*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
El día que conocí a Ernesto Díaz y sobre el conocer, sobre la auténtica sabiduría
Michael Añasco Michael Añasco
América rural en la era Trump
Carlos Vivas; Homero Bagnulo Carlos Vivas; Homero Bagnulo
Relevancia de las estrategias de seguridad en la Medicina actual
Milton A. Ramírez Milton A. Ramírez
Lacalle Pou es el candidato ideal
Esteban Valenti Esteban Valenti
Los nuevos monstruos
Dr. Federico Arregui Dr. Federico Arregui
Haddad, Bolsonaro y el futuro de Latam y el mundo
Pablo Mieres Pablo Mieres
No a la grieta
Daniel Vidart Daniel Vidart
Dos poemas
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
Alcoholismo en Cuba
Dr Guillermo Chiribao Dr Guillermo Chiribao
Sainete Nacional: Asociación Rural de Tacuarembó, Ministerio de Turismo y Un Solo Uruguay
William Marino William Marino
Los días del después
Luis Fernández Luis Fernández
Sólo un par de detalles...
Jaime Igorra Jaime Igorra
Isla de Flores
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
Educar, educar, educar… (Abordando eso gris, que parece la teoría).
Fernando Gil Díaz Fernando Gil Díaz
Injusto
Adriana Marrero Adriana Marrero
El Brasil autoritario: cinco votos y cómo explicarlos
Daniel Feldman Daniel Feldman
Salgo a caminar y desconfío del prójimo
Carlos Wuhl Carlos Wuhl
Los dos payasos peligrosos aún golpean
Ismael Blanco Ismael Blanco
La insoportable levedad de los inútiles
Jorge Balseiro Jorge Balseiro
¡Felicitaciones Alcalde Charo López!
Juan Santini Juan Santini
Tabaré: No la embarres
Juan Pedro Ribas Juan Pedro Ribas
20 años después
Edmundo Roselli Edmundo Roselli
Urge que Uruguay defina su posición sobre Venezuela
Jaime Secco Jaime Secco
Astori casi siempre tuvo razón
Mónica Xavier Mónica Xavier
La histórica e impostergable reforma de la ley orgánica militar
Roberto Sansón Mizrahi Roberto Sansón Mizrahi
Concentración de la riqueza: supernova especulativa
Enrique Canon Enrique Canon
Cuidado, no caigas
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
Los tiempos cambian, las visiones de país no
Gonzalo Moratorio Gonzalo Moratorio
Cazadores de virus, así estudiamos la evolución viral
Daniel Mordecki Daniel Mordecki
Sobre las encuestas basadas en avisos de Facebook II
Lic. Sebastian Hagobian Lopez Lic. Sebastian Hagobian Lopez
Uruguay, mirado desde el mundo
Hebert Abimorad Hebert Abimorad
La maradonización de Argentina o viceversa
Carlos Pérez Carlos Pérez
A propósito del borrador del Programa del Frente Amplio
Héctor Musto Héctor Musto
Esteban Valenti se va, yo me quedo
Juan Pedro Ciganda Juan Pedro Ciganda
Si estás desorientado y no sabés…
Alberto Rodríguez Genta Alberto Rodríguez Genta
No llores por mi Argentina… que yo lloro por ti!
Luis E. Sabini Fernández Luis E. Sabini Fernández
Israel, ¿modelo de democracia occidental? La Torah, ¡libro de historia!
Eduardo Vaz Eduardo Vaz
AUF y Frente Amplio
Fernando López D’Alesandro Fernando López D’Alesandro
El regreso de Sanguinetti, los problemas del FA y las limitaciones conservadoras
Charles Carrera Charles Carrera
Lacalle Pou, y el arte de hacer política desde los trascendidos de prensa
José Antonio Vera José Antonio Vera
Paraguay: estado cloacal
José W. Legaspi José W. Legaspi
2019: “Tantas opciones”, y a la vez, ninguna
Enrique Gerschuni Enrique Gerschuni
Voy a escribir sobre una persona
más columnistas



 
banner cablevision 300 x 138
banner argentino hotel 300 x 138
Te encuentras en: Inicio | Columnas | Esteban Valenti
imagen del contenido Esteban Valenti

Brasil ¿Cómo es posible?

