*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Milton A. Ramírez Milton A. Ramírez
Lacalle Pou es el candidato ideal
Esteban Valenti Esteban Valenti
Los nuevos monstruos
Dr. Federico Arregui Dr. Federico Arregui
Haddad, Bolsonaro y el futuro de Latam y el mundo
Pablo Mieres Pablo Mieres
No a la grieta
Daniel Vidart Daniel Vidart
Dos poemas
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
Alcoholismo en Cuba
Dr Guillermo Chiribao Dr Guillermo Chiribao
Sainete Nacional: Asociación Rural de Tacuarembó, Ministerio de Turismo y Un Solo Uruguay
Milton A. Ramírez Milton A. Ramírez
Giro a la izquierda
William Marino William Marino
Los días del después
Luis Fernández Luis Fernández
Sólo un par de detalles...
Jaime Igorra Jaime Igorra
Isla de Flores
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
Educar, educar, educar… (Abordando eso gris, que parece la teoría).
Fernando Gil Díaz Fernando Gil Díaz
Injusto
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
11 de octubre a las 11 en Torre Ejecutiva, evitemos un nuevo desembarco que agudizaría el desastre
Adriana Marrero Adriana Marrero
El Brasil autoritario: cinco votos y cómo explicarlos
Daniel Feldman Daniel Feldman
Salgo a caminar y desconfío del prójimo
Carlos Wuhl Carlos Wuhl
Los dos payasos peligrosos aún golpean
Ismael Blanco Ismael Blanco
La insoportable levedad de los inútiles
Dr. Federico Arregui Dr. Federico Arregui
Fogones Artiguistas apoya a Daniel Martinez
Carlos Vivas; Homero Bagnulo Carlos Vivas; Homero Bagnulo
Los Sistemas Sanitarios no deben financiar procedimientos inefectivos
Michael Añasco Michael Añasco
Un zarpazo de Erdogan sobre Chipre del Norte
Jorge Balseiro Jorge Balseiro
¡Felicitaciones Alcalde Charo López!
Juan Santini Juan Santini
Tabaré: No la embarres
Juan Pedro Ribas Juan Pedro Ribas
20 años después
Edmundo Roselli Edmundo Roselli
Urge que Uruguay defina su posición sobre Venezuela
Jaime Secco Jaime Secco
Astori casi siempre tuvo razón
Mónica Xavier Mónica Xavier
La histórica e impostergable reforma de la ley orgánica militar
Roberto Sansón Mizrahi Roberto Sansón Mizrahi
Concentración de la riqueza: supernova especulativa
Enrique Canon Enrique Canon
Cuidado, no caigas
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
Los tiempos cambian, las visiones de país no
Gonzalo Moratorio Gonzalo Moratorio
Cazadores de virus, así estudiamos la evolución viral
Daniel Mordecki Daniel Mordecki
Sobre las encuestas basadas en avisos de Facebook II
Lic. Sebastian Hagobian Lopez Lic. Sebastian Hagobian Lopez
Uruguay, mirado desde el mundo
Hebert Abimorad Hebert Abimorad
La maradonización de Argentina o viceversa
Carlos Pérez Carlos Pérez
A propósito del borrador del Programa del Frente Amplio
Héctor Musto Héctor Musto
Esteban Valenti se va, yo me quedo
Juan Pedro Ciganda Juan Pedro Ciganda
Si estás desorientado y no sabés…
Alberto Rodríguez Genta Alberto Rodríguez Genta
No llores por mi Argentina… que yo lloro por ti!
Luis E. Sabini Fernández Luis E. Sabini Fernández
Israel, ¿modelo de democracia occidental? La Torah, ¡libro de historia!
Eduardo Vaz Eduardo Vaz
AUF y Frente Amplio
Fernando López D’Alesandro Fernando López D’Alesandro
El regreso de Sanguinetti, los problemas del FA y las limitaciones conservadoras
Charles Carrera Charles Carrera
Lacalle Pou, y el arte de hacer política desde los trascendidos de prensa
José Antonio Vera José Antonio Vera
Paraguay: estado cloacal
José W. Legaspi José W. Legaspi
2019: “Tantas opciones”, y a la vez, ninguna
Enrique Gerschuni Enrique Gerschuni
Voy a escribir sobre una persona
más columnistas



 
banner cablevision 300 x 138
banner argentino hotel 300 x 138
Te encuentras en: Inicio | Columnas | Daniel Feldman

Roraima y la tristeza

Daniel Feldman

03.09.2018

¿Por qué asociar a la tristeza un nombre que uno de sus posibles significados sea “fecunda madre de los torrentes”?

