*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Fernando Gil Díaz Fernando Gil Díaz
Ultraviolentos
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
Generalidades… ¿Obvias?
Roberto Savio Roberto Savio
Trump está aquí para quedarse y cambiar el mundo
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
Fútbol es cultura ¡Animal!
Michael Añasco Michael Añasco
Sin trabajo, sin líder y sin esperanza, los jóvenes palestinos se niegan a rendirse.
Carlos Vivas y Homero Bagnulo Carlos Vivas y Homero Bagnulo
La duración de la consulta como indicador de calidad en la atención sanitaria
Esteban Valenti Esteban Valenti
¿Hay relato?
Pablo Mieres Pablo Mieres
Fiscales, tobilleras, comisarías y cambio de autoridades
Daniel Vidart Daniel Vidart
¿Era Colón judío? - I
William Marino William Marino
Rendición de cuenta
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
El trabajo en la crisis. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
Hace 34 años Volvimos, Wilson, nosotros y el Pueblo Entero
Enrique Gerschuni Enrique Gerschuni
Discurso de Enrique Gerschuni en el acto homenaje a Jaime Pérez
Fernando López D’Alesandro Fernando López D’Alesandro
Jaime Pérez, renovación y democracia
Federico Arregui Federico Arregui
La buena nueva de la Esperanza
Jorge Balseiro Jorge Balseiro
Contaminación de aguas pluviales
Iván Solarich Iván Solarich
¿Por quién esperamos? ¿Esperamos a alguien?
Macarena Pereyra Macarena Pereyra
Violencia doméstica, entre las carencias del sistema y el estigma social
Alberto Rodríguez Genta Alberto Rodríguez Genta
¡Suéltanos, pasado…que el mundo ha cambiado! Son ellos o nosotros. ¿Estamos claros?
Daniel Feldman Daniel Feldman
Empiecen a empacar maletas
Berta Sanseverino Berta Sanseverino
Pérdidas y desperdicios de alimentos: un problema ambiental, social y económico a modificar
Dr. Guillermo Chiribao Dr. Guillermo Chiribao
Violencia, los miedos y las comisiones
Juan Pedro Ciganda Juan Pedro Ciganda
No andarás solo
Leonel Gómez-Sena Leonel Gómez-Sena
La caliente relación entre el sexo, el cerebro la sociedad y la cultura
Carlos Wuhl Carlos Wuhl
Ceguera frente al abismo
Hebert Abimorad Hebert Abimorad
Mayo 68
Rubén Kotler Rubén Kotler
Normalizar el genocidio palestino
Mónica Xavier Mónica Xavier
Los derechos se conquistan
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
Cubano: dime cómo y dónde comes, y te diré quién eres
José Manuel Arenas Díaz José Manuel Arenas Díaz
Jaime Pérez, no te sientas sólo
Andrea recomienda: a los que no usaban gomina Andrea recomienda: a los que no usaban gomina
Diseño, Arte, Gastronomía & Co.
Luis C. Turiansky Luis C. Turiansky
El premio Nobel a la OTAN
Pablo Urreta Pablo Urreta
Bajen el costo del Estado!!, pero cuidadito con tocar mi caja y el bolsillo de mis amigos…
Carlos Garramón Carlos Garramón
Qué es la cuarta revolución industrial y cómo condicionará nuestro futuro
Roberto Soria-Rodrigo Rey Roberto Soria-Rodrigo Rey
Tecnologías de la contrarreforma procesal penal uruguaya
Eduardo Vaz Eduardo Vaz
Seamos utópicos, pidamos lo posible
Alfredo Correa Reissig Alfredo Correa Reissig
LA GRAN OPORTUNIDAD HISTÓRICA PARA EL SR. FISCAL PACHECO (Segunda Parte)
Carlos Visca Carlos Visca
¿Qué es lo primero?
José Antonio Vera José Antonio Vera
Marqués de Sade nacionalizado paraguayo
Gustavo Firpo Gustavo Firpo
El Memorial del Penal de Libertad...
Milton A. Ramírez Milton A. Ramírez
La grieta social en Uruguay y sus 25 barrios excluidos
Edmundo Roselli Edmundo Roselli
Wilson Netto debe renunciar
más columnistas



 
banner cablevision 300 x 138
banner argentino hotel 300 x 138
Te encuentras en: Inicio | Columnas | Alberto Rodríguez Genta

¡Suéltanos, pasado…que el mundo ha cambiado! Son ellos o nosotros. ¿Estamos claros?

Alberto Rodríguez Genta

05.06.2018

Los uruguayos tenemos una especial relación patológica que nos sigue manteniendo prisioneros/aferrados, a nuestro pasado. Nos cuesta enormemente darnos cuenta que el mundo ha cambiado. ¡Y cuánto ha cambiado!

