*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
William Marino William Marino
Las Noticias falsas
Jaime Secco Jaime Secco
Bergara presidente
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
A un compañero en México. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
Fernando Gil Díaz Fernando Gil Díaz
Violencia y pobreza
Esteban Valenti Esteban Valenti
Las nuevas focas
Héctor Musto Héctor Musto
Los Navegantes, ¿tienen brújula?
Michael Añasco Michael Añasco
América rural en la era Trump
Carlos Vivas; Homero Bagnulo Carlos Vivas; Homero Bagnulo
Relevancia de las estrategias de seguridad en la Medicina actual
Milton A. Ramírez Milton A. Ramírez
Lacalle Pou es el candidato ideal
Dr. Federico Arregui Dr. Federico Arregui
Haddad, Bolsonaro y el futuro de Latam y el mundo
Pablo Mieres Pablo Mieres
No a la grieta
Daniel Vidart Daniel Vidart
Dos poemas
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
Alcoholismo en Cuba
Dr Guillermo Chiribao Dr Guillermo Chiribao
Sainete Nacional: Asociación Rural de Tacuarembó, Ministerio de Turismo y Un Solo Uruguay
Luis Fernández Luis Fernández
Sólo un par de detalles...
Jaime Igorra Jaime Igorra
Isla de Flores
Adriana Marrero Adriana Marrero
El Brasil autoritario: cinco votos y cómo explicarlos
Daniel Feldman Daniel Feldman
Salgo a caminar y desconfío del prójimo
Carlos Wuhl Carlos Wuhl
Los dos payasos peligrosos aún golpean
Ismael Blanco Ismael Blanco
La insoportable levedad de los inútiles
Jorge Balseiro Jorge Balseiro
¡Felicitaciones Alcalde Charo López!
Juan Santini Juan Santini
Tabaré: No la embarres
Juan Pedro Ribas Juan Pedro Ribas
20 años después
Edmundo Roselli Edmundo Roselli
Urge que Uruguay defina su posición sobre Venezuela
Mónica Xavier Mónica Xavier
La histórica e impostergable reforma de la ley orgánica militar
Roberto Sansón Mizrahi Roberto Sansón Mizrahi
Concentración de la riqueza: supernova especulativa
Enrique Canon Enrique Canon
Cuidado, no caigas
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
Los tiempos cambian, las visiones de país no
Gonzalo Moratorio Gonzalo Moratorio
Cazadores de virus, así estudiamos la evolución viral
Daniel Mordecki Daniel Mordecki
Sobre las encuestas basadas en avisos de Facebook II
Lic. Sebastian Hagobian Lopez Lic. Sebastian Hagobian Lopez
Uruguay, mirado desde el mundo
Hebert Abimorad Hebert Abimorad
La maradonización de Argentina o viceversa
Carlos Pérez Carlos Pérez
A propósito del borrador del Programa del Frente Amplio
Juan Pedro Ciganda Juan Pedro Ciganda
Si estás desorientado y no sabés…
Alberto Rodríguez Genta Alberto Rodríguez Genta
No llores por mi Argentina… que yo lloro por ti!
Luis E. Sabini Fernández Luis E. Sabini Fernández
Israel, ¿modelo de democracia occidental? La Torah, ¡libro de historia!
Eduardo Vaz Eduardo Vaz
AUF y Frente Amplio
Fernando López D’Alesandro Fernando López D’Alesandro
El regreso de Sanguinetti, los problemas del FA y las limitaciones conservadoras
Charles Carrera Charles Carrera
Lacalle Pou, y el arte de hacer política desde los trascendidos de prensa
José Antonio Vera José Antonio Vera
Paraguay: estado cloacal
José W. Legaspi José W. Legaspi
2019: “Tantas opciones”, y a la vez, ninguna
Enrique Gerschuni Enrique Gerschuni
Voy a escribir sobre una persona
más columnistas



 
banner cablevision 300 x 138
banner argentino hotel 300 x 138
Te encuentras en: Inicio | Columnas | Marcelo Marchese
imagen del contenido Marcelo Marchese

El Decreto mordaza sobre el agua y su escudero (Respuesta al colega Balseiro)

Marcelo Marchese

20.07.2018

Mi colega ha cuestionado la crítica al Decreto Mordaza realizada por Daniel Panario, Víctor Bachetta, quien suscribe y otros sujetos no identificados por el autor, con quienes estamos formando un movimiento ciudadano tendiente a impedir que se concrete la instalación de la segunda planta de celulosa de UPM (1).

