*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
170 años. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
No se puede dar nada a Hamas hasta que devuelva a los soldados y civiles que secuestró”
Hugo Rodríguez Almada Hugo Rodríguez Almada
Facultad de Medicina: El statu quo y los conflictos
Esteban Valenti Esteban Valenti
Mujica el gran elector
Milton A. Ramírez Milton A. Ramírez
La primera vez que vi a Mujica
Carlos Vivas; Homero Bagnulo Carlos Vivas; Homero Bagnulo
Las “innovaciones” en Medicina y los medios de información
Michael Añasco Michael Añasco
American Space Forces. Donald Trump contra los extraterrestres
Fernando Gil Díaz Fernando Gil Díaz
Pepe, el último profeta...
Roberto Sansón Mizrahi Roberto Sansón Mizrahi
En la encrucijada contemporánea no más ajuste sino transformación
Luis Sabini Luis Sabini
Una maldecidísima trinidad: Assange, Sala, palestinos
Dr. Guillermo Chiribao Dr. Guillermo Chiribao
Tacuarembó y el triste protagonismo de los últimos días
Dr. Federico Arregui Mondada Dr. Federico Arregui Mondada
Votaremos con el Frente Amplio. O a este mismo
Ismael Blanco Ismael Blanco
Balbi: el toro y la muerte
Jorge Balseiro Jorge Balseiro
El turismo visto desde la celulosa
Pablo Mieres Pablo Mieres
Promesas rotas
Rafael Sanseviero Rafael Sanseviero
La marea verde y la siesta de las izquierdas
Alejandro Domostoj Alejandro Domostoj
La venta del Dique Maua y la crónica de una metamorfosis: El FA de estatizador a continuador de la obra de Aparicio Méndez
Laura Alemán Laura Alemán
Predios del dique Mauá. Vender el alma: tres perlas de un collar oscuro
Charles Carrera Charles Carrera
Tan uruguayos como nosotros
Luis Fernández Luis Fernández
Detalles de la inmigración africana
Carlos Wuhl Carlos Wuhl
No lo digo yo, lo dicen Daniel Barenboin y otros, que se aplica el « apartheid » en Israel
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
Desinteligencias de la Inteligencia
William Marino William Marino
Comenzó la carrera!!!
Daniel Mordecki Daniel Mordecki
La ley de los pequeños números
Enrique Gerschuni Enrique Gerschuni
Gobiernos y derechos
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
UPM 2 NO, cuando la mentira es la verdad
Daniel Vidart Daniel Vidart
Gauchos de las cuchillas y vaqueros de las praderas -II
Juan Pedro Ciganda Juan Pedro Ciganda
¿En qué nos parecemos, tú y yo a la nieve?
Juan Pedro Ribas Juan Pedro Ribas
Cuidado señores candidatos. ¡Oso! del futbol
Edgardo Carvalho Edgardo Carvalho
El programa del FA y los arbolitos de Navidad
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
Matrimonio homosexual en Cuba: ¿Buena voluntad o representación?
Iván Solarich Iván Solarich
GRIEZMANN, Y EL PARTIDO DE LA ÉTICA
Agustín Deleo Agustín Deleo
Aleluya hermanos
Fernando Gil Díaz Fernando Gil Díaz
Largaron!!
Daniel Feldman Daniel Feldman
Hacen falta poetas
José Antonio Vera José Antonio Vera
Cartes un ganador derrotado
Fernando López D’Alesandro Fernando López D’Alesandro
El Frente Amplio debe irse del Foro de San Pablo
E. Canon-F. López D’Alesandro E. Canon-F. López D’Alesandro
Democracia, propuestas y el verdadero cambio
más columnistas



 
banner cablevision 300 x 138
banner argentino hotel 300 x 138
Te encuentras en: Inicio | Columnas
imagen del contenido Fernando López D’Alesandro

El Frente Amplio debe irse del Foro de San Pablo

Fernando López D’Alesandro

21.07.2018

El Frente Amplio (FA) votó la declaración del Foro de San Pablo (FSP) en su último encuentro en Cuba, en la que se justifica y apoya al gobierno nicaragüense de Daniel Ortega Saavedra y de su esposa, Rosario Murillo.

 

Ya di a conocer mi posición sobre el gobierno sandinista. Hace dos años la establecí en La Diaria, y hoy la realidad confirmó este análisis, así como ratificó lo errado de las posiciones ortodoxas defendiendo a la robocracia familiar de los Ortega. Unos meses antes había aclarado mi posición sobre el FSP, por lo que sería ocioso reiterar lo que, también, la historia confirmó.

