*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Pablo Tosquellas Pablo Tosquellas
Pegame el grito
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
El hijo del hombre que desafió a los dioses
Esteban Valenti Esteban Valenti
25 años son muchos
Hebert Abimorad Hebert Abimorad
Se idolatra la tragedia
Stella Maris Zaffaroni Stella Maris Zaffaroni
Cuánto tiempo hace que…
José W. Legaspi José W. Legaspi
Maradona no fue ni será dios, es inolvidable y eterno
Ariel Bank Ariel Bank
La democracia contrataca
Rodolfo M. Irigoyen Rodolfo M. Irigoyen
Pronosticar el pasado
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
La isla “bocarriba”: Cuba precisa los sueños, y las acciones…
Nina Nina
Cincuenta y dos días
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
No hay trabajo para todos. (Abordando eso gris, que parece la teoría)
Conexión México. Por Ruby Soriano Conexión México. Por Ruby Soriano
Paraíso de la impunidad militar en México
William Marino William Marino
El dueño de las bananas
Michael Añasco Michael Añasco
Los cuatro grandes reinicios del siglo XX
Danilo Arbilla Danilo Arbilla
Europa no vale una misa
Fernando Gil Diaz Fernando Gil Diaz
NegociAcción!!
Jaime Secco Jaime Secco
Mi carnicero y los precios de Ancap
Catarina de Albuquerque Catarina de Albuquerque
Invertir en Agua y Saneamiento es vital para nuestras economías
Luis E. Sabini Fernández Luis E. Sabini Fernández
¡Los ludditas tenían razón!
Luis Fernández Luis Fernández
Sugerencias
Carlos Pérez Pereira Carlos Pérez Pereira
El “servicio sexual” y la seducción de los poderosos
Gustavo “Tato” Olmos Gustavo “Tato” Olmos
El chantaje como forma de hacer política
Mónica Díaz Mónica Díaz
Buena vecina
Emiliano Galasso Emiliano Galasso
La Educación actual en el Uruguay, parte 2
Roberto Savio Roberto Savio
Trump se va, pero no el trumpismo
Carlos Grau Pérez Carlos Grau Pérez
Un largo proceso de aprendizaje compartido
Fernando López D’Alesandro Fernando López D’Alesandro
La Revolución Rusa y Uruguay
Alejandrina Morelli Alejandrina Morelli
Rodolfo Rabanal, escritor y periodista, falleció en Punta del Este
Luis C. Turiansky Luis C. Turiansky
“Yo soy antisemita"
Roberto Sansón Mizrahi Roberto Sansón Mizrahi
La hora de los pueblos unidos en su diversidad
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
Para variar, en medio de la pandemia, un día de fiesta en Israel
Roberto Cyjon Roberto Cyjon
“Acá mando yo”, dijo el covid-19
Enrique Canon Enrique Canon
La autocrítica es estratégica
Carlos Vivas, Homero Bagnulo Carlos Vivas, Homero Bagnulo
Ayudando a las grandes compañías del medicamento
Juan Pedro Ribas Juan Pedro Ribas
Historias reales e intemporales. El sentido del deber con amor. General Licandro
Emir Sader Emir Sader
La hora de la nueva izquierda chilena
Ariel Bank Ariel Bank
Los 75 del Peronismo
Lic. María Cristina Azcona Lic. María Cristina Azcona
La educación de la moralidad para padres e hijos, en el contexto de la nueva normalidad
Luis Anastasia Luis Anastasia
Reflexiones sobre Covid-19 – Tercera parte
QU Dongyu, Director General de FAO QU Dongyu, Director General de FAO
La clave para recuperarse del Covid-19 es la innovación, particularmente la digitalización
