, pues evidentemente ignoramos que esa frase no fue dicha por Cervantes. Alguien escribió alguna vez que Cervantes la había dicho y luego fue repetido alegremente.

" />
Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
William Marino William Marino
Las Noticias falsas
Jaime Secco Jaime Secco
Bergara presidente
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
A un compañero en México. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
Fernando Gil Díaz Fernando Gil Díaz
Violencia y pobreza
Esteban Valenti Esteban Valenti
Las nuevas focas
Héctor Musto Héctor Musto
Los Navegantes, ¿tienen brújula?
Michael Añasco Michael Añasco
América rural en la era Trump
Carlos Vivas; Homero Bagnulo Carlos Vivas; Homero Bagnulo
Relevancia de las estrategias de seguridad en la Medicina actual
Milton A. Ramírez Milton A. Ramírez
Lacalle Pou es el candidato ideal
Dr. Federico Arregui Dr. Federico Arregui
Haddad, Bolsonaro y el futuro de Latam y el mundo
Pablo Mieres Pablo Mieres
No a la grieta
Daniel Vidart Daniel Vidart
Dos poemas
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
Alcoholismo en Cuba
Dr Guillermo Chiribao Dr Guillermo Chiribao
Sainete Nacional: Asociación Rural de Tacuarembó, Ministerio de Turismo y Un Solo Uruguay
Luis Fernández Luis Fernández
Sólo un par de detalles...
Jaime Igorra Jaime Igorra
Isla de Flores
Adriana Marrero Adriana Marrero
El Brasil autoritario: cinco votos y cómo explicarlos
Daniel Feldman Daniel Feldman
Salgo a caminar y desconfío del prójimo
Carlos Wuhl Carlos Wuhl
Los dos payasos peligrosos aún golpean
Ismael Blanco Ismael Blanco
La insoportable levedad de los inútiles
Jorge Balseiro Jorge Balseiro
¡Felicitaciones Alcalde Charo López!
Juan Santini Juan Santini
Tabaré: No la embarres
Juan Pedro Ribas Juan Pedro Ribas
20 años después
Edmundo Roselli Edmundo Roselli
Urge que Uruguay defina su posición sobre Venezuela
Mónica Xavier Mónica Xavier
La histórica e impostergable reforma de la ley orgánica militar
Roberto Sansón Mizrahi Roberto Sansón Mizrahi
Concentración de la riqueza: supernova especulativa
Enrique Canon Enrique Canon
Cuidado, no caigas
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
Los tiempos cambian, las visiones de país no
Gonzalo Moratorio Gonzalo Moratorio
Cazadores de virus, así estudiamos la evolución viral
Daniel Mordecki Daniel Mordecki
Sobre las encuestas basadas en avisos de Facebook II
Lic. Sebastian Hagobian Lopez Lic. Sebastian Hagobian Lopez
Uruguay, mirado desde el mundo
Hebert Abimorad Hebert Abimorad
La maradonización de Argentina o viceversa
Carlos Pérez Carlos Pérez
A propósito del borrador del Programa del Frente Amplio
Juan Pedro Ciganda Juan Pedro Ciganda
Si estás desorientado y no sabés…
Alberto Rodríguez Genta Alberto Rodríguez Genta
No llores por mi Argentina… que yo lloro por ti!
Luis E. Sabini Fernández Luis E. Sabini Fernández
Israel, ¿modelo de democracia occidental? La Torah, ¡libro de historia!
Eduardo Vaz Eduardo Vaz
AUF y Frente Amplio
Fernando López D’Alesandro Fernando López D’Alesandro
El regreso de Sanguinetti, los problemas del FA y las limitaciones conservadoras
Charles Carrera Charles Carrera
Lacalle Pou, y el arte de hacer política desde los trascendidos de prensa
José Antonio Vera José Antonio Vera
Paraguay: estado cloacal
José W. Legaspi José W. Legaspi
2019: “Tantas opciones”, y a la vez, ninguna
Enrique Gerschuni Enrique Gerschuni
Voy a escribir sobre una persona
más columnistas



 
banner cablevision 300 x 138
banner argentino hotel 300 x 138
Te encuentras en: Inicio | Columnas | Marcelo Marchese
imagen del contenido Marcelo Marchese

UPM 2 NO, cuando la mentira es la verdad

Marcelo Marchese

08.08.2018

Atribuimos a Cervantes la frase "Ladran Sancho, señal que cabalgamos", pues evidentemente ignoramos que esa frase no fue dicha por Cervantes. Alguien escribió alguna vez que Cervantes la había dicho y luego fue repetido alegremente.

