*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Milton A. Ramírez Milton A. Ramírez
Lacalle Pou es el candidato ideal
Esteban Valenti Esteban Valenti
Los nuevos monstruos
Dr. Federico Arregui Dr. Federico Arregui
Haddad, Bolsonaro y el futuro de Latam y el mundo
Pablo Mieres Pablo Mieres
No a la grieta
Daniel Vidart Daniel Vidart
Dos poemas
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
Alcoholismo en Cuba
Dr Guillermo Chiribao Dr Guillermo Chiribao
Sainete Nacional: Asociación Rural de Tacuarembó, Ministerio de Turismo y Un Solo Uruguay
Milton A. Ramírez Milton A. Ramírez
Giro a la izquierda
William Marino William Marino
Los días del después
Luis Fernández Luis Fernández
Sólo un par de detalles...
Jaime Igorra Jaime Igorra
Isla de Flores
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
Educar, educar, educar… (Abordando eso gris, que parece la teoría).
Fernando Gil Díaz Fernando Gil Díaz
Injusto
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
11 de octubre a las 11 en Torre Ejecutiva, evitemos un nuevo desembarco que agudizaría el desastre
Adriana Marrero Adriana Marrero
El Brasil autoritario: cinco votos y cómo explicarlos
Daniel Feldman Daniel Feldman
Salgo a caminar y desconfío del prójimo
Carlos Wuhl Carlos Wuhl
Los dos payasos peligrosos aún golpean
Ismael Blanco Ismael Blanco
La insoportable levedad de los inútiles
Dr. Federico Arregui Dr. Federico Arregui
Fogones Artiguistas apoya a Daniel Martinez
Carlos Vivas; Homero Bagnulo Carlos Vivas; Homero Bagnulo
Los Sistemas Sanitarios no deben financiar procedimientos inefectivos
Michael Añasco Michael Añasco
Un zarpazo de Erdogan sobre Chipre del Norte
Jorge Balseiro Jorge Balseiro
¡Felicitaciones Alcalde Charo López!
Juan Santini Juan Santini
Tabaré: No la embarres
Juan Pedro Ribas Juan Pedro Ribas
20 años después
Edmundo Roselli Edmundo Roselli
Urge que Uruguay defina su posición sobre Venezuela
Jaime Secco Jaime Secco
Astori casi siempre tuvo razón
Mónica Xavier Mónica Xavier
La histórica e impostergable reforma de la ley orgánica militar
Roberto Sansón Mizrahi Roberto Sansón Mizrahi
Concentración de la riqueza: supernova especulativa
Enrique Canon Enrique Canon
Cuidado, no caigas
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
Los tiempos cambian, las visiones de país no
Gonzalo Moratorio Gonzalo Moratorio
Cazadores de virus, así estudiamos la evolución viral
Daniel Mordecki Daniel Mordecki
Sobre las encuestas basadas en avisos de Facebook II
Lic. Sebastian Hagobian Lopez Lic. Sebastian Hagobian Lopez
Uruguay, mirado desde el mundo
Hebert Abimorad Hebert Abimorad
La maradonización de Argentina o viceversa
Carlos Pérez Carlos Pérez
A propósito del borrador del Programa del Frente Amplio
Héctor Musto Héctor Musto
Esteban Valenti se va, yo me quedo
Juan Pedro Ciganda Juan Pedro Ciganda
Si estás desorientado y no sabés…
Alberto Rodríguez Genta Alberto Rodríguez Genta
No llores por mi Argentina… que yo lloro por ti!
Luis E. Sabini Fernández Luis E. Sabini Fernández
Israel, ¿modelo de democracia occidental? La Torah, ¡libro de historia!
Eduardo Vaz Eduardo Vaz
AUF y Frente Amplio
Fernando López D’Alesandro Fernando López D’Alesandro
El regreso de Sanguinetti, los problemas del FA y las limitaciones conservadoras
Charles Carrera Charles Carrera
Lacalle Pou, y el arte de hacer política desde los trascendidos de prensa
José Antonio Vera José Antonio Vera
Paraguay: estado cloacal
José W. Legaspi José W. Legaspi
2019: “Tantas opciones”, y a la vez, ninguna
Enrique Gerschuni Enrique Gerschuni
Voy a escribir sobre una persona
más columnistas



 
banner cablevision 300 x 138
banner argentino hotel 300 x 138
Te encuentras en: Inicio | Columnas
imagen del contenido Fernando Gil Díaz

Manden sólidos!

