*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Milton A. Ramírez Milton A. Ramírez
Crear 1, 2, 3 puntos del PBI es la consigna revolucionaria de la hora
Juan Santini Juan Santini
Ayer no fui
Juan Manuel Otero Ferres Juan Manuel Otero Ferres
La República mental de Miranda
Conexión México Por Ruby Soriano Conexión México Por Ruby Soriano
Periodistas con armaduras de plomo
Roberto Domínguez Roberto Domínguez
Daniel Martínez y ¿el todo vale?
Esteban Valenti Esteban Valenti
Hace falta una nueva izquierda
Michael Añasco Michael Añasco
Libia: el regreso de Gadafi
Luis Fernández Luis Fernández
Los independentistas en la hora actual
Fernando Gil Díaz Fernando Gil Díaz
Silencio que abruma
Federico Sequeira Federico Sequeira
Liviandad autoritaria
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
Daniel Vidart y el amor a nuestra tierra
Juan Pedro Ciganda Juan Pedro Ciganda
El orden de los factores (3) De crítica y autocrítica.
William Marino William Marino
Los candidatos
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
Voto de los uruguayos en el exterior
Hebert Abimorad Hebert Abimorad
Los pesos pesados definirán sobre Venezuela
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
Imperialismo.(Abordando eso gris, que parece la teoría).
Ricardo Cappeletti Ricardo Cappeletti
Daniel Vidart en Chile
Daniel Feldman Daniel Feldman
Magallanes, la vuelta al mundo y los desaparecidos
Dr. Federico Arregui Dr. Federico Arregui
Yo también soy EL PERIODISTA GABRIEL PEREYRA
Carlos Visca Carlos Visca
Aporte a la elaboración de una nueva Ley Organica de las FF.AA.
Carlos Vivas; Homero Bagnulo Carlos Vivas; Homero Bagnulo
La embestida populista causa daños
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
Nunca pensé que saldría esposado de mi casa
Roberto Sanzón Mizrahi Roberto Sanzón Mizrahi
La recuperación de países arrasados
Ernesto Nieto Ernesto Nieto
Las otras dimensiones de las internas: motivación y organización
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
Del día más solemne y triste al más alegre del calendario israelí
Héctor Romero y Gustavo Salinas Héctor Romero y Gustavo Salinas
Sydney Brenner (1927-2019): Hormigas en la Silla
Luis E. Sabini Luis E. Sabini
Una vez más, estamos mejor y peor al mismo tiempo
Rodolfo Martín Irigoyen Rodolfo Martín Irigoyen
Todos somos orgánicos
Héctor Musto Héctor Musto
Hace 41 años... yo comunista
Carlos Wuhl Carlos Wuhl
Francia : 1° de mayo no fue catastrófico como lo anunciaba el gobierno del Presidente Macron
Fernando López D’Alesandro Fernando López D’Alesandro
Los sinuosos caminos de la derecha, la insólita ruta conservadora y la izquierda correcta
Jaime Secco Jaime Secco
Una mañana de abril en dictadura
David Malowany David Malowany
El estado-nación israelí versus el patriotismo constitucional norteamericano según Hannah Arendt
Selva Andreoli Selva Andreoli
ANECDOTARIO: Mas que competir, inspirar…
Ismael Blanco Ismael Blanco
Tiranos temblad
Carlos Pérez Carlos Pérez
Ante una medida histórica del presidente Tabaré Vázquez. Regresan las teorías conspirativas.
Dr Guillermo Chiribao  Dr Guillermo Chiribao 
Confesión de Gavazzo y el tema principal 
más columnistas



 
banner argentino hotel 300 x 138

Cuentos para el fin de semana

Cuentos para el fin de semana

20.06.2015

Todos los lectores podrán hacer llegar sus cuentos hasta los días jueves a: cuentos.uypress@gmail.com

Los cuentos de este viernes son:


Aquel Galeano (2), de Félix Duarte
Vacaciones mágicas en la Coronilla, de Juan Esteban Silveira


---
Aquel Galeano (2)
De Félix Duarte


En un apunte anterior, nos referimos a un día de 1957, en el que un jovencito de 17 años recién cumplidos, llegó a un banco en el cual trabajábamos. De los dos años siguientes hay recuerdos. Estas dos notas intentan un modesto homenaje a un uruguayo y a una obra que seguirá en el tiempo.  Por ejemplo lo de hoy debió ser allá por los finales del 1958. A esa altura, Galeano había “ganado” un huequito en el corazón de cada uno de los 15 . Desde el Gerente al Portero. Uno de ellos era fanático de los  apodos” y nadie escapaba. A poco de llegar el jovencito pasó a ser “Ugues”,  por  lo del apellido Hughes.


Lo de trabajar juntos y compartir enfoques en temas y en ideas, fue creando una cosa como cercanía afectiva entre nosotros. Un día al poco rato de iniciar la jornada, nos pregunta…”¿Qué tenes que hacer mañana por las 10…?” Al responderle que nada, nos explica…”Entonces te necesito. Al fin de la tarde te explico, pero siempre que me prometas no decir nada. Ni aquí ni a nadie del Banco…” Le dije que lo prometía y le pedí que me dijera de que se trataba…”  “Cuando estemos saliendo”  fue su respuesta y la verdad es que me instaló una gran curiosidad…que me hizo mirar un reloj que parecía no moverse.


