DESDE 1950

Francia: Informe confirma 216.000 víctimas de abusos sexuales por parte de religiosos en la iglesia

05.10.2021

PARIS (Uypress)- Unas 216.000 personas sufrieron abusos sexuales por parte de curas o religiosos en Francia desde 1950, según las conclusiones de la Comisión creada por la Conferencia Episcopal gala para analizar esa situación, según informa diario El País de Madrid.

 

Si se suman los abusos provocados por laicos que trabajan en medios religiosos, catequesis o centros educativos católicos, el número se eleva a 330.000, reveló el presidente de esa comisión, Jean-Marc Sauvé.

Sus conclusiones muestran que la iglesia es el tercer lugar donde más abusos sexuales sobre menores se producen en Francia, por detrás de la familia o los círculos de amigos.

"Son cifras abrumadoras que reclaman medidas muy fuertes" por parte de la Iglesia católica, dijo el presidente de la comisión al presentar en París el informe. Esto demuestra, según Sauvé, que los "silencios" y "fallos" de la Iglesia católica francesa ante los casos de pederastia desde 1950 tienen un "carácter sistémico" que requiere profundas reformas de la institución y sus prácticas, incluido el secreto de confesión, subrayó. "Hasta comienzos de los años 2000, constatamos una indiferencia profunda y cruel ante las víctimas. No se las cree, no se las escucha, se considera que ellas pueden haber contribuido a lo que les pasó", señaló. Por ello, continuó, la Ciase es "unánime" en su conclusión: "La Iglesia no supo ver, no supo escuchar, no supo captar las señales débiles" y, si las víctimas no hubieran, por fin, tomado la palabra,"nuestra sociedad seguiría ignorando o negando lo que pasó".

Señaló que a lo largo de casi tres años de trabajo de su comisión, iniciada en 2018 tras la aparición de varios escándalos en la iglesia católica francesa, se han identificado unos 3.000 religiosos que cometieron abusos sexuales.

Señaló que se trata de un porcentaje de incidencia de entre el 2,5 y el 2,8 %, inferior a otros países donde se han hecho estudios similares, como Alemania (4,4 %), Estados Unidos (4,8 %), Australia (7 %) o Irlanda (7,5 %).

El 56 % de las agresiones y actos pedófilos identificados se produjeron entre 1950 y 1969, mientras que en los años 70 y 80 hubo una reducción (22 %) y, a partir de ese momento, una estabilización (22 %).

Sauvé explicó esa tendencia por la disminución del número de clérigos en esos años y la asistencia de público a ámbitos religiosos, pero señaló que "el problema no está resuelto".

Acusó a la iglesia católica de "negligencias" en el trato de los casos y de haber "mantenido a clérigos acusados de tocamientos en contacto con niños" pese a las señales de advertencia que les llegaban.

En total, el informe, aprobado "por consenso", consta de 2.480 páginas, 2.000 de ellas de anexo. Su elaboración ha requerido casi dos años y medio de trabajo, en parte interrumpidos por la pandemia. Para llegar a sus conclusiones y cifras, que son "una estimación mínima", según advirtió los últimos días el propio Sauvé, la Ciase trabajó sobre la base de 6.500 llamadas y correos electrónicos con testimonios recibidos entre el 3 de junio de 2019 y el 31 de octubre de 2020, en la etapa clave de los trabajos de la Comisión, seguidas de 250 audiciones largas o entrevistas. Además, la Ciase complementó su trabajo con diversas encuestas, entre otras una a nivel nacional sobre abusos generalizados contra menores, no solo en el seno de la Iglesia, para poder contextualizar los casos de religiosos, y con la consulta también de archivos civiles (judiciales, policiales o de la prensa) y eclesiásticos. La investigación ha costado unos tres millones de euros, financiados por el Episcopado y por instituciones religiosas.

El informe apuesta por crear un mecanismo de indemnización de las víctimas pero, sobre todo, por un reconocimiento de su condición. 

La amplitud de las cifras reveladas y la voz de las víctimas "nos perturba, nos abruma, superan lo que suponíamos", reconoció a su vez Moulins-Béaufort, que no escatimó en su impacto. El informe "nos avergüenza, nos espanta", reconoció y aseguró no hace más que "persuadir" a la Iglesia francesa de que "el trabajo de purificación necesario debe realizarse sin descanso" y aseguró su "determinación a actuar para que el rechazo a escuchar, la intención de silenciar, de ocultar" denunciados en el informe "desaparezca" y haya un verdadero cambio de actitud y de respuesta.

"Mi deseo este día es pedir perdón, perdón a cada uno y cada una", agregó el presidente de la Conferencia Episcopal.

Foto: Pixabay / Sputnik

Derechos Humanos
2021-10-05T06:25:00

UyPress - Agencia Uruguaya de Noticias