*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Homero Bagnulo y Carlos Vivas Homero Bagnulo y Carlos Vivas
La responsabilidad social de los médicos en el ejercicio de su profesión
Esteban Valenti Esteban Valenti
Ser de izquierda, votar a la izquierda
Eduardo Vaz Eduardo Vaz
Seamos utópicos, pidamos lo posible
Pablo Mieres Pablo Mieres
EDUY21: una bocanada de esperanza y un desafío para los partidos políticos
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
Jerusalem no está ocupada
Alfredo Correa Reissig Alfredo Correa Reissig
LA GRAN OPORTUNIDAD HISTÓRICA PARA EL SR. FISCAL PACHECO (Segunda Parte)
Enrique Gerschuni Enrique Gerschuni
¿Como poder explicar, cómo poder transmitir.?
Carlos Visca Carlos Visca
¿Qué es lo primero?
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
Argentina dividia por la moneda. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
William Marino William Marino
La Militancia y los Comités
Michael Añasco Michael Añasco
El Coro de Hombres de Londres vs el Coro de Hombres del Ejército Rojo
Dr. Federico Arregui Dr. Federico Arregui
Las expresiones del ciudadno Mario Layera
José Antonio Vera José Antonio Vera
Marqués de Sade nacionalizado paraguayo
Julio Fernando Gil Diaz Julio Fernando Gil Diaz
Crisis oportunas
Gustavo Firpo Gustavo Firpo
El Memorial del Penal de Libertad...
Milton A. Ramírez Milton A. Ramírez
La grieta social en Uruguay y sus 25 barrios excluidos
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
Dólar planchado, defensa del statu quo explicada didácticamente
Edmundo Roselli Edmundo Roselli
Wilson Netto debe renunciar
Fernando López D’Alesandro Fernando López D’Alesandro
Vivian Trías y el proceso hacia el marxismo leninismo
Daniel Vidart Daniel Vidart
CRISTOBAL COLON: IGNORANCIAS Y OLVIDOS DE LA HISTORIA OFICIAL. (Primera parte)
Mario Peralta Mario Peralta
Algunas reflexiones sobre la Hiperinflación, Dolarización y Desocupación en la Argentina durante el periodo 1973-1991
William Marino William Marino
Las redes sociales
Roberto Soria Roberto Soria
Cómo hacer izquierda(s) con palabras: Respuesta a Marcelo Marchese
Héctor Musto Héctor Musto
El Frente Amplio, ¿nos quiere echar?
Carlos Wuhl Carlos Wuhl
Dos payasos desesperados por tocar el botón
Mauricio Zieleniec Mauricio Zieleniec
Los extremos se unen desde el Medio Oriente hasta nuestras latitudes
Ismael Blanco Ismael Blanco
"Volemos a través de la niebla y del aire corrompido"
Daniel Feldman Daniel Feldman
We are fantastic!
Luis C. Turiansky Luis C. Turiansky
No es lo mismo venderse que colaborar
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
Laringitis, la enfermedad más común en Cuba el 2 de mayo
Jorge Balseiro Savio Jorge Balseiro Savio
Cuidado del río Negro…
Alejandro Domostoj Alejandro Domostoj
TLC: Un ejemplo de los dilemas frenteamplistas que hacen dudar de la viabilidad de un cuarto gobierno
Gustavo Guarino Gustavo Guarino
Ley de Riego: qué debemos saber
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
La gloriosa Paysandú: Wilson renace con Leandro Gómez
Pablo Martínez Bengochea Pablo Martínez Bengochea
¿Segmentación socio-territorial o fractura social?
Jaime Secco Jaime Secco
A 50 años del Mayo Francés
Germán Moldes Germán Moldes
El "garantismo" y la gente*
E. Canon, F. López D’Alesandro, R. Rivarola * E. Canon, F. López D’Alesandro, R. Rivarola *
Cambiar al Frente, al gobierno y al Uruguay
Juan Pedro Ribas Juan Pedro Ribas
El otro día en el INISA; fuimos adolescentes
José W. Legaspi José W. Legaspi
Te equivocaste, Gonzalo Mujica
Adriana Marrero Adriana Marrero
La universidad de la educación: ¿será posible una síntesis? (*)
David Malowany David Malowany
Explicando lo inexplicable
Claudio Martinez Debat Claudio Martinez Debat
Rosalind Franklin y la doble hélice del ADN
Mónica Xavier Mónica Xavier
Un Uruguay para todos
Jorge Braun Jorge Braun
¿Por qué Svalbard justo ahora?
Juan Santini Juan Santini
Miras la paja en el ojo ajeno, y no consideras la viga en el tuyo propio
Bertha Sanseverino Bertha Sanseverino
Diputados estudia proyecto ley Trata de Personas
Andrea recomienda: desplastificate Andrea recomienda: desplastificate
Diseño, Arte, Gastronomía & Co.
Edgardo Carvalho Edgardo Carvalho
El juez Moro y la historia universal de la infamia
Joan Cañete Bayle Joan Cañete Bayle
El espejo de Gaza (CTXT*)
Claudio Visillac Claudio Visillac
Astori ya fue
Roberto Savio Roberto Savio
Reflexiones sobre la crisis
Daniel Mordecki Daniel Mordecki
El dilema del encuestador
más columnistas



 
banner cablevision 300 x 138
banner argentino hotel 300 x 138
Te encuentras en: Inicio | Columnas
imagen del contenido Germán Moldes

El "garantismo" y la gente*

Germán Moldes

01.05.2018

Con el garantismo, las garantías que consagra la Constitución Nacional se convierten en trabas insuperables para el ejercicio de la legítima fuerza coercitiva y la autoridad del Estado.