Esteban Valenti

10.10.2018

En la primera vuelta electoral en Brasil, Jair Bolsonaro, candidato con claras posiciones de ultra derecha, golpista y que plantea cambios radicales en todos los frentes económicos, sociales y sobre todo políticos obtuvo 46% de los votos y lo acerca mucho a la presidencia de la República Federativa de Brasil.

Todavía estoy en shock. El resultado superó ampliamente todas las encuestas que lo situaban en el entorno del 31%. Nadie puede decir que alguna de las posiciones de Bolsonaro sea desconocida, al contrario, en todos sus discursos se expresó con toda brutalidad. Está en contra del funcionamiento de la democracia y reivindica la posibilidad de disolver las cámaras y gobernar por la fuerza. Su triunfo sería un golpe de estado electoral. Es decir con el apoyo de la mayoría de los brasileros.

Podemos sacarnos las ganas, sumar adjetivos sobre adjetivos sobre Bolsonaro y quedarnos tranquilos mirando cómo se cumplen nuestras previsiones, o podemos tratar de analizar las causas de este terremoto político latinoamericano, no solo por las dimensiones de Brasil, sino porque es el eslabón extremo de una cadena de cambios que se han producido en América del sur y en el mundo.

El mensaje es muy claro, inocultable, es de rechazo al sistema político en su conjunto, del que se salvó parcialmente el PT, todos los partidos históricos a nivel presidencial fueron barridos, a nivel parlamentario el PT sufrió dos derrotas muy notorias, Dilma Rouseff y Eduardo Suplicy quedaron afuera del senado y son dos de las principales figuras del Partido de los Trabajadores.

Aunque una clave para entender el resultado es el odio, literalmente el odio que Bolsonaro logró sembrar y cosechar contra Lula y el Partido de los Trabajadores. Esa es una clave para entender el resultado.

A Bolsonaro, lo votaron a todos los niveles, incluso algunos sectores como las mujeres, los afrobrasileros y los pobres, aunque también es cierto es que entre los que ganan más de 25 salarios mínimos superó el 58% de los votos. Pero 46% del total de los votos no pueden calificarse de un voto de la élite.

Para alcanzar ese porcentaje se desplazaron votantes que antes se manifestaban por todos los otros partidos, incluso por Lula. Y eso hace más exigente la necesidad de responder seriamente la pregunta inicial. ¿Cómo es posible?

Los simplones que nunca faltan, o peor aún los interesados a que ciertos temas queden lo más ocultos posibles debajo de la alfombra, afirmarán que es una gran contraofensiva de la derecha a través de los grandes medios de comunicación. Como si la derecha y los medios hubieran nacido en esta campaña electoral y cuando el PT ganó tres elecciones una detrás de la otra, hubieran estado invernando. Estaban y sus dueños eran los mismos que ahora, pero el clima social, cultural y naturalmente político era muy diferente.

Lo que Bolsonaro produjo es una revolución cultural regresiva a nivel nacional, con repercusiones que recién estamos viendo. Es parte de la crisis mundial de la política, del que "se vayan todos", pero a la brasilera, encabezada por el más fascista de todos los personajes políticos que puede ocupar una presidencia en todo el mundo.

No hay una sola causa para este resultado. De los esplendores de los primeros gobiernos de Lula, que sin lugar a dudas obtuvieron un fuerte impacto social, con decenas de millones de brasileros que salieron de la pobreza, queda muy poco, y ya quedaba poco durante el gobierno de Rouseff. Temer es además un engendro derivado de una alianza con el PT, para asegurarse las elecciones. Su pensamiento y sus incapacidades las conocimos en todo su esplendor en estos meses. Y su oxidado PMDM, el partido del poder permanente, sufrió un castigo especial. Tampoco se salvó el partido de Fernando Herinque Cardoso el PSDB (Partido de la Socialdemocracia Brasilera) cuyo candidato Gerardo Alckim obtuvo el 4.8% de los votos y por sus alianzas tuvo el mayor acceso a los espacios de televisión gratis que se entregan por la ley electoral a los partidos.

