*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Esteban Valenti Esteban Valenti
Las culpas en la izquierda uruguaya
Mónica Xavier Mónica Xavier
La histórica e impostergable reforma de la ley orgánica militar
Carlos Vivas; Homero Bagnulo Carlos Vivas; Homero Bagnulo
Transparencia en la información. Una exigencia ética de todo sistema de salud
Daniel Vidart Daniel Vidart
Ayestarán
Pablo Mieres Pablo Mieres
Antel Arena: ¿por qué se oculta información?
Roberto Sansón Mizrahi Roberto Sansón Mizrahi
Concentración de la riqueza: supernova especulativa
Enrique Canon Enrique Canon
Cuidado, no caigas
Jaime Igorra Jaime Igorra
Fuerzas Armadas uruguayas y el control de nuestras fronteras
Luis Fernández Luis Fernández
“Por la misma... y cambiando”
Federico Arregui Federico Arregui
La región y Uruguay
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
Los tiempos cambian, las visiones de país no
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
El impuesto al valor agregado. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
William Marino William Marino
El Mundo en guerra
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
La difamación como arma disuasoria del sionismo
Gonzalo Moratorio Gonzalo Moratorio
Cazadores de virus, así estudiamos la evolución viral
Fernando Gil Díaz Fernando Gil Díaz
Frontera colada
Daniel Mordecki Daniel Mordecki
Sobre las encuestas basadas en avisos de Facebook II
Lic. Sebastian Hagobian Lopez Lic. Sebastian Hagobian Lopez
Uruguay, mirado desde el mundo
Jorge Balseiro Jorge Balseiro
Redoblando la apuesta
Michael Añasco Michael Añasco
Polonia blanca, Pura y Católica
Carlos Wuhl Carlos Wuhl
¿ISRAEL NOTICIAS O PROPAGANDA? CUANDO SE MIENTE NO SE PUEDE DETENER
Hebert Abimorad Hebert Abimorad
La maradonización de Argentina o viceversa
Adriana Marrero Adriana Marrero
Señores: así, NO.
Carlos Pérez Carlos Pérez
A propósito del borrador del Programa del Frente Amplio
Dr Guillermo Chiribao Dr Guillermo Chiribao
Manini violó las normas y su arresto a rigor es sano para la Democracia
Héctor Musto Héctor Musto
Esteban Valenti se va, yo me quedo
Juan Santini Juan Santini
El regalito del Pepe y del Ñato a Tabaré
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
El nuevo curso escolar, un aparatoso espectáculo en Cuba
Juan Pedro Ciganda Juan Pedro Ciganda
Si estás desorientado y no sabés…
Milton A. Ramírez Milton A. Ramírez
El debate por el zócalo
Juan Pedro Ribas Juan Pedro Ribas
Carta abierta al “Negro”
Alberto Rodríguez Genta Alberto Rodríguez Genta
No llores por mi Argentina… que yo lloro por ti!
Daniel Feldman Daniel Feldman
Roraima y la tristeza
Luis E. Sabini Fernández Luis E. Sabini Fernández
Israel, ¿modelo de democracia occidental? La Torah, ¡libro de historia!
Eduardo Vaz Eduardo Vaz
AUF y Frente Amplio
Fernando López D’Alesandro Fernando López D’Alesandro
El regreso de Sanguinetti, los problemas del FA y las limitaciones conservadoras
Charles Carrera Charles Carrera
Lacalle Pou, y el arte de hacer política desde los trascendidos de prensa
José Antonio Vera José Antonio Vera
Paraguay: estado cloacal
José W. Legaspi José W. Legaspi
2019: “Tantas opciones”, y a la vez, ninguna
Jaime Secco Jaime Secco
Odiaos los unos a los otros
Enrique Gerschuni Enrique Gerschuni
Voy a escribir sobre una persona
más columnistas



 
banner cablevision 300 x 138
banner argentino hotel 300 x 138
Te encuentras en: Inicio | Columnas
imagen del contenido Germán Moldes

El "garantismo" y la gente*

Germán Moldes

01.05.2018

Con el garantismo, las garantías que consagra la Constitución Nacional se convierten en trabas insuperables para el ejercicio de la legítima fuerza coercitiva y la autoridad del Estado.

 

En Córdoba, el pasado febrero, Ricardo Serravalle, un conocido, peligroso y multireincidente delincuente, que arrastraba varias condenas de prisión en su historial, murió en un tiroteo con la policía tras haber asaltado una vivienda secundado por dos cómplices. En la acción perdieron la vida, además de Serravalle, uno de los ladrones y un efectivo policial En La Matanza, hace pocos días, dos asesinos abatieron a sangre fría al colectivero Leandro Alcaraz porque pretendía que uno de ellos pagara el importe del viaje. El ejecutor material del homicidio sería un menor de edad.

