*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Esteban Valenti Esteban Valenti
Las culpas en la izquierda uruguaya
Mónica Xavier Mónica Xavier
La histórica e impostergable reforma de la ley orgánica militar
Carlos Vivas; Homero Bagnulo Carlos Vivas; Homero Bagnulo
Transparencia en la información. Una exigencia ética de todo sistema de salud
Daniel Vidart Daniel Vidart
Ayestarán
Pablo Mieres Pablo Mieres
Antel Arena: ¿por qué se oculta información?
Roberto Sansón Mizrahi Roberto Sansón Mizrahi
Concentración de la riqueza: supernova especulativa
Enrique Canon Enrique Canon
Cuidado, no caigas
Jaime Igorra Jaime Igorra
Fuerzas Armadas uruguayas y el control de nuestras fronteras
Luis Fernández Luis Fernández
“Por la misma... y cambiando”
Federico Arregui Federico Arregui
La región y Uruguay
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
Los tiempos cambian, las visiones de país no
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
El impuesto al valor agregado. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
William Marino William Marino
El Mundo en guerra
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
La difamación como arma disuasoria del sionismo
Gonzalo Moratorio Gonzalo Moratorio
Cazadores de virus, así estudiamos la evolución viral
Fernando Gil Díaz Fernando Gil Díaz
Frontera colada
Daniel Mordecki Daniel Mordecki
Sobre las encuestas basadas en avisos de Facebook II
Lic. Sebastian Hagobian Lopez Lic. Sebastian Hagobian Lopez
Uruguay, mirado desde el mundo
Jorge Balseiro Jorge Balseiro
Redoblando la apuesta
Michael Añasco Michael Añasco
Polonia blanca, Pura y Católica
Carlos Wuhl Carlos Wuhl
¿ISRAEL NOTICIAS O PROPAGANDA? CUANDO SE MIENTE NO SE PUEDE DETENER
Hebert Abimorad Hebert Abimorad
La maradonización de Argentina o viceversa
Adriana Marrero Adriana Marrero
Señores: así, NO.
Carlos Pérez Carlos Pérez
A propósito del borrador del Programa del Frente Amplio
Dr Guillermo Chiribao Dr Guillermo Chiribao
Manini violó las normas y su arresto a rigor es sano para la Democracia
Héctor Musto Héctor Musto
Esteban Valenti se va, yo me quedo
Juan Santini Juan Santini
El regalito del Pepe y del Ñato a Tabaré
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
El nuevo curso escolar, un aparatoso espectáculo en Cuba
Juan Pedro Ciganda Juan Pedro Ciganda
Si estás desorientado y no sabés…
Milton A. Ramírez Milton A. Ramírez
El debate por el zócalo
Juan Pedro Ribas Juan Pedro Ribas
Carta abierta al “Negro”
Alberto Rodríguez Genta Alberto Rodríguez Genta
No llores por mi Argentina… que yo lloro por ti!
Daniel Feldman Daniel Feldman
Roraima y la tristeza
Luis E. Sabini Fernández Luis E. Sabini Fernández
Israel, ¿modelo de democracia occidental? La Torah, ¡libro de historia!
Eduardo Vaz Eduardo Vaz
AUF y Frente Amplio
Fernando López D’Alesandro Fernando López D’Alesandro
El regreso de Sanguinetti, los problemas del FA y las limitaciones conservadoras
Charles Carrera Charles Carrera
Lacalle Pou, y el arte de hacer política desde los trascendidos de prensa
José Antonio Vera José Antonio Vera
Paraguay: estado cloacal
José W. Legaspi José W. Legaspi
2019: “Tantas opciones”, y a la vez, ninguna
Jaime Secco Jaime Secco
Odiaos los unos a los otros
Enrique Gerschuni Enrique Gerschuni
Voy a escribir sobre una persona
más columnistas



 
banner cablevision 300 x 138
banner argentino hotel 300 x 138
Te encuentras en: Inicio | Columnas

¿Por quién esperamos? ¿Esperamos a alguien?

Iván Solarich

06.06.2018

El silencio es atronador. Apenas se oye un perro ladrar dentro de algún apartamento. El resto son pasos. Pasos cortos. Paradas. Segundos de espera. Y vuelta a caminar.

Hay adultos y viejos. Hay jóvenes. También muchos niños. Es como un entierro de miles, de decenas de miles, nos dice nuestra amiga Sol, que por primera vez participa.. Es uruguaya y vive desde hace mucho en Buenos Aires. Es de noche, y Sol llora. A juzgar por el silencio, 18 de Julio parece un largo cementerio señalizado con semáforos. Pero esa noche, lo único que no se entierra es el olvido.
Adelante van ellas, las viejitas, las pocas que quedan. Las madres que llevan verticales los rostros de sus hijos. Son cartelitos estragados por el rocío y el viento de veintitrés otoños. Parecieran frágiles, pero no lo son. Antes, existieron otros muchos otoños. Y antes, muchos viernes de plaza Libertad.
Evidente. Ninguna madre abandona a su hijo porque sí. Y no es cuestión de ideología. Es, simplemente, un supremo sentido de la vida.
Sin embargo, es mucho el tiempo, y el gesto se reitera. Pareciera que marcharemos por toda la eternidad.

