*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Esteban Valenti Esteban Valenti
Los nuevos monstruos
Dr. Federico Arregui Dr. Federico Arregui
Haddad, Bolsonaro y el futuro de Latam y el mundo
Pablo Mieres Pablo Mieres
No a la grieta
Daniel Vidart Daniel Vidart
Dos poemas
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
Alcoholismo en Cuba
Dr Guillermo Chiribao Dr Guillermo Chiribao
Sainete Nacional: Asociación Rural de Tacuarembó, Ministerio de Turismo y Un Solo Uruguay
Milton A. Ramírez Milton A. Ramírez
Giro a la izquierda
William Marino William Marino
Los días del después
Luis Fernández Luis Fernández
Sólo un par de detalles...
Jaime Igorra Jaime Igorra
Isla de Flores
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
Educar, educar, educar… (Abordando eso gris, que parece la teoría).
Fernando Gil Díaz Fernando Gil Díaz
Injusto
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
11 de octubre a las 11 en Torre Ejecutiva, evitemos un nuevo desembarco que agudizaría el desastre
Adriana Marrero Adriana Marrero
El Brasil autoritario: cinco votos y cómo explicarlos
Daniel Feldman Daniel Feldman
Salgo a caminar y desconfío del prójimo
Carlos Wuhl Carlos Wuhl
Los dos payasos peligrosos aún golpean
Ismael Blanco Ismael Blanco
La insoportable levedad de los inútiles
Dr. Federico Arregui Dr. Federico Arregui
Fogones Artiguistas apoya a Daniel Martinez
Carlos Vivas; Homero Bagnulo Carlos Vivas; Homero Bagnulo
Los Sistemas Sanitarios no deben financiar procedimientos inefectivos
Michael Añasco Michael Añasco
Un zarpazo de Erdogan sobre Chipre del Norte
Jorge Balseiro Jorge Balseiro
¡Felicitaciones Alcalde Charo López!
Juan Santini Juan Santini
Tabaré: No la embarres
Juan Pedro Ribas Juan Pedro Ribas
20 años después
Edmundo Roselli Edmundo Roselli
Urge que Uruguay defina su posición sobre Venezuela
Jaime Secco Jaime Secco
Astori casi siempre tuvo razón
Mónica Xavier Mónica Xavier
La histórica e impostergable reforma de la ley orgánica militar
Roberto Sansón Mizrahi Roberto Sansón Mizrahi
Concentración de la riqueza: supernova especulativa
Enrique Canon Enrique Canon
Cuidado, no caigas
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
Los tiempos cambian, las visiones de país no
Gonzalo Moratorio Gonzalo Moratorio
Cazadores de virus, así estudiamos la evolución viral
Daniel Mordecki Daniel Mordecki
Sobre las encuestas basadas en avisos de Facebook II
Lic. Sebastian Hagobian Lopez Lic. Sebastian Hagobian Lopez
Uruguay, mirado desde el mundo
Hebert Abimorad Hebert Abimorad
La maradonización de Argentina o viceversa
Carlos Pérez Carlos Pérez
A propósito del borrador del Programa del Frente Amplio
Héctor Musto Héctor Musto
Esteban Valenti se va, yo me quedo
Juan Pedro Ciganda Juan Pedro Ciganda
Si estás desorientado y no sabés…
Alberto Rodríguez Genta Alberto Rodríguez Genta
No llores por mi Argentina… que yo lloro por ti!
Luis E. Sabini Fernández Luis E. Sabini Fernández
Israel, ¿modelo de democracia occidental? La Torah, ¡libro de historia!
Eduardo Vaz Eduardo Vaz
AUF y Frente Amplio
Fernando López D’Alesandro Fernando López D’Alesandro
El regreso de Sanguinetti, los problemas del FA y las limitaciones conservadoras
Charles Carrera Charles Carrera
Lacalle Pou, y el arte de hacer política desde los trascendidos de prensa
José Antonio Vera José Antonio Vera
Paraguay: estado cloacal
José W. Legaspi José W. Legaspi
2019: “Tantas opciones”, y a la vez, ninguna
Enrique Gerschuni Enrique Gerschuni
Voy a escribir sobre una persona
más columnistas



 
banner cablevision 300 x 138
banner argentino hotel 300 x 138
Te encuentras en: Inicio | Columnas | Esteban Valenti
imagen del contenido Esteban Valenti

El bullyng político

Esteban Valenti

13.06.2018

Repasemos el significado de esta palabra que ha entrado con prepotencia en nuestro lenguaje y hace poco incluso en el discurso político.

"Bullying es una palabra inglesa, también conocido como "acoso escolar" o "hostigamiento escolar", bullying está compuesto por la voz "bully" que quiere decir "matón" o "peleón" más la terminación "ing" que indica la acción o el resultado de una acción. Este vocablo no figura en el diccionario de la Real Academia pero, puede ser definido como el maltrato o una conducta agresiva de un determinado individuo hacia otro, que constantemente se repite con el fin de producir daño premeditadamente a este. Este tipo de acoso se caracteriza por optar por un comportamiento cruel, brutal y muchas veces inhumano con el principal objetivo de infligir daño a una determinada persona para asustarlo o someterlo"

¿En el Uruguay se ha sometido a alguien a un bullyng político? ¿Señalar errores, inmoralidades, ilegalidades diversas a un dirigente político en el debate político es hacer bullyng, sobre todo cuando este no admite las más flagrantes evidencias?

¿No habrá sido exactamente al revés, que la enorme mayoría de los uruguayos hemos sido sometidos al bullyng desde el poder para defender actos, declaraciones y mentiras en reiteración real, que se han producido sobre ciertos organismos del Estado y ciertos altos cargos gubernamentales?

