*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Pablo Tosquellas Pablo Tosquellas
Pegame el grito
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
El hijo del hombre que desafió a los dioses
Esteban Valenti Esteban Valenti
25 años son muchos
Hebert Abimorad Hebert Abimorad
Se idolatra la tragedia
Stella Maris Zaffaroni Stella Maris Zaffaroni
Cuánto tiempo hace que…
José W. Legaspi José W. Legaspi
Maradona no fue ni será dios, es inolvidable y eterno
Ariel Bank Ariel Bank
La democracia contrataca
Rodolfo M. Irigoyen Rodolfo M. Irigoyen
Pronosticar el pasado
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
La isla “bocarriba”: Cuba precisa los sueños, y las acciones…
Nina Nina
Cincuenta y dos días
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
No hay trabajo para todos. (Abordando eso gris, que parece la teoría)
Conexión México. Por Ruby Soriano Conexión México. Por Ruby Soriano
Paraíso de la impunidad militar en México
William Marino William Marino
El dueño de las bananas
Michael Añasco Michael Añasco
Los cuatro grandes reinicios del siglo XX
Danilo Arbilla Danilo Arbilla
Europa no vale una misa
Fernando Gil Diaz Fernando Gil Diaz
NegociAcción!!
Jaime Secco Jaime Secco
Mi carnicero y los precios de Ancap
Catarina de Albuquerque Catarina de Albuquerque
Invertir en Agua y Saneamiento es vital para nuestras economías
Luis E. Sabini Fernández Luis E. Sabini Fernández
¡Los ludditas tenían razón!
Luis Fernández Luis Fernández
Sugerencias
Carlos Pérez Pereira Carlos Pérez Pereira
El “servicio sexual” y la seducción de los poderosos
Gustavo “Tato” Olmos Gustavo “Tato” Olmos
El chantaje como forma de hacer política
Mónica Díaz Mónica Díaz
Buena vecina
Emiliano Galasso Emiliano Galasso
La Educación actual en el Uruguay, parte 2
Roberto Savio Roberto Savio
Trump se va, pero no el trumpismo
Carlos Grau Pérez Carlos Grau Pérez
Un largo proceso de aprendizaje compartido
Fernando López D’Alesandro Fernando López D’Alesandro
La Revolución Rusa y Uruguay
Alejandrina Morelli Alejandrina Morelli
Rodolfo Rabanal, escritor y periodista, falleció en Punta del Este
Luis C. Turiansky Luis C. Turiansky
“Yo soy antisemita"
Roberto Sansón Mizrahi Roberto Sansón Mizrahi
La hora de los pueblos unidos en su diversidad
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
Para variar, en medio de la pandemia, un día de fiesta en Israel
Roberto Cyjon Roberto Cyjon
“Acá mando yo”, dijo el covid-19
Enrique Canon Enrique Canon
La autocrítica es estratégica
Carlos Vivas, Homero Bagnulo Carlos Vivas, Homero Bagnulo
Ayudando a las grandes compañías del medicamento
Juan Pedro Ribas Juan Pedro Ribas
Historias reales e intemporales. El sentido del deber con amor. General Licandro
Emir Sader Emir Sader
La hora de la nueva izquierda chilena
Ariel Bank Ariel Bank
Los 75 del Peronismo
Lic. María Cristina Azcona Lic. María Cristina Azcona
La educación de la moralidad para padres e hijos, en el contexto de la nueva normalidad
Luis Anastasia Luis Anastasia
Reflexiones sobre Covid-19 – Tercera parte
QU Dongyu, Director General de FAO QU Dongyu, Director General de FAO
La clave para recuperarse del Covid-19 es la innovación, particularmente la digitalización
José Escárate Mansilla José Escárate Mansilla
Chile…Plebiscito AD-PORTAS
Álvaro Ons* Álvaro Ons*
Flexibilización de las negociaciones comerciales en el MERCOSUR: ¿una trampa para Uruguay?
Liliana Pertuy Liliana Pertuy
Apuntes primarios para una autocrítica responsable
Juan Pedro Mir Juan Pedro Mir
Justicia social y educativa: el desafío de la presencialidad
Omar Fuentes Omar Fuentes
¡Basta de joder con Venezuela!
Jorge Schneidermann Jorge Schneidermann
“Las víctimas”, un nuevo y revulsivo libro de la psicoanalista argentina Sonia Cesio (*)
Juan Santini Juan Santini
A veces la realidad parece ficción, pero es la tozuda realidad
Héctor Musto Héctor Musto
¿Por qué el FA perdió las elecciones? Apuntes y aportes para una autocrítica necesaria.
Roberto Elissalde Roberto Elissalde
¿Qué pasó con los Centros MEC?
Enrique Gerschuni Enrique Gerschuni
Reflexiones sobre las pasadas elecciones departamentales y municipales
Ignacio Munyo Ignacio Munyo
¿Qué es CERES?
Sara Granados, consultora de FAO Sara Granados, consultora de FAO
Primer día mundial de la de la concienciación sobre la pérdida y desperdicio de alimentos
Andrea Burstin Andrea Burstin
Mercosur, paredón y después
Federico Fasano Mertens Federico Fasano Mertens
La democracia no termina en las urnas
Daniel Vidart Daniel Vidart
Un domingo de “votaciones”
Sabina Goldaracena Sabina Goldaracena
El puerto de conveniencia para las flotas pesqueras del Atlántico Sudoccidental
Dr Guillermo Chiribao Dr Guillermo Chiribao
Cuando los de afuera no son de palo
Ismael Blanco Ismael Blanco
