*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Esteban Valenti Esteban Valenti
Hace falta una nueva izquierda
Michael Añasco Michael Añasco
Libia: el regreso de Gadafi
Luis Fernández Luis Fernández
Los independentistas en la hora actual
Fernando Gil Díaz Fernando Gil Díaz
Silencio que abruma
Federico Sequeira Federico Sequeira
Liviandad autoritaria
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
Daniel Vidart y el amor a nuestra tierra
Juan Pedro Ciganda Juan Pedro Ciganda
El orden de los factores (3) De crítica y autocrítica.
William Marino William Marino
Los candidatos
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
Voto de los uruguayos en el exterior
Hebert Abimorad Hebert Abimorad
Los pesos pesados definirán sobre Venezuela
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
Imperialismo.(Abordando eso gris, que parece la teoría).
Ricardo Cappeletti Ricardo Cappeletti
Daniel Vidart en Chile
Daniel Feldman Daniel Feldman
Magallanes, la vuelta al mundo y los desaparecidos
Dr. Federico Arregui Dr. Federico Arregui
Yo también soy EL PERIODISTA GABRIEL PEREYRA
Carlos Visca Carlos Visca
Aporte a la elaboración de una nueva Ley Organica de las FF.AA.
Carlos Vivas; Homero Bagnulo Carlos Vivas; Homero Bagnulo
La embestida populista causa daños
Juan Santini Juan Santini
Si, es una Democracia tutelada
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
Nunca pensé que saldría esposado de mi casa
Roberto Sanzón Mizrahi Roberto Sanzón Mizrahi
La recuperación de países arrasados
Ernesto Nieto Ernesto Nieto
Las otras dimensiones de las internas: motivación y organización
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
Del día más solemne y triste al más alegre del calendario israelí
Héctor Romero y Gustavo Salinas Héctor Romero y Gustavo Salinas
Sydney Brenner (1927-2019): Hormigas en la Silla
Ruby Soriano Ruby Soriano
Conexión México-La estadística muerta de ser migrante
Luis E. Sabini Luis E. Sabini
Una vez más, estamos mejor y peor al mismo tiempo
Rodolfo Martín Irigoyen Rodolfo Martín Irigoyen
Todos somos orgánicos
Héctor Musto Héctor Musto
Hace 41 años... yo comunista
Carlos Wuhl Carlos Wuhl
Francia : 1° de mayo no fue catastrófico como lo anunciaba el gobierno del Presidente Macron
Milton A. Ramírez Milton A. Ramírez
Izquierda
Fernando López D’Alesandro Fernando López D’Alesandro
Los sinuosos caminos de la derecha, la insólita ruta conservadora y la izquierda correcta
Roberto Domínguez Roberto Domínguez
“Era tan fácil mantener el silencio”
Jaime Secco Jaime Secco
Una mañana de abril en dictadura
Juan Manuel Otero Ferres Juan Manuel Otero Ferres
Nuestro Judas Oriental y la Resurrección en Anchorena 
David Malowany David Malowany
El estado-nación israelí versus el patriotismo constitucional norteamericano según Hannah Arendt
Selva Andreoli Selva Andreoli
ANECDOTARIO: Mas que competir, inspirar…
Ismael Blanco Ismael Blanco
Tiranos temblad
Carlos Pérez Carlos Pérez
Ante una medida histórica del presidente Tabaré Vázquez. Regresan las teorías conspirativas.
Dr Guillermo Chiribao  Dr Guillermo Chiribao 
Confesión de Gavazzo y el tema principal 
más columnistas



 
banner argentino hotel 300 x 138
Te encuentras en: Inicio | Columnas

TISA: un negocio para pocos

Constanza Moreira

11.06.2015

La participación de los servicios en la economía uruguaya es muy importante y absorbe la mayoría de los empleos disponibles.

El TISA (Trade Service Agreement) ha realizado ya más de una decena de rondas de negociación; el Uruguay ha concurrido a una sola de ellas, y concurriría en julio a la segunda. Ni China, ni Argentina, ni Brasil están participando hoy en el TISA, y son nuestros principales socios económicos, y en el caso de Argentina y Brasil, también políticos. Si ello no nos advirtiera suficientemente de que "algo huele mal con el TISA", mencionaría también a los países de América Latina que participan: Chile, Colombia, Costa Rica, México, Panamá y Paraguay. A excepción de Paraguay, ninguno de ellos está en el Mercosur, la mayoría tienen acuerdos de libre comercio con Estados Unidos, y figuran entre las economías latinoamericanas más abiertas y liberalizadas.

