*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Fernando Gil Díaz Fernando Gil Díaz
Ultraviolentos
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
Generalidades… ¿Obvias?
Roberto Savio Roberto Savio
Trump está aquí para quedarse y cambiar el mundo
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
Fútbol es cultura ¡Animal!
Michael Añasco Michael Añasco
Sin trabajo, sin líder y sin esperanza, los jóvenes palestinos se niegan a rendirse.
Carlos Vivas y Homero Bagnulo Carlos Vivas y Homero Bagnulo
La duración de la consulta como indicador de calidad en la atención sanitaria
Esteban Valenti Esteban Valenti
¿Hay relato?
Pablo Mieres Pablo Mieres
Fiscales, tobilleras, comisarías y cambio de autoridades
Daniel Vidart Daniel Vidart
¿Era Colón judío? - I
William Marino William Marino
Rendición de cuenta
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
El trabajo en la crisis. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
Hace 34 años Volvimos, Wilson, nosotros y el Pueblo Entero
Enrique Gerschuni Enrique Gerschuni
Discurso de Enrique Gerschuni en el acto homenaje a Jaime Pérez
Fernando López D’Alesandro Fernando López D’Alesandro
Jaime Pérez, renovación y democracia
Federico Arregui Federico Arregui
La buena nueva de la Esperanza
Jorge Balseiro Jorge Balseiro
Contaminación de aguas pluviales
Iván Solarich Iván Solarich
¿Por quién esperamos? ¿Esperamos a alguien?
Macarena Pereyra Macarena Pereyra
Violencia doméstica, entre las carencias del sistema y el estigma social
Alberto Rodríguez Genta Alberto Rodríguez Genta
¡Suéltanos, pasado…que el mundo ha cambiado! Son ellos o nosotros. ¿Estamos claros?
Daniel Feldman Daniel Feldman
Empiecen a empacar maletas
Berta Sanseverino Berta Sanseverino
Pérdidas y desperdicios de alimentos: un problema ambiental, social y económico a modificar
Dr. Guillermo Chiribao Dr. Guillermo Chiribao
Violencia, los miedos y las comisiones
Juan Pedro Ciganda Juan Pedro Ciganda
No andarás solo
Leonel Gómez-Sena Leonel Gómez-Sena
La caliente relación entre el sexo, el cerebro la sociedad y la cultura
Carlos Wuhl Carlos Wuhl
Ceguera frente al abismo
Hebert Abimorad Hebert Abimorad
Mayo 68
Rubén Kotler Rubén Kotler
Normalizar el genocidio palestino
Mónica Xavier Mónica Xavier
Los derechos se conquistan
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
Cubano: dime cómo y dónde comes, y te diré quién eres
José Manuel Arenas Díaz José Manuel Arenas Díaz
Jaime Pérez, no te sientas sólo
Andrea recomienda: a los que no usaban gomina Andrea recomienda: a los que no usaban gomina
Diseño, Arte, Gastronomía & Co.
Luis C. Turiansky Luis C. Turiansky
El premio Nobel a la OTAN
Pablo Urreta Pablo Urreta
Bajen el costo del Estado!!, pero cuidadito con tocar mi caja y el bolsillo de mis amigos…
Carlos Garramón Carlos Garramón
Qué es la cuarta revolución industrial y cómo condicionará nuestro futuro
Roberto Soria-Rodrigo Rey Roberto Soria-Rodrigo Rey
Tecnologías de la contrarreforma procesal penal uruguaya
Eduardo Vaz Eduardo Vaz
Seamos utópicos, pidamos lo posible
Alfredo Correa Reissig Alfredo Correa Reissig
LA GRAN OPORTUNIDAD HISTÓRICA PARA EL SR. FISCAL PACHECO (Segunda Parte)
Carlos Visca Carlos Visca
¿Qué es lo primero?
José Antonio Vera José Antonio Vera
Marqués de Sade nacionalizado paraguayo
Gustavo Firpo Gustavo Firpo
El Memorial del Penal de Libertad...
Milton A. Ramírez Milton A. Ramírez
La grieta social en Uruguay y sus 25 barrios excluidos
Edmundo Roselli Edmundo Roselli
Wilson Netto debe renunciar
más columnistas



 
banner cablevision 300 x 138
banner argentino hotel 300 x 138
Te encuentras en: Inicio | Columnas
imagen del contenido Dr. Guillermo Chiribao

Violencia, los miedos y las comisiones

Dr. Guillermo Chiribao

03.06.2018

No es novedad, y desgraciadamente ya no llama la atención, que estamos ante un pico muy alto de violencia en todo el pais. Femicidios, “ajustes de cuentas”, rapiñas a mano armada con muertes, robos y barrios dominados por supuestas bandas de micro-narcos.

Seguramente, es por demás justificada la sensación generalizada de miedo en la población.

En ese escenario, y hasta hace muy poquitos días, nada importante surgía desde el sistema político (gobierno y oposición en conjunto).

Declaraciones de un lado y de otro. Estadísticas con más menos indices de delincuencia. Interpelaciones "sin consecuencias". O sea gobierno defendiendo su gestión (ej. Ministro Bonomi "estado aclara mas homicidios que el FBI" en LR21 2/12/17) y oposición reprochando y exigiendo mano dura. Los gremios policiales increíblemente, exigiendo "protección" .

Años pasaron en ese intrascedente juego, con la población pasiva mirando lo que se constituyó en un lastimoso espectáculo, ante la carencia de soluciones efectivas y palpables. 

Hasta que ocurre lo inesperado para muchos y esperado para pocos. La tercer jerarquía en importancia del Ministerio del Interior y primer uniformado en el rango superior, el Insp. Layera, aparece en momentos que el Sr. Ministro estaba de viaje, con unas declaraciones al periodista de Radio Sarandí y el Observador Gabriel Pereyra, que descolocaron a propios y extraños. 

