*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Milton A. Ramírez Milton A. Ramírez
Crear 1, 2, 3 puntos del PBI es la consigna revolucionaria de la hora
Juan Santini Juan Santini
Ayer no fui
Juan Manuel Otero Ferres Juan Manuel Otero Ferres
La República mental de Miranda
Conexión México Por Ruby Soriano Conexión México Por Ruby Soriano
Periodistas con armaduras de plomo
Roberto Domínguez Roberto Domínguez
Daniel Martínez y ¿el todo vale?
Esteban Valenti Esteban Valenti
Hace falta una nueva izquierda
Luis Fernández Luis Fernández
Los independentistas en la hora actual
Fernando Gil Díaz Fernando Gil Díaz
Silencio que abruma
Federico Sequeira Federico Sequeira
Liviandad autoritaria
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
Daniel Vidart y el amor a nuestra tierra
Juan Pedro Ciganda Juan Pedro Ciganda
El orden de los factores (3) De crítica y autocrítica.
William Marino William Marino
Los candidatos
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
Voto de los uruguayos en el exterior
Hebert Abimorad Hebert Abimorad
Los pesos pesados definirán sobre Venezuela
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
Imperialismo.(Abordando eso gris, que parece la teoría).
Ricardo Cappeletti Ricardo Cappeletti
Daniel Vidart en Chile
Daniel Feldman Daniel Feldman
Magallanes, la vuelta al mundo y los desaparecidos
Dr. Federico Arregui Dr. Federico Arregui
Yo también soy EL PERIODISTA GABRIEL PEREYRA
Carlos Visca Carlos Visca
Aporte a la elaboración de una nueva Ley Organica de las FF.AA.
Carlos Vivas; Homero Bagnulo Carlos Vivas; Homero Bagnulo
La embestida populista causa daños
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
Nunca pensé que saldría esposado de mi casa
Roberto Sanzón Mizrahi Roberto Sanzón Mizrahi
La recuperación de países arrasados
Ernesto Nieto Ernesto Nieto
Las otras dimensiones de las internas: motivación y organización
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
Del día más solemne y triste al más alegre del calendario israelí
Héctor Romero y Gustavo Salinas Héctor Romero y Gustavo Salinas
Sydney Brenner (1927-2019): Hormigas en la Silla
Luis E. Sabini Luis E. Sabini
Una vez más, estamos mejor y peor al mismo tiempo
Rodolfo Martín Irigoyen Rodolfo Martín Irigoyen
Todos somos orgánicos
Héctor Musto Héctor Musto
Hace 41 años... yo comunista
Carlos Wuhl Carlos Wuhl
Francia : 1° de mayo no fue catastrófico como lo anunciaba el gobierno del Presidente Macron
Fernando López D’Alesandro Fernando López D’Alesandro
Los sinuosos caminos de la derecha, la insólita ruta conservadora y la izquierda correcta
Jaime Secco Jaime Secco
Una mañana de abril en dictadura
David Malowany David Malowany
El estado-nación israelí versus el patriotismo constitucional norteamericano según Hannah Arendt
Selva Andreoli Selva Andreoli
ANECDOTARIO: Mas que competir, inspirar…
Ismael Blanco Ismael Blanco
Tiranos temblad
Carlos Pérez Carlos Pérez
Ante una medida histórica del presidente Tabaré Vázquez. Regresan las teorías conspirativas.
Dr Guillermo Chiribao  Dr Guillermo Chiribao 
Confesión de Gavazzo y el tema principal 
más columnistas



 
banner argentino hotel 300 x 138
Te encuentras en: Inicio | Columnas | Carlos Santiago
imagen del contenido Carlos Santiago

Certificado de defunción para los ''lomos de burro''

Carlos Santiago

30.07.2014

Pasada el espectacular pero alienante Mundial de Fútbol que determinó una dramática definición para nuestra selección la que pasó, como nadie preveía y menos la crítica bambollera.

