*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
El Decreto mordaza sobre el agua y su escudero (Respuesta al colega Balseiro)
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
La ley de nacionalidad de Israel: reacciones y exageraciones
William Marino William Marino
En serio o en broma
Roberto Savio Roberto Savio
Inmigración: muchos mitos y escasa realidad
Carlos Wuhl Carlos Wuhl
En el 70 aniversario del Estado de Israel: la larga marcha a constituirse en un estado fascista y del apartheid
E. Canon-F. López D’Alesandro E. Canon-F. López D’Alesandro
Democracia, propuestas y el verdadero cambio
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
La jura de la Constitución
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
Moneda para ricos, moneda para pobres. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
Esteban Valenti Esteban Valenti
¿Para qué sirve?
Jorge Balseiro Jorge Balseiro
Imaginación kafkiana, de la pesca a UPM
Lic. Sebastian Hagobian López Lic. Sebastian Hagobian López
El México progresista y su ventana de oportunidad para Uruguay
Enrique Gerschuni Enrique Gerschuni
Candidatos en el Frente Amplio
Carlos Vivas; Homero Bagnulo Carlos Vivas; Homero Bagnulo
Situaciones estresantes como desencadenantes de enfermedades
Daniel Vidart Daniel Vidart
¿Por qué Montevideo?
Pablo Mieres Pablo Mieres
Fracaso en el corazón del gobierno de izquierda: la integración social
Alejandro Domostoj Alejandro Domostoj
Manuela Presidenta
Milton A. Ramírez Milton A. Ramírez
Casavalle y la izquierda
Fernando Gil Díaz Fernando Gil Díaz
Tarda, pero (finalmente) llega...
Dr. Federico Arregui Mondada Dr. Federico Arregui Mondada
Ineludible agenda de derechos para el próximo quinquenio
Carlos Visca Carlos Visca
Doctrina Naval, otras reflexiones
Dr. Guillermo Chiribao Dr. Guillermo Chiribao
“Reconocer el fracaso”… No es Deportivamente Correcto
Juan Santini Juan Santini
Martìn Aguirre
Michael Añasco Michael Añasco
Los macacos huyen de Gibraltar
Carlos Garramón Carlos Garramón
Estados Unidos le declaró la guerra a China
Felipe Michelini Felipe Michelini
Las víctimas y el Estatuto de Roma
Hugo Naya Hugo Naya
El genoma humano y la gallina de los huevos de oro
Andrea recomienda: a la uruguaya Andrea recomienda: a la uruguaya
Diseño, Arte, Gastronomía & Co.
Mónica Xavier Mónica Xavier
45 años del golpe del 73
Charles Carrera Charles Carrera
A cuarenta y cinco años del Golpe de Estado de 1973: ¡Nunca más terrorismo de Estado en el Uruguay!
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
Las UMAP (Unidades Militares de Apoyo a la Producción) o el miedo a decir la verdad
Luis C. Turiansky Luis C. Turiansky
El ser o no ser de Lionel Messi
Ismael Blanco Ismael Blanco
La revolución perdida
Roberto Savio Roberto Savio
Trump está aquí para quedarse y cambiar el mundo
Fernando López D’Alesandro Fernando López D’Alesandro
Jaime Pérez, renovación y democracia
Iván Solarich Iván Solarich
¿Por quién esperamos? ¿Esperamos a alguien?
Macarena Pereyra Macarena Pereyra
Violencia doméstica, entre las carencias del sistema y el estigma social
Daniel Feldman Daniel Feldman
Empiecen a empacar maletas
más columnistas



 
banner cablevision 300 x 138
banner argentino hotel 300 x 138
Te encuentras en: Inicio | Columnas | Pablo Mieres

Hay algo que sigue vivo…

Pablo Mieres

08.07.2018

Los que somos fanáticos del fútbol y seguimos con pasión, sufriendo y disfrutando los avatares de nuestra selección desde hace décadas, podemos dar fe del gigantesco cambio que se ha producido en la performance de la selección uruguaya.

En efecto, desde el Mundial de Sudáfrica hasta hoy, se ha gestado una verdadera y profunda transformación de la imagen y de la realidad del fútbol uruguayo. Y no estamos hablando solamente de los resultados deportivos, que también han mejorado sustancialmente, sino de un proceso global que incluye un cambio en valores, principios, fundamentos de trabajo y construcción de un proceso de larga duración.