El TISA, como su nombre indica, es un tratado internacional de intercambio de servicios. Ello supone que los servicios intercambiables no estarían sujetos a las políticas regulatorias que en nuestros países existen para proteger industrias o empresas. En el caso uruguayo, rige un conjunto de normas destinadas a proteger, subvencionar o incentivar ramas enteras de producción. De hecho, ni la forestación ni la industria del software existirían si, en algún momento, el Estado no las hubiera protegido.

 El TISA beneficia enormemente a Estados Unidos y a Europa; los dos son potencias exportadoras de servicios. La relación entre los servicios que exportan y los que improtan (la llamada balanza comercial) a ellos, les es positivo: exportan más de lo que importan. Pero no lo es para Uruguay, o para Brasil: nosotros importamos más servicios de los que exportamos. Un TISA sólo empeoraría la balanza comercial. La razón para ello, es simple: el desarrollo tecnológico de ellos es muy superior al nuestro. Con el TISA, nos invadirían. Nosotros, no tendríamos tiempo ni capacidad para defendernos.

Los servicios en el mundo han estado muy asociados a las industrias manufactureras. Cuando estas se desarrollaron, se potenciaron diversos tipos de servicios: de diseño, de ingeniería, financieros, de transporte, o consultorías. Ha sido la industria manufacturera el motor del desarrollo de los servicios. Estados Unidos y Europa han "dislocado" sus industrias manufactureras al Asia. China en particular, se ha visto enormemente beneficiada de este proceso: a caballo de su poderosa industria manufacturera, hoy desarrolla servicios de altísima calidad. Pero Estados Unidos y Europa, despojados de ese motor, y necesitando contrarrestar el liderazgo de China (a la que no dejan entrar al TISA) necesitan expandir su mercado de servicios para seguir creciendo. Esa es la razón del TISA y no otra.

Creo que la forma en que estamos pensando el TISA: a saber, ¿cómo podemos proteger los servicios que consideramos indispensables?, o ¿qué pondríamos en las listas negativas? (la de las cosas que queremos proteger), debería cambiarse por: ¿a quién le sirve el TISA? Esta es la pregunta que hay que hacer.

Bien, claramente, le sirve a las empresas que exportan servicios. Se exportan en Uruguay 3 mil millones de dólares en servicios. La mayor parte de ellos (2 mil millones) es turismo. El turismo es básicamente a la región: no está claro cómo nos beneficiaríamos del TISA cuando todos sabemos que una temporada mala o una temporada buena están más asociadas a la situación argentina (o brasilera, pero muy en segundo orden) que a otra cosa.

Pero quienes sí se han manifestado a favor del TISA son las empresas que exportan servicios, sea a las zonas francas, o las que exportan servicios vinculados a las tecnologías de la información. No queda claro en qué sentido se beneficiarían; pero queda claro que sienten que si no están en el TISA estarían "desprotegidas" respecto de los beneficios que hoy reciben, y que mañana, podrían no recibir. Esta razón es importante; pero no alcanza el lobby empresarial de un conjunto de emprendimientos para hipotecar a todo un país, con todos sus servicios, en una negociación hecha por gigantes, y para el beneficio de gigantes.

Por otra parte, hay que recordar los efectos del TLC con un país bastante más pequeño que Estados Unidos, que fue México. Varios años después de la firma del Tratado de Libre Comercio entre Uruguay y México, los resultados son negativos. Hoy importamos mucho de Mèxico y exportamos poco. El TLC con el grande, sirve para beneficiar al grande. Y esta verdad simple, parece que cuesta mucho ser entendida.

En síntesis: hoy Estados Unidos y la Unión Europea buscan el TISA con afán, porque son sus principales beneficiarios. Para la mayor parte de los países de América Latina, el TISA no sirve. Más allá de todo lo que pueda "exceptuar" del TISA, el Uruguay lo que debe tener claro es en qué se beneficia con él. Hoy, eso, no está ni remotamente claro.

Constanza Moreira



UyPress - Agencia Uruguaya de Noticias


MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net