. Pero esas personas también morirán. Y vendrán otras, que también se irán. La inmortalidad es una fantasía, una manera de olvidar la realidad. Lo que importa, mientras estamos aquí, es la vida, la gente. Abrazar a los amigos, vivir feliz. Cambiar el mundo. Y nada más. 

 Agrego de mi cosecha:

La memoria sigue siendo el pertinaz refugio de los soplos, de todos y cada uno, que se convierten en aliento, en empuje, en fuerza y pasión, no para lograr la inmortalidad, vana aspiración de seres pequeños, sino para vivir la vida, abrazar a los amigos, ser felices, cambiar el mundo... y nada más.

A Raúl no se le dio acompañarnos en gran parte de este trayecto. Vivió su corta vida, abrazó a sus amigos, creo que fue feliz, intentó cambiar el mundo... y nada más.

Los azares y recovecos del destino hicieron que, por pocos minutos, yo no estuviera compartiendo con Cacho su destino. Algo de lo que viví también es parte de su vida y logré arrancárselo a la muerte.

Conmemoremos pues su nacimiento. Déjenme entonces, por tanta ausencia, pero también por el presente y por el futuro, dejar hoy para Raúl, junto a la flor, una lágrima.

 



UyPress - Agencia Uruguaya de Noticias


MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net