*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
170 años. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
No se puede dar nada a Hamas hasta que devuelva a los soldados y civiles que secuestró”
Hugo Rodríguez Almada Hugo Rodríguez Almada
Facultad de Medicina: El statu quo y los conflictos
Esteban Valenti Esteban Valenti
Mujica el gran elector
Milton A. Ramírez Milton A. Ramírez
La primera vez que vi a Mujica
Carlos Vivas; Homero Bagnulo Carlos Vivas; Homero Bagnulo
Las “innovaciones” en Medicina y los medios de información
Michael Añasco Michael Añasco
American Space Forces. Donald Trump contra los extraterrestres
Fernando Gil Díaz Fernando Gil Díaz
Pepe, el último profeta...
Roberto Sansón Mizrahi Roberto Sansón Mizrahi
En la encrucijada contemporánea no más ajuste sino transformación
Luis Sabini Luis Sabini
Una maldecidísima trinidad: Assange, Sala, palestinos
Dr. Guillermo Chiribao Dr. Guillermo Chiribao
Tacuarembó y el triste protagonismo de los últimos días
Dr. Federico Arregui Mondada Dr. Federico Arregui Mondada
Votaremos con el Frente Amplio. O a este mismo
Ismael Blanco Ismael Blanco
Balbi: el toro y la muerte
Jorge Balseiro Jorge Balseiro
El turismo visto desde la celulosa
Pablo Mieres Pablo Mieres
Promesas rotas
Rafael Sanseviero Rafael Sanseviero
La marea verde y la siesta de las izquierdas
Alejandro Domostoj Alejandro Domostoj
La venta del Dique Maua y la crónica de una metamorfosis: El FA de estatizador a continuador de la obra de Aparicio Méndez
Laura Alemán Laura Alemán
Predios del dique Mauá. Vender el alma: tres perlas de un collar oscuro
Charles Carrera Charles Carrera
Tan uruguayos como nosotros
Luis Fernández Luis Fernández
Detalles de la inmigración africana
Carlos Wuhl Carlos Wuhl
No lo digo yo, lo dicen Daniel Barenboin y otros, que se aplica el « apartheid » en Israel
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
Desinteligencias de la Inteligencia
William Marino William Marino
Comenzó la carrera!!!
Daniel Mordecki Daniel Mordecki
La ley de los pequeños números
Enrique Gerschuni Enrique Gerschuni
Gobiernos y derechos
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
UPM 2 NO, cuando la mentira es la verdad
Daniel Vidart Daniel Vidart
Gauchos de las cuchillas y vaqueros de las praderas -II
Juan Pedro Ciganda Juan Pedro Ciganda
¿En qué nos parecemos, tú y yo a la nieve?
Juan Pedro Ribas Juan Pedro Ribas
Cuidado señores candidatos. ¡Oso! del futbol
Edgardo Carvalho Edgardo Carvalho
El programa del FA y los arbolitos de Navidad
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
Matrimonio homosexual en Cuba: ¿Buena voluntad o representación?
Iván Solarich Iván Solarich
GRIEZMANN, Y EL PARTIDO DE LA ÉTICA
Agustín Deleo Agustín Deleo
Aleluya hermanos
Fernando Gil Díaz Fernando Gil Díaz
Largaron!!
Daniel Feldman Daniel Feldman
Hacen falta poetas
José Antonio Vera José Antonio Vera
Cartes un ganador derrotado
Fernando López D’Alesandro Fernando López D’Alesandro
El Frente Amplio debe irse del Foro de San Pablo
E. Canon-F. López D’Alesandro E. Canon-F. López D’Alesandro
Democracia, propuestas y el verdadero cambio
más columnistas



 
banner cablevision 300 x 138
banner argentino hotel 300 x 138
Te encuentras en: Inicio | Columnas
imagen del contenido Lic. Sebastian Hagobian López

El México progresista y su ventana de oportunidad para Uruguay

Lic. Sebastian Hagobian López

17.07.2018

El pasado 1 ° de julio no fue un domingo cualquiera dado que por primera vez en la historia de México ganó la elección un candidato de izquierda: Andrés Manuel López Obrador (AMLO).

Es importante destacar que AMLO con el 53% obtenido se convirtió en el presidente electo con mayor respaldo popular en la historia electoral de dicho país. También que votaron unos 56 millones de ciudadanos, representando una participación de alrededor del 63%, algo anormal para el promedio de las elecciones en México -país que no cuenta con un sufragio obligatorio-.

Estos datos no son menores y dan una legitimidad muy importante: la coalición que llevo a AMLO al gobierno ganó en 31 de los 32 Estados y obtuvo una mayoría parlamentaria arrolladora en ambas cámaras. Mayoría necesaria para llevar adelante un programa de transformaciones profundas y evidentes para uno de los países que registra los indicadores de mayor desigualdad de la región.

Está claro que son muchos los factores que llevaron a generar este hecho histórico, pero me voy a enfocar en dos que entiendo fueron claves para concretarlo.

