*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Milton A. Ramírez Milton A. Ramírez
Crear 1, 2, 3 puntos del PBI es la consigna revolucionaria de la hora
Juan Santini Juan Santini
Ayer no fui
Juan Manuel Otero Ferres Juan Manuel Otero Ferres
La República mental de Miranda
Conexión México Por Ruby Soriano Conexión México Por Ruby Soriano
Periodistas con armaduras de plomo
Roberto Domínguez Roberto Domínguez
Daniel Martínez y ¿el todo vale?
Esteban Valenti Esteban Valenti
Hace falta una nueva izquierda
Michael Añasco Michael Añasco
Libia: el regreso de Gadafi
Luis Fernández Luis Fernández
Los independentistas en la hora actual
Fernando Gil Díaz Fernando Gil Díaz
Silencio que abruma
Federico Sequeira Federico Sequeira
Liviandad autoritaria
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
Daniel Vidart y el amor a nuestra tierra
Juan Pedro Ciganda Juan Pedro Ciganda
El orden de los factores (3) De crítica y autocrítica.
William Marino William Marino
Los candidatos
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
Voto de los uruguayos en el exterior
Hebert Abimorad Hebert Abimorad
Los pesos pesados definirán sobre Venezuela
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
Imperialismo.(Abordando eso gris, que parece la teoría).
Ricardo Cappeletti Ricardo Cappeletti
Daniel Vidart en Chile
Daniel Feldman Daniel Feldman
Magallanes, la vuelta al mundo y los desaparecidos
Dr. Federico Arregui Dr. Federico Arregui
Yo también soy EL PERIODISTA GABRIEL PEREYRA
Carlos Visca Carlos Visca
Aporte a la elaboración de una nueva Ley Organica de las FF.AA.
Carlos Vivas; Homero Bagnulo Carlos Vivas; Homero Bagnulo
La embestida populista causa daños
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
Nunca pensé que saldría esposado de mi casa
Roberto Sanzón Mizrahi Roberto Sanzón Mizrahi
La recuperación de países arrasados
Ernesto Nieto Ernesto Nieto
Las otras dimensiones de las internas: motivación y organización
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
Del día más solemne y triste al más alegre del calendario israelí
Héctor Romero y Gustavo Salinas Héctor Romero y Gustavo Salinas
Sydney Brenner (1927-2019): Hormigas en la Silla
Luis E. Sabini Luis E. Sabini
Una vez más, estamos mejor y peor al mismo tiempo
Rodolfo Martín Irigoyen Rodolfo Martín Irigoyen
Todos somos orgánicos
Héctor Musto Héctor Musto
Hace 41 años... yo comunista
Carlos Wuhl Carlos Wuhl
Francia : 1° de mayo no fue catastrófico como lo anunciaba el gobierno del Presidente Macron
Fernando López D’Alesandro Fernando López D’Alesandro
Los sinuosos caminos de la derecha, la insólita ruta conservadora y la izquierda correcta
Jaime Secco Jaime Secco
Una mañana de abril en dictadura
David Malowany David Malowany
El estado-nación israelí versus el patriotismo constitucional norteamericano según Hannah Arendt
Selva Andreoli Selva Andreoli
ANECDOTARIO: Mas que competir, inspirar…
Ismael Blanco Ismael Blanco
Tiranos temblad
Carlos Pérez Carlos Pérez
Ante una medida histórica del presidente Tabaré Vázquez. Regresan las teorías conspirativas.
Dr Guillermo Chiribao  Dr Guillermo Chiribao 
Confesión de Gavazzo y el tema principal 
más columnistas



 
banner argentino hotel 300 x 138
Te encuentras en: Inicio | Columnas | Danilo Astori

¿Para qué sirve la economía?

Danilo Astori

06.05.2014

Es una pregunta que no debería formularme. Desde hace muchos años, mi vida tiene directa relación con la economía.

En un gesto que agradecí por su generosidad, Tabaré Vazquez declaró en estos días su deseo de que ocupe nuevamente el Ministerio de Economía y Finanzas. Es la tercera vez que sucede. La primera fue en el año 1999 y luego se reiteró en 2004. La diferencia respecto a aquellas circunstancias es que ahora tenemos nueve años de experiencia en el gobierno.