Pero nosotros seguimos aferrados a nuestros odios y rencores del pasado, en lugar de preocuparnos por los grandes desafíos del futuro!Seguimos recordando emocionados los títulos futbolísticos del 28, del 30 y del 50. Y también, las cruentas cuentas que pagamos en la dictadura de los 60 y los 70. Es que somos un país de viejos; y queremos -egoístamente -seguir legándoles a nuestros hijos y nietos los recuerdos de nuestros éxitos y errores del pasado, para que ellos construyan su futuro.

Nos deleitamos festejando y sufriendo con nuestro pasado. Y no nos damos cuenta que a nuestros jóvenes, hoy, no les interesa demasiado. Si, bueno, claro, les seguimos inculcando a nuestros estudiantes la rebeldía de luchar contra las injusticias e ignominias nuestras y del mundo entero. ¿Pero, y que mensajes y valores nuevos les estamos dando para incentivarlos a insertarse en un futuro que ya no es nuestro?Sobre todo en un tiempo en el cual el país ha crecido lo  suficiente, como para quelos ayer reivindicadores ya estemos cobrando buenos sueldos y dividendos, estamos más gordos y complacientes,  y entramos en nuestra zona deconfort. Y es que si bien hemos avanzado mucho, no hemos aprendido nada!

Y todo este preámbulo para entrar en el tema que hoy nos convoca a todos, más allá de las sentencias de Sendic, o el último intento de asalto con gas a los cajeros electrónicos, o el último y quizá más emblemático caso de la cajera Claudia Sánchez en Pinamar,asesinada por las dudas, por si en su bolso llevaba algo;más allá de los 100 pesos que llevaba! Y si, coincido con Layera, ésto puede llegar a ser ladestrucción de la sociedad uruguaya! Y si; Coincido con YamandúOrsi, en el sentido de que ya, a esta altura, esta es una guerra declarada, y debemos aceptar que "Acá sí, son ellos contra nosotros. La mala gente existe".

La sociedad uruguaya está sufriendo una metástasis cancerígena en sus valores.Y nosotros, a través de nuestros medios de comunicación somos los mejores publicistas y difusores de la actividad de la delincuencia. Ellos miran televisión como el resto de nosotros; leen las noticias, se enteran de las nuevas modalidades y técnicas en otros países y las adoptan;se asocian, se reúnen y planifican, saben diariamente quienes fracasaron y quienes triunfaron, cuanto se llevaron, y toda la investigación necesaria para irse profesionalizando y tomando los "nichos" del mercado, allí donde a la autoridad le cuesta más estar presente. Saben dónde están las mayores debilidades de la población; los horarios, los días, y lugares de pago;cuando entregan las remesas a los supermercados, y gracias a colegas profesionales internacionales regionales, están perfeccionando permanentemente sus técnicas. Bueno; ellos disfrutan del rating tanto como las televisoras!

¡Ojo! No sólo nosotros estamos tratando de mejorar nuestros conocimientos, nuestros medios de producción y nuestros estudios de mercado; la delincuencia también lo está haciendo!Y además, estos ejemplos debidamente difundidos  están sirviendo de inspiración permanente para quienes, criados en ambientes marginales en donde el delito no es una elección decidida, sino una forma de vida, Mientras nosotros miramos los informativos, luego de venir del trabajo planificado las nuevas metas y objetivos empresariales para que el país y nosotros mismos, podamos seguir creciendo, de hacer las compras, ocuparnos de los chicos y programar nuestra actividad para el día siguiente seguir trabajando y produciendo, ellos están trabajando y  planificando a quién, donde y como,  asaltarán, y si es necesario matarán, esta noche, o en la tarde,o en la mañana, o en la madrugada.Si; como dijo Orsi; son ellos contra nosotros.

Y cada vez que ellos leen y oyen las diatribas de nuestros representantes políticos, diputados, senadores, jueces, abogados y fiscales, que son los que deberían encargarse de la protección de nuestra sociedad, y no son capaces de ponerse de acuerdo en principios y valores tan elementales que hasta mi nieta los pueden interpretar, se van a festejar "muy sonrientes" a Punta del Este,  según testimonio dela fiscal que atendió el caso de esa lacra humana, que bajo las directivas de unos chilenos y un argentino, intervino en los asaltos y explosiones de 7 de los cajeros vandalizados. ¿Y saben qué? la sacó barata, en la oferta judicial por la cual en esas promociones tipo supermercado -te regalo tres por uno, a cambio de que me pagues con algo -le cobraron con 3 años y tres meses, la factura de su sinvergüenzura!