No tengo enemigos. Ni siquiera la Policía, ni las Fuerzas Armadas. Ni la palabra “milico” sale de mi garganta. Nunca pude. Es más, sólo en boca de Zitarrosa me ha sonado posible. Y confieso que jamás confundí vocación militar con tortura.
¿Qué tendrán que ver el capitán Óscar Lébel, brillante marino que un 27 de junio de 1973 colocó una bandera uruguaya, otra de Artigas y un cartel en el balcón de su casa en Pocitos que decía: “Soy el capitán Óscar Lebel ¡Abajo la dictadura!”, con el mayor José NinoGavazzo, responsable del Servicio de Información y Defensa y el Organismo Coordinador de Operaciones Antisubversivas, y especialista en torturar mujeres colgadas, desnudas e indefensas?
Tengo sólo dos clases de personas que detesto: golpistas y torturadores. Los primeros, por no aceptar el libre juego de la democracia, no atenerse a las urnas y no convalidar el mandato popular. Sea cual sea. Los hubo civiles y militares. Los segundos, por ser la especie más degradada de la condición humana. Lamentablemente, como decía Miguel de Unamuno, “el tigre no puede destigrarse, pero el hombre sí puede deshumanizarse”. También los hubo civiles y militares. Pero fueron una ínfima parte de la Policía, de las Fuerzas Armadas y de la sociedad civil de mi país. Aunque muchos de ellos caminen todavía libremente por las calles de mi ciudad.
¿Es creíble pensar que la oficialidad joven de mi país, la generación de la posdictadura, no quiera desmarcarse de los desmanes de antiguos jerarcas golpistas? ¿A qué oficial, sano y vocacional, le puede interesar que se lo ate a uniformes manchados de sangre y muerte?

Uno hubiera pensado que luego de tanto tiempo, de 33 años desde la salida democrática, de 13 años de gobiernos del Frente Amplio con mayorías parlamentarias, los derechos humanos vinculados al pasado reciente tendrían un tratamiento prioritario y relevante en la agenda democrática de la izquierda.
¿Que han existido avances? Por supuesto. Pero ninguna de las cárceles principales se convirtió en museo o memorial. El Museo de la Memoria (Mume, excelentemente concebido) se encuentra lejos de toda circulación y centralidad ciudadana. Es muy parcialmente conocido. La cárcel de Punta Carretas fue convertida en shopping center. ¿Cartel alusivo? Ninguno.
Los famosos puntos de la memoria, instalados en más de 30 espacios públicos emblemáticos de la resistencia a la dictadura (notable iniciativa de una comisión que luego tomaron la Junta Departamental de Montevideo y el Ministerio de Educación y Cultura) y que encontraron su concreción en la colocación de dos o tres pequeños “bancos” circulares por sitio, han pasado casi inadvertidos en el paisaje ciudadano por su grisura, tamaño y pequeña placa alusiva diluida en el suelo.
Los presos políticos, beneficiados desde hace 11 años con la PER (pensión especial reparatoria, cuya aprobación significó un paso grande de justicia), deben optar entre acogerse a ella o jubilarse como trabajadores, porque al día de hoy, para esta ley siguen siendo conceptos incompatibles. Se prometió revisarla al año de promulgarse. Pasó una década, y nada.
En buen romance, mi madre (por poner un ejemplo), profesora de matemática detenida en 1975 por pertenecer a un partido legal y democrático –prohibido después por la dictadura–, se comió ocho meses de torturas sistemáticas y ocho años de prisión en el Penal de Punta de Rieles, sin poder –con 86 años– todavía acogerse a lo que le corresponde; mientras tanto, quienes la torturaron, colgaron y vejaron personalmente a mansalva –y han sido comprobadamente violadores de todo Estado de Derecho– cobran sus derechos jubilatorios, muchos ni siquiera han sido juzgados, y algunos, como Gavazzo, cumplen prisión domiciliaria sin contralor alguno.
En este aspecto, como en otros, las víctimas se convierten en ciudadanos de segunda, y los victimarios, en ciudadanos de primera.
¿Por qué es que no nos inquieta la presencia de estas personas circulando libres en nuestro país? ¿Cómo podemos tener la certeza de que alguien, con el paso del tiempo, no tratará de emularlos, cuando en realidad comprueba que a casi todos ellos no les ocurrió nada?
Pero aun peor. Si hay dos temas que se supone que inquietan a la ciudadanía toda, son la seguridad y la educación. Y resulta –para hablar de seguridad– que los criminales peor conceptuados por el derecho internacional caminan libremente en mi país.
Y resulta –para hablar de educación– que mientras nos preocupamos por el estado de la educación en general y su presupuesto (cosa justa), le enviamos a nuestra gente y nuestros niños un inequívoco mensaje: “No lean la Constitución, aquí no aplica. Si atentamos contra el prójimo, poco importa. Porque existen dos clases de ciudadanos: los que pueden ser juzgados y los que no”.

¿Qué se esconde, entonces, que no sepamos los uruguayos?
¿A quién le sirve este silencio tan prolongado?
¿Existe algún pacto? ¿Entre quiénes?
¿Son tantos los que participan en él?
¿Existe miedo a tocar a alguien porque hay una derecha golpista en ciernes?
¿O existe algún sector al que le importe tanto su relato, o su ego, que no logra anteponer el dolor concreto de tantos familiares por saber dónde efectivamente descansan sus seres queridos?
¿Qué ideología puede estar por encima de la vida y sus valores más elementales?
¿Por quién esperamos?
¿Esperamos a alguien?


Iván Solarich
Actor, director y dramaturgo.



UyPress - Agencia Uruguaya de Noticias


MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net