La misma que se encargó en crear una expectativa de enormes proporciones entre la gente de unas actuaciones mediocres y anodinas, a dos victorias espectaculares contra potencias europeas que todos los uruguayos disfrutamos, gozando esa sensación que tradicionalmente nos dio el fútbol, de existir en el mundo y, que sirvieron para que los otros partidos, los de derrota, contra dos rivales de nuestro continente, que históricamente subestimamos, determinara la oportunidad de buscar una justificación perfecta, la de la falta en el equipo de Luis Suarez, sin duda el personaje superlativo que valoramos hoy los uruguayos.

Su mordisco inesperado al defensor italiano nos sirvió, en buena medida, para que por semanas tuviéramos como enemigo de lesa humanidad a la FIFA, a cuyos máximos dirigentes el presidente Mujica trató de viejos hijos de puta , olvidando que unos meses antes se había rogado a Blater y Cía. que autorizaran que el Mundial del 2030, año del centenario de la competencia, se jugara en Uruguay, como sede central, utilizándose para el resto la capacidad de negociación que el ex Presidente de la AUF, Bauzá, tenía con AFA, analizando la posibilidad de compartir la competencia.

No cabe duda que si alguien tenía ilusiones de ver una inauguración mundialista en el Estadio Centenario, hoy debe mascullar la desazón de otra esperanza perdida. La verdad es que organizar un Mundial de Fútbol no es una tarea nada fácil. Convertir solamente a nuestro principal Estadio en un escenario como FIFA exige, necesidad sine quo non para albergar un Mundial, según algunos entendidos, exigiría el techado de las tribunas, la concreción de playas de estacionamiento con vigilancia severa, vías de llegada a la cancha con ciertas características estrictas y otras menudencias ¿Se imagina el lector a la IMM, basado en sus antecedentes, metida a realizar tales obras macro? La misma IMM que rechazó el proyecto de la empresa Eulekian, que tiene como un antecedente honroso y eficiente la edificación del nuevo Aeropuerto de Carrasco,  empresa que propuso transformar avenida Italia en una vía rápida que descongestionaría el brutal atolladero de vehículos que se forma en las horas pico en el centro de Montevideo y que, cuando se desplazan a los barrios del este de la ciudad y de Canelones, colmatan brutalmente esa vía de tránsito hoy totalmente colapsada.  Y le dijeron no a Eulekian por razones ideológicas , porque a la intendenta comunista le pareció que se estaba cortando a la ciudad en dos, la zona de los pobres, al norte, y de los ricos al sur de la obra propuesta. Claro, pensamos que en esa resolución hubo también una intervención de las conservadoras cúpulas políticas del PCU, que siempre han añorado el pasado. Una muestra de esa mentalidad es la situación de AFE cuyo deterioro ya hace que nadie crea en que sea posible alguna vez recuperar el ferrocarril en el Uruguay, pese a que es una necesidad logística de primera magnitud.

Lo sorprendente es que ante tamaño de la oposición oficial al progreso, sacando de la agenda esta propuesta de una empresa privada, que de ser aceptada determinaría inversiones millonarias en nuestra capital, la IMM aclaró su desdén fundamentalista frente toda expresión o conjura del diabólico capitalismo Como es costumbre, debemos reseñar, en Avenida Italia nada se hizo ni se explicita hacer para resolver el problema de la creciente circulación provocada, entre otros problemas, por el aumento del parque automotor en el país y la incapacidad de las vías de transito de albergar fluidamente a tanto vehículo cuyo número sigue creciendo en forma exponencial. Tampoco, porque la mentalidad preponderante es claramente conservadora, se buscar soluciones alternativas, como trenes subterráneos o colgantes, como se están construyendo en muchos países de nuestro continente, tampoco cobros de peajes diferenciados que impulsen a qué en cada automóvil viaje más de una persona, combatiendo la tendencia de que cada vehículo sea una poco eficiente prolongación mecánica del individuo.