Su artículo contiene entre otros, cinco despropósitos que para ilustración del colega y de los lectores, pasaremos a desarrollar.

1- Argumenta que nuestra crítica no es válida desde que este decreto no innova, pues existía un anterior Decreto que establecía que un investigador, antes de dar a la luz pública sus conclusiones, debía pedir permiso al Superior Gobierno.

Acaso ayudo si pongo un ejemplo para entender mejor cómo este argumento no es otra cosa que una falacia. Si un adulto viola a un niño, eso no lo habilita legalmente a violar a otro niño, es decir, un delito no sancionado no habilita legalmente a cometer otro delito. En este asuntillo de las leyes, una Constitución está por encima de cualquier decreto de cualesquiera Poder Ejecutivo. Es más, los Decretos pierden validez si están en contra de lo que expresamente establece la Constitución y como la Constitución establece con toda claridad que "Es enteramente libre en toda materia la comunicación de pensamientos por palabras, escritos privados o publicados en la prensa, o por cualquier otra forma de divulgación, sin necesidad de previa censura; quedando responsable el autor y, en su caso, el impresor o emisor, con arreglo a la ley por los abusos que cometieren" (2), ergo, este Decreto es nulo y nada importa que un anterior Decreto decretara el mismo disparate. Incluso es todavía peor, pues se hace evidente una tendencia y se demuestra que estuvieron a tiempo de modificar una eminente violación a la Constitución y por lo tanto, esta conducta constituye un acto pertinaz.

En suma, un Decreto inconstitucional no habilita en absoluto y nunca jamás a un nuevo Decreto inconstitucional, sólo hace más aberrante la pretensión de violar la Constitución. Uno más uno en ocasiones suma tres, pues un Decreto liberticida sumado a otro Decreto liberticida, convierten a los decretos en una práctica gubernamental, así como en otros terrenos hablamos de delitos reiterados que suman años a una condena.

2- Argumenta mi colega Balseiro que no se han demostrado los supuestos daños provocados al medio ambiente por la planta de celulosa.

Con respecto a los eucaliptos, estudios de investigadores independientes de la Universidad de la República han demostrado que su monocultivo desbasifica los suelos y por lo tanto los acidifica, con el consecuente "cambio irreversible en la evolución de dichos suelos". Como a su vez el eucalipto genera "sustancias repelentes al agua en los primeros centímetros del suelo mineral", y como "por debajo del mantillo y de una delgada capa del suelo mineral muy suelta... la densidad aparente del suelo se incrementa sustancialmente", esto aumenta la probabilidad de que suframos inundaciones, cosa que casualmente sucede, al tiempo que "la extracción de agua que realizan estos cultivos, es muy superior a la de la pradera preexistente y comprometerá seriamente el abastecimiento para otros usos; las cuencas forestadas disminuyen su rendimiento promedio anual, las napas freáticas superficiales se secan, y hay pérdida significativa de diversidad biológica por fragmentación y uniformización del hábitat" (3).

En resumen, y para que nuestro colega pueda entenderlo a cabalidad, este monocultivo empobrece nuestra tierra, roba agua a rolete, provoca inundaciones, hace que las lluvias arrastren a los ríos venenos y fertilizantes y uniformiza la naturaleza, afeándola además de otros daños.

Seguramente, como ha sucedido desde principios del siglo XX en nuestro país, nuestro colega confunde las virtudes del monte nativo, conformado por un conjunto variado de árboles autóctonos, con los perjuicios de un monocultivo de árboles foráneos, importados según las "recomendaciones" de diferentes instituciones extranjeras.

En cuanto a los efluentes de las plantas de celulosa y su efecto en las aguas y en los seres que allí habitan, sólo pondré un triste pero elocuente ejemplo que despertará primero la risa y luego la preocupación del lector: se ha demostrado que los mamíferos que beben de esa auténtica agua de la vida, luego ven disminuido el tamaño de sus testículos.

Sería maravilloso poder determinar en qué medida el daño a nuestras aguas depende de las plantas de celulosa y en qué medida depende del eucalipto o de otros cultivos como la soja. Lo que está demostrado hasta el hartazgo y más allá, es que nuestras aguas se deterioran progresivamente. 

