*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
José W. Legaspi José W. Legaspi
Te equivocaste, Gonzalo Mujica
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
Los mártires de la 20
Esteban Valenti Esteban Valenti
La lata, las manos y las patas
Adriana Marrero Adriana Marrero
La universidad de la educación: ¿será posible una síntesis? (*)
David Malowany David Malowany
Explicando lo inexplicable
Pablo Mieres Pablo Mieres
Paranoia y ofuscación en el entorno presidencial
Michael Añasco Michael Añasco
Altos, rubios y de ojos azules
Dr. Federico Arregui Mondada Dr. Federico Arregui Mondada
Fogones Artiguistas
José Antonio Vera José Antonio Vera
Encruzijada guaraní
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
Cuba duele y es incómoda, pero la amo
Claudio Martinez Debat Claudio Martinez Debat
Rosalind Franklin y la doble hélice del ADN
Mauricio Zieleniec Mauricio Zieleniec
A 70 Años del Estado de Israel, surge un milagro secular
Mónica Xavier Mónica Xavier
Un Uruguay para todos
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
La guerra… (Abordando eso gris, que parece la teoría).
William Marino William Marino
Los Periodistas
Carlos Vivas; Homero Bagnulo Carlos Vivas; Homero Bagnulo
Las vitaminas del abuelo
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
¿Por qué celebro los 70 años de Israel?
Fernando López D’Alesandro Fernando López D’Alesandro
Las intenciones checoslovacas, la lucha armada y la banca de Vivian Trías*
Jorge Braun Jorge Braun
¿Por qué Svalbard justo ahora?
Daniel Vidart Daniel Vidart
DESDE CHILE, 1973: CARTA A LA PATRIA
Juan Pedro Ribas Juan Pedro Ribas
El amor en los tiempos electorales
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
Lula: las falsas alternativas
Juan Santini Juan Santini
Miras la paja en el ojo ajeno, y no consideras la viga en el tuyo propio
Bertha Sanseverino Bertha Sanseverino
Diputados estudia proyecto ley Trata de Personas
Ismael Blanco Ismael Blanco
La rabia
Andrea recomienda: desplastificate Andrea recomienda: desplastificate
Diseño, Arte, Gastronomía & Co.
Edgardo Carvalho Edgardo Carvalho
El juez Moro y la historia universal de la infamia
Joan Cañete Bayle Joan Cañete Bayle
El espejo de Gaza (CTXT*)
Claudio Visillac Claudio Visillac
Astori ya fue
Alejandro Domostoj Alejandro Domostoj
La Mosqueta Democrática
Carlos Wuhl Carlos Wuhl
Gaza: Terminar con una violencia absurda
Roberto Savio Roberto Savio
Reflexiones sobre la crisis
Juan Pedro Ciganda Juan Pedro Ciganda
De Mafalda y otros entuertos
A. de Bittencourt;A. de León;L. Córdova-Kaczerginski;M. Landi A. de Bittencourt;A. de León;L. Córdova-Kaczerginski;M. Landi
Culpar a las víctimas: A propósito de la última masacre israelí en Gaza
Roberto Soria Roberto Soria
Sobre derogación y lavado de activos
Daniel Mordecki Daniel Mordecki
El dilema del encuestador
Carlos Visca Carlos Visca
La política de Estado no es por períodos electorales y menos en Defensa
más columnistas



 
banner cablevision 300 x 138
banner argentino hotel 300 x 138
Te encuentras en: Inicio | Columnas
imagen del contenido Jorge Ángel Pérez

Los muertos que Cuba olvida

Jorge Ángel Pérez

12.04.2018

Secuestraron una lancha para huir a EEUU. Once días después fueron fusilados por el Gobierno

 

Nunca sabremos qué recordaron, frente al pelotón de fusilamiento, Lorenzo Enrique, Bárbaro Leodanis y Jorge Luís. Ya pasaron quince años desde aquel día en el que fueron espiados por las mirillas de unos fusiles y que los pusieron al alcance de las balas. Bastarían las órdenes de apuntar y disparar para que desaparecieran los últimos recuerdos, para que se esfumaran los deseos.