Pero claro, ¿qué se puede hacer con la existencia de CUTCSA y las demás cooperativas del transporte que subsisten dentro de la mediocridad, en base a subsidios más que jugosos y onerosos para los montevideanos, empresas que siguen utilizando los enormes y lentos mastodontes que se adaptan o des adaptan   a todas las condiciones del tránsito. Los mismos ómnibus, sin cambios en tamaño o agilidad, para las grandes avenidas y para los barrios de calles angostas, como la Ciudad Vieja, donde apenas pueden maniobrar en las esquinas.  Nunca una innovación, una idea nueva, un proyecto bien pensado, realizado técnicamente bien y en los tiempos acelerados de la construcción moderna.

Mientras en Lima y Santiago, por analizar dos ejemplos,  las autopistas se cruzan en la ciudad, las canalizaciones se estudian y concretan, se alarga como en Buenos Aires la extensión de los trenes subterráneos abriéndose nuevas estaciones, en Montevideo ni siquiera se controla la velocidad de los vehículos, lo que provoca una muerte tras otra. Los inspectores que lanza la IMM a la calle, prefieren hacer expirometrías para detectar si un chofer tomó más de un whisky que combatir la velocidad de los vehículos, lo que se puede hacer con medidas físicas en la arquitectura de avenidas y calles, o con una fiscalización severa. Para la expedición de los permisos para conducir ahora se castiga a los mayores, quienes en ocasiones por 40 o 50 años no han tenido un accidente, con pruebas psicofísicas ridículas y se dan sin chistar, los permisos para la transgresión, a cualquier joven, aunque repitan accidentes, por imprudencia, cada pocos días. Claro, la libreta con puntaje para ir restando  a cada conductor ante un transgresión a las ordenanzas de tránsito, no quieren imponerla, porque ello significaría una reorganización de la fiscalización del tránsito, hoy una de las carencias más notorias en Montevideo.

El presidente de la UNASEV, un sorprendente organismo creado para trabajar por la reorganización del tránsito, evitando los accidentes, tiene un objetivo anti alcohólico que asombra. Su presidente sostiene que la razón de los muchos accidentes, con muerte o con heridos graves, se produce por la ingesta de alcohol. No habla de la marihuana, la cocaína o la pasta base, del mal manejo o los excesos de velocidad, las deficiencias en la fiscalización y en la señalización para los conductores. Solo el alcohol, pero cuando se va a las cifras se ve que los hechos dicen otra cosa.

En los días que los inspectores de tránsito de largan a la calle a la caza de los borrachos, de las expirometrías masivas hechas se logra el resultado que solo entre 2 y el 3 por ciento son positivas, mostrando que el problema de los accidentes no está en algún líquido ambarino, sino en la ineficiencia de las autoridades de tomar medidas para evitar que las malas costumbres en el tránsito, basadas todas ellas en el sentimiento de impunidad que existe por la falta de contralor, se mantengan en cada calle y avenida. Qué fácil sería para la IMM colocar radares que detecten los  excesos de velocidad en la avenidas, castigando con fuertes multas a los conductores veleidosos, método que se utiliza en todo el mundo. El aparato, que es de relativo bajo costo, analiza continuamente el tránsito, mide la velocidad de los vehículos que aparecen y, para probar la infracción, sacan una fotografía del transgresor. Pero, dejemos de soñar y volvamos a la realidad.

Y para terminar con este desahogo periodístico, porque el que esto escribe también es una víctima del tránsito como son todos los montevideanos, reseñamos finalmente la razón de por qué la IMM tiende a no colocar más lomos de burro en la ciudad. Incluso ha quitado algunos que detenían el ímpetu, muchas veces inconscientemente asesino de algunos conductores. Los ha quitado porque algunos conductores no respetan estos pequeños obstáculos y pasan sobre ellos a toda velocidad. La IMM tiene el temor en base a hechos que se producen casi a diario que los lomos de burro sean un peligro adicional para esos conductores que no tienen medida ni piensan en los hechos irreparables que pueden provocar.

Se estableció, entonces, un certificado de defunción para los desniveles que tímidamente aparecían en algunas calles para tratar de reducir la velocidad.

¡Así estamos!



Carlos Santiago

UyPress - Agencia Uruguaya de Noticias



MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net