Fernando Gil Díaz

Me acompañó durante muchas mañanas en que trabajaba en un comercio gastronómico familiar, eran tiempos de la Guerra de las Malvinas, y nuestro país aún padecía una dictadura cívico militar que empezaba a preparar las valijas tras la estrepitosa derrota del plebiscito del ‘80.

Desde la radio, junto a Sonia Carrero, llenaba nuestras mañanas de trabajo y empezaba a contagiarnos con frases que quedarán para la posteridad y que incorporamos como propias. "Manden sólidos" o "evitemos las expresiones de júbilo", se hicieron parte de nuestro vocabulario. El autor de las mismas fue un comunicador diferente, alguien que se presentaba como uno de nosotros mismos y al que se podía acceder fácilmente pues, "el flaco" - Omar Gutiérrez - ,era un tipo de puertas abiertas para todos. Se fue a pedir sólidos a otros barrios, y los que disfrutamos su trabajo lo vamos a extrañar recordándolo con la sonrisa que se merece.

Maragato republicano

Viajaba todos los días desde su "República de San José", y su camioneta era taxi de muchos que levantaba en la ruta o que aprovechaban la "carona" a la capital. Por sus programas pasaron innumerables figuras de todas las artes y profesiones, muchos de los profesionales de la comunicación se iniciaron en su programa; así se lo reconocieron siempre y hoy mucho más, ante su partida.

Personalmente lo conocí hace pocos años, pero reconozco que lo tenía en mi casa cada mañana y conocerlo en persona solo fue una aproximación a alguien que era parte de la familia.

Dueño de una simpática informalidad hizo de la misma un estilo comunicacional que pocos han logrado, imponiendo un estilo comunicacional propio que llegaba a "don José o a doña María", como gustaba decir siempre.

De aquella época radial en que lo conocí a la televisión fue como seguir a un amigo, alguien que se había adueñado de nuestra simpatía y que nos acompañaba siempre. Lo seguimos con su desembarco en la TV llevando un estudio de radio a la pantalla chica, en una apuesta novedosa que tuvo poca repercusión pero que era una audaz idea de una producción nacional demasiado escasa. Ese gustito por la tele prendería con sus siguientes programas en que las mañanas pasaron a ser suyas, a tal punto que pronto vendrían otros magazines a disputarle un liderazgo que supo mantener durante mucho tiempo.

Precisamente el tiempo fue cobrándole facturas pendientes, ese tiempo que le ofrendó al tabaquismo llevándole a una crisis respiratoria aguda que lo identificó como un portador más de EPOC (Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica). Y allí comenzó otra etapa en que pudo salir no sin dificultad ni secuelas que le cobrarían un alto precio con el tiempo.

La última vez que lo vi fue en ocasión de la inauguración del Memorial a los detenidos desaparecidos en Libertad. Su voz pausada, intentando pronunciar bien cada palabra, aletargada por el cascoteo de su crónica afección, se presentaba como secuela  evidenciada en su prosa. Pero aún con dificultades, seguía proyectándose y planificando producciones radiales.

Crecí escuchando sus bromas, incorporando sus frases y apropiándome de algunas.

Omar no se murió, se fue a hacer otro programa, uno en el que solo los grandes tienen cabida y donde su voz se seguirá escuchando mientras haya alguien que siga diciendo que "manden sólidos" o se "eviten las expresiones de júbilo"...

Hasta siempre, querido Omar...





MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net