*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Homero Bagnulo y Carlos Vivas Homero Bagnulo y Carlos Vivas
La responsabilidad social de los médicos en el ejercicio de su profesión
Esteban Valenti Esteban Valenti
Ser de izquierda, votar a la izquierda
Eduardo Vaz Eduardo Vaz
Seamos utópicos, pidamos lo posible
Pablo Mieres Pablo Mieres
EDUY21: una bocanada de esperanza y un desafío para los partidos políticos
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
Jerusalem no está ocupada
Alfredo Correa Reissig Alfredo Correa Reissig
LA GRAN OPORTUNIDAD HISTÓRICA PARA EL SR. FISCAL PACHECO (Segunda Parte)
Enrique Gerschuni Enrique Gerschuni
¿Como poder explicar, cómo poder transmitir.?
Carlos Visca Carlos Visca
¿Qué es lo primero?
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
Argentina dividia por la moneda. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
William Marino William Marino
La Militancia y los Comités
Michael Añasco Michael Añasco
El Coro de Hombres de Londres vs el Coro de Hombres del Ejército Rojo
Dr. Federico Arregui Dr. Federico Arregui
Las expresiones del ciudadno Mario Layera
José Antonio Vera José Antonio Vera
Marqués de Sade nacionalizado paraguayo
Julio Fernando Gil Diaz Julio Fernando Gil Diaz
Crisis oportunas
Gustavo Firpo Gustavo Firpo
El Memorial del Penal de Libertad...
Milton A. Ramírez Milton A. Ramírez
La grieta social en Uruguay y sus 25 barrios excluidos
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
Dólar planchado, defensa del statu quo explicada didácticamente
Edmundo Roselli Edmundo Roselli
Wilson Netto debe renunciar
Fernando López D’Alesandro Fernando López D’Alesandro
Vivian Trías y el proceso hacia el marxismo leninismo
Daniel Vidart Daniel Vidart
CRISTOBAL COLON: IGNORANCIAS Y OLVIDOS DE LA HISTORIA OFICIAL. (Primera parte)
Mario Peralta Mario Peralta
Algunas reflexiones sobre la Hiperinflación, Dolarización y Desocupación en la Argentina durante el periodo 1973-1991
William Marino William Marino
Las redes sociales
Roberto Soria Roberto Soria
Cómo hacer izquierda(s) con palabras: Respuesta a Marcelo Marchese
Héctor Musto Héctor Musto
El Frente Amplio, ¿nos quiere echar?
Carlos Wuhl Carlos Wuhl
Dos payasos desesperados por tocar el botón
Mauricio Zieleniec Mauricio Zieleniec
Los extremos se unen desde el Medio Oriente hasta nuestras latitudes
Ismael Blanco Ismael Blanco
"Volemos a través de la niebla y del aire corrompido"
Daniel Feldman Daniel Feldman
We are fantastic!
Luis C. Turiansky Luis C. Turiansky
No es lo mismo venderse que colaborar
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
Laringitis, la enfermedad más común en Cuba el 2 de mayo
Jorge Balseiro Savio Jorge Balseiro Savio
Cuidado del río Negro…
Alejandro Domostoj Alejandro Domostoj
TLC: Un ejemplo de los dilemas frenteamplistas que hacen dudar de la viabilidad de un cuarto gobierno
Gustavo Guarino Gustavo Guarino
Ley de Riego: qué debemos saber
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
La gloriosa Paysandú: Wilson renace con Leandro Gómez
Pablo Martínez Bengochea Pablo Martínez Bengochea
¿Segmentación socio-territorial o fractura social?
Jaime Secco Jaime Secco
A 50 años del Mayo Francés
Germán Moldes Germán Moldes
El "garantismo" y la gente*
E. Canon, F. López D’Alesandro, R. Rivarola * E. Canon, F. López D’Alesandro, R. Rivarola *
Cambiar al Frente, al gobierno y al Uruguay
Juan Pedro Ribas Juan Pedro Ribas
El otro día en el INISA; fuimos adolescentes
José W. Legaspi José W. Legaspi
Te equivocaste, Gonzalo Mujica
Adriana Marrero Adriana Marrero
La universidad de la educación: ¿será posible una síntesis? (*)
David Malowany David Malowany
Explicando lo inexplicable
Claudio Martinez Debat Claudio Martinez Debat
Rosalind Franklin y la doble hélice del ADN
Mónica Xavier Mónica Xavier
Un Uruguay para todos
Jorge Braun Jorge Braun
¿Por qué Svalbard justo ahora?
Juan Santini Juan Santini
Miras la paja en el ojo ajeno, y no consideras la viga en el tuyo propio
Bertha Sanseverino Bertha Sanseverino
Diputados estudia proyecto ley Trata de Personas
Andrea recomienda: desplastificate Andrea recomienda: desplastificate
Diseño, Arte, Gastronomía & Co.
Edgardo Carvalho Edgardo Carvalho
El juez Moro y la historia universal de la infamia
Joan Cañete Bayle Joan Cañete Bayle
El espejo de Gaza (CTXT*)
Claudio Visillac Claudio Visillac
Astori ya fue
Roberto Savio Roberto Savio
Reflexiones sobre la crisis
Daniel Mordecki Daniel Mordecki
El dilema del encuestador
más columnistas



 
banner cablevision 300 x 138
banner argentino hotel 300 x 138
Te encuentras en: Inicio | Columnas

Gaza: La filosofía fundamentalista de la muerte

Mauricio Zieleniec

04.04.2018

Israel tiene dos tipos de enemigos y no debemos mezclarlos, los más conflictivos son Hamas, Hezbollha e Irán, ellos quieren la destrucción y desaparición de Israel, es decir su muerte.

