*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Homero Bagnulo y Carlos Vivas Homero Bagnulo y Carlos Vivas
La responsabilidad social de los médicos en el ejercicio de su profesión
Esteban Valenti Esteban Valenti
Ser de izquierda, votar a la izquierda
Eduardo Vaz Eduardo Vaz
Seamos utópicos, pidamos lo posible
Pablo Mieres Pablo Mieres
EDUY21: una bocanada de esperanza y un desafío para los partidos políticos
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
Jerusalem no está ocupada
Alfredo Correa Reissig Alfredo Correa Reissig
LA GRAN OPORTUNIDAD HISTÓRICA PARA EL SR. FISCAL PACHECO (Segunda Parte)
Enrique Gerschuni Enrique Gerschuni
¿Como poder explicar, cómo poder transmitir.?
Carlos Visca Carlos Visca
¿Qué es lo primero?
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
Argentina dividia por la moneda. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
William Marino William Marino
La Militancia y los Comités
Michael Añasco Michael Añasco
El Coro de Hombres de Londres vs el Coro de Hombres del Ejército Rojo
Dr. Federico Arregui Dr. Federico Arregui
Las expresiones del ciudadno Mario Layera
José Antonio Vera José Antonio Vera
Marqués de Sade nacionalizado paraguayo
Julio Fernando Gil Diaz Julio Fernando Gil Diaz
Crisis oportunas
Gustavo Firpo Gustavo Firpo
El Memorial del Penal de Libertad...
Milton A. Ramírez Milton A. Ramírez
La grieta social en Uruguay y sus 25 barrios excluidos
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
Dólar planchado, defensa del statu quo explicada didácticamente
Edmundo Roselli Edmundo Roselli
Wilson Netto debe renunciar
Fernando López D’Alesandro Fernando López D’Alesandro
Vivian Trías y el proceso hacia el marxismo leninismo
Daniel Vidart Daniel Vidart
CRISTOBAL COLON: IGNORANCIAS Y OLVIDOS DE LA HISTORIA OFICIAL. (Primera parte)
Mario Peralta Mario Peralta
Algunas reflexiones sobre la Hiperinflación, Dolarización y Desocupación en la Argentina durante el periodo 1973-1991
William Marino William Marino
Las redes sociales
Roberto Soria Roberto Soria
Cómo hacer izquierda(s) con palabras: Respuesta a Marcelo Marchese
Héctor Musto Héctor Musto
El Frente Amplio, ¿nos quiere echar?
Carlos Wuhl Carlos Wuhl
Dos payasos desesperados por tocar el botón
Mauricio Zieleniec Mauricio Zieleniec
Los extremos se unen desde el Medio Oriente hasta nuestras latitudes
Ismael Blanco Ismael Blanco
"Volemos a través de la niebla y del aire corrompido"
Daniel Feldman Daniel Feldman
We are fantastic!
Luis C. Turiansky Luis C. Turiansky
No es lo mismo venderse que colaborar
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
Laringitis, la enfermedad más común en Cuba el 2 de mayo
Jorge Balseiro Savio Jorge Balseiro Savio
Cuidado del río Negro…
Alejandro Domostoj Alejandro Domostoj
TLC: Un ejemplo de los dilemas frenteamplistas que hacen dudar de la viabilidad de un cuarto gobierno
Gustavo Guarino Gustavo Guarino
Ley de Riego: qué debemos saber
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
La gloriosa Paysandú: Wilson renace con Leandro Gómez
Pablo Martínez Bengochea Pablo Martínez Bengochea
¿Segmentación socio-territorial o fractura social?
Jaime Secco Jaime Secco
A 50 años del Mayo Francés
Germán Moldes Germán Moldes
El "garantismo" y la gente*
E. Canon, F. López D’Alesandro, R. Rivarola * E. Canon, F. López D’Alesandro, R. Rivarola *
Cambiar al Frente, al gobierno y al Uruguay
Juan Pedro Ribas Juan Pedro Ribas
El otro día en el INISA; fuimos adolescentes
José W. Legaspi José W. Legaspi
Te equivocaste, Gonzalo Mujica
Adriana Marrero Adriana Marrero
La universidad de la educación: ¿será posible una síntesis? (*)
David Malowany David Malowany
Explicando lo inexplicable
Claudio Martinez Debat Claudio Martinez Debat
Rosalind Franklin y la doble hélice del ADN
Mónica Xavier Mónica Xavier
Un Uruguay para todos
Jorge Braun Jorge Braun
¿Por qué Svalbard justo ahora?
Juan Santini Juan Santini
Miras la paja en el ojo ajeno, y no consideras la viga en el tuyo propio
Bertha Sanseverino Bertha Sanseverino
Diputados estudia proyecto ley Trata de Personas
Andrea recomienda: desplastificate Andrea recomienda: desplastificate
Diseño, Arte, Gastronomía & Co.
Edgardo Carvalho Edgardo Carvalho
El juez Moro y la historia universal de la infamia
Joan Cañete Bayle Joan Cañete Bayle
El espejo de Gaza (CTXT*)
Claudio Visillac Claudio Visillac
Astori ya fue
Roberto Savio Roberto Savio
Reflexiones sobre la crisis
Daniel Mordecki Daniel Mordecki
El dilema del encuestador
más columnistas



 
banner cablevision 300 x 138
banner argentino hotel 300 x 138
Te encuentras en: Inicio | Columnas
imagen del contenido Jorge Ángel Pérez

Laringitis, la enfermedad más común en Cuba el 2 de mayo

Jorge Ángel Pérez

06.05.2018

Chillar consignas en la Plaza tiene efectos más inmediatos que la perpetuación de una tiranía

 

Sin dudas el clima es capaz de interrumpir con frecuencia el curso saludable del hombre; incluso en la muy cálida Cuba se hacen recurrentes las gripes, con sus toses, con la voz tomada y las fiebrecillas, durante nuestro levísimo invierno, que pueden precisar atención médica. Por suerte nuestro "invierno" es tan breve que antes de que llegue el equinoccio de primavera, desaparecen esos malestares que trajeron los dos o tres frentes fríos que nos "azotaron".