José Escárate Mansilla José Escárate Mansilla
Chile…Plebiscito AD-PORTAS
Álvaro Ons* Álvaro Ons*
Flexibilización de las negociaciones comerciales en el MERCOSUR: ¿una trampa para Uruguay?
Liliana Pertuy Liliana Pertuy
Apuntes primarios para una autocrítica responsable
Juan Pedro Mir Juan Pedro Mir
Justicia social y educativa: el desafío de la presencialidad
Omar Fuentes Omar Fuentes
¡Basta de joder con Venezuela!
Jorge Schneidermann Jorge Schneidermann
“Las víctimas”, un nuevo y revulsivo libro de la psicoanalista argentina Sonia Cesio (*)
Juan Santini Juan Santini
A veces la realidad parece ficción, pero es la tozuda realidad
Héctor Musto Héctor Musto
¿Por qué el FA perdió las elecciones? Apuntes y aportes para una autocrítica necesaria.
Roberto Elissalde Roberto Elissalde
¿Qué pasó con los Centros MEC?
Enrique Gerschuni Enrique Gerschuni
Reflexiones sobre las pasadas elecciones departamentales y municipales
Ignacio Munyo Ignacio Munyo
¿Qué es CERES?
Sara Granados, consultora de FAO Sara Granados, consultora de FAO
Primer día mundial de la de la concienciación sobre la pérdida y desperdicio de alimentos
Andrea Burstin Andrea Burstin
Mercosur, paredón y después
Federico Fasano Mertens Federico Fasano Mertens
La democracia no termina en las urnas
Daniel Vidart Daniel Vidart
Un domingo de “votaciones”
Sabina Goldaracena Sabina Goldaracena
El puerto de conveniencia para las flotas pesqueras del Atlántico Sudoccidental
Dr Guillermo Chiribao Dr Guillermo Chiribao
Cuando los de afuera no son de palo
Ismael Blanco Ismael Blanco
Partido Comunista
Sergio Reyes Sergio Reyes
El perfume embriagador de lo posible
Elena Grauert Elena Grauert
Oficinas, funciones y funcionarios
Filomena Narducci Filomena Narducci
Yo voto "No" y tu?
Constanza Moreira. Constanza Moreira.
Crónica de un secuestro
Álvaro Rico Álvaro Rico
El honor militar en los años 60
Gastón Grisoni Gastón Grisoni
¡Construyendo futuro!
Federico Arregui Federico Arregui
Libertad orientales
Carlos Wuhl Carlos Wuhl
Francia 2020: el racismo ordinario
Gonzalo Zunino (*) Gonzalo Zunino (*)
Por qué y para qué reformar la Seguridad Social en Uruguay
Jaime Igorra Jaime Igorra
Qué hacer con el estadio centenario
Daniel Mordecki Daniel Mordecki
Virtual Empate
Julio García Julio García
Empatía y Resiliencia
Jan Steverlynck Jan Steverlynck
Un destacado servidor público uruguayo
María Ligia Vivas María Ligia Vivas
Coronavirus, el mejor nido de explotación Laboral creado por el imperio
Cuentos & versos en cuarentena Cuentos & versos en cuarentena
Les presentamos los trabajos de Enrique Umbre Cardinale y de Sergio Nicolás Mato. Seguimos recibiendo textos en: uypress@gmail.com.    
Gustavo Viñales Gustavo Viñales
Riesgos en la flexibilización del régimen de residencia fiscal en Uruguay
Jorge Pozzi Jorge Pozzi
Sobre pandemia, consumo y consumismo
Rafael Sanseviero Rafael Sanseviero
Andrés Vargas (Dedicado al colectivo Ni todo esta perdido- NITEP)
Cecilia Alonso* Cecilia Alonso*
La plataforma educativa CREA del Plan Ceibal en el top de las tendencias de Google
Fernando Lorenzo (*) y Luis Miguel Galindo (**) Fernando Lorenzo (*) y Luis Miguel Galindo (**)
