*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Alejandro Domostoj Alejandro Domostoj
Manuela Presidenta
Milton A. Ramírez Milton A. Ramírez
Casavalle y la izquierda
William Marino William Marino
Las Mujeres en política de EE.UU.
Fernando Gil Díaz Fernando Gil Díaz
Tarda, pero (finalmente) llega...
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
El fútbol nuestro de cada día. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
Administración Trump y las comunicaciones
Dr. Federico Arregui Mondada Dr. Federico Arregui Mondada
Ineludible agenda de derechos para el próximo quinquenio
Daniel Vidart Daniel Vidart
Indigenismos en el idioma de los uruguayos
Esteban Valenti Esteban Valenti
México, un cambio histórico
Carlos Visca Carlos Visca
Doctrina Naval, otras reflexiones
Dr. Guillermo Chiribao Dr. Guillermo Chiribao
“Reconocer el fracaso”… No es Deportivamente Correcto
Juan Santini Juan Santini
Martìn Aguirre
Michael Añasco Michael Añasco
Los macacos huyen de Gibraltar
Carlos Garramón Carlos Garramón
Estados Unidos le declaró la guerra a China
Pablo Mieres Pablo Mieres
Hay algo que sigue vivo…
Felipe Michelini Felipe Michelini
Las víctimas y el Estatuto de Roma
Carlos Vivas; Homero Bagnulo Carlos Vivas; Homero Bagnulo
Tener siempre en cuenta que un paciente puede caerse de su cama
Hugo Naya Hugo Naya
El genoma humano y la gallina de los huevos de oro
Andrea recomienda: a la uruguaya Andrea recomienda: a la uruguaya
Diseño, Arte, Gastronomía & Co.
Jorge Balseiro Jorge Balseiro
Cuando se afirman las aspiraciones...
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
Nace una esperanza: petición ciudadana contra UPM2
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
Gaza y el mundo del revés
Mónica Xavier Mónica Xavier
45 años del golpe del 73
Charles Carrera Charles Carrera
A cuarenta y cinco años del Golpe de Estado de 1973: ¡Nunca más terrorismo de Estado en el Uruguay!
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
Las UMAP (Unidades Militares de Apoyo a la Producción) o el miedo a decir la verdad
Luis C. Turiansky Luis C. Turiansky
El ser o no ser de Lionel Messi
Ismael Blanco Ismael Blanco
La revolución perdida
Roberto Savio Roberto Savio
Trump está aquí para quedarse y cambiar el mundo
Enrique Gerschuni Enrique Gerschuni
Discurso de Enrique Gerschuni en el acto homenaje a Jaime Pérez
Fernando López D’Alesandro Fernando López D’Alesandro
Jaime Pérez, renovación y democracia
Iván Solarich Iván Solarich
¿Por quién esperamos? ¿Esperamos a alguien?
Macarena Pereyra Macarena Pereyra
Violencia doméstica, entre las carencias del sistema y el estigma social
Alberto Rodríguez Genta Alberto Rodríguez Genta
¡Suéltanos, pasado…que el mundo ha cambiado! Son ellos o nosotros. ¿Estamos claros?
Daniel Feldman Daniel Feldman
Empiecen a empacar maletas
Juan Pedro Ciganda Juan Pedro Ciganda
No andarás solo
Carlos Wuhl Carlos Wuhl
Ceguera frente al abismo
Hebert Abimorad Hebert Abimorad
Mayo 68
Rubén Kotler Rubén Kotler
Normalizar el genocidio palestino
José Manuel Arenas Díaz José Manuel Arenas Díaz
Jaime Pérez, no te sientas sólo
Pablo Urreta Pablo Urreta
Bajen el costo del Estado!!, pero cuidadito con tocar mi caja y el bolsillo de mis amigos…
Roberto Soria-Rodrigo Rey Roberto Soria-Rodrigo Rey
Tecnologías de la contrarreforma procesal penal uruguaya
Eduardo Vaz Eduardo Vaz
Seamos utópicos, pidamos lo posible
más columnistas



 
banner cablevision 300 x 138
banner argentino hotel 300 x 138
Te encuentras en: Inicio | Columnas | Esteban Valenti
imagen del contenido Esteban Valenti

Política y vida cotidiana

Esteban Valenti

22.05.2018

Por más propaganda, discursos, relatos, saturación en la información, si la política en cualquier país del mundo, no tiene directa relación con la vida concreta y cotidiana de la gente, obligatoriamente se produce un divorcio. Hay países donde la política es un ejercicio institucional periódico pero las demás actividades del país funcionan casi en forma autónoma. Hay países como Italia que se pueden dar el lujo de no tener un gobierno durante cinco meses...

No es el caso del Uruguay. El esqueleto de la existencia nacional, sobre el que se articulan los diversos músculos y órganos de la sociedad es la política. Aunque las cosas han ido cambiando y hay un debilitamiento del interés de la gente en la política, eso no cambia la esencia del problema o de la realidad. Sin política el Uruguay entra en un proceso irremediable de grave decadencia y peligro de existencia.

La segunda fase de este razonamiento tiene que ver con los cambios que la política ha introducido en la vida cotidiana de la gente. Y me voy a referir a los últimos 13 años de gobiernos del Frente Amplio. El cambio más importante, sutil pero clave, es que durante mucho tiempo le dimos a la gente la sensación, la tranquilidad que el Uruguay había recuperado un Proyecto Nacional propio, diferente a la corriente regional destartalada y al lento pero firme proceso de decadencia nacional iniciado en los años 50 y culminado con la explosión de la crisis del 2002-2003. Ese fue espiritualmente y materialmente el cambio más importante.

