*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Luis E. Sabini Luis E. Sabini
La peste plástica va tomando nuestros órganos
Rodolfo Martin Irigoyen Rodolfo Martin Irigoyen
La cultura criolla
Esteban Valenti Esteban Valenti
La actual imagen sindical
Carlos Vivas; Homero Bagnulo Carlos Vivas; Homero Bagnulo
Las repercusiones médicas y sociales de la pérdida de la audición en los adultos mayores
Fernando Gil Díaz Fernando Gil Díaz
Apagones eran los de antes
Lilián Hirigoyen Lilián Hirigoyen
Una calma como la dignidad de la materia
Julio César Boffano Julio César Boffano
Ideología de género es lo que hace la Iglesia Católica y lo voy a explicar
Roberto Sansón Mizrahi Roberto Sansón Mizrahi
Gestionar un país versus gestionar una empresa
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
Apología de Gorgias
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
El peso-real. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
William Marino William Marino
¿Elecciones internas de qué?
Charles Carrera Charles Carrera
Sobre el 222, el “223” y la profesionalización de la Policía
Daniel Mordecki Daniel Mordecki
Un sistema de encuestas más transparente
Daniel Feldman Daniel Feldman
Historias de calendarios
Michael Añasco Michael Añasco
Mama, no quiero ser negro.
Héctor Musto Héctor Musto
Carta abierta a todos los pre-candidatos: el 1% para Ciencia y Tecnología
Ruby Soriano Ruby Soriano
AMLO: El espejismo o el desencanto
Hebert Abimorad Hebert Abimorad
Albert Camus, rebeldía de valores
Juan Pedro Ribas Juan Pedro Ribas
Mi encuentro con Zabalza
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
Luces y sombras de una guerra histórica
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
Murió Fraser, héroe anónimo de la lucha uruguaya
Roberto Savio Roberto Savio
El mundo ha perdido su brújula
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
El Granma y los “falsos ídolos”
Ana Rosengurtt Ana Rosengurtt
Sobre la vacunación contra el VPH a varones
Luis Fernández Luis Fernández
¿Frío invernal?
Milton A. Ramírez Milton A. Ramírez
Crear 1, 2, 3 puntos del PBI es la consigna revolucionaria de la hora
Juan Santini Juan Santini
Ayer no fui
Juan Manuel Otero Ferres Juan Manuel Otero Ferres
La República mental de Miranda
Roberto Domínguez Roberto Domínguez
Daniel Martínez y ¿el todo vale?
Federico Sequeira Federico Sequeira
Liviandad autoritaria
Juan Pedro Ciganda Juan Pedro Ciganda
El orden de los factores (3) De crítica y autocrítica.
Ricardo Cappeletti Ricardo Cappeletti
Daniel Vidart en Chile
Dr. Federico Arregui Dr. Federico Arregui
Yo también soy EL PERIODISTA GABRIEL PEREYRA
Carlos Visca Carlos Visca
Aporte a la elaboración de una nueva Ley Organica de las FF.AA.
Ernesto Nieto Ernesto Nieto
Las otras dimensiones de las internas: motivación y organización
Héctor Romero y Gustavo Salinas Héctor Romero y Gustavo Salinas
Sydney Brenner (1927-2019): Hormigas en la Silla
Carlos Wuhl Carlos Wuhl
Francia : 1° de mayo no fue catastrófico como lo anunciaba el gobierno del Presidente Macron
Fernando López D’Alesandro Fernando López D’Alesandro
Los sinuosos caminos de la derecha, la insólita ruta conservadora y la izquierda correcta
Jaime Secco Jaime Secco
Una mañana de abril en dictadura
David Malowany David Malowany
El estado-nación israelí versus el patriotismo constitucional norteamericano según Hannah Arendt
Selva Andreoli Selva Andreoli
ANECDOTARIO: Mas que competir, inspirar…
Ismael Blanco Ismael Blanco
Tiranos temblad
Carlos Pérez Carlos Pérez
Ante una medida histórica del presidente Tabaré Vázquez. Regresan las teorías conspirativas.
Dr Guillermo Chiribao  Dr Guillermo Chiribao 
Confesión de Gavazzo y el tema principal 
más columnistas



 
banner argentino hotel 300 x 138
Te encuentras en: Inicio | Secciones | Movileros
imagen del contenido Art Nouveau demolido

MOVILEROS

Art Nouveau demolido

17.08.2011

MONTEVIDEO, 17 Ago (UYPRESS/Mariano Arana) - En plena dictadura emprendimos, con un entusiasta y valiosísimo conjunto de estudiantes y jóvenes arquitectos, una 'patriada' en defensa del patrimonio arquitectónico, urbanístico, paisajístico, ambiental y poblacional.

CIUDAD Y CULTURA

Ojos que no ven

Pensaba entonces que las groseras agresiones contra ese patrimonio se originaban en la desaprensión soberbia del autoritarismo de la época. Creí también que una vez recuperada la democracia y más aún, que una vez conquistado el gobierno nacional por una fuerza política progresista, sería inviable le reiteración de semejantes desatinos. Debo hoy admitir mi error. La fuerza de los hechos me obliga ello.

