*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Esteban Valenti Esteban Valenti
Las culpas en la izquierda uruguaya
Mónica Xavier Mónica Xavier
La histórica e impostergable reforma de la ley orgánica militar
Carlos Vivas; Homero Bagnulo Carlos Vivas; Homero Bagnulo
Transparencia en la información. Una exigencia ética de todo sistema de salud
Daniel Vidart Daniel Vidart
Ayestarán
Pablo Mieres Pablo Mieres
Antel Arena: ¿por qué se oculta información?
Roberto Sansón Mizrahi Roberto Sansón Mizrahi
Concentración de la riqueza: supernova especulativa
Enrique Canon Enrique Canon
Cuidado, no caigas
Jaime Igorra Jaime Igorra
Fuerzas Armadas uruguayas y el control de nuestras fronteras
Luis Fernández Luis Fernández
“Por la misma... y cambiando”
Federico Arregui Federico Arregui
La región y Uruguay
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
Los tiempos cambian, las visiones de país no
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
El impuesto al valor agregado. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
William Marino William Marino
El Mundo en guerra
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
La difamación como arma disuasoria del sionismo
Gonzalo Moratorio Gonzalo Moratorio
Cazadores de virus, así estudiamos la evolución viral
Fernando Gil Díaz Fernando Gil Díaz
Frontera colada
Daniel Mordecki Daniel Mordecki
Sobre las encuestas basadas en avisos de Facebook II
Lic. Sebastian Hagobian Lopez Lic. Sebastian Hagobian Lopez
Uruguay, mirado desde el mundo
Jorge Balseiro Jorge Balseiro
Redoblando la apuesta
Michael Añasco Michael Añasco
Polonia blanca, Pura y Católica
Carlos Wuhl Carlos Wuhl
¿ISRAEL NOTICIAS O PROPAGANDA? CUANDO SE MIENTE NO SE PUEDE DETENER
Hebert Abimorad Hebert Abimorad
La maradonización de Argentina o viceversa
Adriana Marrero Adriana Marrero
Señores: así, NO.
Carlos Pérez Carlos Pérez
A propósito del borrador del Programa del Frente Amplio
Dr Guillermo Chiribao Dr Guillermo Chiribao
Manini violó las normas y su arresto a rigor es sano para la Democracia
Héctor Musto Héctor Musto
Esteban Valenti se va, yo me quedo
Juan Santini Juan Santini
El regalito del Pepe y del Ñato a Tabaré
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
El nuevo curso escolar, un aparatoso espectáculo en Cuba
Juan Pedro Ciganda Juan Pedro Ciganda
Si estás desorientado y no sabés…
Milton A. Ramírez Milton A. Ramírez
El debate por el zócalo
Juan Pedro Ribas Juan Pedro Ribas
Carta abierta al “Negro”
Alberto Rodríguez Genta Alberto Rodríguez Genta
No llores por mi Argentina… que yo lloro por ti!
Daniel Feldman Daniel Feldman
Roraima y la tristeza
Luis E. Sabini Fernández Luis E. Sabini Fernández
Israel, ¿modelo de democracia occidental? La Torah, ¡libro de historia!
Eduardo Vaz Eduardo Vaz
AUF y Frente Amplio
Fernando López D’Alesandro Fernando López D’Alesandro
El regreso de Sanguinetti, los problemas del FA y las limitaciones conservadoras
Charles Carrera Charles Carrera
Lacalle Pou, y el arte de hacer política desde los trascendidos de prensa
José Antonio Vera José Antonio Vera
Paraguay: estado cloacal
José W. Legaspi José W. Legaspi
2019: “Tantas opciones”, y a la vez, ninguna
Jaime Secco Jaime Secco
Odiaos los unos a los otros
Enrique Gerschuni Enrique Gerschuni
Voy a escribir sobre una persona
más columnistas



 
banner cablevision 300 x 138
banner argentino hotel 300 x 138
Te encuentras en: Inicio | Columnas
imagen del contenido Federico Arregui

La buena nueva de la Esperanza

Federico Arregui

08.06.2018

No resulta fácil escribir este artículo, en tanto hurgará en nuestra historia colectiva, y también personal, políticamente hablando. Nuestra historia como militante de la izquierda uruguaya, como militante del Frente Amplio y del Partido Socialista.

Que fuimos, pero que seguimos sintiendo, que nos seguimos emocionando con símbolos, con nuestros héroes, con nuestra sangre derramada, con nuestros muertos, con nuestros dolores, con tanta persecución sufrida como militantes, con nuestras luchas y conquistas que siguen pendientes.

En primer lugar necesitamos dejar establecido que no ha sido grato, cómodo ni balsámico, atravesar estos últimos tres años de la vida política colectiva y personal. Muchas veces hemos sentido la aridez y la violencia de muchos compatriotas que, legítimamente, han creído en una posición diferente a la nuestra. Hemos atravesado algo parecido al desierto y sólo la sed de justicia y de honestidad con nuestra historia colectiva y personal nos ha mantenido en pie. Siempre luchando a brazo partido, como ha sido nuestra característica. Y sin embargo, cada día, al mirarnos al espejo nos sentimos en paz con nuestra alma y nuestra conciencia.