Solo once días transcurrieron desde que aquellos muchachos secuestraron la lancha Baraguá y ya la pena de muerte era cumplida. Vertiginoso el proceso que acabó con la vida de tres jóvenes de los que nada se dice en Cuba, a quienes únicamente se les menciona en voz muy baja y todavía con miedo. Once días que se convertirían en un infierno para los familiares de esos hombres que quisieron abandonar el país, y para conseguirlo secuestraron una lancha que debía llevarlos luego hasta las costas de Florida.

No se habían completado los diez años de aquel horror que terminó con la vida de cuarenta y una personas, entre ellos diez niños, tras el hundimiento del trasbordador "13 de marzo", cuando se condenó a muerte a esos tres jóvenes, por querer vivir en otro sitio, por secuestrar una lancha para conseguirlo. Dos días después de que el gobierno recordara, y con mucho respeto, a los caídos en la huelga general del 9 de abril de 1958, serían fusilados esos tres jóvenes cubanos a quienes jamás mencionan los medios oficiales, esos medios que alaban "la noche de las cien bombas" en La Habana.

Casi cincuenta años antes de que estos tres muchachos fueran condenados a muerte, un grupo de jóvenes cubanos, con armas en sus manos, asaltaba el Cuartel Moncada en Santiago de Cuba; algunos murieron en el enfrentamiento, otros serían ajusticiados luego, pero unos cuantos salieron con vida tras una prisión muy breve. Cincuenta años después las cosas para estos tres cubanos serían diferentes, y las condenas no fueron trasformadas, no habría "perdón", no habría piedad para ellos.

No sé dónde estará hoy la hija de Lorenzo Enrique, aquella niña que quedó huérfana cuando solo tenía once años. No sé nada de esa muchacha que vivió sus años más importantes sabiendo que su padre estaba muerto, por secuestrar una lancha que lo ayudara a conseguir luego las costas de la Florida.

Ella miró a su padre, por última vez, tras las rejas, y puedo imaginar lo que debió pensar cuando en las clases de historia le hablaron de la rebeldía cubana, de sus ansias libertarias, y de lo que se hizo para conseguirla. ¿Qué habrá pensado cuando su maestra relató la llegada del Granma, cuando le explicaron de Alegría de Pío, del Asalto al Palacio Presidencial? ¿Qué pensará está mujer cada vez que se cumple un año de la muerte de su padre? ¿En manos de quien pondrá la razón la hija de Lorenzo? ¿Se habrá casado? ¿Extrañará la ausencia de su padre en sus últimas fotos? ¿Qué dirá a sus hijos si los tiene?

¿Esta joven mujer será miembro de esa "sociedad civil" cubana que por estos días hizo el viaje desde Rancho Boyeros hasta Lima? ¿Qué diría si le permitieran subir al podio? Hoy esa prensa oficial cubana está muy ocupada en la Cumbre de Las Américas y en las tribunas a las que tendrá acceso su "sociedad civil", cuyos miembros decide el Partido Comunista, y entre los que no habrá nadie capaz de destacar los nombres de Lorenzo Enrique, Bárbaro Leodánis, y Jorge Luis, ni sus vidas truncadas.

Esos tres jóvenes vieron como se les venía encima la muerte definitiva. Quizá la reconocieron en una bala, en una inyección letal, en..., sabrá Dios cómo les llegó, porque nosotros no. Ellos no tuvieron un periodista que se interesara en sus suertes, en sus últimos anhelos. Ellos no tuvieron, como Aureliano Buendía, quien relatara esos recuerdos que aparecen en la última de todas las horas, y que en el caso de estos muchachos pudo ser la familia o la escapada definitiva, aunque tuvieran la certeza de que ya no iban a conseguirla, a menos que fuera con la muerte.

 

Jorge Ángel Pérez



UyPress - Agencia Uruguaya de Noticias


MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net