Leyendo ayer de noche "Sobre la voluntad en la naturaleza" de un muy enojado Schopenhauer, me encuentro al final del prólogo un verso de Goethe que originó, curiosamente, la frase que diría Cervantes dos siglos antes y que dice así "El perro quisiera acompañarnos desde el establo; el eco de sus ladridos nos prueba que cabalgamos".

No tiene este asunto demasiada importancia y aunque ahora aclaremos que fue Goethe y no Cervantes el autor de un latigazo tan hermoso, seguirá prosperando la frase de Cervantes que Cervantes nunca dijo. Mutatis mutandis, aunque ahora aclaremos qué significa el movimiento UPM2 NO, desde el stablishment se seguirá afirmando que UPM2 NO no es UPM2 NO y que Goethe es Cervantes.

En un principio el stablishment adoptó una táctica muy eficiente contra este movimiento, conocida como la conspiración del silencio. Habida cuenta que no existe buena ni mala publicidad, sino simplemente publicidad, prefirieron no hacer olas, sobre todo considerando que esas olas verdeazuladas vendrían pletóricas de toxinas y pesticidas.

Es lógico que el stablishment decida en un principio no dar el debate; es una suerte de contracara de las negociaciones secretas que derivaron en ese aborto conocido como Contrato ROU-UPM que, repetimos, no es un contrato, pero de seguro llevará al verdadero contrato que nos impondrá la trasnacional luego de que, inopinadamente, hayamos invertido unos largos 1000 millones de dólares para exclusivo beneficio de UPM.

No quisiera desviarme de mi propósito, pero le pregunto al lector si a la hora de firmar un contrato se presentaría atado de pies y manos, como sería presentarse atado de pies y manos luego de haber invertido unos largos 1000 millones de dólares. Desafío a cualquier historiador a encontrar en nuestra colonial historia, incluyendo la dictadura, un contrato tan mal pensado, tan desesperado y en suma, tan aberrante. Si este "contrato" se presentara a un concurso mundial de desaguisados, con certeza se llevaría la palma.

Pero sigamos, pues hablábamos de la conspiración del silencio, la otra cara de la moneda de las negociaciones secretas, esa moneda de uso de una democracia a oscuras y eso nos lleva a contarles que nos hemos contactado con finlandeses que se están organizando para evitar que una pastera les arruine un lago de allá, el Kallavesi, y resulta que la pastera de allá y el gobierno de allá también hicieron sus tejes y manejes en secreto, así que se confirma aquello que dijo Goethe o Cervantes o acaso Aristóteles: "en todas partes se cuecen habas".

La conspiración del silencio es sumamente eficiente pero nadie, y mucho menos estos nenes, se ata a una táctica dogmática y cuando la realidad cambia, se busca una nueva táctica y resulta que la realidad ha cambiado, pues el movimiento UPM2 NO ya tiene 7000 integrantes en facebook, ha dado charlas en Paso de los Toros, Melo, Minas, Fray Bentos y San Jacinto, ha escrito artículos, ha realizado videos, ha elaborado una Petición Ciudadana que se está firmando en toda la República y ha tenido, entre otros, el decisivo apoyo de USU, algo que ha sorprendido a mucha gente y en particular ha sorprendido e inquietado al gobierno, pues si los autoconvocados eran un verdadero incordio, resulta funesto que ahora se sumen a una iniciativa ciudadana que exige un mínimo de razonabilidad de parte de nuestros gobernantes, o al menos, exige que se comporten de una manera un poco menos ignominiosa.

Ante esta nueva realidad el silencio ya no sirve y lo que sirve es desvirtuar el carácter de este movimiento, afirmando que es lo que no es, es decir, afirmando que son los autoconvocados a los que se unen algunos "ambientalistas".

Nada de malo tiene vivir en el campo ni nada de malo tiene preocuparse por el medio ambiente, pero en la boca engolada del stablishment, "ambientalista" significa un loquito suelto, un hippie exclusivamente preocupado por las gaviotas y los lobos marinos, uno que con tal de salvarle la vida a un pingüino o a un búfalo asesino, estaría dispuesto a evitar que se concreten inversiones que darían vida y trabajo a millones de homo sapiens.

El tema es que no existe manera más eficiente de mentir que decir algunas verdades. Los autoconvocados apoyan la Petición y organizan charlas; hay autoconvocados en el movimiento anti UPM2 desde el principio; hay ecologistas, pero lo cierto es que hay muchos otros grupos y tendencias en este movimiento que ha impulsado la Petición y he ahí la clave de su fuerza, la exuberancia.

