*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Esteban Valenti Esteban Valenti
Los nuevos monstruos
Dr. Federico Arregui Dr. Federico Arregui
Haddad, Bolsonaro y el futuro de Latam y el mundo
Pablo Mieres Pablo Mieres
No a la grieta
Daniel Vidart Daniel Vidart
Dos poemas
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
Alcoholismo en Cuba
Dr Guillermo Chiribao Dr Guillermo Chiribao
Sainete Nacional: Asociación Rural de Tacuarembó, Ministerio de Turismo y Un Solo Uruguay
Milton A. Ramírez Milton A. Ramírez
Giro a la izquierda
William Marino William Marino
Los días del después
Luis Fernández Luis Fernández
Sólo un par de detalles...
Jaime Igorra Jaime Igorra
Isla de Flores
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
Educar, educar, educar… (Abordando eso gris, que parece la teoría).
Fernando Gil Díaz Fernando Gil Díaz
Injusto
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
11 de octubre a las 11 en Torre Ejecutiva, evitemos un nuevo desembarco que agudizaría el desastre
Adriana Marrero Adriana Marrero
El Brasil autoritario: cinco votos y cómo explicarlos
Daniel Feldman Daniel Feldman
Salgo a caminar y desconfío del prójimo
Carlos Wuhl Carlos Wuhl
Los dos payasos peligrosos aún golpean
Ismael Blanco Ismael Blanco
La insoportable levedad de los inútiles
Dr. Federico Arregui Dr. Federico Arregui
Fogones Artiguistas apoya a Daniel Martinez
Carlos Vivas; Homero Bagnulo Carlos Vivas; Homero Bagnulo
Los Sistemas Sanitarios no deben financiar procedimientos inefectivos
Michael Añasco Michael Añasco
Un zarpazo de Erdogan sobre Chipre del Norte
Jorge Balseiro Jorge Balseiro
¡Felicitaciones Alcalde Charo López!
Juan Santini Juan Santini
Tabaré: No la embarres
Juan Pedro Ribas Juan Pedro Ribas
20 años después
Edmundo Roselli Edmundo Roselli
Urge que Uruguay defina su posición sobre Venezuela
Jaime Secco Jaime Secco
Astori casi siempre tuvo razón
Mónica Xavier Mónica Xavier
La histórica e impostergable reforma de la ley orgánica militar
Roberto Sansón Mizrahi Roberto Sansón Mizrahi
Concentración de la riqueza: supernova especulativa
Enrique Canon Enrique Canon
Cuidado, no caigas
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
Los tiempos cambian, las visiones de país no
Gonzalo Moratorio Gonzalo Moratorio
Cazadores de virus, así estudiamos la evolución viral
Daniel Mordecki Daniel Mordecki
Sobre las encuestas basadas en avisos de Facebook II
Lic. Sebastian Hagobian Lopez Lic. Sebastian Hagobian Lopez
Uruguay, mirado desde el mundo
Hebert Abimorad Hebert Abimorad
La maradonización de Argentina o viceversa
Carlos Pérez Carlos Pérez
A propósito del borrador del Programa del Frente Amplio
Héctor Musto Héctor Musto
Esteban Valenti se va, yo me quedo
Juan Pedro Ciganda Juan Pedro Ciganda
Si estás desorientado y no sabés…
Alberto Rodríguez Genta Alberto Rodríguez Genta
No llores por mi Argentina… que yo lloro por ti!
Luis E. Sabini Fernández Luis E. Sabini Fernández
Israel, ¿modelo de democracia occidental? La Torah, ¡libro de historia!
Eduardo Vaz Eduardo Vaz
AUF y Frente Amplio
Fernando López D’Alesandro Fernando López D’Alesandro
El regreso de Sanguinetti, los problemas del FA y las limitaciones conservadoras
Charles Carrera Charles Carrera
Lacalle Pou, y el arte de hacer política desde los trascendidos de prensa
José Antonio Vera José Antonio Vera
Paraguay: estado cloacal
José W. Legaspi José W. Legaspi
2019: “Tantas opciones”, y a la vez, ninguna
Enrique Gerschuni Enrique Gerschuni
Voy a escribir sobre una persona
más columnistas



 
banner cablevision 300 x 138
banner argentino hotel 300 x 138
Te encuentras en: Inicio | Columnas
imagen del contenido Daniel Mordecki

El dilema del encuestador

Daniel Mordecki

03.04.2018

Este relato está basado en las internas de 2014, pero esto mismo está sucediendo hoy, en este preciso momento. Sin una ley de encuestas que garantice la transparencia, todo el sistema político seguirá siendo rehén del dilema del encuestador

 

Retrocedamos un momento a 2014. Las elecciones internas, que serán el primero de junio próximo, entraron en la recta final. El 14 de mayo una empresa encuestadora difunde en un noticiero central su penúltima encuesta de la campaña electoral:

En el comentario, el director de la encuestadora afirma que "Larrañaga sigue firme, se mantiene, y hay, en la interna nacionalista una distancia a favor de Larrañaga de 8 puntos porcentuales"[1].