Partido Comunista
Sergio Reyes Sergio Reyes
El perfume embriagador de lo posible
Elena Grauert Elena Grauert
Oficinas, funciones y funcionarios
Filomena Narducci Filomena Narducci
Yo voto "No" y tu?
Constanza Moreira. Constanza Moreira.
Crónica de un secuestro
Álvaro Rico Álvaro Rico
El honor militar en los años 60
Gastón Grisoni Gastón Grisoni
¡Construyendo futuro!
Federico Arregui Federico Arregui
Libertad orientales
Carlos Wuhl Carlos Wuhl
Francia 2020: el racismo ordinario
Gonzalo Zunino (*) Gonzalo Zunino (*)
Por qué y para qué reformar la Seguridad Social en Uruguay
Jaime Igorra Jaime Igorra
Qué hacer con el estadio centenario
Daniel Mordecki Daniel Mordecki
Virtual Empate
Julio García Julio García
Empatía y Resiliencia
Jan Steverlynck Jan Steverlynck
Un destacado servidor público uruguayo
María Ligia Vivas María Ligia Vivas
Coronavirus, el mejor nido de explotación Laboral creado por el imperio
Cuentos & versos en cuarentena Cuentos & versos en cuarentena
Les presentamos los trabajos de Enrique Umbre Cardinale y de Sergio Nicolás Mato. Seguimos recibiendo textos en: uypress@gmail.com.    
Gustavo Viñales Gustavo Viñales
Riesgos en la flexibilización del régimen de residencia fiscal en Uruguay
Jorge Pozzi Jorge Pozzi
Sobre pandemia, consumo y consumismo
Rafael Sanseviero Rafael Sanseviero
Andrés Vargas (Dedicado al colectivo Ni todo esta perdido- NITEP)
Cecilia Alonso* Cecilia Alonso*
La plataforma educativa CREA del Plan Ceibal en el top de las tendencias de Google
Fernando Lorenzo (*) y Luis Miguel Galindo (**) Fernando Lorenzo (*) y Luis Miguel Galindo (**)
La pandemia, “la nueva normalidad” y el desarrollo de largo plazo
Jorge Helft Jorge Helft
Crítica de la cultura uruguaya: un ojo extranjero experto
Sergio Rodríguez Gelfenstein Sergio Rodríguez Gelfenstein
Las verdades de la Historia
Iani Haniotis Curbelo Iani Haniotis Curbelo
Las máscaras del virus, una reflexión (más)
Nelson Villarreal Durán Nelson Villarreal Durán
Generación 83: Creando puentes y tejidos para fortalecer la democracia
Cristina Retta Cristina Retta
Uruguay más allá de sus fronteras. Alcances y límites de la política de vinculación del Departamento 20
José Antonio Vera José Antonio Vera
El tirano fue más barato
Pablo Romero García Pablo Romero García
“Educar, un asunto de todos” (o el síntoma del tapabocas)
Bibiana Lanzilotta / Federico Araya Bibiana Lanzilotta / Federico Araya
La Regla Fiscal en la LUC: el país se debe una discusión profunda e informada
María Noel Vaeza María Noel Vaeza
La pandemia del COVID-19 acentúa la situación de precariedad para las trabajadoras remuneradas del hogar
Daniela Yelpo Daniela Yelpo
Política: entre la pasión y la disección, una dualidad inexorable
Gerard Cretenze Gerard Cretenze
Esta nena está causando problemas
Daniel Feldman Daniel Feldman
Si usted no tiene coronavirus ¡jódase!
Cristina Masoller Cristina Masoller
Aprender de los Errores
Verónica Lay Verónica Lay
Protocolos Covid-19 y Ley de Responsabilidad Penal Empresarial
Andrea Valenti Andrea Valenti
Las fotos del presente
Selva Andreoli Selva Andreoli
¡Presente!
Alvaro Asti Alvaro Asti
Relato con Memoria
Charles Carrera Charles Carrera
Son memoria, son presente
Henry Segura Henry Segura
Réplica a Beto Peyrou: Los Relatos de los Santos Inocentes
Juan Carlos Pesok Juan Carlos Pesok
Castigos y Remedios
Jorge Eiris Jorge Eiris
Un fallo que lesiona derechos de los uruguayos del exterior
Alberto Peyrou Alberto Peyrou
Respuesta a la nota de Henry Segura en UYPRESS titulada: Carta abierta a Beto Peyrou: Las Hogueras de las Conversiones
Gerardo Bleier Gerardo Bleier
Ante un nuevo escenario político
Víctor Bacchetta Víctor Bacchetta
El nuevo Ministerio de Ambiente y cambios en áreas protegidas
Daniel Espíndola Daniel Espíndola
La educación virtualizada; tanto asignatura pendiente como una oportunidad para la innovación
Jorge Braun Jorge Braun
Virus chino. La pandemia económica, quién la paga ... ¿China?
Carlos A. Gadea Carlos A. Gadea
La sociedad del contagio
Lic. Leonardo Rodríguez Maglio Lic. Leonardo Rodríguez Maglio
Mi panel de información, sintonía, y soluciones
Ernesto Nieto Ernesto Nieto
De tripas corazón
Aldo Mazzucchelli Aldo Mazzucchelli
CORONAVIRUS Covid-19, Abril 1
José Carlos Mahía José Carlos Mahía
El impacto del Coronavirus y los desafíos del presente en Uruguay
Daniel Mesa Daniel Mesa
La delgada linea que limita la emergencia sanitaria y el estado de derecho
Gabriel Courtoisie Gabriel Courtoisie
¿La ley es más inteligente que su autor?
Iván Solarich Iván Solarich
Tristezas o no... con gel
Jorge Jauri Jorge Jauri
Los miedos reales que provoca la Ley de Urgencia
Regino López Regino López
Una posible salida a la crisis que afronta el sector citrícola
más columnistas



