*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
José Antonio Vera José Antonio Vera
Paraguay con nuevo capataz
William Marino William Marino
¡Dios por aquí NO paso!
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
170 años. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
No se puede dar nada a Hamas hasta que devuelva a los soldados y civiles que secuestró”
Hugo Rodríguez Almada Hugo Rodríguez Almada
Facultad de Medicina: El statu quo y los conflictos
Esteban Valenti Esteban Valenti
Mujica el gran elector
Milton A. Ramírez Milton A. Ramírez
La primera vez que vi a Mujica
Carlos Vivas; Homero Bagnulo Carlos Vivas; Homero Bagnulo
Las “innovaciones” en Medicina y los medios de información
Michael Añasco Michael Añasco
American Space Forces. Donald Trump contra los extraterrestres
Fernando Gil Díaz Fernando Gil Díaz
Pepe, el último profeta...
Roberto Sansón Mizrahi Roberto Sansón Mizrahi
En la encrucijada contemporánea no más ajuste sino transformación
Luis Sabini Luis Sabini
Una maldecidísima trinidad: Assange, Sala, palestinos
Dr. Guillermo Chiribao Dr. Guillermo Chiribao
Tacuarembó y el triste protagonismo de los últimos días
Dr. Federico Arregui Mondada Dr. Federico Arregui Mondada
Votaremos con el Frente Amplio. O a este mismo
Ismael Blanco Ismael Blanco
Balbi: el toro y la muerte
Jorge Balseiro Jorge Balseiro
El turismo visto desde la celulosa
Pablo Mieres Pablo Mieres
Promesas rotas
Rafael Sanseviero Rafael Sanseviero
La marea verde y la siesta de las izquierdas
Alejandro Domostoj Alejandro Domostoj
La venta del Dique Maua y la crónica de una metamorfosis: El FA de estatizador a continuador de la obra de Aparicio Méndez
Laura Alemán Laura Alemán
Predios del dique Mauá. Vender el alma: tres perlas de un collar oscuro
Charles Carrera Charles Carrera
Tan uruguayos como nosotros
Luis Fernández Luis Fernández
Detalles de la inmigración africana
Carlos Wuhl Carlos Wuhl
No lo digo yo, lo dicen Daniel Barenboin y otros, que se aplica el « apartheid » en Israel
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
Desinteligencias de la Inteligencia
Daniel Mordecki Daniel Mordecki
La ley de los pequeños números
Enrique Gerschuni Enrique Gerschuni
Gobiernos y derechos
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
UPM 2 NO, cuando la mentira es la verdad
Daniel Vidart Daniel Vidart
Gauchos de las cuchillas y vaqueros de las praderas -II
Juan Pedro Ciganda Juan Pedro Ciganda
¿En qué nos parecemos, tú y yo a la nieve?
Juan Pedro Ribas Juan Pedro Ribas
Cuidado señores candidatos. ¡Oso! del futbol
Edgardo Carvalho Edgardo Carvalho
El programa del FA y los arbolitos de Navidad
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
Matrimonio homosexual en Cuba: ¿Buena voluntad o representación?
Iván Solarich Iván Solarich
GRIEZMANN, Y EL PARTIDO DE LA ÉTICA
Agustín Deleo Agustín Deleo
Aleluya hermanos
Fernando Gil Díaz Fernando Gil Díaz
Largaron!!
Daniel Feldman Daniel Feldman
Hacen falta poetas
Fernando López D’Alesandro Fernando López D’Alesandro
El Frente Amplio debe irse del Foro de San Pablo
E. Canon-F. López D’Alesandro E. Canon-F. López D’Alesandro
Democracia, propuestas y el verdadero cambio
más columnistas



 
banner cablevision 300 x 138
banner argentino hotel 300 x 138
Te encuentras en: Inicio | Columnas | Daniel Feldman

We are fantastic!

Daniel Feldman

06.05.2018

La frase acuñada por el expresidente Batlle para definir (nos) a los uruguayos se ha convertido en un buen leitmotiv para encabezar análisis de los más variados, como el que nos ocupará en esta columna.

Dos adolescentes -uno de 13 y otro de 16 años- hermanos, provenientes de República Dominicana, venían a visitar a su madre, que se encuentra trabajando desde hace cuatro años en nuestro país.

Elizabeth -así es su nombre - trabaja en una casa de salud y percibe un sueldo mensual de 18.000 pesos, del que remite una tercera parte a su país natal para colaborar en el sustento de su familia. Su esposo falleció y ella arribó a nuestro país en busca de mejores horizontes. No creamos que toda República Dominicana es el glamour de Punta Cana, ni mucho menos.

Sus hijos, según da cuenta la nota del diario El País que divulgó el suceso, estuvieron ahorrando cuatro años para poder hacer el viaje y verla.

