VERSIÓN PARA IMPRESIÓN
03/12/20

Breve historia del tapabocas

Marcelo Marchese

¿Pensabas que el tapabocas fue creado por estos criminales que tienen al mundo en su puño? Fallaste. El tapabocas tiene ilustres antecedentes que este impar cronista pasará a detallar.

 

1- LA MÁSCARA INFAMANTE DE LA INQUISICIÓN

 

Maestros del erotismo, los inventores del pene helado del diablo en los aquelarres y de los sensuales íncubos y las pletóricas súcubos que nos visitaban en sueños para extraernos nuestra energía vital en operaciones sexuales extenuantes, los buenos inquisidores crearon estos modelos con orejas de burro.

En aquellos tiempos no había cárceles, lo que sí había eran eficaces castigos mediante humillaciones y el apasionante potro de tormento, y estas máscaras deliciosas cumplían los dos requisitos, pues te humillaban públicamente y te cortaban la lengua.

Se aplicaba para los que hablaban de más y en particular, para los que hablaban contra la Inquisición. Las palabras son peligrosas para los inquisidores. Saben de su poder y por eso, a Giordano Bruno, cuando lo arrojaron a la hoguera, le clavaron una mordaza de madera a la lengua para que no maldijera.

 

2- TAPABOCAS DEL ESCLAVO NEGRO

Te han dicho que la Inquisición es cosa del medioevo, pero también en eso te engañaron. El paso de la Inquisición por el medioevo fue un paso leve para alcanzar todo su esplendor en la Edad Moderna, también conocida como Renacimiento.

El cuanto al parangón del Renacimiento con nuestra época, diremos que la Historia, de algún modo, siempre encuentra su camino sinuoso a un eterno retorno.

Expansión geográfica del capital sobre África y América; incremento del poder de la Banca; creación de nuevos reordenamientos políticos: los estados nacionales; crisis religiosa y quiebre de Europa al influjo del protestantismo; primer gran simiente del pensamiento científico, que terminará estableciéndose como verdad revelada; creación de la imprenta y democratización del libro; estallido de las flores del arte por doquier; escrituras de El Príncipe, varias Utopías y batallas a pluma y espada por parte de los humanistas; y persecución de las religiones paganas, la cultura popular y el pensamiento disidente.

 

Había que andarse con cuidado, escribiendo sutilmente, o al amparo de algún poder.

 

La expansión del capital a caballo del Coronavirus no tiene antecedentes en los anales históricos. La democratización del libro que significó el invento de Gutenberg y Fausto, es hoy el socialismo de la cultura de la interred. La persecución del pensamiento disidente, la censura, y la conspiración del silencio, son un monstruo amenazante que siempre crece. La ciencia se ha transformado en la religión del siglo XXI. Punto por punto, con un arte que aún no ha acudido a la cita, y con un rol considerablemente menguado de los humanistas (cinco siglos de "progreso" esterilizante no pasan en vano) volvemos a encontrarnos en el mismo punto del círculo histórico, y con respecto a lo que aún no se ha manifestado, como los reordenamientos políticos, vendrán cuando el caos sea llamado a escena.

El tapabocas del negro de las plantaciones americanas a partir del Renacimiento, estaba diseñado como castigo para el esclavo que comía melaza, para el esclavo que mordía al capataz y para demostrarle al negro que estaba a mitad de camino entre el humano y la bestia.

 

3- TAPABOCAS DE LA NUEVA NORMALIDAD

Te lo quieren enchufar para siempre. Te queda espantoso. No te permite respirar. Te hace respirar el aire que, sabiamente, y desde siempre, expulsaste. Junta microbios, hongos y porquerías. No tiene el menor sentido. No sirve para nada. La cantidad de muertes que te han anunciado por el Coronavirus son un fiasco, y jamás las relativizan a otras enfermedades y a nada. Son mera imposición de números que nada significan. Asistimos al imperio del número sobre la palabra.

No te deja respirar, no deja que veamos tu sonrisa y no te deja hablar. En estas tres funciones está definido el tapabocas. Es un tapabocas sobre el respirar de la humanidad, sobre su necesidad de erotizar con la sonrisa y sobre su necesidad de hablar.

¿Por qué la gente aceptó ponerse esta prenda inmunda? El tapabocas es una humillación, y para que lo aceptáramos, necesitamos previamente pensar que éramos algo malo. Somos, como dijo el agente Smith en La Matrix, "un virus sobre esta tierra". Un largo y eficiente discurso sobre la maldad natural del hombre, y un largo y eficiente discurso contra su deseo, han producido un cáncer en el cuerpo de la humanidad cuyo nombre es "culpa".

 

He ahí el secreto del tapabocas.

 

¿Te preocupa que nos enchufen a la fuerza una vacuna dudosa? Todo es posible, y más con estos sujetos, pero estos sujetos suelen usar también mecanismos sutiles, y vengo a decirte que ya te enchufaron la vacuna, cuyo nombre es "tapabocas".

¿Cómo enfrentarlos? Incluso ese que se encuentra en la cumbre de la pirámide no las tiene todas consigo. En política, nadie puede calcular todas y cada una de las consecuencias de sus pasos, "pues gris es toda teoría, y eternamente verde todo árbol de la vida".

Si no quieren que respires, seduzcas y hables, de lo que se trata es de respirar, seducir y hablar.

 

Hasta la próxima.

Marcelo Marchese

UyPress - Agencia Uruguaya de Noticias



Más información en:
https://www.uypress.net/Columnas/Marcelo-Marchese-uc107918