La pandemia, “la nueva normalidad” y el desarrollo de largo plazo
Jorge Helft Jorge Helft
Crítica de la cultura uruguaya: un ojo extranjero experto
Sergio Rodríguez Gelfenstein Sergio Rodríguez Gelfenstein
Las verdades de la Historia
Iani Haniotis Curbelo Iani Haniotis Curbelo
Las máscaras del virus, una reflexión (más)
Nelson Villarreal Durán Nelson Villarreal Durán
Generación 83: Creando puentes y tejidos para fortalecer la democracia
Cristina Retta Cristina Retta
Uruguay más allá de sus fronteras. Alcances y límites de la política de vinculación del Departamento 20
José Antonio Vera José Antonio Vera
El tirano fue más barato
Pablo Romero García Pablo Romero García
“Educar, un asunto de todos” (o el síntoma del tapabocas)
Bibiana Lanzilotta / Federico Araya Bibiana Lanzilotta / Federico Araya
La Regla Fiscal en la LUC: el país se debe una discusión profunda e informada
María Noel Vaeza María Noel Vaeza
La pandemia del COVID-19 acentúa la situación de precariedad para las trabajadoras remuneradas del hogar
Daniela Yelpo Daniela Yelpo
Política: entre la pasión y la disección, una dualidad inexorable
Gerard Cretenze Gerard Cretenze
Esta nena está causando problemas
Daniel Feldman Daniel Feldman
Si usted no tiene coronavirus ¡jódase!
Cristina Masoller Cristina Masoller
Aprender de los Errores
Verónica Lay Verónica Lay
Protocolos Covid-19 y Ley de Responsabilidad Penal Empresarial
Andrea Valenti Andrea Valenti
Las fotos del presente
Selva Andreoli Selva Andreoli
¡Presente!
Alvaro Asti Alvaro Asti
Relato con Memoria
Charles Carrera Charles Carrera
Son memoria, son presente
Henry Segura Henry Segura
Réplica a Beto Peyrou: Los Relatos de los Santos Inocentes
Juan Carlos Pesok Juan Carlos Pesok
Castigos y Remedios
Jorge Eiris Jorge Eiris
Un fallo que lesiona derechos de los uruguayos del exterior
Alberto Peyrou Alberto Peyrou
Respuesta a la nota de Henry Segura en UYPRESS titulada: Carta abierta a Beto Peyrou: Las Hogueras de las Conversiones
Gerardo Bleier Gerardo Bleier
Ante un nuevo escenario político
Víctor Bacchetta Víctor Bacchetta
El nuevo Ministerio de Ambiente y cambios en áreas protegidas
Daniel Espíndola Daniel Espíndola
La educación virtualizada; tanto asignatura pendiente como una oportunidad para la innovación
Jorge Braun Jorge Braun
Virus chino. La pandemia económica, quién la paga ... ¿China?
Carlos A. Gadea Carlos A. Gadea
La sociedad del contagio
Lic. Leonardo Rodríguez Maglio Lic. Leonardo Rodríguez Maglio
Mi panel de información, sintonía, y soluciones
Ernesto Nieto Ernesto Nieto
De tripas corazón
Aldo Mazzucchelli Aldo Mazzucchelli
CORONAVIRUS Covid-19, Abril 1
José Carlos Mahía José Carlos Mahía
El impacto del Coronavirus y los desafíos del presente en Uruguay
Daniel Mesa Daniel Mesa
La delgada linea que limita la emergencia sanitaria y el estado de derecho
Gabriel Courtoisie Gabriel Courtoisie
¿La ley es más inteligente que su autor?
Iván Solarich Iván Solarich
Tristezas o no... con gel
Jorge Jauri Jorge Jauri
Los miedos reales que provoca la Ley de Urgencia
Regino López Regino López
Una posible salida a la crisis que afronta el sector citrícola
más columnistas