En este panorama preexistente, resulta prudente concluir que para un Río Negro que a esta altura debería llamarse Río Verde, antes de llamarse definitivamente Río Muerto, desde todo punto de vista son indeseables los 105 millones de litros de efluentes que día a día durante al menos 25 años arrojará ese gran pulpo llamado UPM2. Ruego a Dios que mi colega no crea, como ha dicho el Gobierno, que el agua volverá al río más limpia de lo que entrará a la planta de UPM.

3- Mi colega argumenta que es un delirio de nuestra parte suponer que los microorganismos se encuentran entre aquellos recursos hidrobiológicos, sobre los cuales hay que pedir permiso al Superior Gobierno a la hora de retirarlos de las aguas, amén de pedir permiso a la hora de informar a la población. Para colmo comete el error de citar el Decreto que sabiamente define qué cosa es un recurso hidrobiológico y en su peregrina interpretación, trastabilla y se pega terrible porrazo cuando dice: "si alguien encuentra un uso productivo a las cianobacterias, bienvenido sea". Uno tiene cierta piedad que inhibe de pegarle a alguien que se encuentra en el piso, pero por amor a la verdad debo decir que ningún científico que habita en esta roca esférica que viaja por la vía láctea, tiene la menor duda acerca del uso productivo de las cianobacterias e incluso del veneno de las serpientes.

También argumenta que aunque este Decreto Mordaza tiene un anterior Decreto en la misma línea, "en más de una década de vigencia de las disposiciones criticadas, no se ha conocido un solo hecho en la cual las mismas hayan derivado en restricciones a la actividad científica, que de haber existido, vaya que nos habríamos enterado" ¿Está seguro mi colega? ¿Ha chequeado la información? Que no existan casos de investigadores detenidos no significa que el Decreto no amedrente, no significa que no haya llamadas telefónicas pidiéndoles que tengan cuidado, no significa que aunque no se aplique, llegado el caso y contra un sujeto específico no le caiga encima todo el peso de la ley, pero lamentablemente hay al menos un caso: la investigadora Alicia Acuña y sus estudiantes, que fueron detenidos por sustraer "recursos hidrobiológicos". En ese caso el Decano de la Universidad actuó con presteza mediante una llamada al Superior Gobierno y el Superior Gobierno actuó también con astuta presteza para liberarlos y evitar el escándalo.

Lamentablemente mi colega no chequeó toda la información disponible, cosa que a cualquiera le puede pasar habiendo tantos decretos delirantes en este país, pues un decreto todavía vigente de la Dictadura inhibe a cualquier funcionario público de hacer declaraciones sin el permiso correspondiente de un superior.

4- Mi colega, que ha venido deambulando haciendo eses en el puerto, en cierto momento de inspiración se sube a un barco, le pega un hachazo a la cuerda que lo tenía amarrado, tiende las velas para lanzarse a una velocidad vertiginosa impulsado por el viento de un furioso maniqueísmo y parándose en la cubierta y enfrentándose a todos los elementos desencadenados, en medio de la borrasca y de los relámpagos que por momentos iluminan la escena, lanza una diatriba contra la "piara de piqueteros kirchneristas que bloqueos mediante vaya que nos dañaron como país" y contra "sus compañeros de ruta locales de aquella época, en este caso el Sr. Bacchetta y el Ing. Agr. Panario et al" y contra los "periodistas ausentes de rigor periodístico" e incluso contra "un conocido colectivo del ecologismo fundamentalista y la ultraizquierda, al cual a partir de las cabalgatas de Aratirí se le sumo (sic) cierta oligarquía rural de derechas que hoy enarbola el pabellón nacional, con el aporte incluso de elementos con vínculos con la dictadura".

Sólo me dedicaré a marcar cuatro aspectos acerca de estas aladas palabras.

Primero, que esa eventual "oligarquía rural de derechas" serían unos minifundistas comparados con los grandes propietarios de la tierra, es decir, con el capital trasnacional que se ha apropiado de la mitad de nuestro país.

Segundo, que es tal el daño que viene generando la forestación con árboles foráneos y las plantas de celulosa que chupan nuestros recursos a cambio de casi nada, y es tal el daño que ha generado el modelo que se viene imponiendo en las últimas décadas, que se ha generado una alianza en defensa de la soberanía nacional que va desde los trabajadores de Montevideo hasta "cierta oligarquía rural de derechas que hoy enarbola el pabellón nacional".