No hay que olvidar los viejos tiempos. Las frustraciones, los intereses particulares, la intromisión indebida de empresarios del fútbol en la toma de decisiones deportivas, la falta de compromiso con la selección, la inestabilidad institucional permanente. Estuvimos hundidos en resultados, en imagen, en tipo de juego y en comportamientos en la cancha y fuera de la cancha.

Parecía que nunca más íbamos a poder recuperar la herencia de nuestra gloriosa historia de logros deportivos e imagen positiva en el concierto del fútbol mundial. El programa de Facundo Ponce de León, El Origen del Fútbol Uruguayo, puso sobre la mesa un asunto fundamental: la explicación de nuestros éxitos pasados en este campo no fue resultado de la versión mal entendida de la "garra charrúa", como sinónimo de "meter pata", "meter la pesada", ganar pegando y, si nos va mal, armar un escándalo o inventar justificaciones falsas.

Todo lo contrario, nuestros éxitos futbolísticos se fundaron en nuestro nivel de juego, la calidad de nuestros jugadores, la capacidad de jugar bien al fútbol. Por algo Uruguay no perdió un solo partido de fútbol en un Mundial hasta las semifinales del Mundial de 1954.

Sin embargo, después de la gran revolución futbolística que ocurre entre el Mundial de 1970 y 1974, nuestro país perdió la brújula y tanto las búsquedas futbolísticas como institucionales rumbearon hacia decisiones equivocadas que ahondaron nuestra profunda crisis. No vamos a repasar los tiempos negros del fútbol de selección, hay muchas cosas muy tristes y oscuras que dominaron la escena durante largos años.

Lo que importa es que se pudo cambiar sustancialmente para vivir lo que ahora vivimos todos los uruguayos. La frase del Maestro Tabárez: "El camino es la recompensa" es el símbolo de la recuperación del rumbo.

Hubo una conducción política en la AUF que se impuso a los intereses particulares y económicos inmediatos dominantes para recrear la idea de un objetivo común y superior. Una conducción que apoyó la idea de un proceso de largo aliento, que superó las tendencias triunfalistas inmediatistas, que respaldó un camino desde las selecciones juveniles hasta la selección mayor. Y aunque los representantes de los intereses negativos lograron derribar a Sebastián Bauzá, que fue el símbolo del cambio directriz, la orientación siguió vigente, preservando el camino iniciado.

Hubo también un equipo técnico que desarrolló un concepto central de la importancia de forjar equipo, de crear lazos, de apostar a valores que superan lo inmediato.

Y demostraron que se podía cambiar una realidad muy adversa para colocar nuevamente a Uruguay entre los principales países que animan el fútbol mundial.

En un momento en el que el país parece estar bloqueado, sin rumbo y sin avanzar en la resolución de sus principales desafíos. En donde predominan las justificaciones que señalan que resulta muy difícil cambiar algunas cosas centrales que hacen a la pérdida de nuestra calidad de vida.

En un momento en que la transparencia resulta un reclamo creciente de ciudadanos insatisfechos con la realidad política, con los políticos y con el gobierno. En un momento en que parece que hay muchas cosas que es imposible cambiar, el ejemplo del proceso de la selección uruguaya se impone como referencia para trasladar a la realidad general de nuestro país.

Para recuperar ese país del que estuvimos tan orgullosos, para recuperar la calidad educativa, para reconstruir la integración de nuestra sociedad, para crecer con equidad incluyendo a todos, para vivir en paz y tranquilos, para abrir nuestro país al mundo es imprescindible cambiar.

Es imprescindible construir nuevas lógicas de trabajo, estar dispuesto a tirar abajo obstáculos, miedos y prejuicios para promover nuevas lógicas innovadoras en las formas de hacer política, en las formas de gobernar, en las formas de construir acuerdos. Y sobre todo, para estar dispuestos a sostener dinámicas de cambio que sean capaces de enfrentar y superar las resistencias históricas y los particularismos corporativos que impiden que nuestro país avance.

No fue fácil el cambio en el fútbol, no es fácil el cambio que necesitamos impulsar en nuestra sociedad, pero es posible hacerlo.

Ese es el mejor legado que nos deja el proceso de la selección.



Pablo Mieres

UyPress - Agencia Uruguaya de Noticias



MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net