Hoy la realidad enseña demasiadas cosas como para vanagloriarnos de análisis pasados.

El FA cometió un grave, gravísimo error al ratificar la declaración final del FSP, que apoyó al gobierno de Ortega-Murillo. El párrafo en cuestión reitera la aburrida retahíla responsabilizando al imperialismo yanqui de todo. No significa esto que el imperialismo no exista y no opere. Es obvio que en la reconstrucción del poder imperial norteamericano no van a dejar pasar ninguna oportunidad para reinstalar su hegemonía. Pero es algo muy distinto regalarle las oportunidades al injerencismo por las ineptitudes y la corrupción.

El gobierno de Nicaragua no es de izquierda. El sandinismo se transformó en un grupo mafioso, aliado a lo peor de la región y del mundo, sintonizando con sectores y gobiernos muy afines a la Casa Blanca. No es posible que a Donald Trump le inquiete la dupla Ortega-Murillo. Tal vez podría llamar su atención la construcción del canal interoceánico a cargo de China, pero esa fue otra de las tantas estafas del clan Ortega.

La ortodoxia de izquierda, tan marxista de vez en cuando, no repara en la aguda crisis económica de Nicaragua, en el trabajo en negro como norma, en los costos de la educación, en la exclusión de casi dos tercios de los trabajadores de la seguridad social. Es asombroso que sedicentes marxistas no pongan el foco en la concentración de la tierra a favor de la élite tradicional y sandinista, en el dominio mediático, en los acuerdos con sus enemigos históricos a cambio de prebendas de todo tipo. La ortodoxia -formada en Uruguay por Compromiso Frenteamplista, el Partido Comunista y un sector del MPP- insiste en ver la política en blanco y negro, sin matices de ningún tipo, donde los "compañeros" son buenos y el resto es malo. De seguir así, aquellos que desde el FA cuestionen a los "compañeros" sandinistas serán considerados enemigos.

En realidad el gran enemigo del gobierno de Ortega son sus errores políticos, sus disparates ideológicos y su permanente corrupción. Defenderlo es defender un proyecto que no puede ser no ya de izquierda, sino de gente decente.

No ver el límite al que llegó el sandinismo no sólo es miopía: representa una manera de ver la realidad que se agotó hace mucho. En la ortodoxia, la ficción juega un papel central. La instalación de una realidad dicotómica, en la que la lucha de clases se confunde con las clases en lucha, lleva a la ortodoxia a creer -como una fantasía religiosa- que el enemigo de mi enemigo es mi amigo. Así defienden a Ortega como a Putin, a los Kirchner, a Maduro y a tantos otros impresentables "progres" y de derecha, seducidos por sus discursos antiimperialistas y antidemocráticos. Esa forma nació en los 60, luego de la Revolución cubana, y distorsionó a la izquierda latinoamericana, haciendo del apoyo a los "compañeros" un acto de fe más que una conclusión racional basada en el análisis y en la ética. Así, se barre bajo la alfombra todo lo turbio, todo lo sucio. No aprendieron que la realidad real es más fuerte que la fantasía, y hoy todo se sabe, a la larga o a la corta.

El FSP forma parte de esa ficción. Y de esa manera gente espuria utiliza el prestigio del FA para justificar aberraciones. Tal como sucedió en La Habana, cuando se apoyó una declaración en la que se apaña a una dictadura represiva y criminal como la de Nicaragua.

El FA no puede estar un minuto más en el FSP. No puede, con su presencia, su prestigio y su historia, avalar barbaridades, violaciones a los derechos humanos, como tampoco puede suscribir documentos teóricos e ideológicos con visiones caducas que, además, nada tienen que ver con el proyecto de la izquierda uruguaya.

El FSP supo ser, en sus inicios, un lugar plural, en el que el debate era rico y abierto. Un espacio amigable en el que, a pesar de las diferencias, todos podían buscar alternativas sociales realistas en un marco de democracia, tolerancia y pluralismo. Hace tiempo que ese foro terminó.

El FA debe irse del FSP. El procedimiento es simple. Basta con que un grupo con representación en sus organismos rompa el consenso general para que automáticamente el FA se aleje de él. Es sencillo. Sólo falta quien lo haga. Y pronto.

Fernando López D Alesandro

Columna publicada en La Diaria findesemana, el sábado 21 de julio





MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net