Tres años y tres meses; cuando a mi nieta le salgan los nuevos dientes del cambio, este individuo va a estar nuevamente en la calle, jodiendo a todo un país. Pero nosotros seguimos atados, o a las complacencias ideológicas partidarias,o a las mierdas lacerantes del pasado. Seguimos removiendo la mierda de hace cuatro décadas atrás, porque no tenemos ideas ni sabemos cómo enfrentar elpresente, ni menos el futuro. 

En El País del sábado 2, de mayo, "se reproduce el fallo en contra del delincuente acusado de los siete asaltos. Fruto de esas acciones, el botín en conjunto alcanzó las sumas de $ 10.906.000 y 44.800 dólares. ¡Joder! No es mal negocio! Si ahora lo soluciona con tres años y tres meses de "desocupado".¿No lo mandarán al Seguro de Paro? ¿Cuántos de nuestros compatriotas honestos han debido esperar más de eso, para obtener un trabajo?El compatriota uruguayo aseguró que "trabajaba" para varios chilenos y un argentino. Dijo haber percibido, en cada oportunidad, entre 100.000 y 150.000 pesos uruguayos, más $ 200.000 por su participación en la explosión de un cajero de la calle Ejido y Paysandú. Y tras ese golpe, se fueron a festejar con los chilenos a Punta del Este. Allí fue identificado mediante una fotografía en la que aparece "muy sonriente", según indicó la fiscal.

Y nosotros seguimos aferrados a los abusos que cometieron los militares hace 40 años atrás, y nos seguimos haciendo el harakiri para encontrar justificación a los allanamientos nocturnos -aún con orden judicial -en los lugares y hogares donde se tiene información de venta y distribución de droga, o tenencia de artículos robados.Teniendo en cuenta además de que, como lo informó el Fiscal Jorge Díaz, "Uruguay es el único país de la región que no tiene allanamientos nocturnos".La norma prevé que el ingreso de la Policía a una casa en horas de la noche solo es posible si el "jefe del hogar lo permite". Por eso, si hay una persecución y el delincuente se mete en una vivienda, la fuerza pública solo ingresa si se lo permite su dueño. ¿Lobo; estás? Es que como para tomarlo a risa. Hoy, cuando hemos visto que individuos con ametralladores y fusiles AK 47 son los que salen a robarnos y a matarnos!

Pero seguimos desconfiando de nuestro presente, y de nosotros mismos, a pesar de que tantas cosas, situaciones y personajes han cambiado! Y vale la pena leer el artículo de Julio Fernando Gil Díaz, en Uypress de estos días, bajo el título "El tiempo es (IN)CONSTITUCIONA!!", pues allí señala y destaca la curiosa dicotomía de los catedráticos constitucionalistas Martín Risso y Ruben Correa Freitas,quienes no hace tanto tiempo (mayo del año 2012), fueron categóricos en afirmar la inconstitucionalidad de la iniciativa, algo que ahora relativizaron ante la propuesta del senador Larrañaga. Seis años después (29 de mayo de 2018), en nota de El Observador,afirmanque ahora no es ni tan inconstitucional ni tan grave!

Y mientras Larrañaga va recolectando firmas para modificar la Constitución, e imponer medidas para combatir la inseguridad, su socio en el amor/odio del Partido Nacional, Luis Lacalle Pou, quien en abril afirmaba que apoyaría y firmaría cualquier propuesta en nombre de la seguridad nacional así fuera la del Senador Bordaberry o la que pudiera surgir de su par Larrañaga, hoy, cuando más se necesitaba su apoyo, el chico travieso, dijo que no firma nada!Y por ello, el blanco Larrañaga se consiguió el protagonismo del colorado Germán Coutinho! ¡Joder; que no es fácil de entender!

Y personalmente les digo que, si éstolo presentara un compatriota serio y creíble, y no  representantes de lo que ayer fueron las estafas, y la corrupción, y las oligarquías nacionales, capaz que yo la apoyaba! Porque en algunos puntos estoy muy de acuerdo simplemente por ser un ciudadano uruguayo más, preocupado por una situación que se nos ha ido de las manos!Patricia Rodríguez, líder del Sindicato de Funcionarios Policiales de Montevideo, advierte: "Hemos perdido autoridad frente al delincuente y eso tiene que cambiar". ¡Y cuánta razón que tiene!Porque ahora es frecuente, además, que cuando la policía entra en algunos barrios, a pedido de la gente honesta de la misma comunidad, son atacados con piedras y hasta con balas para no interrumpir su acción delictiva. Y es que no sólo la policía ha perdido autoridad frente a los delincuentes; la hemos perdido todos como sociedad!

¿Estamos claros? ¿O queremos seguir confundidos en nuestra cómplice oscuridad?



Alberto Rodríguez Genta



MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net