Unos días después recibe el trabajo de campo de la última encuesta de la campaña electoral y supongamos que le da exactamente los datos que luego serán los que surgirán de las urnas: Larrañaga 45%, Lacalle Pou 54%. ¿Cambió la realidad o es un error muestral? Ese es precisamente el dilema del encuestador.

Nuestra suposición de que el trabajo de campo arroje estos resultados no tiene nada de alocada, ni es traída de los pelos: es ni más ni menos que asumir que el trabajo de campo está hecho correctamente y por tanto funciona.

Sumado a ello, todos los análisis de datos y simulaciones por computadora muestran que es imposible que para un electorado que votó Larrañaga 45% Lacalle Pou 54%, el campo arroje durante 4 meses a Larrañaga por arriba de 50%, y mucho menos creciendo en la recta final. No hay chance de que los directores de las encuestadoras no se hayan enfrentado a datos muestrales más cercanos a la realidad.

¿Qué hacer?

Mientras que nosotros, que ya vimos el final de la película, avanzamos y retrocedemos en el tiempo, el director de la encuestadora está enfrentado a un dilema absolutamente crucial: ¿hay sesgos en el trabajo de campo o cambió la realidad?

La verdad, la más pura y cruda de las verdades, es que el director de la encuestadora no cuenta con ninguna herramienta confiable para contestar esta pregunta. No tiene ni idea de cuál es la respuesta, ni la más pálida idea.

Lo más cercano a un salvavidas con que cuenta es el resultado que publicaron las otras empresas encuestadoras. Sus colegas, vienen publicando datos parecidos, como los que divulgó otro informativo central una semana antes[2]:

Entonces el director de la encuestadora comienza a hacer lo único que puede hacer: validar los resultados del trabajo de campo contra otros datos "duros" para intentar encontrar problemas muestrales, errores o distorsiones: contra el censo, contra la pregunta de voto anterior en la propia encuesta, y en general contra todo lo que tenga a mano. Pero haga lo que haga, nada, absolutamente nada, será capaz de contestarle si lo que está viendo es un error en el trabajo de campo o un cambio en la realidad.

El encuestador no tiene la opción de decir paso: al final, sea como sea, tomará una decisión y ésta será publicada. Y tanto los electores como el sistema político jamás sabrán que en realidad el director de la encuestadora se enfrentó a un dilema que no supo cómo resolver.

Y si desconfían de mí, espero que no lo hagan de Luis Eduardo González:

"En mi experiencia personal los encuestadores no son tontos ni suicidas. Si hacen esta clase de cosas a sabiendas, es porque enfrentan un dilema difícil de resolver. Si usan la clase de muestras que deberían usar (mil votantes en la interna blanca o tal vez algo menos, debilitando la calidad de sus estimaciones), entonces sus precios quedan totalmente fuera del mercado, es decir de lo que sus clientes están dispuestos a pagar. Si cruzan los dedos, arriesgan y siguen adelante con las muestras usuales, entonces probablemente pasará lo que pasó."[3]

Tenemos derecho a conocer los datos crudos del trabajo de campo

Lo que muestran las series de datos históricos de las elecciones en Uruguay es que los directores de las encuestadoras deciden la mayoría abrumadora de las veces que el error es muestral, y ponderan los datos hasta que ajusten tanto con su encuesta anterior como con la de sus colegas.

Esta decisión tomada en soledad por cada uno de los directores de las empresas encuestadoras, en una terrible y abrumadora soledad, es lo que genera el sesgo sistemático, el efecto rebaño. No hay necesidad de conspiración, no hay necesidad de mentiras, o hay necesidad de maldad. Lo único absolutamente imprescindible para que este perverso sistema siga vivo es el secreto más cerrado posible sobre los datos crudos, tal como los arrojó el trabajo de campo. Por eso la omertá impenetrable con respecto a los datos crudos de 2014.

La única cura contra este problema es una ley que haga obligatoria la publicación de los datos crudos. Porque nos digan lo que nos digan, nos cuenten lo que nos cuenten, argumenten lo que argumenten, antes de publicar una encuesta no tienen ni la más remota idea de cómo contestar correctamente el dilema del encuestador. Y nosotros ya estamos creciditos como para conocer los datos y dar nuestra propia repuesta.

 

[1] Los datos son reales, y corresponden a una encuesta de Factum, difundida en Telenoche y reproducida por LR2 en http://www.lr21.com.uy/politica/1174720-cabeza-a-cabeza-larranaga-lidera-la-interna-nacionalista-con-53-y-lacalle-pou-llega-al-45

[2] Esta gráfica corresponde a la información difundida por Cifra el 7 de mayo de 2014 en Telemundo, y reproducida por Radio Uruguay en: http://radiouruguay2016.com.uy/innovaportal/v/50581/22/mecweb/cifra:-larranaga-supera-en-10-a-lacalle-pou?parentid=44871

[3] La campaña electoral 2014 en Uruguay - Evolución del voto y del sistema de partidos. Publicado por la Universidad Católica. Selección y edición a cargo de Pablo Mieres. http://www.kas.de/wf/doc/kas_42321-1522-4-30.pdf?150824145114

Daniel Mordecki

 



UyPress - Agencia Uruguaya de Noticias


MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net