Hace unas pocas semanas, el Arq. Conrado Pintos, de destacada actuación profesional y docente, denunció la incomprensible destrucción de dos excelentes viviendas del Arq. Román Fresnedo Siri, localizadas en la Av. Ponce. Ahora, un hecho tan incomprensible y si cabe, aún más grave, acaba de producirse: la demolición de lo que hasta hace pocos días era un estupenda muestra del acervo arquitectónico de los montevideanos.

Me refiero a la casona que estaba situada en Br. España Nº 2232, próxima a la esquinacon Juan Paullier. Esta singularísima obra construida hacia principios del siglo XX, respondía a los lineamientos genéricamente definidos como “Art Nouveau” en la modalidad italiana; modalidad más rotunda que aquellas otras que se desarrollaron en Bélgica, Francia o Escocia.

Su contundente volumetría de fuertes contrastes, se complementaba con una muy convincente factura constructiva y la utilización de elementos decorativos de infrecuente valor estético. La típica visión totalizadora y la congruencia formal de la totalidad de los elementos constitutivos que caracterizó a estas corrientes estilísticas de fines del siglo XIX, se complementaba, en el caso de esta obra, con la elaborada verja de hierro forjado y los bien modelados pilones de mampostería cuyos vestigios son aún visibles; mudos testigos de esta nueva afrenta cultural que padece ahora nuestra ciudad.

Obviamente, no todas las obras de interés testimonial integran la nómina de Monumentos Históricos ni están específicamente tuteladas a nivel municipal. Es por ello que, en tanto intendente, propuse la resolución aprobada en agosto del 2001 que determina la consideración especial que ameritan las “construcciones anteriores a 1940 que se ubiquen frente a avenidas, bulevares y ramblas” (resolución Nº 3095/01). Tal era, precisamente, la situación del notable edificio en cuestión. Por otra parte, se exige que todo permiso de demolición, debe incluir una elocuente documentación fotográfica, tanto de la finca como del tramo urbano en que la misma se inserta.

Téngase presente además, que los expedientes no son analizados por funcionarios de menor jerarquía y sin conocimientos técnicos específicos, sino que son informados por profesionales arquitectos. ¿Cómo entender entonces semejante pérdida patrimonial? ¿Hemos acaso perdido la sensibilidad y el compromiso cultural que nuestra colectividad merece?

A todas luces correspondería que tales expedientes fueran considerados por la Unidad de Patrimonio de la propia Intendencia, donde revisten funcionarios de sólida formación y alta sensibilidad.

El título de la presente nota reproduce el de uno de los capítulos de Hacia una arquitectura, libro emblemático que Le Corbusier publicara en 1923. El subtítulo de la presente nota (“ojos que no ven”) reproduce el de uno de los capítulos de “Hacia una Arquitectura”, libro emblemático que Le Corbusier publicara en 1923. Humor negro quizás, el del maestro, puesto que en 1918 había perdido la visión de uno de sus ojos. Aunque ello no impidió, por cierto, que su sensibilidad y su compromiso cultural pudieran suplir sus limitaciones físicas.

Reiteradamente sostuve que la ciudad es permanencia y cambio; y desde siempre me identifiqué con las elocuentes expresiones del Prof. Graziano Gasparini, al afirmar que “la conservación de los monumentos del pasado no pretende ser refugio de la nostalgia; es una exigencia del hombre moderno y puede ser llevada a cabo sólo en el cuadro de la ciudad nueva, en función y no en antítesis con ella”.

Soy de los que cree que es factible la reflexión, el diálogo, la persuasión y la búsqueda de entendimientos entre propietarios, promotores, profesionales y autoridades públicas, procurando acceder a soluciones equilibradas donde los legítimos intereses materiales –siempre efímeros– puedan compatibilizarse con los valores perdurables de la cultura.

Doy tan un sólo ejemplo que evidencia que ello puede ser factible: la transformación de la antigua empresa Barreiro & Ramos con destino a viviendas y oficinas, en pleno corazón de la Ciudad Vieja. Paradigmático y convincente diseño -ya en adelantado proceso de ejecución- donde memoria y proyecto se conjugan en una propuesta con inequívoca afirmación de presente.

Verdadero desafío además, frente a la habitual apatía burocrática, a la falta de compromiso, al facilismo, a la ignorancia… y a los “ojos que no ven”.

 
 
Mariano Arana
Presidente de la Comisión de Patrimonio Histórico, Artístico y Cultural de la Nación entre los años 1985 y 1989.
Intendente de la ciudad de Montevideo en dos períodos (en los años 1994 y 2000).
Ministro de Vivienda, Odenamiento Trritorial y Medio Ambiente, en el año 2005.
 
 
 
 



UyPress - Agencia Uruguaya de Noticias


MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net