Hemos reivindicado los principios fundacionales de aquella heroica fuerza política, de aquel Frente Amplio del año 1971 con todos sus grandes y heroicos hombres y mujeres, los conocidos y los anónimos. Hemos básicamente hecho hincapié en la defensa de la ética y la honestidad en el manejo de la cosa pública, en un proyecto de país inclusivo con justicia social e igualdad de oportunidades desde el vientre de la madre.

Sentimos que nuestra lucha tuvo sentido a la luz de los acontecimientos públicos y notorios. Nos fuimos por las actitudes de Sendic, de De León y por la apoyatura cómoda y cómplice de quienes los apoyaron. Y que, ahora, poco a poco van dándose cuenta, honestamente muchos, por conveniencia y oportunismo político otros, de que teníamos razón. Básicamente, toda la razón. Lo ejemplifica lo que dijo Miranda que nos destrató públicamente a los Indignados y Desencantados en el último Congreso del FA y la vicepresidente Lazo cuando dijo que éramos de derecha a pocos que nos rascaran. Ahora, Miranda, suelto de cuerpo y creyéndose libre de culpas, se atreve a poner una lápida sobre Sendic diciendo que no debería ser candidato. Antes, lo defendía a capa y espada, ahora desde el Olimpo dice que no debería ser postulado. Caramba, que voltereta que se dan algunos en el aire. Si algo no vamos nosotros, en cambio, a hacer ahora ni nunca es ser genuflexos con el poder de ninguna naturaleza, arrastrarnos miserablemente, torpemente por un mendrugo de pan. Por el contrario, coherentes y dignos seguiremos en la brega de un mundo mejor, de un país diferente.

Como emociona el flaco Zitarrosa

Allanamiento

Hoy anduvo la muerte buscando entre mis libros alguna cosa...Hoy por la tarde anduvo, entre papeles, averiguando cómo he sido, cómo ha sido mi vida, cuánto tiempo perdí, cómo escribía cuando había verduleros que venían de las quintas, cuanto tenía dos novias, un lindo jopo, dos pares de zapatos, cuando no había televisión, ese mundo a los pies, violento, imbécil, abrumador, esa novela canallesca escrita por un loco...Hoy anduvo la muerte entre mis libros buscando mi pasado, buscando los veranos del 40, los muchachitos bajo la manguera, las siestas clandestinas, los plátanos del barrio, asesinados, tallados en el alma...Hoy anduvo la muerte revisando mi abono del tranvía, mis amigos, sus nombres, las noches del Café Montevideo, las encomiendas por la Onda con olor a estofado, revisando a mi padre, su Berreta, anarcos queridos bajo bandera, bajo mortaja, bajo vinos y versos interminables...Hoy anduvo la muerte revisando los ruidos del teléfono, distintos bajo los dedos índices, las fotos, el termómetro, los muertos y los vivos, los pálidos fantasmas que me habitan, sus pies y manos múltiples, sus ojos y dientes, bajo sospecha de subversión...Y no halló nada...No pudo hallar a Batlle, ni a mi padre, ni a mi madre, ni a Marx, ni a Arístides, ni a Lenin, ni al Príncipe Kropotkin, ni al Uruguay ni a nadie...ni a los muertos Fernández más recientes....A mí tampoco me encantó...Yo había tomado un ómnibus al Cerro e iba sentado al lado de la vida...Pasé frente al Nocturno y la vida había pintado unos carteles...Pregunté en una esquina por la hora, y en la bolsa del hombre que me dijo la hora iba la vida, junto con su almuerzo....Hoy dejaré las puertas y las ventanas de mi casa abiertas...y la noche entrará por todas las ventanas de mi casa, por todas las ventanas de todo el barrio, por todas las ventanas de todos los cuarteles y de todas las cárceles, por todas las ventanas de los hospitales...la noche entrará, cabeceando, saltará para adentro, sombra a sombra a la luz del farol....y se echará en el piso como un perro...y aguardará hasta la madrugada ...Hoy...dejaré las puertas abiertas y las ventanas de mi casa, abiertas, para siempre...

La Alianza popular, nacional y progresista

Una vez más tendemos la mano. Una vez más la Esperanza y la Alegría nos debe hacer capaces de ver por sobre la miseria y los miserables.

Por ello creemos necesario pese a todo y a todos tender la mano franca, fraterna, en clave de Que el pueblo unido, jamás será vencido, cómo cantábamos de niños y adolescentes en las manifestaciones populares en los últimos estertores de la Dictadura cruel y sanguinaria, abrazados juntos frenteamplistas y los wilsonistas queridos. Que Wilson estuvo preso en el año 1984 y Seregni proscripto.

Por ello una alianza del Frente Amplio con los indignados y desencantados, con los wilsonistas que no quieren ver como se traiciona el legado por parte de aquellos que llaman a las Fuerzas Armadas.

Sigue mucho pendiente por hacer: en primerísimo lugar saber dónde están enterrados los muertos y el pedido de perdón natural y consiguiente, en segundo lugar seguir con las conquistas sociales. Seguir perseverando en la mejora de la educación, de la seguridad y de tantas áreas más. En la investigación científica, en insertarnos en el mundo.

Ya la pelota, como se dice comúnmente no está en nuestra cancha.

 





MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net