*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Milton A. Ramírez Milton A. Ramírez
Crear 1, 2, 3 puntos del PBI es la consigna revolucionaria de la hora
Juan Santini Juan Santini
Ayer no fui
Juan Manuel Otero Ferres Juan Manuel Otero Ferres
La República mental de Miranda
Conexión México Por Ruby Soriano Conexión México Por Ruby Soriano
Periodistas con armaduras de plomo
Roberto Domínguez Roberto Domínguez
Daniel Martínez y ¿el todo vale?
Esteban Valenti Esteban Valenti
Hace falta una nueva izquierda
Michael Añasco Michael Añasco
Libia: el regreso de Gadafi
Luis Fernández Luis Fernández
Los independentistas en la hora actual
Fernando Gil Díaz Fernando Gil Díaz
Silencio que abruma
Federico Sequeira Federico Sequeira
Liviandad autoritaria
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
Daniel Vidart y el amor a nuestra tierra
Juan Pedro Ciganda Juan Pedro Ciganda
El orden de los factores (3) De crítica y autocrítica.
William Marino William Marino
Los candidatos
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
Voto de los uruguayos en el exterior
Hebert Abimorad Hebert Abimorad
Los pesos pesados definirán sobre Venezuela
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
Imperialismo.(Abordando eso gris, que parece la teoría).
Ricardo Cappeletti Ricardo Cappeletti
Daniel Vidart en Chile
Daniel Feldman Daniel Feldman
Magallanes, la vuelta al mundo y los desaparecidos
Dr. Federico Arregui Dr. Federico Arregui
Yo también soy EL PERIODISTA GABRIEL PEREYRA
Carlos Visca Carlos Visca
Aporte a la elaboración de una nueva Ley Organica de las FF.AA.
Carlos Vivas; Homero Bagnulo Carlos Vivas; Homero Bagnulo
La embestida populista causa daños
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
Nunca pensé que saldría esposado de mi casa
Roberto Sanzón Mizrahi Roberto Sanzón Mizrahi
La recuperación de países arrasados
Ernesto Nieto Ernesto Nieto
Las otras dimensiones de las internas: motivación y organización
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
Del día más solemne y triste al más alegre del calendario israelí
Héctor Romero y Gustavo Salinas Héctor Romero y Gustavo Salinas
Sydney Brenner (1927-2019): Hormigas en la Silla
Luis E. Sabini Luis E. Sabini
Una vez más, estamos mejor y peor al mismo tiempo
Rodolfo Martín Irigoyen Rodolfo Martín Irigoyen
Todos somos orgánicos
Héctor Musto Héctor Musto
Hace 41 años... yo comunista
Carlos Wuhl Carlos Wuhl
Francia : 1° de mayo no fue catastrófico como lo anunciaba el gobierno del Presidente Macron
Fernando López D’Alesandro Fernando López D’Alesandro
Los sinuosos caminos de la derecha, la insólita ruta conservadora y la izquierda correcta
Jaime Secco Jaime Secco
Una mañana de abril en dictadura
David Malowany David Malowany
El estado-nación israelí versus el patriotismo constitucional norteamericano según Hannah Arendt
Selva Andreoli Selva Andreoli
ANECDOTARIO: Mas que competir, inspirar…
Ismael Blanco Ismael Blanco
Tiranos temblad
Carlos Pérez Carlos Pérez
Ante una medida histórica del presidente Tabaré Vázquez. Regresan las teorías conspirativas.
Dr Guillermo Chiribao  Dr Guillermo Chiribao 
Confesión de Gavazzo y el tema principal 
más columnistas



 
banner argentino hotel 300 x 138
Te encuentras en: Inicio | Columnas | Ope Pasquet

La madurez de una institución fundamental

Ope Pasquet

10.11.2013

En este año 2013, más de un siglo después de su creación por ley en 1907, la Suprema Corte de Justicia ha ejercido reiteradamente su facultad de declarar inconstitucionales las leyes, de manera que contrarió la voluntad del gobierno y de la fuerza política que lo respalda, en temas de importancia manifiesta para la vida del país.

El hecho señalado marca un hito en la evolución institucional del Uruguay. Por supuesto que la Corte ha declarado inconstitucionales las leyes en cientos, si no en miles de ocasiones, desde que la Constitución de 1934 le dio ese poder. Pero nunca lo había hecho -hasta donde yo sé- en asuntos de tanta sensibilidad política para un gobierno. La ley llamada "interpretativa" de la Ley de Caducidad, la que creó el Impuesto a la Concentración de Inmuebles Rurales (ICIR) y esta "ley de Pluna" cuyos tres primeros artículos acaban de caer, eran -por distintos y conocidos motivos- muy caras al Frente Amplio y al gobierno de Mujica. Al declararlas inconstitucionales, la Suprema Corte de Justicia adquirió una relevancia institucional que es precisamente la que le asigna la clásica doctrina de la separación de poderes, pero que no había tenido hasta ahora en nuestra historia.

Visto el fenómeno desde el ángulo político partidario, los opositores diremos que esto sucede porque nunca antes un gobierno uruguayo había proclamado la doctrina de que "lo político está por encima de lo jurídico" y actuado en consecuencia; los oficialistas, por su parte, dirán que la Constitución es conservadora y que la Corte es reaccionaria.

Por encima de esa polémica -que es por cierto pertinente y necesaria, y será materia de la próxima campaña electoral-, hay una dimensión institucional del asunto que es la que queremos resaltar: el Poder Judicial del Uruguay ejerce efectivamente su facultad de juzgar la legitimidad de los actos de los otros poderes del Estado, y si entiende que son inconstitucionales, así lo declara. Los "frenos y contrapesos" jurisdiccionales molestan y molestarán siempre al oficialismo de turno, sea frenteamplista, blanco o colorado; por eso mismo son la garantía de la libertad y la vigencia del Derecho, frente al poder. 

Cabe por cierto deplorar que un gobierno que confunde las restricciones constitucionales a su poder con "trabas burocráticas" o "cosas de leguleyos", incurra tantas veces en la torpeza de impulsar leyes condenadas a la declaración de inconstitucionalidad; el país ha perdido mucho tiempo y energías discutiendo esos frangollos, y perderá mucho dinero reparando sus efectos.

Pero en este como en tantos otros temas, no hay que permitir que los árboles impidan ver el bosque. Lo importante es que las instituciones funcionan como deben, y que la Suprema Corte de Justicia puede plantarse frente al gobierno y frenar los desbordes de su mayoría parlamentaria.

En la perspectiva de la evolución institucional del país, creo que la magnitud de este hecho -del hecho, repito, no de la previsión abstracta de la norma- es comparable a la de la sanción de las leyes electorales de los años 1924 y 1925, que garantizaron la pureza del sufragio, o a la de la  creación del Tribunal de lo Contencioso Administrativo, en 1952, para anular los actos arbitrarios de la Administración.

La discusión pública atiende a otras cuestiones: la inseguridad, los paros, los problemas con Argentina o el partido con Jordania; mientras tanto, por debajo de la superficie de los sucesos, la Suprema Corte de Justicia ha ocupado por fin el sitial que la Constitución le asigna, asumiendo cabalmente el rol de garante de esa Constitución frente al poder político. Es un gran paso adelante por el camino de la consolidación del Estado de Derecho en Uruguay. Por encima de diferencias partidarias, todos los uruguayos debemos celebrarlo. 

 



Ope Pasquet

UyPress - Agencia Uruguaya de Noticias



MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net