(Foto: El País de Madrid)

Roraima es el más norteño de los Estados del norte brasilero, metiendo prácticamente una cabeza en territorio venezolano.

Roraima tepuy, o Montaña Roraima, es una formación cuyo 80% está en territorio venezolano (el 20% restante se reparte entre Guyana y Brasil), nombrada así por sus habitantes, los pemones, que se calcula no sean más de 30.000. De ahí deriva el nombre del menos habitado de los 27 Estados de Brasil (con más exactitud, 26 Estados más Brasilia).

Roraima no solo es de los "menos" en materia de población, sino también en desarrollo: es uno de los Estados más pobres de Brasil, que adquirió estatus de tal recién en 1988, luego de desmembramientos del municipio de Amazonas, y según algunas malas lenguas para que algún señorito pudiera ser senador.

Dicen que en pemón, la lengua de los pemones, roro significa verde - azulado, e ima es gran, por lo que otro significado de Roraima podría ser "El gran verde - azulado". Otras traducciones la hacen significar "roca rodante"... pero para mí sigue significando tristeza.

Pacaraima es un municipio de Roraima, de apenas 12.000 habitantes, de los que 3.000 (el 25% de la población) son inmigrantes (en su enorme mayoría venezolanos). Desde enero de 2017 a junio de 2018 se calcula que 130.000 venezolanos pasaron por el municipio, en su intento de encontrar algo parecido al futuro en Brasil. Hay muchos que transitoriamente permanecen en Pacaraima, esperando una hipotética distribución a otros Estados o vaya a saber la piedad de qué Dios, cada vez más distante y prescindente.

Ese flujo masivo de venezolanos, obviamente, produce colapsos en la capacidad del municipio: de alimentos, del sistema de salud, del saneamiento, etc., etc., etc.

¿Qué más que pobreza sobre pobreza es necesario para atizar fobias?

Suely Campos es la gobernadora del Estado de Roraima, en plena campaña por su reelección. Esposa del exgobernador Neudo Campos, acusada de desvío de fondos y de haber contratado como consultor a su esposo, esta representante del Partido Progresista, heredero político de la prodictatorial ARENA (Alianza Renovadora Nacional), que apoyó el golpe militar de 1964, y de la Unión Democrática Nacional, Campos no dudó en lanzar su ofensiva contra los inmigrantes y pidió al Gobierno Federal el cierre de la frontera, cosa que no sucedió, ya que se violarían tratados internacionales.

Ni corta ni perezosa, el 1º de agosto emitió un decreto para restringir aún más la entrada de inmigrantes, prohibirles el uso de servicios públicos y favorecer la repatriación de quienes ya habían ingresado pero estaban sin documentación. Sea Campos en Brasil, Orbán en Hungría, Salvini en Italia o Sebastian Kurz en Austria, el discurso es el mismo, y de no mediar correlaciones de fuerza diferentes, la praxis también sería igual.

En febrero, un hombre fue acusado de incendiar una casa donde vivían 14 adultos y un niño de tres años, inmigrantes.

Unos días después, se sospecha que la misma persona lanzó una bomba a la casa que habitaban 31 inmigrantes.

En marzo, 300 brasileros expulsaron a 200 venezolanos de un albergue y quemaron sus pertenencias.

El clímax parece haber llegado el pasado sábado 18 de agosto: luego de conocerse la noticia de que un comerciante local había sido atracado y golpeado por -presuntamente- cuatro venezolanos, en un hecho que la policía todavía investiga, miles de habitantes de Pacaraima atacaron a 700 venezolanos, expulsaron a 1.200 de un campamento para gente sin techo, y para no dejar dudas, quemaron sus pertenencias.

No es ciencia ficción; sí puede ser un déjà vu de tristes períodos de la historia de la humanidad.

Roraima, la fecunda madre de los torrentes, me hace reflexionar sobre cómo es posible que, más allá de la incitación al odio de algún poderoso, la xenofobia se convierta en un fenómeno masivo, y los ejecutores del odio sean aquellos que tan nada tienen como nada tienen sus expulsados.

No hubo rebeldía hacia quienes condujeron al estado de las cosas, no hay condena a quienes someten la vida a un estado de indignidad; la condena, el asalto, es al prójimo, al individuo cualquiera, tan prójimo como uno mismo, tal vez con la vana esperanza de que, cuanto menos prójimos, más chance se tenga en una hipotética lotería de la prosperidad.

¿Sería entonces cierto eso de la predisposición al buen comportamiento moral? No lo sé. Permítanme por en cuanto, cuando me refiero a Roraima, trocar el bello y poético "fecunda madre de los torrentes" por la prosaica "tristeza".

 

 



Daniel Feldman | Periodista


MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net