 
banner FLOW INTERNO 180 x 89
banner NICATEL INTERNO 180 x 89
banner CUCTSA INTERNO 180 x 89
Te encuentras en: Inicio | Columnas | Marcia Collazo
imagen del contenido Marcia Collazo

Cuba en sus contrastes: cuando la literatura se subleva

Marcia Collazo

21.03.2013

La musa de la literatura es múltiple. Arturo Ardao y García Márquez, entre otros, han señalado que el ejemplo de la literatura latinoamericana debiera ser aleccionante en muchos otros campos del pensamiento humano.

Por lo pronto mi musa ya está hecha a mi modo
Fuma. Baila. Se ríe. Sabe algo de derecho,
es múltiple en la triste comunidad del lecho,
y dulce cuando grito, blasfemo o me incomodo

.
Nicolás Guillén. Elegía moderna del motivo cursi

Me refiero, ante todo, al campo de la filosofía, y también a ese otro, erizado de cardos, espinas y malezas, al que nadie le ha dado un nombre preciso, pero que podríamos llamar de la muy baja autoestima latinoamericana, o tal vez de la lamentación o de la autocompasión, palabreja de la que mucho ha usado y abusado la psicología y los manuales de autoayuda pseudo metafísica- desde hace por lo menos veinte años.

Pero es verdad: la literatura latinoamericana debiera ser aleccionante, en primer término, porque descuella, deslumbra y hace enmudecer de admiración y asombro al mundo entero. Todo el mundo occidental, desde los lejanos tiempos de Colón y sus secuaces (incluido algún alto doctor de la iglesia, como el tristemente célebre Juan Ginés de Sepúlveda) pasando por Hegel y por el propio Marx, y siguiendo por nosotros mismos, en tanto habitantes de este continente, nos hemos pasado negando, quejándonos y despotricando hasta el infinito contra este Nuevo Mundo y sus habitantes, y sobre todo nos hemos permitido negar nuestra propia existencia, dando por sentado que no somos capaces de levantar la cabeza sobre nuestras miserias para acometer dignamente ninguna empresa. Y sin embargo nadie, absolutamente nadie, se ha atrevido a negar la existencia de la literatura latinoamericana, ni entonces ni ahora. La evidente contradicción que emerge de estas dos premisas, hace que nuestra pretendida inexistencia o incapacidad no resista el menor análisis lógico, ya que si hay literatura es porque alguien escribe, y si además esa literatura es buena, es porque quien escribe tiene algo más que vacuidad en la cabeza.