A propios (o sea actores del gobierno) ya que a pesar de que muchos callaron, algunos criticaron duramente exigieron su renuncia y unos pocos: sus mandos lo respaldaron.

A extraños (o sea la oposición) les despertó  el instinto combativo y dijeron el clásico: "vieron, era verdad lo que decía la gente y decíamos nosotros".

Y acá, junto con el miedo generalizado, el clima propicio de incertidumbre del sistema político, aparece un no menos importante tercer elemento: "los albores de la campaña electoral".

Al grito de ahora o nunca, han salido impulsados y contagiados por el miedo a la inseguridad pero por sobre todo, por el miedo quizá mas importante para un político o gobernante: el de perder aprobación, de la noche a la mañana a proponer "soluciones".

La primera. En un acto de personalismo discutible, el Presidente de la República solo, y según la prensa, sin autoridades del Ministerio del Interior en el balneario San Luis, anunció la inminencia de importantes cambios. Con el paso de los días se supo que desde presidencia, se tomaría en forma directa el combate a la delincuencia a través de una comisión coordinadora de acciones integrada por Presidencia, Ministerios del Interior y Desarrollo Social, BPS y autoridades de la Educación. 

Según parece, esa comisión buscará soluciones en la coordinación de esos organismos y diagnosticará la situación.

A estar por los anuncios, por ahora ruidos y nada de nueces.

¿Qué debería ocurrir para que esas nueces aparezcan? Voluntad, ideas, ejecutividad y algo que aún no se ha mencionado dinero del presupuesto. Voluntad para repensar determinadas políticas sociales, ideas para reordenar y conectar los diversos organismos, ejecutividad para lograr, en el cortísimo tiempo soluciones eficientes. ¿Y el consabido dinero para reforzar los gastos que todo ello sin dudas demandará? Si bien no integra la comisión, el Ministro de Economía dice que dinero en la próxima rendición de cuentas es igual a 0. 

Y agregamos el próximo es año electoral, dónde pocos gastos se pueden sumar presupuestalmente. Muchas dudas surgen. ¿Qué piensa la famosa Mesa Política de la fuerza? y ¿qué piensan los sectores frenteamplistas distantes de las declaraciones de Layera?. Porque convengamos estas acciones son parte del "efecto Layera".

Dudas pues, en lo interno del gobierno, (recordemos algún chisporroteo Policia, BPS, MIDES por los datos) y dudas a nivel del Ministerio del Interior, cosa que poco se habla, porque el papel protagónico del dúo Bonomi- Jorge Vazquez parece perder peso. Entonces ¿qué ocurre en una fuerza vertical y sometida a la autoridad como es la Policía Nacional, cuando desde la tribuna notan que sus mandos están cuestionados?

Y por último sobre la creación de tal comisión dos cuestiones preocupantes: a) la asunción de protagonismo presidencial y la orden de coordinar acciones está demostrando que ello antes  no ocurrió asi y b) la integración de BPS y MIDES operaría como una peligrosa criminalización de la pobreza, absurda posición asumida por algunos sectores de la población.

Por eso lo dicho: mas dudas que certezas y solo el paso del tiempo lo definirá.

El segundo producto del "efecto Layera" y claramente consecuencia de los miedos, está dado por la campaña precisamente denominada "Vivir sin miedo", impulsada por el Sr. Larrañaga y algunos dirigentes de su sector. Reforma de la Constitución para acotar derechos fundamentales de los ciudadanos, colocar al Ministerio de Defensa y sus militares en la custodia de la seguridad interna de la nación e implantar la cadena perpetua revisable.

Peligroso toqueteo de la norma máxima de la república. Hace recordar las restricciones de las autoridades a los espectadores del futbol. Por no poder controlar a unos pocos se castigó a todo el público. Claro, esto es muchísimo mas grave, porque se limitan garantías, derechos y libertades de todos los habitantes y se introducen nuevamente a los militares en las calles.

El pasado reciente nos demostró la penosa experiencia del sistema político cuando acudió a los militares. Se nos dirá no se corresponden los tiempos, los militares de hoy no son los golpistas de ayer, las condiciones no están dadas etc. En aquellos tiempos se decía lo mismo.

Basta recordar, nada mas y nada menos, a Wilson Ferreira cuando le dijo, a la periodista Maria Esther Gilio, su arrepentimiento por haberle votado al Gobierno de Bordaberry, en los albores de la dictadura, la trágica ley de seguridad del estado: "Si bien me he arrepentido de ese error, es muy fácil escribir la historia cuando se conocen los resultados y hay que situarse en el momento en que todo eso ocurrió" (libro Wilson Ferreira Aldunate, págs. 40 y sgts.)

Pues bien, hoy el país conoce los resultados de militarizar el país. Los uruguayos seguramente nos sobrepondremos a esos miedos y evitaremos semejante atropello.

Conclusión: Lamentablemente pensamos que los miedos de la población a la inseguridad y la violencia de todos los días, continuarán por mas tiempo dado que los integrantes del sistema político, intentando jugar para la tribuna y tratando de ser políticamente correctos están dominados por los miedos electorales. 

Y en definitiva las causas profundas de la violencia, la inseguridad, la marginalidad, la exclusión, discriminación, abonados por la corrupción campante, serán difíciles de erradicar en el corto y mediano plazo, a menos que la población recobre en forma directa su espíritu republicano y se comprometa con un alto sentido de la responsabilidad ciudadana.

 

Dr. Guillermo Chiribao

Consejero orden egresados Fac. De Derecho Udelar.

Ex. Asesor Letrado del Directorio de OSE.





MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net