 

En Córdoba, el pasado febrero, Ricardo Serravalle, un conocido, peligroso y multireincidente delincuente, que arrastraba varias condenas de prisión en su historial, murió en un tiroteo con la policía tras haber asaltado una vivienda secundado por dos cómplices. En la acción perdieron la vida, además de Serravalle, uno de los ladrones y un efectivo policial En La Matanza, hace pocos días, dos asesinos abatieron a sangre fría al colectivero Leandro Alcaraz porque pretendía que uno de ellos pagara el importe del viaje. El ejecutor material del homicidio sería un menor de edad.

Pero con respecto a Serravalle, vale la pena destacar las expresiones que, en un reportaje radial vertiera, nada menos que un fiscal federal: Enrique Senestrari, a quien ya conocemos por haber alentado la caída de un gobierno constitucional y haber invitado al Ministro de Justicia a "lavarse la boca con jabón antes de hablar de Zaffaroni" en alusión al más conocido expositor de ese compilado de dislates caprichosamente llamado "garantismo" que tanto daño ha hecho a la Justicia argentina.

Preguntado por el impresionante raid delictivo de Serravalle respondió: "Hay que ver qué llevó a esa gente a actuar de esa manera" ... porque "la cárcel es un picadero de carne y la gente que va al picadero de carne tiene una extracción social de muchísimo sufrimiento, de muchísimas carencias"... "no es que busquen la fácil", para terminar ilustrándonos acerca de las carencias y privaciones de las instituciones penitenciarias.

Este es el Ministerio Público Fiscal que nos dejó Alejandra Gils Carbó. La "progresía" bien pensante y su sentido de la justicia,- el único éticamente aceptable a sus ojos-, se estremece cuando advierte que esa difusa abstracción que llaman "la gente", agotada por el hartazgo de un azote sin fin, de pronto tiende a pensar que ciertas alimañas únicamente pueden convivir con nosotros permaneciendo entre rejas.

Que sea nada menos que un Fiscal federal el que se enrole en esa corriente, que predica la indulgencia sistemática con el victimario y abandono sempiterno de la víctima, debe ser justificado motivo de alarma. Un fiscal que, en lugar de velar por los intereses generales de la sociedad, como es su deber constitucional, se suma a los que abogan sistemáticamente por el asaltante, el asesino, el secuestrador o el violador y velan por la celosa observancia de los derechos que los asisten, sin reparar jamás en los que deberían haber amparado a los asaltados, asesinados, secuestrados o violados, aunque ya es tarde para que esos derechos se respeten y los protejan. Esa monstruosa criatura intelectual que se nos presenta bajo el disfraz de "garantismo" no es tal porque, por esa vía, las garantías que consagra nuestra Constitución Nacional dejan de ser resguardos protectores de derechos y libertades y se convierten en trabas insuperables para el ejercicio de la legítima fuerza coercitiva y la autoridad del Estado. Así lo único que se consigue es facilitar la violencia, la criminalidad, la impunidad y el caos.

Es que, según parece, "la gente" se equivoca cuando pide penas más duras, cuando reclama una restricción procesal de las libertades, demanda la reducción de la edad de imputabilidad o exige sentencias ejemplares, porque, en su ignorancia, desconoce que las penas son ya muy duras, la legislación decimonónica que nos rige es excesivamente represiva y el "pobre" delincuente, lejos de ser un elemento antisocial o un depredador peligroso, ha sido una víctima acorralada desde la cuna por las rígidas exigencias de una sociedad egoísta e insensible. Por eso, y sólo por eso, no tuvo otra opción de vida que hacer del delito su medio de subsistencia y, en algunos casos según vemos a diario, transmitir generacionalmente su "arte" y su "ciencia" a sus hijos y sus nietos. Hoy ya vemos desfilar por los expedientes dinastías de delincuentes.

Todo este cuento no es más que la hipocresía insensata y utópica de un puñado de académicos engreídos que han seducido con su prédica a esos jueces y fiscales que, por trasladarlas desde la fantasía de la cátedra y el laboratorio a la cruda realidad de los casos penales concretos, cargan ya demasiadas muertes sobre sus conciencias, si es que las tienen No quiero ser cómplice del progreso de este cáncer por pusilanimidad o indolencia. No estoy dispuesto a sentarme a esperar pacientemente que los fingidos embustes de esa ideología falaz y novelesca se cobre la próxima vida.

El grado de escepticismo y desconfianza de la población respecto de la Justicia ha alcanzado un punto crítico. Mientras la calle, dolorida por los estragos morales de esa crisis, se deja resbalar por la pendiente del descreimiento, el discurso falsamente "garantista" ha logrado extender sobre toda la Institución su demagogia instrumental con el peligro siempre latente de que termine sustituida por un espíritu de revancha justiciera o la acción directa por mano propia.

Lo que está en juego es la legitimidad de un poder básico del Estado, y resulta doloroso comprobar qué poco han aprendido de sus errores las autoridades encargadas de garantizar su prestigio.

*Germán Moldes es fiscal general ante la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Criminal y Correccional Federal de la República Argentina. Esta columna fue publicada en Clarín, el 30 de abril de 2018.





MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net