 
banner FLOW INTERNO 180 x 89
banner NICATEL INTERNO 180 x 89
banner CUCTSA INTERNO 180 x 89
Te encuentras en: Inicio | Columnas | Marcia Collazo
imagen del contenido Marcia Collazo

Perú o el resplandor secreto. Primera parte. Narrar para no morir.

Marcia Collazo

15.11.2013

¡Concédeme este ruego! Hazme vivir por tiempo indeterminado, protégeme, susténtame! Oración primera al Hacedor

De contrastes y de confusiones
Lo primero que siente el viajero que se adentra en el Perú especialmente si ese viajero proviene de la cultura rioplatense, como ha sido mi caso, aunque creo que la sensación debe ser compartida por cualquiera, sin importar su origen-, es que está pisando los umbrales de un reino tan distinto como poderoso. Su poder no le viene, además, de alguna cualidad relacionada con la economía, o con la fuerza militar, o con la vocación imperialista, o con la red social, sino de un magnetismo del cual están impregnadas las mismísimas montañas que por todos lados lo rodean; y a la vez, le viene de todo eso junto. Es que Perú tiene, además de contrastes casi increíbles, que desafían la física y de paso, también la metafísica, una especie de resplandor secreto, que está ahí para poder ser visto y olido y apreciado, y masticado junto con una buena porción de hojas de coca, sin las cuales resulta muy difícil sobrevivir, o por lo menos respirar y moverse, y hablar, o hacer a la vez las tres cosas juntas. La altura es otro de los poderes misteriosos del Perú, y los abismos ciegos, al fondo de los cuales discurre la cinta de plata de algún río del valle, son el correlato obligado de esa altura, que sorprende los ojos del viajero a cada vuelta de esos caminos polvorientos que serpentean entre los riscos. Perú tiene un resplandor secreto, y no por casualidad ha sido, durante largo tiempo, la tierra elegida por una sucesión de pueblos elegidos (después de todo, no ha de ser atributo únicamente de europeos y asiáticos arrogarse ese título). Pero, como todo en este mundo, hay resplandores y resplandores, así como hay elegidos y elegidos.

Como premisa previa de trabajo precisaremos desde ya que, aunque podamos referirnos en la mayor parte de las ocasiones a Perú, estamos hablando, en puridad y en verdad histórica y metodológica, de la cultura andina en general, de la que los peruanos actuales constituyen una parte, acaso la más característica, relevante y representativa, pero no la única.

Hay demasiadas confusiones en torno al Perú y su cultura. Casi tantas, como torrentes tienen sus montañas. Una de ellas proviene, como es obvio, de la famosa concepción eurocentrista del mundo, verdadera vara de medir de la que se suele echar mano para intentar encasillar ese mismo mundo; y no digo conocer, sino encasillar, porque cuando los seres humanos abordamos la realidad y sus entes desde una concepción cualquiera, compuesta de antemano por pre-juicios, por enunciados que describen las cosas, por afirmaciones o negaciones sobre esas mismas cosas; cuando abordamos, digo, el mundo desde esa parafernalia previa de juicios, o pre-juicios, no estamos propiamente conociendo cosa alguna, sino en todo caso, encasillándola, es decir, tomándola por los pelos y metiéndola a la fuerza en alguno de los cajones de nuestro equipo ambulante de trabajo; y si no entra, o entra a medias, o le queda afuera alguna cosa, entonces sencillamente apretamos a fondo y logramos cerrar el cajón. La epistemología, digámoslo de paso, es la ciencia que estudia estos fenómenos, o construcciones encaminadas al conocimiento. Pero ¿y las confusiones? ¿y lo que permanece incólume, con los ojos abiertos en la oscuridad de las estanterías? ¿o lo que sale de ellas, como si tal cosa, y se regresa a su mundo originario? Yo creo que el viajero siente, sabe, adivina, que en Perú y en torno de Perú subsisten demasiadas confusiones. Y siente y adivina, también, el resplandor secreto.


Modos de inmortalidad
Para la historiadora andina María Rostworowski de Diez Canseco, hija de padre polaco y madre puneña, una de las más serias dificultades que se nos plantean al estudiar la historia inca es la que se relaciona con el modo andino de recordar y transmitir los sucesos; y la otra, con el criterio de los españoles para interpretar y registrar la información que luego nos dejaron a través de las crónicas . La segunda parte de la frase sonará familiar, seguramente, a más de un oído: los españoles siempre han interpretado el mundo del modo que les ha parecido, o del modo en que creían era debido hacerlo. Lo interesante, lo novedoso, y lo verdaderamente relevante, es introducir en esa reflexión la otra variable, la del pensar y el hacer de los andinos, es decir de los indios, de los conquistados, de los eternamente ninguneados.