Sin embargo durante ese equinoccio en el que el "frío" dejó de "azotar" a la isla, aparece en ella un mal que los especialistas nombran "laringitis" y que viene siempre en la misma fecha, el dos de mayo, aunque no se sintiera en los días previos el látigo de las bajas temperaturas ni se estuviera en contacto con algún virus.

Una médico que conozco desde hace mucho me contó con gran "socarronería" que alguna vez, y en fecha idéntica, le tocó cumplir con su guardia en el hospital donde trabaja. "Una mujer de unos cuarenta años llegó con la voz tomada, tanto que no se le entendía lo que hablaba..., apenas podía explicarse".

La doctora no encontró mejor solución que reclamar la ayuda de un otorrinolaringólogo... Y el hombre del laringoscopio le hizo algunas preguntas a la enferma sin que pudiera entender las respuestas; finalmente se auxilió de su "aparato": "No se preocupe doctora, esa paciente debió chillar mucho ayer en la plaza". Así se explicó el médico y la mujer asintió. El galeno recomendó reposo de voz, y algunas gárgaras.

Esa no fue la única vez que mi conocida tuvo que hacer guardia un 2 de mayo, y aquella experiencia le hizo prescindir del auxilio del especialista. "Reposo de voz y algunas gárgaras", sin que precisara de la exactitud del laringoscopio, como tampoco la precisará ningún médico por estos días, aunque muchos de los convocados a las "revolucionarias" plazas crean ciegamente que precisan de los servicios de un médico que les devuelva la voz.

En la mayoría de los casos la causa es la "chilladera", el berreo de tanta consigna sosa, en la que no aparece reclamo alguno al Gobierno, y si por casualidad aparece alguna voz disidente, sería callada de inmediato, encerrada en algún hospital psiquiátrico del que no podrá salir muy fácilmente, a menos que haga el trayecto del hospital a alguna de las tantas cárceles del país.

Esos que chillan tanto y que corren el riesgo de sufrir una laringitis no alzaron esta vez su voz para pedir aumentos en sus salarios. Nadie reclamó, este primero de mayo, la activación del consumo o las inversiones de cualquier parte, ni que permitan a los inversionistas decidir con que mano de obra prefieren trabajar. Las cuerdas vocales inflamadas no guardarán correspondencia con el pedido de un aumento de salario que se corresponda con la productividad y con los precios en el mercado. Ningún afectado emplazó esta vez al Gobierno por la desigualdad en los salarios. Ningún asistente a la plaza, ninguno de los que pasó la noche en vela se interesó en saber por qué en Cuba se construyen hoteles con mano de obra extranjera.

No creo que algún hombre o mujer negra, llegado a la plaza, exigiera a Raúl Castro una explicación por la burla que le dedicara, en la Asamblea Nacional, a un joven meteorólogo de la raza negra que se aferraba con torpeza, según el primer secretario del Partido, al puntero que advertía las diferentes variables meteorológicas que afectarían a la isla que él preside. Tampoco un hombre o una mujer jubilada exigieron una pensión decorosa. Quizá fueron muchos los asistentes que se preguntaron de qué lugar salieron tantos ómnibus para trasladar a esos "fieles", si es que cada mañana tienen que enfrentar los desastres del transporte urbano para llegar a sus trabajos.

Tengo la certeza de que nadie grito en público ese "chiste", que va de boca en boca, y asegura que Raúl le regaló a Díaz Canel el "Panda" pero que se quedó con el "mando". Nadie denunció la farsa en la que convirtieron estas "elecciones" que nos dieron un "nuevo" presidente. Ninguno de los convocados gritó, porque habría resultado un suicidio, que sin posibilidad cualquier elección es una farsa. Nadie le dijo al nuevo presidente de los Consejos de Estado y de Ministros que pensar en las posibilidades, así en plural, es la única manera de elegir bien, y que solo la elección lleva, definitivamente, a la verdadera libertad.

En esa plaza no se escucharon reclamos al Gobierno. En esa plaza, por la que caminaron los dieciocho bloques en los que estuvieron "representados" quienes trabajan en la isla, no se dejó escuchar ni una sola voz que disienta del discurso unánime que ha sido preparado por el Gobierno, como si se hiciera antes en 1890, cuando Cuba no era más que una colonia española, como se hizo también en la república. Y no fueron tan masivas, pero fueron quienes estuvieron dispuestos a hacer reclamos, aunque tuvieran también la sospecha de que podría aparecer la represión.

La unanimidad es sin dudas ridícula, y solo cree en ella quien no toma cada mañana uno de esos ómnibus que hoy estuvieron dispuestos para transportar a los "apologistas" que aclamaron aunque desearan criticar. Y tuvieron su banderita de papel pegada al palo breve, quizá lo único que no tengan que comprar durante sus vidas, y allí la desplegaron otra vez, y chillaron, a riesgo de padecer una laringitis.

No es por gusto que Pericles hablara de la democracia de la laringe, esa que se ejerce únicamente en los discursos y que la gente aplaude, como sucede en Cuba, aun sabiendo que esa democracia es solo demagogia, que esa democracia está solo en los aparatos de fonación de quienes gobiernan. Esos obreros que no acceden a las tribunas pero chillan, sufren entonces de severas laringitis después que comienzan a hacer el camino hacia sus casas.

Jorge Ángel Pérez





MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net