Claro que no todo es tan sencillo. La buena literatura, precisamente porque se mete en el territorio de las llagas y las culpas, de los silencios y las desvergüenzas, suele ser mirada al menos con desconfianza. Todos los gobiernos autoritarios, cualquiera sea su signo, su objetivo y su intención, se han encargado de manipularla, ejerciendo a troche y moche el mecanismo de la censura y pretendiendo que el agua de la literatura corra hacia su molino; cosa que es, en el fondo, imposible, a riesgo de desvirtuar gravemente la naturaleza y la esencia misma de tal arte.

Para José Carlos Mariátegui, el hecho de que el indio ocupe el primer plano en la literatura y el arte peruanos se debe a que las fuerzas nuevas y el impulso vital de la nación tienden a reivindicarlo (*1). Pero ese impulso vital no es patrimonio exclusivo de los dirigentes políticos de la nación, sino que pertenece hondamente al sustrato cultural y sociológico que está siempre más allá y más acá de tales coyunturas.

En tal sentido, dice el reconocido escritor cubano Leonardo Padura, refiriéndose a los tiempos en que comenzó a escribir (década de los 70, a la que algunos han llamado el decenio negro )  que un escritor cubano debía ser un ser con suficiente conciencia de clase, del momento histórico siempre hemos vivido en un momento histórico- y de la responsabilidad del intelectual en la sociedad, como para escribir sólo lo que se suponía o  le hacían suponer, que debía escribir. En dos palabras: alguien capaz de manejar con tino el arte castrante de la autocensura para evitar el agravio de la censura (*2).

Pero añade Padura que, a pesar de los pesares, él eligió voluntaria y lúcidamente ser un escritor cubano que vivía y escribía en Cuba; lo cual no era una elección fácil, desde ningún punto de vista, ya que a la censura se sumaron la falta de electricidad, de comida y de transporte que se padeció en los años 90, después de la caída del muro de Berlín. Elección lúcida, sin duda, pero también valiente y ejemplarizante, ya que Padura se propuso lo único que en el fondo puede proponerse cualquier creador que se respete a sí mismo y que ponga los altos objetivos de la creación por encima de intereses particulares y circunstanciales: ser un escritor cubano que escribiera sobre Cuba con la mayor libertad y sinceridad posibles , empeñado en reflejar los conflictos de su sociedad y asumiendo los riesgos inherentes a ello.

Claro que Padura agrega y cómo no había de agregarlo- que fue la práctica de la literatura la que lo salvó de la locura y la desesperación que el medio ambiente le imponía. Razón de más para volver a suscribir las palabras de García Márquez y de Ardao en ese sentido, y para comprender la misión salvífica de la creación, no solamente para el creador en tanto ser de carne y hueso, de alma y sangre, de nervio y de pasión, sino también para todos los demás seres humanos, a los que va dirigido en última instancia el producto final de su arte.

El desencanto y el cansancio histórico que el autor menciona no aquejan solamente, por cierto, a los cubanos. Basta con hacer un somero recuento de las grandes obras literarias de Latinoamérica pensemos en Uruguay, nuestra casa- para advertir lo que ha movido a los escritores a escribir: reparemos en José María Arguedas, el peruano, y en Gabriela Mistral, la chilena, que pintan, cada cual a su modo, el contraste y la mixtura entre el mundo occidental y el indígena; en el propio Gabriel García Márquez, que recobra y recrea en el universo mágico y terrible de Macondo a la propia América Latina con sus delirios y sus búsquedas, sus pasiones y sus rencores, sus tradiciones y sus mitos; en Juan Rulfo, que expone cuadros de tristeza, melancolía y despojo del indígena; en María Luisa Bombal, cuya obra refleja las tensiones y entretelones de la sociedad chilena de su tiempo; en Juan José Morosoli y sus gigantescos personajes ínfimos, anónimos y cotidianos, tanto los del pueblo como los del campo; en Rosario Castellanos, que profundiza en la vida cotidiana, especialmente la femenina, de México; en Alejo Carpentier, magistral intérprete de la geografía humana caribeña. No puede decirse que ninguno de estos escritores realice, propiamente, una denuncia social: en realidad hacen mucho más que denunciar; ponen delante del mundo un gigantesco y poderoso espejo, tan luminoso y diáfano que es imposible dejar de verlo o de sentir sus efectos; espejo en el que se reflejan el pasado, el presente y en buena medida el futuro, tanto en lo que se muestra a la faz de la realidad, como lo escondido, secreto o sepultado. Espejo que suele reflejar el crimen de la indiferencia, el abuso, el desenfreno y la crueldad, pero también la insensata alegría, el amor desbordante y la hermandad comprometida entre los seres humanos. Son esas luces y esas sombras el verdadero y auténtico sentido de la literatura, cuando hace lo que tiene que hacer: insertarse como una cuña en el corazón del mundo, aunque provoque dolor, duda, impotencia o pura y simple rabia.

