*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Pablo Mieres Pablo Mieres
Antel Arena: ¿por qué se oculta información?
Roberto Sansón Mizrahi Roberto Sansón Mizrahi
Concentración de la riqueza: supernova especulativa
Enrique Canon Enrique Canon
Cuidado, no caigas
Jaime Igorra Jaime Igorra
Fuerzas Armadas uruguayas y el control de nuestras fronteras
Luis Fernández Luis Fernández
“Por la misma... y cambiando”
Federico Arregui Federico Arregui
La región y Uruguay
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
Los tiempos cambian, las visiones de país no
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
El impuesto al valor agregado. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
William Marino William Marino
El Mundo en guerra
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
La difamación como arma disuasoria del sionismo
Esteban Valenti Esteban Valenti
La humanidad de los clavos
Gonzalo Moratorio Gonzalo Moratorio
Cazadores de virus, así estudiamos la evolución viral
Carlos Vivas; Homero Bagnulo Carlos Vivas; Homero Bagnulo
La necesidad en determinar la dotación de personal mínima para una atención segura
Fernando Gil Díaz Fernando Gil Díaz
Frontera colada
Daniel Mordecki Daniel Mordecki
Sobre las encuestas basadas en avisos de Facebook II
Lic. Sebastian Hagobian Lopez Lic. Sebastian Hagobian Lopez
Uruguay, mirado desde el mundo
Jorge Balseiro Jorge Balseiro
Redoblando la apuesta
Michael Añasco Michael Añasco
Polonia blanca, Pura y Católica
Carlos Wuhl Carlos Wuhl
¿ISRAEL NOTICIAS O PROPAGANDA? CUANDO SE MIENTE NO SE PUEDE DETENER
Hebert Abimorad Hebert Abimorad
La maradonización de Argentina o viceversa
Adriana Marrero Adriana Marrero
Señores: así, NO.
Carlos Pérez Carlos Pérez
A propósito del borrador del Programa del Frente Amplio
Dr Guillermo Chiribao Dr Guillermo Chiribao
Manini violó las normas y su arresto a rigor es sano para la Democracia
Héctor Musto Héctor Musto
Esteban Valenti se va, yo me quedo
Juan Santini Juan Santini
El regalito del Pepe y del Ñato a Tabaré
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
El nuevo curso escolar, un aparatoso espectáculo en Cuba
Daniel Vidart Daniel Vidart
Alfredo Zitarrosa
Juan Pedro Ciganda Juan Pedro Ciganda
Si estás desorientado y no sabés…
Milton A. Ramírez Milton A. Ramírez
El debate por el zócalo
Juan Pedro Ribas Juan Pedro Ribas
Carta abierta al “Negro”
Alberto Rodríguez Genta Alberto Rodríguez Genta
No llores por mi Argentina… que yo lloro por ti!
Daniel Feldman Daniel Feldman
Roraima y la tristeza
Luis E. Sabini Fernández Luis E. Sabini Fernández
Israel, ¿modelo de democracia occidental? La Torah, ¡libro de historia!
Eduardo Vaz Eduardo Vaz
AUF y Frente Amplio
Fernando López D’Alesandro Fernando López D’Alesandro
El regreso de Sanguinetti, los problemas del FA y las limitaciones conservadoras
Charles Carrera Charles Carrera
Lacalle Pou, y el arte de hacer política desde los trascendidos de prensa
José Antonio Vera José Antonio Vera
Paraguay: estado cloacal
José W. Legaspi José W. Legaspi
2019: “Tantas opciones”, y a la vez, ninguna
Jaime Secco Jaime Secco
Odiaos los unos a los otros
Enrique Gerschuni Enrique Gerschuni
Voy a escribir sobre una persona
más columnistas



 
banner cablevision 300 x 138
banner argentino hotel 300 x 138
Te encuentras en: Inicio | Columnas | Daniel Vidart

Carta al abuelo Don Pedro Bartzabal Althabe

Daniel Vidart

Don Pedro Margarito, Virgilio de mi infancia,

todavía te veo rodeado por los humos

de los tabacos fuertes liados en el día

que ardían en la tibia penumbra sanducera.

 

Tabaco Passo Fundo, violento, brasileño,

envoltura de chala, doméstica y tundida,

el ojo solitario de un cíclope, sangriento,

se abría y se cerraba al compás del aroma.

 

Tras ese farolillo de lumbre intermitente

succionaba, profunda, tu boca desdentada

y el pelo blanco al rape enredaba los zarzos

de aquella azul voluta de tallo sigiloso.

 

Tenedor de cien libros de negocios ajenos

del lunes hasta el sábado en turnos militares

computabas las cifras, escribías a pluma,

prensabas como uvas las hojas transparentes.

 

Zuberoa era el signo de tu clara memoria,

"pais de bosques tibios", asi lo traducías

al nombre que en euskera caía de tus labios:

acarreando nostalgias me hiciste bertsolari.

 

Cuando el jardín hervía de grillos y luciérnagas

bebías tu Lucera, un suave aperitivo,

mascullabas en vasco, bromeabas en criollo,

alzabas como un tótem la trenzada alpargata.

 

Que lindo era escucharte, abuelo pueblerino,

recitando tus atlas de cartas coloreadas,

los dos en un balcón de dulzona pereza

y tú desovillando memorias de otros mundos.

 

Eran tu amor secreto las regiones de Chile,

de corrido evocabas sus ríos y ciudades,

de visita nos íbamos desde el duro salitre

al mar de trementina que patrulla el Caleuche.

 

Don Pedro Margarito, maestro de los órdagos

ya van cuarenta años de nuestra magia grande,

tú vuelas muerte adentro con alas de arpillera

y yo repaso en vivo tu espectral geografía.

 

Cada nombre que vuelve, cada puerto que asoma,

cada cumbre nevada igual que tu cabeza,

repiten tus vocales, me humedecen los ojos,

entre vascos antiguos transitas, pulcro abuelo.

 

Y como tú, pitando cigarros melancólicos

retorno a viejas noches de uruguayos balcones

y nos vamos alegres, asidos de la mano,

del Norte Grande a Pascua, en medio del Océano.

 

Perfumaban tus cuentos estrellas federales,

te las llevaste puestas en tu ataúd de pino,

gracias por dejarme una, chilena, hospitalaria,

con ella condecoras mi pecho desterrado.

 

Quien diría, don Pedro, que estoy en aquel Chile

que tu relato hurgaba de Arica a Magallanes,

ardía noche adentro el puntual cigarrillo

y tu aliento mezclaba el humo y las palabras.

 

Podría preguntarte muchas cosas, abuelo,

por mi río y su espalda de brillante hojalata

que pulía la piel de los cantos rodados

bajo un cielo benigno, protector de las islas,

 

o por aquel naranjo que yo mismo plantara,

y era como un cosmos de soles congelados,

por la higuera habitual, los laureles gloriosos

o el jacarandá tan bello con su copa florida.

 

Pero apenas te pido que entrepares el vuelo

y oigas la palabra que me trajo a esta tierra

a restaurar los mapas de cromos desteñidos

en la Ligua que tiembla y el Caulin araucano.

 

La palabra terrible, Don Pedro Margarito,

no rima con el debe y el haber de tus números,

si pasó por tu lado, no diste el santo y seña,

yo quise deletrearla: por eso estoy en Chile.

 

Te la digo al oído, escúchala y prosigue,

yo me quedo y la grito con los rotos de América.

 

Santiago de Chile, 1973

 



Daniel Vidart. Antropólogo, docente, investigador, ensayista y poeta.

UyPress - Agencia Uruguaya de Noticias



MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net