Tercero, que la resistencia al Decreto Mordaza no sólo incluye a "un conocido colectivo del ecologismo fundamentalista y la ultraizquierda", sino también a Markarian (insólitamente mi colega no entendió sus declaraciones) y también, y con esto lo digo todo, a la ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS DEL URUGUAY, la que ha largado un comunicado donde dice que "hace saber a la comunidad científico-tecnológica del país y la población en general que está siguiendo de cerca y con notoria preocupación el devenir del tema" (4).

Cuarto, tengo entendido que mi colega es el editor del Servicio de Prensa Forestal. Dicha página editó un par de artículos míos de decidido apoyo a los autoconvocados, esa supuesta "oligarquía rural de derechas" y en uno de los cuales el editor tuvo a bien expurgarle cierta parte, el link a una nota que refería a otro artículo mío llamado "A la sombra del latifundio" (5). En todo caso me parece una actitud carente de rigor periodístico y eso lleva a expresar que me gustaría conocer la razón por la cual el artículo fue editado amputando cierta parte sustancial sin consultarme. Ojo, desearía mantener el favor de mi colega y es un honor para mí que su página edite mis artículos, sólo le ruego que los dejé de la manera en que creí pertinente darlos al mundo.

5- Hubiera dejado pasar los cuatro puntos anteriores, pero el asunto que voy a desarrollar ahora es lo que en verdad me obligó a escribir esta respuesta y en cuanto a esto, justamente le pasó lo mismo al amigo Daniel Panario.

En el artículo se usa ocho veces en un sentido erróneo la palabra "kafkiano". Si por dos veces un decreto atenta contra la Constitución, es razonable que un defensor de este doble atentado, por ocho veces atente contra el lenguaje y la literatura usando un término en un sentido antagónico de su significado.

No es conveniente hablar de lo que no se sabe ni conviene usar palabras de cuyo significado no tenemos la menor idea. "Kafkiano" no significa una imaginación que piensa disparates. Kafkianas son las realidades que mejor que nadie enunció Franz Kafka. Si Kafka es uno de los mayores artistas en la Historia de la humanidad y acaso el primer escritor del siglo XX, como sostiene Borges, es porque describe la pesadilla en que se ha tornado nuestra vida y en particular el horror de la civilización capitalista. "Cuando Kafka hace referencias es profético. El hombre que está aprisionado por un orden, el hombre contra el Estado, ese fue uno de sus temas preferidos". Dejo este fragmento para ilustración de mi colega: "En el templo irrumpen leopardos y se beben el vino de los cálices; esto acontece repetidamente; al cabo se prevé que acontecerá y se incorpora a la ceremonia del templo" . Y este otro: "El animal arranca la fusta de manos de su dueño y se castiga hasta convertirse en el dueño y no comprende que no es más que una ilusión producida por un nuevo nudo en la fusta" (6 y 7).

Kafkiano es un Decreto del Gobierno que pretende censurar a los investigadores y que impide que la información llegue al fundamento de una República Democrática, los ciudadanos. Kafkiano es que se argumente que el Decreto es válido pues un anterior Decreto imponía lo mismo. Kafkiano es un Decreto liberticida aún vigente impuesto por una Dictadura Militar. Kafkiano es la imposición de "verdades" desde la maquinaria propagandística de una trasnacional. Kafkiano es que una trasnacional arrase nuestros recursos, viole nuestra soberanía, imponga sus leyes y enferme a la población. Kafkiano es que los ciudadanos se transformen en esclavos que imaginan que son libres en tanto reciben azotes, pues no comprenden que esa imaginación "no es más que una ilusión producida por un nuevo nudo en la fusta".

 

 

(1) http://www.uypress.net/auc.aspx?88096

(2) Mordaza. Hoenir Sarthou http://semanariovoces.com/mordaza-por-hoenir-sarthou/

(3) Implementación de un complejo forestal industrial, ¿una política de Estado? Estudio de caso: Uruguay. Ofelia Gutiérrez y Daniel Panario.

(4) http://anciu.org.uy/noticias/noticias-y-novedades/item/109-comunicado-de-la-anciu-re-decreto-115-18-del-poder-ejecutivo-que-reglamenta-la-ley-de-pesca-19175.html

(5) http://www.uypress.net/auc.aspx?73230,152

(6) https://elpais.com/cultura/2015/04/09/actualidad/1428570964_294931.html

(7) http://borgestodoelanio.blogspot.com/2014/06/jorge-luis-borges-prologa-el-buitrede.html



Marcelo Marchese

UyPress - Agencia Uruguaya de Noticias



MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net