El primero, el desgaste del gobierno del Partido Revolucionario Institucional (PRI) encabezado por Enrique Peña Nieto. Este período finaliza con un enojo generalizado por parte de la población, principalmente por su ineficaz gestión en materia de seguridad pública, economía y por diversos escándalos de corrupción.

Específicamente en lo que refiere a la seguridad pública, como indicador elocuente, el pasado año se registraron más de 29.000 asesinatos según lo que indica el Sistema Nacional de Seguridad Pública, 22% más que el año anterior y uno de los registros más altos en décadas.

En el plano económico, la inflación cerró el pasado año en su mayor nivel en 17 años, el aumento del desempleo y una tasa de informalidad laboral del 56.9%, llevaron a que México ocupe el lugar 45 de inclusión y desarrollo económico entre 78 economías del mundo, de acuerdo con el Reporte de Crecimiento y Desarrollo Inclusivo (IDI) 2017 del Foro Económico Mundial. Para adicionar, y solo como dato interesante, el ranking es encabezado por Noruega y nuestro país ocupa el puesto número 12.

En cuanto a la corrupción, el gobierno de Peña Nieto se encontró salpicado por este problema constantemente y a todo nivel, incluso el episodio más icónico lo tuvo a él como protagonista en el denominado caso de "La casa blanca". Una mansión que su esposa compró a un contratista de obra pública, -lo cual se encuentra prohibido- y lo llevó a pedir una "Profunda disculpa por el agravio e indignación que causé".

Cada vez la ciudadanía castiga más este tipo de hechos, y lo hace - a mi juicio- con justa razón porque los servidores públicos deben velar por el interés colectivo. Si los partidos políticos no son duros con la corrupción, no tienen buenas prácticas vinculadas a la ética y la transparencia, están condenados al desagravio ciudadano y al fracaso electoral. Todo este combo llevo al PRI a acaudalar un gran peso del "voto castigo", consiguiendo en esta última contienda electoral la peor votación de su historia, algo menos del 16% de lo sufragado.

El otro elemento clave es a mí entender la concreción de un programa político y un discurso amplio que abarca desde la izquierda hasta el centro del espectro político. Esto fue una virtud que AMLO y el equipo del Movimiento Regeneración Nacional (Morena), supieron capitalizar luego de sucesivas derrotas electorales. A pesar de ello mantuvieron el deseo intacto, y luego de sucesivo e intermitente trabajo, crearon una organización con una estructura que fue capaz de ir retando, derrotando y captando cuadros políticos a los demás partidos históricamente constituidos.

Claramente el crecimiento electoral que captaron fue en grandísima parte hacia el centro político y eso no lo hace un candidato de menor carga ideológica de izquierda. Lo anterior se vio reflejado, por ejemplo, en el discurso que brindó ya como presidente electo con un mensaje claro que sentó las bases de la dirección a la que apuntará su gobierno. En este sentido, señaló: "El nuevo proyecto de nación buscará una auténtica democracia y no una dictadura abierta ni encubierta. Los cambios serán profundos, pero con apego al orden legal".

Creo que éste debiera ser otro aprendizaje para el Frente Amplio y para el rumbo de la próxima batalla programática y electoral que se avecina. Aquí también el centro político representará el desafío para poder alcanzar un cuarto gobierno, y debemos entender que eso no nos hace renunciar ni a nuestros principios ni a nuestros valores de izquierda.

 

Retomando algunos de los desafíos inmediatos que tendrá AMLO, además de hacer frente a la violencia y a las diferentes violaciones a los DD. HH, se sumará la necesidad imperiosa de establecer una estrategia para abatir la pobreza. Según el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), la cantidad de personas en precariedad que deja el gobierno del PRI es de un 45% de la población. Lo anterior, sumado a la relación con EE. UU bajo la administración Trump, los problemas migratorios y la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), -principal acuerdo comercial de México- serán algunas de las cuestiones a atender con mayor emergencia.

Además de ello, deberá también conciliar los intereses de su alianza electoral en el ejercicio del gobierno. Si bien Morena, como el Partido del Trabajo son organizaciones de izquierda, también en la coalición ganadora se encuentra Encuentro Nacional, organización política con base evangelista y con algunos de sus sectores de matriz ideológica conservadora.

 

Para finalizar me gustaría dedicar unas líneas a la relación de México-Uruguay y las oportunidades que este contexto pueden permitir.

La relación comercial de México con nuestro país cuenta con una ventaja sobre la región dado que es el único integrante del Mercosur con el que tiene un TLC. Tas la entrada en vigor del mismo, se triplicó el intercambio pasando de comerciar 136 millones de dólares a 506 millones. En este sentido, es probable e interesante que se pueda profundizar el TLC y añadir nuevos capítulos de corte progresista como se hizo con el reciente acuerdo con Chile de la presidenta Michel Bachelet.

Entre dichos puntos puede estar una profundización en materia de servicios, comercio electrónico, pymes, ambiente, transparencia, normas laborales y género. Sin duda siempre es más fácil llegar acuerdos cuando existe sintonía, por lo que nuestro país deberá aprovechar esta ventana de oportunidad para poder seguir fortaleciendo la integración con uno de los países más importantes de nuestra región.

 





MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net