Venían acompañados por una amiga de la madre, mayor de edad, pero ellos no pudieron ingresar al país. La visa había caducado hacía menos de 72 horas, ya que si bien es vigente por 90 días la letra chica, debajo de la foto, especifica: "Primer ingreso dentro de 60 días". Y ellos llegaron al día 63.

Y como no podía faltar, ese fue el día del funcionario, o el momento del día en que pudo jugar a ser Dios y hacer gala de su omnipotencia: no entran, fue su dictamen.

De nada valieron llantos, imploraciones, intentos de poder hablar con algún superior.

No entran.

Capaz que hasta en un dejo de nacionalismo exacerbado pensó: "Uruguay para los uruguayos".

"Desde el punto de vista humanitario (lo sucedido) es un desastre", dijo Juan Faroppa, integrante de la comisión directiva de la Institución Nacional de Derechos Humanos. Este organismo tomó conocimiento del caso luego de las ocho de la mañana, al igual que la directora de Migraciones, cuando los menores de edad ya estaban de regreso en su país.

Según Faroppa, la expulsión "va contra las recomendaciones" de los organismos internacionales. La Corte Interamericana de Derechos Humanos dijo que los Estados "no deben impedir el ingreso de niñas y niños extranjeros al territorio nacional, aun cuando se encuentren solos, no deben exigirles documentación que no pueden tener y deben proceder a dirigirlos de inmediato a personal que pueda evaluar sus necesidades de protección". Y, en el caso de mandarlos de regreso a su país, "tienen que estar acompañados por un adulto responsable".

¿Cuánto de esto fue cumplido por el funcionario aupado a Dios momentáneo? Nada. Y tengo muy pocas dudas de que le importara algo lo que pasara con los jóvenes.

Pero no quedemos por ahí. Si existe y si este Dios muestra rasgos de malicia, no olvidemos que siempre habrá quien, basado vaya a saber en qué teología (alguna aparecerá), justificará los malvados actos de ese malicioso todopoderoso.

Según la nota, la directora nacional de Migraciones, Myriam Coitinho, afirmó, en una especie de obediencia debida rediviva, que "los funcionarios aplicaron la normativa vigente". Para la jerarca, las recomendaciones internacionales son consejos, no obligaciones, y en realidad refieren a "situaciones de trata de personas, presunta violencia o solicitud de refugio".

Pero, como we are fantastic, a nosotros las recomendaciones, los consejos, nos resbalan.

Coitinho no descarta que pueda, y deba, haber contemplaciones. Pero explicó que ellas "no pueden depender de un funcionario de turno, y mucho menos trabajando a las apuradas porque el avión debía regresar" (SIC). ¡Brillante Coitinho! ¡Qué suerte tenemos los uruguayos de contar con jerarcas de ese calibre, con esa capacidad de análisis y discernimiento! Díganme si no viene al pelo el dicho "We are fantastic"

¡Claro que esas decisiones no pueden depender de un burócrata de turno! Pero, Coitinho ¿estaba disponible a medianoche, cuando llegaron los jóvenes? ¿Había algún jerarca disponible? ¿A alguno de los funcionarios de turno le importó tan siquiera algo de los adolescentes, que luego de cuatro años debieron retornar sin ver a su madre y con la imagen de un país hostil?

Entre mis quehaceres profesionales ejerzo una corresponsalía para una radio del exterior. Hace algunas semanas, me preguntaban sobre una encuesta respecto a cómo los uruguayos percibimos a los inmigrantes, y en la pregunta se destacaba que 55% de los encuestados había respondido que la inmigración era beneficiosa para el país. Mi visión apuntaba a otra cosa, y fue lo que quise destacar: la gravedad de que, en esa misma encuesta y ante la misma pregunta, un 38% había manifestado que la inmigración era negativa o muy negativa para el país. Un 38% no es poca cosa.

Todas estas cosas, desde el funcionario jugado a ser Dios en una fresca madrugada de Carrasco, o las evaluaciones sociales sobre la afluencia de inmigrantes, nos llevan a interrogarnos, en profundidad, sobre cuán tolerantes somos los uruguayos como sociedad, sobre cuán diferentes o cuán iguales somos a otras sociedades, y  si la aparición o no de ciertos fenómenos no es simplemente una cuestión de atraso temporal.

Más allá de todo lo previo, recordé que el presidente Vázquez una vez dijo -parafraseando al expresidente François Mitterrand, y vaya autocomparación- que le gustaba hablar poco, porque como decía el francés, cuando habla Mitterrand, habla Francia. En el caso que nos ocupa, cuando el funcionario decidió no permitir el ingreso de los jóvenes dominicanos y no posibilitó la intervención de algún jerarca para poder zanjar de otra manera la situación, quien habló no fue él, sino Uruguay, y como bien dice el título de la nota de El País, "Uruguay expulsa a dos menores que venían a ver a su madre".

Sic transit gloria mundi.

 




Daniel Feldman | Periodista


MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net