El punto en cuestión es que, sin esa otra variable o consideración, todo el esfuerzo por intentar aproximarnos a la historia profunda de la cultura andina cae por su base. Hay un modo andino de recordar y transmitir sucesos, como hay un modo andino de vivir, y de mirar el mundo, y de pensar el pasado, el presente y el futuro. Sabemos que los incas no poseían escritura. Según algún cronista, español o mestizo, alguna vez la habrían poseído y por alguna circunstancia relacionada a estrategias militares y salvaguarda de secretos de estado, la habrían prohibido y llegado a matar a quienes la habían conocido y practicado; pero tal relato pertenece al territorio móvil y, de algún modo mágico, de la leyenda, y no de la investigación histórica.

Parece obvio que los andinos quisieron siempre dar señal y testimonio de su paso por el mundo, o mejor dicho, por el universo. Todo en su cultura lo manifiesta: la monumentalidad de sus construcciones, la vigencia trasmitida, recreada desde la cotidianeidad, de sus costumbres, sus ideas, su arte. Los andinos quisieron demostrar a los astros y a la tierra, y a las aguas y al viento y a las altas montañas, y a sus semejantes y muy especialmente a sus dioses tutelares, que estaban en el mundo, que en él hicieron cosas, y que de esas cosas pretendieron dejar una huella marcada. Nos preguntamos, sin embargo, cuál o cuáles serían los métodos utilizados por los andinos para dar cuenta de sus hechos, en lo que a registros o crónicas o testimonios concretos se refiere, sacando los de la escritura que, como vimos, no conocían o no habían querido conocer.

Una primera respuesta está dada por la tradición oral que es, desde los primeros tiempos de la humanidad, la forma más importante de trasmitir ideas y saberes. La oralidad fue, y por supuesto sigue siendo, en forma abrumadora, la manera principal en que los pueblos andinos recuerdan, evocan, interpretan y trasmiten los hechos. Pero la oralidad no se limita al habla, sino que se despliega bajo numerosas expresiones de canto o melodía. No otra cosa hicieron, por ejemplo, los pueblos que primitivamente integraban ese conglomerado étnico que un día, con los Reyes Católicos, allá a fines del siglo XV, dio lugar al nacimiento del estado español. El Romancero español es su expresión más acabada, y sus raíces se pierden en la noche de los tiempos; y el Romancero español empezó siendo oral, cantado por juglares, y a través de los años y aún de los siglos, fue siendo recogido en pergaminos escritos. Hay, sin embargo, más de una diferencia que importa señalar, entre ese Romancero y las tradiciones orales andinas. Destacaremos por el momento sólo una, y es la que reside en las formas o modos de interpretación (primero) y de plasmación escrita (después).

El paso de lo oral a lo escrito puede terminar siendo grave e irreparablemente deformado si el traductor, intérprete o escribiente altera alguna de las piezas que constituyen el entramado vivo, el mosaico o el tapiz palpitante del verbo y del alma de la cultura en cuestión. Y esto es, lamentablemente, lo que ha sucedido con la mayor parte de las plasmaciones escritas sobre las narraciones orales andinas, desde que el primer cronista español puso un pie en América. Veremos, en próximos artículos, lo que de ello ha devenido, no solamente para la cultura andina, sino también para nosotros los latinoamericanos, ese conjunto abigarrado y, ciertamente heterogéneo, de pueblos y mentalidades.



Bibliografía:
Cieza de León, Pedro. La Crónica del Perú. Espasa Calpe. Madrid. 1941/1553.
Garcilaso de la Vega, Inca. Comentarios Reales de los Incas. Emecé Editores. Bs. As. 1943/1609.
Lumbreras, Luis. De los pueblos, las culturas y las artes del antiguo Perú. Lima. 1969.
Rostworowski, M. Historia del Tahuantinsuyu. IEP. Instituto de Estudios Peruanos.

 



Marcia Collazo

UyPress - Agencia Uruguaya de Noticias



MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net