Si alguien quiere ver el tipo de personas que integran o apoyan este movimiento, alcanza con fijarse en la página de facebook de UPM2 NO, donde aparece la lista de los primeros firmantes de la Petición Ciudadana con nombres tales como Jorge Zabalza, Leo Masliah, Enrique Viana, Ney Peraza, Anabella Loy, Ofelia Gutiérrez, Hoenir Sarthou, Daniel Panario, Garo Arakelian, Alejandra Weigle, Víctor Bacchetta, Alma Bolón, Ricardo Viscardi, Veronika Engler, Raúl Viñas, Oscar Larroca, William Yohai, Carlos Anido, Maria Selva Ortiz, José María Lo´pez Mazz, Estela Magnone, Ana Filippini, Aldo Mazzucchelli, Eduardo Miglionico, Andrés Stagnaro y Roberto Apratto. Como aún no han sido procesadas, faltan en este listado muchas firmas de gente del interior, como Guillermo Franchi, Marcelo Nougué o Federico Cantera Nebel.

El stablishment dirá lo que quiera, pero nosotros, dejando de lado las paparruchas, iremos a los hechos. Le propongo al lector el ejercicio siguiente: averiguar de qué se trata todo esto en función de este breve extracto de voluntades. Como se ve, tenemos a guerrilleros, pintores, actrices, abogados, músicos, asalariados, científicos, coroneles, empresarios, escritores, productores rurales, altos, petizos, rubias, morochas, blancos, colorados, tricolores, gente sin pelaje conocido y todo lo que se quiera imaginar salvo, y este salvo es considerablemente importante, salvo los accionistas de UPM, personeros del Partido Único que nos gobierna y en suma, el stablishment.

¿Entonces? Entonces la cosa es bien sencilla, aunque complicada de asimilar por tratarse de algo nuevo. Esto que estamos viendo es un movimiento de ciudadanos preocupados porque el gobierno, en representación de todos nosotros, ha firmado un contrato descabellado.

Ya hemos hablado largo y tendido en otros artículos sobre los daños económicos, sociales, jurídicos, ambientales y culturales que ocasionará el contrato ROU-UPM y la tercera planta de pulpa de celulosa. Ahora sólo aplicaremos la presión sobre un punto.

A lo sumo, en la nueva planta trabajarán 400 personas. Supongamos, con cierto criterio, que toda esta movida nos costará 1800 millones de dólares para que UPM lleve, sólo como resultado de su nueva planta, un promedio de 800 millones de dólares anuales de ganancia, dejándonos a cambio tierras estragadas y aguas contaminadas. Así que los uruguayos invertiremos 1800 millones de dólares para lograr 400 fuentes de trabajo, lo que arroja como resultado que cada fuente de trabajo nos saldrá 4,5 millones de dólares, y todo esto sin mencionar que UPM, supuestamente, invertirá 2500 millones. Pero dejemos eso de lado, la gran pregunta es ¿cuántos puestos de trabajo lograríamos con 4,5 millones de dólares, si los aplicáramos a alguna otra cosa más saludable para nuestra economía, nuestra sociedad, nuestras leyes, nuestro medio ambiente y nuestra cultura?

¿No resulta todo este negocio algo parecido a la pesadilla de un demonio demente que se ha acostado drogado y alcoholizado? Sí, se parece demasiado a la pesadilla de un demonio demente que se ha acostado drogado y alcoholizado, lo que origina que gente de lo más variada se junte para evitar que se materialice esta pesadilla.

Amigo lector, no podemos despedirnos sin decir dos cosas. La primera es que tiene cierta lógica que creamos que fue Cervantes y no Goethe el autor de esa hermosa frase sobre el ladrido de los perros. Tiene cierta lógica que creamos que su autor no fuera el tedioso Goethe, sino el divertido Cervantes, el que imaginó un personaje que simboliza al hombre que lucha por lo justo y lo bueno a pesar de cualquier obstáculo, como si estuviera enceguecido por su amor a los hombres.

La segunda cosa que diremos es que ante las negociaciones secretas, ante los decretos mordaza que censuran a los científicos, ante los Ministros de Relaciones exteriores que expresan que "Tenemos centenares de pedidos de acceso a la información pública que me parece están distorsionando el objeto de aquella ley, que era transparentar toda la información en materia pública", ante esta oscuridad viscosa en que se quiere sumergir a la República, el movimiento de ciudadanos que le ha presentado pelea a UPM, ilumina por un instante la escena como si se tratara de una chispa.

Ya veremos si se trata de la chispa que enciende la pradera.



Marcelo Marchese

UyPress - Agencia Uruguaya de Noticias



MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net