Llegué a la política desde la economía y la vida universitaria, así que la pregunta del título surge por esa compleja relación, tan llena de tensiones y contradicciones. No los voy a cansar con cifras. Ustedes las conocen, o mejor aún, las viven. Voy insistir en un concepto que ha sido básico en mi experiencia: si lo que explicamos los economistas es demasiado confuso y no se entiende, algo estamos haciendo muy mal, o peor aún, estamos engañando a la gente con argumentos técnicos. La economía, como la política, se tiene que basar en la verdad y en la transparencia. Aún en el caso de cometer errores.

Uruguay tiene por delante posibilidades históricas de dar un salto general en su desarrollo, en la sostenibilidad de su crecimiento, en la calidad de vida de sus habitantes. Esta afirmación se basa, no sólo en la experiencia que pudimos acumular durante nueve años en el gobierno, sino también en un análisis político. Son perspectivas inseparables. Salimos de una crisis muy profunda y hemos construido cimientos sólidos para dar este salto. Es apasionante pensar en todo lo que se puede y se debe hacer en esta nueva etapa aplicando una política económica y social que nos permita avanzar, mejorar, profundizar los cambios. Hoy, luego de nuestros dos gobiernos, cuando hablamos de cambios ya no son promesas, son realidades concretas.

En el 2020, nuestro producto bruto interno, medido a valores actuales, podrá superar cómodamente los 60 mil millones de dólares. Esto quiere decir crecimiento en todos los sectores, y en particular la agroindustria, el complejo forestal, la minería, los servicios, tanto los tradicionales - como el turismo y la logística - cuanto los globales, que han exhibido un gran dinamismo. Me refiero a la tecnología de la información, los servicios financieros, los corporativos de investigación, los compartidos y - en general - todos aquellos que son el resultado de procesos de fragmentación de esta producción a escala global. a No se trata de un crecimiento vegetativo. Hay que aplicar políticas que sostengan y refuercen esta evolución. El que tenemos es ya otro Uruguay productivo.

Para alcanzar estos niveles de desarrollo debemos actuar en todos los frentes. En la política económica concebida en su conjunto, en las políticas sectoriales, en nuevos impulsos a las inversiones, en el desarrollo infraestructural, en la innovación tecnológica y - en particular - en la calidad de la educación pública y los avances sociales. No es posible mantener altos niveles de crecimiento sostenible sin mejorar permanentemente los salarios, las jubilaciones, los ingresos familiares y - consecuentemente - el consumo interno y la capacidad de ahorro. La pobreza y la indigencia no son solo injustas. Son un freno para el país. Eso es lo que la derecha nunca entendió, ni entenderá.

Tenemos por delante una combinación extraordinaria de posibilidades que hemos generado los uruguayos, de manera de seguir avanzando en la gran transformación que está viviendo la estructura productiva del país y mejorar las cadenas de valor en todos los sectores, con abundancia y diversidad de fuentes energéticas, así como con una infraestructura vial, ferroviaria, portuaria, y de telecomunicaciones adecuada a este nuevo tiempo. La base fundamental de este proceso es la confianza que hemos acumulado en nosotros mismos, la imagen del país en el mundo, su situación material y también sus capacidades.

Sin embargo, no alcanza con todo lo anterior. Para ser más libre, más justa, más humana, una sociedad tiene que dedicarle especial atención a los valores. No son factores difusos, alejados de los materiales. Son la base de una sociedad. Es nuestra sensibilidad, nuestro sentido de solidaridad y de fraternidad, son las formas de convivencia y de combate frontal a todas las formas de violencia y de discriminación, es la responsabilidad ante el trabajo y nuestras obligaciones cívicas, es la constante construcción de la justicia social, de una mejor distribución de las riquezas y de las oportunidades. En esta dirección, tenemos mucho camino por recorrer. Y sabemos que es lo que se plebiscita en dos momentos fundamentales de nuestra vida política, en los que participaremos el 1 de junio y el 26 de octubre de este año. Sin su voto, sin su apoyo, nada de esto será posible.



Danilo Astori


MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net