Ese cambio se ha debilitado, por errores cometidos, por grandes proyectos estratégicos fracasados, por el desorden en algunas gestiones en puntos clave cono ANCAP y la IM y no solo y por la pérdida de impulso renovador en diversos frentes claves, como la seguridad y la educación.

El segundo elemento que debilita esa relación entre política y vida cotidiana tiene que ver con la economía, que ha sido la clave de los éxitos y de las seguridades de los tres gobiernos del FA. Lentamente esa realidad se ha deteriorado y se ha opacado. Jugaron circunstancias internacionales, pero sobre todo los errores propios han jugado en el brillo de la situación económica general y en algunos sectores claves, como por ejemplo la industria y el campo. Hay otro factor, 13 años de estabilidad, tranquilidad, pocos sobresaltos nos acostumbraron a todos a que esa es la normalidad, es el bosque que solo se agita suavemente y nos olvidamos de las tormentas anteriores. Se integró a la normalidad, sin pena ni gloria.

Además de que hay sectores sociales medios que en los últimos tiempos han sentido los cambios de vientos y, el empleo comenzó a jugar nuevamente en la preocupación de los uruguayos.

La situación económica estable, de crecimiento constante del PBI, la mejor distribución de la riqueza, la mejora notoria en los indicadores sociales, el aumento de los salarios y jubilaciones en forma ininterrumpida impactaron en nuestras vidas concretas y tangibles a través del consumo, cada uno a su nivel recibió un cambio importante de bienes duraderos y de los otros que mejoraron nuestras vidas. Eso ya es también una normalidad que produce poco impacto actualmente en los méritos. Es la normalidad.

La educación, sus indicadores, la percepción de diversos sectores profesionales de carencias importantes se hizo y se hace sentir, pero de manera estadística, de forma estructurada y no explosiva. Siendo uno de los elementos característicos de cualquier relato, de cualquier discurso y relato de izquierda, la educación está notoriamente entre las principales preocupaciones de los uruguayos.

Pero si hay que elegir el cambio más dramático, y utilizo el término "dramático" de forma bien pensada y consciente, ese cambio ha sido la inseguridad. Los uruguayos, de forma personal y directa en estos años hemos tenidos un contacto traumático con la inseguridad, nos han matado alguien cercano, nos han rapiñado, hurtado, hemos asistido a actos de violencia, no solo a través de los medios de comunicación que multiplican su efecto, sino de forma personal y directa. Y no una vez a lo largo de 13 años, sino que varias veces en pocos años.

Eso impactó en nuestros temores, en nuestros miedos, en nuestras preocupaciones y precauciones, en nuestros gastos y costumbres, en la planificación de nuestras vidas. Con una diferencia fundamental, hay uruguayos que disponen de recursos mínimos o adecuados para cuidarse de alguna manera y otros que no tienen ninguna posibilidad. Esas son las víctimas principales. El delincuente aprovecha todas las debilidades y ha perdido toda conciencia de decencia, de respeto a la vida, o de respeto a sus vecinos y hasta sus familiares, porque comenzó a actuar en el mundo de la delincuencia y en sus alrededores un nuevo factor: la droga organizada. La droga es siempre sinónimo de organización criminal, de mayor o menor importancia y siempre con ramificaciones internacionales y arraigo en los territorios.

Además de la cantidad, cambió la gravedad y la calidad negativa de la delincuencia en el Uruguay.

La droga no lo explica todo, esa simplificación es muy peligrosa. La principal explicación está en nosotros, en nuestras debilidades e incapacidades, tanto en lo concreto como con una mirada estratégica.

El principal fracaso social y cultural de los gobiernos de izquierda, ha sido y sigue siendo la educación a pesar de haber invertido mucho más que los anteriores gobiernos de derecha y de centro derecha. Las cifras son elocuentes en todos los sentidos.

El fracaso con mayor impacto en la vida cotidiana de la gente de todas las edades, de todas las condiciones sociales pero con particular saña entre los más débiles, se da en la inseguridad creciente. Hemos mejorado substancialmente todo lo referente a los cuerpos de la seguridad del Estado, en todo, en armas, en entrenamiento, en número, en transporte, en medios tecnológicos, en vigilancia electrónica, en leyes y códigos, en prisiones y sin embargo al final del día y trazando la línea, la suma nos da muy mal, han aumentado los delitos de todo tipo, en especial los más violentos y creció la violencia en la sociedad. Y estos dos fenómenos son indivisibles.

El análisis de las causas de estos tres procesos, que en realidad en muchos aspectos deberían estudiarse en conjunto (educación, delincuencia y violencia), se ha hecho desde muchas posiciones, yo en diversas oportunidades traté de aportar algunas lecturas y propuestas.

Pero la peor de las reacciones es que la política pierda el contacto con la realidad concreta y social de los comunes mortales de esta tierra. Es explicar, es distribuir responsabilidades a otros, es empobrecer el debate al nombre de un ministro, tanto por parte del oficialismo como de la oposición y no asumir el enorme desafió que tiene toda la sociedad uruguaya en su conjunto.

Los uruguayos demostramos en las situaciones muy difíciles que somos capaces de apelar a toda nuestra capacidad e inteligencia para salir de grandes dramas, no hace mucho, lo hicimos.

En el actual debate y en las diversas posiciones del Estado, del gobierno, de los partidos políticos y de muchas otras instituciones, no se ve el tipo de reacciones que estaríamos necesitando.

Yo soy profundamente optimista que el Uruguay no tiene que ni siquiera acercarse a la situación de Honduras, Guatemala o Venezuela, pero no por este camino.



Esteban Valenti - Periodista, escritor, coordinador de Bitácora, director de Agencia de Noticias Uypress

UyPress - Agencia Uruguaya de Noticias



MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net