Lograron un milagro, unos pocos nos hicieron el bullyng a la mayoría de los orientales.

Nos han matoneado, nos han tratado de imponer desde el más alto poder y desde las estructuras del Frente Amplio, el partido en el poder, "verdades" absolutamente falsas sin que a nadie se le moviera un pelo, simplemente aparados en el poder y la sensación que insistiendo al final nos van a convencer o nos van a imponer el silencio.

¿Cuándo se comenzó a hablar públicamente del desastre de la gestión de ANCAP - porque en los pasillos, sobre todo del gobierno se hablaba desde hacía un buen tiempo - no hubo una general levantada de escudos desde el poder para defender a Raúl Sendic y su equipo?

Es fácil de reconstruir ese bullyng, esta todo en Google. Una defensa general de todas las operaciones y sus consecuencias. ¿No me digan que ya lo han olvidado? Esa fue una primera agresión a la inteligencia de la gran mayoría de los uruguayos.

Los balances de ANCAP ya se habían publicado y daban cifras desastrosas, en general y en cada uno de los principales rubros y sin embargo seguían insistiendo que todo iba muy bien, al punto de designar un directorio del ente en el año 2015, que era la continuidad más absoluta y reforzada del que había presidido Sendic. Tuvo que pasar un año, perderse un año entero y otros cientos de millones de dólares para que el gobierno se decidiera a cambiar esa tripulación del desastre.  Eso fue bullyng contra la economía de ANCAP y del país.

Todos se concentraron en lo más llamativo, incluyendo la oposición y su lamentable nivel, que basó toda su ofensiva en la búsqueda de delitos penales. ¿Y el resto, y lo más importante para un gobernante y para un político: los resultados, la gestión y la moralidad? Eso quedó sumergido en un mar de impermeables claros en la puerta de un juzgado, pasándole la pelota al poder judicial y declarando su profunda incapacidad política.

Lo que hubiera merecido un análisis, un debate serio, profundo, incluso autocrítico, porque los desastres venían desde antes, desde la falta de inversiones, los malos negocios en varios sectores y muchas gerencias con licencia para matar, brilló por su más absoluta ausencia.

¿Para el país, lo más negativo fue el abuso de las tarjetas de crédito y los viáticos (50.000 dólares  Sendic)  y (22.000 dólares De León) o los cientos de millones de dólares dilapidados en sobreprecios de las inversiones, en desastrosos negocios con la compra de crudo, derivados y productos químicos, el descontrol en el aumento de todos los costos de producción, de distribución, de logística?

Estamos hablando de cientos de millones de dólares contra unas pocas decenas de miles de dólares. Es cierto, las tarjetas y los viáticos eran una lamentable pintura del descontrol, del clima de "magnates petroleros" con avioneta bimotor propia y viajes a todo trapo, pero para el país, el bullyng fue contra su economía y para la izquierda contra su Proyecto Nacional y su historia.

¿No deberíamos analizar serenamente, como se llegó a ese desastre, tanto desde el punto de vista estructural, organizativo, de la falta de control, del funcionamiento infame de las empresas de derecho privado y de la estructura de gerencias que siguen tan campantes en ANCAP?

¿Alguien puede creer que fue la Presidencia-gerencia general unipersonal de Sendic, pero generada desde antes, que pudo diseñar y ejecutar sola el negocio con Petroecuador y Trafigura?  No, nos insulten, ni los dirigentes políticos, ni los fiscales, ni los jueces. Esa fue una operación entre expertos de ANCAP y Trafigura con dos víctimas: Petroecuador y los uruguayos, que le dimos de ganar 200 millones a Trafigura y por el mandado recibimos 6 millones.

Y podríamos hablar del cemento, de la cal, de los perfumes, del empujador-remolcador, de todo el esquema de la distribución, del aumento sideral de todos los costos, de la construcción de la planta de ALUR en Paysandú y una lista interminable de bullyng que nos hicieron a los uruguayos.

¿Uds. vieron que algunos de los agudos políticos opositores se hayan preocupado de escribir, de opinar, de analizar los procesos y la gestión que nos llevó a esos resultados? Todo lo liquidan con una cifra: perdimos 800 millones de dólares. Y es equivocada, porque además hay que considerar que una empresa que factura 3000 millones de dólares por año, además debe ganar plata y no perderla, por lo tanto el desastre es mayor, bastante mayor.

¿Ustedes han visto iniciativas y una batalla política para que el Estado controle las empresas de derecho privado? ¿No será que esperan estar ellos arriba para usufructuar de todas esas libertades en el gasto y el despilfarro?

¿El bullyng fue de un vicepresidente, que además nos mintió a todos varias veces, pero también de los que fueron sus cómplices en los organismos de gobierno del ente, no les pagamos para que levanten las manos enyesadas, sino para que piensen y controlen? ¿Y los gerentes, muchos de los cuales saben mucho más que los directores del negocio, están desde antes y son participes obligatorios en los negocios, no tienen nada que ver? ¿Incluso la oficina jurídica de ANCAP no debería ser analizada a fondo, no solo desde el punto de vista legal, sino de la calidad de su gestión y sus aportes al funcionamiento del Ente?

Y dejo para el final, lo más importante. ¿Ustedes escucharon a alguno de los principales y directos responsables de haber designado, impulsado, justificado durante muchos años el desastre en ANCAP y a su Presidencia-gerencia general y directorio, hacer la mínima autocrítica, el menor acto de sinceramiento republicano? Nada, los culpables, somos los "matones" que levantamos el horroroso velo de la peor gestión de una empresa del estado de la que se tenga memoria.



Esteban Valenti - Periodista, escritor, coordinador de Bitácora, director de Agencia de Noticias Uypress

UyPress - Agencia Uruguaya de Noticias



MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net