Sin más ni menos la muerte del Estado de Hebreo. Frente a la filosofía de muerte o aniquilación primero debemos expresarnos que si queremos vivir, vamos a vivir y el máximo repudio al fundamentalismo islamista y político que nos desea asesinar.

Otros son los posibles adversarios de Israel en la Zona, como Cisjordania donde viven la mayoría de los palestinos y sus planteos son negociables y tolerantes, luego hay varios países regionales musulmanes, con planteos diversos.

Creo que existe una tercera opción adversa, y está en nuestro interior del país hebreo; los fundamentalistas ortodoxos y los ultra nacionalistas, mucho daño causan en intento de realizar negociaciones. La fortaleza de  ellos en el parlamento, está implícita puesto sus representantes forman la mayoría que a veces falta. A la vez los fundamentalistas palestinos e israelíes, se potencian acarreando mayor confrontación.  

Tenemos una deuda, la ocupación en Cisjordania, nos avergüenza. La ética israelita nada tiene que ver con ocuparla franja Este. Territorio en la  que una población tomo identidad propia a partir de la guerra de 1967, identificándose como palestinos. Nada justifica nuestra presencia en dicha región. Las fuerzas progresistas israelíes presionan lo máximo posible y se entiende la justeza  de generar un Estado Palestino.

Por otra parte, "la marcha del retorno, al borde de la frontera israelí, donde Hamas "dice" que no organizó, pero si la apoya, eso es mentira. La organizó Hamas y está en su propio  territorio con lo peligroso de realizarla a pocos metros de la frontera con Israel.

Qué es para Hamas "la marcha del retorno" donde quiere juntar (aunque fracasó) 100.000 palestinos manifestando para un retorno simbólico a Israel. El 85% de los gazatíes nunca piso Israel y no nació en dicho Estado. Significa, simplemente que quieren ir o llevar dos millones de palestinos de Gaza a Israel para desestabilizar el país e intentar aniquilar dicho Estado. Tal como su fuerza política lo reitera permanentemente. No es una marcha de protesta es una marcha que señala objetivos de aniquilación.

De los palestinos caídos en esta marcha, dos tercios de ellos sabemos por su filiación, son militantes terroristas de organismos de Gaza, como Hamas, Jihad Islámico, Mártires de Al Aksa. Ellos intentaban mezclarse con civiles y entrar a territorio israelí. Alguno con armas de fuego disparaba contra los soldados israelíes. Los escudos de sus propios hermanos palestinos vuelven a ser su estrategia. Los niños son parte de dicha demostración (que vergüenza) y los defensores de los DD HH nunca denuncian la utilización política y terrorista de niños palestinos expuestos en el conflicto.

Esta marcha no es una reivindicación de un estado palestino, como la APN o el Fataj pudieran plantear desde Cisjordania, es la expresión de no aceptar a Israel como Estado.

Coincidimos que debe generarse el Estado Palestino junto a Israel  en conversaciones que Abaas y Netanyahu.   Pero ambos ponen el máximo escollo para resolverlo; se generarían grandes disputas políticas religiosas. A la vez, recordemos las burocracias de las autoridades palestinas, corruptas ellas, todo lo que estarían perdiendo desde sus cargos, sillones de poder y dinero de ayuda del exterior, donde los desvíos son enormes. A la vez Netanyahu perdería su gobierno de coalición y Abaas tendría igual dificultad.

LA PAZ SOLO VENDRÁ CUANDO: los intereses socioeconómicos de Cisjordania y de Gaza tengan una infraestructura desarrollada y exista mucha riqueza que perder con el conflicto. No nos olvidemos que en filosofía política, no rigen aspectos morales, (ya, Maquiavelo los marcaba) fluyen básicamente intereses en juego, siendo el desarrollo económica predominante.

 Años atrás Gaza recibió con la entrega de su autonomía importantes espacios productivos; que los miles de colonos israelíes expulsados por Sharón dejaban en la región de Gaza. Los mismos potenciales productivos funcionando fueron destruidos increíblemente por Hamas. Así está su economía: ayuda-extranjera. En Cisjordania se rompieron emprendimientos turísticos de alto nivel y entre corrupción y desinterés su economía genera pobreza. Eso, no es problema de Israel, aunque, non santo Israel, podría encausar inteligentemente algún desarrollo y generar bases de intereses comunes.

Los Niños y los muertos son el objetivo de estos terroristas para ganar la atención internacional. Barbarie: cuanto más muertos se muestren más vulnerables parecerán ellos. Pero cuando acuchillan inocentes o ponen bombas, en Londres, París, España, Tel Aviv, Argentina, etc. es por Allá y asesinan indiscriminadamente, en esa macabra gloria van al paraíso...? Religión, política, terrorismo, y fundamentalismo islámico, son el juego de Hamas.

Quiero a Israel, quiero negociar con palestinos que reconozcan nuestra existencia (y son la mayoría silenciosa), quiero un Estado Palestino junto a Israel. Y sé que las armas fundamentalistas se juntarán para copar el supuesto nuevo estado Palestino, puesto así funciona la región, por eso Israel tendrá que garantizar que eso no suceda y terroristas o grupos armados impongan el poder, como en Gaza.

 Repudio esta "Marcha del retorno", la misma es un intento de retornar los que nunca estuvieron en Israel y aniquilar al Estado Hebreo.

El resto es polvo y noticias para informativos.

Dos Pueblos Dos Estados

Mauricio Zieleniec fundador de Mensuario Identidad

 

 



UyPress - Agencia Uruguaya de Noticias


MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net