La única remota posibilidad de que Bolsonaro no gane las elecciones en el balotaje es una profunda reacción democrática, y eue en esa reacción intervengan los 20 millones de brasileros que no fueron a votar el domingo pasado. Es muy difícil, casi imposible.

Porque además al sistema en su conjunto y al PT en particular lo ha golpeado en pleno la corrupción, los mayores niveles conocidos de corrupción de la historia de Brasil, un país que siempre estuvo sumergido en la corrupción endémica y estructural, pero paradójicamente por leyes aprobadas por el propio PT y las medidas ejecutadas por la propia Dilma Rouseffse mostró ante la opinión pública un tejido monstruoso de políticos y empresarios corruptos, que se vieron elevados a la máxima potencia por las obras públicas gigantescas de los juegos olímpicos y del mundial de fútbol.

La combinación con una situación social y económica nacional en caída y con heridas profundas, con la desnudez de la corrupción que mantiene por diversas causas más de 300 presos entre empresarios, intermediarios y políticos, son la causa de esta explosión antidemocrática. La gente no quiere más a los corruptos ya nos los justifica.

Donde golpeó terriblemente este proceso, como lo hizo en otros países de la región, fue en la izquierda o en los sectores progresistas, que durante décadas concentraron buena parte de su artillería de denuncias e incluso programáticas en el combate a la corrupción. Pues la corrupción los derrotó.

Los derrotó no solo políticamente, sino en algo mucho más profundo y peligroso, los derrotó, nos derrotó en lo moral, en lo cultural. Nadie en Brasil y en varios países de la región se atreve en la izquierda a hablar claro y fuerte de la lucha contra la corrupción. Nos tragó el poder, el peor poder.

Revisen y comparen los discursos de Lula en sus campañas electorales, las que perdió y las que ganó y los discursos actuales del PT y verán una diferencia substancial, la corrupción brilla por su ausencia porque tenemos una enorme cola de paja y además prendida fuego y fogoneada por la gran prensa. La misma que existía viva y coleando en las anteriores campañas electorales ¿O la habíamos comprando?

La crisis de la política, el descredito profundo en el sistema de partidos, la falta de un análisis autocrítico serio y profundo, para analizar las causas y sobre todo los remedios para que estas cosas, demasiadas cosas sucias, inmorales e ilegales no vuelvan a suceder, es un retroceso civilizatorio. Nadie puede jurar ni arriesgarse a que la derecha y el fascismo que se viene, tengan un comportamiento más recto y decente, como lo está demostrando Donald Trump en los Estados Unidos.

En solo 5 años Brasil cambió políticamente de forma radical y eso solo puede suceder si hay causas de un enorme impacto, y la corrupción masiva y sistemática jugó ese papel. NO fue solo eso, también los fracasos y de la situación económica y social atribuidos a los partidos del sistema, de los que se salvó Lula por sus dos primeros gobiernos, y por ello figuraba tan alto en las encuestas.

El otro factor, que también tiene directa relación con la corrupción, es la inseguridad, el miedo. Fue en los grandes estados donde impera lo peor del delito donde Bolsonaro obtuvo grandes victorias, con la consigna simplista y directa del uso de toda la fuerza del Estado, pero también de la cobertura legal para que los ciudadanos se armen y se defiendan de los delincuentes. También la inseguridad hace explotar el pequeño enano fascista que todos llevamos dentro, a veces en forma de un aluvión de votos.

Quedan tres interminables semanas de incertidumbre, de encuestas a troche y moche y sobre todo de analizar a fondo que cambios se producirán en Brasil si triunfa Bolsonaro, no con la estrecha mirada de nuestros intereses solamente, sino para la gran mayoría de los brasileros y los latinoamericanos.

Los cambios no quedarán reducidos a Brasil y su entorno, su impacto será a nivel internacional.



Esteban Valenti - Periodista, escritor, coordinador de Bitácora, director de Agencia de Noticias Uypress

UyPress - Agencia Uruguaya de Noticias



MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net