Así, por ejemplo, en el cuento Dorado mundo , el escritor cubano Francisco López Sacha toma como eje central de su relato las vicisitudes de un hombre Filiberto Blanco- a quien se le ha roto la taza del inodoro: no había modo de repararla o de conseguir otra. Pensó con amargura que las tazas americanas eran viejas y antiguas y de nada le servía ir al rastro. No había cemento blanco por ninguna parte, ni juntas de repuesto . Decide ir a ver a un funcionario el ejecutor - quien le responde: Esto está duro ahora, los controles. Si hubiera sido el mes pasado . Un vecino le dirá días más tarde: Usted me perdona, pero no hay nadie que resuelva esto. Yo no sé lo que vamos a hacer. Con esta crisis ni los búlgaros, ni los checos, ni los alemanes, nos van a mandar algo de repuesto .

O el excelente cuento de Ernesto Pérez Castillo, titulado Composición con entrada, nudo y desenlace , en el que el escritor clasifica cuántos tipos de buzos hay en Cuba (es decir, la versión local de los hurgadores uruguayos): En Cuba empezó el período especial, y entonces fue el gran momento: muchos hombres, decididos a resistir, se fueron a la mierda. A revolver la mierda, a buscarse la vida en la basura .
O el comienzo del cuento Lugar llamado Lilí , de Orlando Luis Pardo: Yo empujaba mi coche. A mano, a pie: cuando las bujías se emperran, es mejor no insistir. Hay que saltar del asiento al asfalto, y el resto ya depende de tus pulmones y de la fuerza de gravedad, según el lomerío del barrio en que te quedes botado .

Adviértase que estamos refiriéndonos a cuentos galardonados con el Premio La Gaceta de Cuba (1993 2009) (*3). Es que, como bien se apunta en el prólogo a dicha antología, la literatura se encarga de horadar la especificidad abrumadora de la vida cotidiana, especialmente a partir de los duros años noventa cubanos, así como de evidenciar la deficiente valoración crítica de ese proceso. Se relata en todas estas obras elegidas y premiadas por jurados cubanos- el caleidoscopio de los fracasos cotidianos y las angustias existenciales de individuos comunes que van siendo testigos del derrumbe del campo socialista y del caos político internacional, de la oleada migratoria a Estados Unidos ( ) y de la prostitución de cubanos con visitantes extranjeros . Se trata, en suma, de una revolución literaria en el más estricto sentido del término; de la emancipación espiritual y mental de la inteligencia, como la denomina Ardao (*4), frente a todo aquello que conspire contra el acto literario, que es para Padura vocación de fe, ejercicio casi místico . Y agrega: el escritor cubano se ha convertido en uno de los más importantes recolectores de la memoria del presente que tendrá el futuro . Ello es válido y aplicable a la América Latina toda, y por eso, tanto en Cuba como en cualquier otro país latinoamericano, la literatura hizo y sigue haciendo todo eso: se depura a sí misma, indaga, crece, pregunta y molesta, y por eso está viva, y por eso es necesaria.


NOTAS

(* 1) Mariátegui, J. C. Siete ensayos de interpretación de la realidad peruana. Amatua. 1964.

(* 2) Padura, Leonardo. Conferencia dada en la Casa de las Américas, La Habana, 27 de noviembre de 2012.

(*3) AAVV. Maneras de narrar. Cuentos del Premio La Gaceta de Cuba. 1993 2009. Ediciones Unión.

(*4) Ardao, Arturo. La inteligencia latinoamericana. Universidad de la República. Uruguay. 1996.

 



Marcia Collazo

UyPress - Agencia Uruguaya de Noticias



MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net