Pero con respecto a Serravalle, vale la pena destacar las expresiones que, en un reportaje radial vertiera, nada menos que un fiscal federal: Enrique Senestrari, a quien ya conocemos por haber alentado la caída de un gobierno constitucional y haber invitado al Ministro de Justicia a "lavarse la boca con jabón antes de hablar de Zaffaroni" en alusión al más conocido expositor de ese compilado de dislates caprichosamente llamado "garantismo" que tanto daño ha hecho a la Justicia argentina.

Preguntado por el impresionante raid delictivo de Serravalle respondió: "Hay que ver qué llevó a esa gente a actuar de esa manera" ... porque "la cárcel es un picadero de carne y la gente que va al picadero de carne tiene una extracción social de muchísimo sufrimiento, de muchísimas carencias"... "no es que busquen la fácil", para terminar ilustrándonos acerca de las carencias y privaciones de las instituciones penitenciarias.

Este es el Ministerio Público Fiscal que nos dejó Alejandra Gils Carbó. La "progresía" bien pensante y su sentido de la justicia,- el único éticamente aceptable a sus ojos-, se estremece cuando advierte que esa difusa abstracción que llaman "la gente", agotada por el hartazgo de un azote sin fin, de pronto tiende a pensar que ciertas alimañas únicamente pueden convivir con nosotros permaneciendo entre rejas.

Que sea nada menos que un Fiscal federal el que se enrole en esa corriente, que predica la indulgencia sistemática con el victimario y abandono sempiterno de la víctima, debe ser justificado motivo de alarma. Un fiscal que, en lugar de velar por los intereses generales de la sociedad, como es su deber constitucional, se suma a los que abogan sistemáticamente por el asaltante, el asesino, el secuestrador o el violador y velan por la celosa observancia de los derechos que los asisten, sin reparar jamás en los que deberían haber amparado a los asaltados, asesinados, secuestrados o violados, aunque ya es tarde para que esos derechos se respeten y los protejan. Esa monstruosa criatura intelectual que se nos presenta bajo el disfraz de "garantismo" no es tal porque, por esa vía, las garantías que consagra nuestra Constitución Nacional dejan de ser resguardos protectores de derechos y libertades y se convierten en trabas insuperables para el ejercicio de la legítima fuerza coercitiva y la autoridad del Estado. Así lo único que se consigue es facilitar la violencia, la criminalidad, la impunidad y el caos.

Es que, según parece, "la gente" se equivoca cuando pide penas más duras, cuando reclama una restricción procesal de las libertades, demanda la reducción de la edad de imputabilidad o exige sentencias ejemplares, porque, en su ignorancia, desconoce que las penas son ya muy duras, la legislación decimonónica que nos rige es excesivamente represiva y el "pobre" delincuente, lejos de ser un elemento antisocial o un depredador peligroso, ha sido una víctima acorralada desde la cuna por las rígidas exigencias de una sociedad egoísta e insensible. Por eso, y sólo por eso, no tuvo otra opción de vida que hacer del delito su medio de subsistencia y, en algunos casos según vemos a diario, transmitir generacionalmente su "arte" y su "ciencia" a sus hijos y sus nietos. Hoy ya vemos desfilar por los expedientes dinastías de delincuentes.

Todo este cuento no es más que la hipocresía insensata y utópica de un puñado de académicos engreídos que han seducido con su prédica a esos jueces y fiscales que, por trasladarlas desde la fantasía de la cátedra y el laboratorio a la cruda realidad de los casos penales concretos, cargan ya demasiadas muertes sobre sus conciencias, si es que las tienen No quiero ser cómplice del progreso de este cáncer por pusilanimidad o indolencia. No estoy dispuesto a sentarme a esperar pacientemente que los fingidos embustes de esa ideología falaz y novelesca se cobre la próxima vida.

El grado de escepticismo y desconfianza de la población respecto de la Justicia ha alcanzado un punto crítico. Mientras la calle, dolorida por los estragos morales de esa crisis, se deja resbalar por la pendiente del descreimiento, el discurso falsamente "garantista" ha logrado extender sobre toda la Institución su demagogia instrumental con el peligro siempre latente de que termine sustituida por un espíritu de revancha justiciera o la acción directa por mano propia.

Lo que está en juego es la legitimidad de un poder básico del Estado, y resulta doloroso comprobar qué poco han aprendido de sus errores las autoridades encargadas de garantizar su prestigio.

*Germán Moldes es fiscal general ante la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Criminal y Correccional Federal de la República Argentina. Esta columna fue publicada en Clarín, el 30 de abril de 2018.





MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net