Al salir, ya en 18 de Julio, nos detenemos y dice…”A las las 10 mañana, en el Juzgado de la calle Cabrera, a media cuadra de Comercio…me caso y quiero que seas mi testigo…y ahí viene mi chofer…y recuerda lo prometido…” La sorpresa fue real, mientras Ugues saludaba con la mano, ascendiendo al ómnibus. El punto no era que se casara, es lo más común.  No era común el contexto en aquel caso puntual. Aunque casi un año nos ubicó para que asumiéramos que con Ugues, lo común, lo habitual tenía sus “matices” ya que en su vida, el decidía lo “habitual”. Mejor decir su actitud ante eso “habitual”.


De su vida privada no sabíamos nada. El no comentaba. Nadie preguntaba. Todos lo estimábamos. Dos buenas compañeras, que sabían que comía cada uno en el Banco, con Galeano habían fracasado con total éxito. A menudo lo esperaba a la salida una chiquilina muy guapa. Por ahí se decía que había alquilado un apartamento y que estaba en pareja. Las “dos” como éramos algo cercano a Ugues, pedían averiguar algo. No y no respondíamos. Benedetti escribió que “Uruguay es una oficina pública con vista al  mar…” Es cierto. Y en cada lugar estaban estos ejemplares pendientes de la vida de los demás…


Como en la película de Gary Cooper, “a la hora señalada…” en el Juzgado. Ya estaba Eduardo, una hermana, su mejor y más cercano amigo. La compañera, una amiga y quien escribe llegando cinco minutos tarde. Todo fue rápido. El Juez hizo su parte, se cumplieron  trámites burocráticos y antes de una hora, esposos y testigos pisábamos la calle. Ugues mira su reloj y nos dice: ”Si tomamos un ómnibus en 8 de Octubre, antes de una  hora estamos en el Banco”...lo que recibió un enérgico rechazo del amigo, de que nunca vio un casamiento sin festejo, invitando al grupo a tomar algo. Lo que se acepto.


Caminamos una cuadra hasta 8 de Octubre y Comercio. Antes de entrar a un bar de los varios que había allí, vimos un vendedor de flores. No había mucho para elegir, le pedimos lo hiciera la “señora” y eligió unas siemprevivas. El amigo de Ugues eligió un molinete muy colorido de otro vendedor. Aquel regalo nos extraño aunque a ella le encantó. Recordará su infancia, pensamos. Ya en el bar, el festejo se redujo a unas grapas, caña con naranja al amigo del novel esposo, un jugo, algún refresco. El obligado brindis y en media hora, cada cual a su rutina. Con Ugues íbamos en un 103. Los demás tomaron un taxi.


Hasta aquí quedan señales de la lejanía de aquel jovencito con algunas de las acciones o costumbres habituales en la sociedad. Tiempo después supimos que cuando el casamiento, ya la pareja estaba separada. En total armonía y seguían amigos. Tenían una niña de apenas un añito. Ella se iba a Cuba. En los finales de 1958 la Revolución triunfaba y ella quería ser parte de lo nuevo que nacía en la Isla. Fidel el 1º de enero de 1959 entraba a La Habana. El casamiento aportaba documentación para el viaje de madre e hijita. Por eso ocurrió. Eduardo no la acompañó pues tenía otros planes. Ella quería ser parte de la vida nueva en Cuba. El miraba hacia el mundo. Sobre finales del 1959 era Cajero en el Banco, cuando renuncio para trabajar con Carlos Quijano en “Marcha”. Después revista “Crisis” en Buenos Aires. Lo demás es Historia.


---


Vacaciones mágicas en la Coronilla
De Juan Esteban Silveira

Rafael visitaba la Coronilla cada verano, el pago de la Coronilla de Maldonado está ubicado en las vertientes del Aiguá, arroyo que limita con Lavalleja y vierte sus aguas en el Cebollatí, allí se juntan la sierra de Caracoles con la cuchilla del Carapé,  naciendo el Caracoles del lado sur que luego será el arroyo San Carlos. Allí el coronilla crece con buen porte, compitiendo con la corona, arrimándose a la copa de los tarumanes.  Vista desde el cerro de las lozas, los bosques forman como islas rodeadas de verdes y cerros pedregosos, protegidos por un espeso matorral, donde la espina de cruz, el romerillo, el arrayán se juntan con la caroba, la aruera forman una barrera, que el machete debe abrir formando picadas. Rafael, a los 8 años disfrutaba de una gran libertad, haciendo tareas camperas, como juntar la majada, ordeñar las vacas, acarreando agua o cortando leña. Así trató de aprender a andar a caballo, que estos no eran muy amables a la hora de sujetarlos al freno, así que agarraba los más mansos.


Le llamó la atención que cuando yendo a buscar encomiendas caminando a la carretera donde pasaba el Águila Blanca por la ruta 39 que une Aiguá con Maldonado, donde debía atravesar varios potreros, se  topa con una tropa de vacas que le interrumpían el paso en forma intimidante. Por suerte conocía a la Marilin que era lechera, que lo paso no sin pasar zozobras y pudo atravesar el potrero, lindero a la carretera. No había forma de hacerles entender a los mayores de la hostilidad de las vacas, que cuando iba acompañado, las vacas simulaban total indiferencia. Otro tropiezo ocurrió con el petiso malacara, que trataba de usar para ir a buscar las encomiendas, pero estando solo no había caso, el caballo daba una vuelta al rancho en un retorno constante, probó con el rebenque, el petiso salió disparado hacia la isla donde terminó en el suelo, entonces el petiso le dijo que el quería mucho a la familia, pero ya era viejo y solo le gustaba las tareas camperas.


Nada de esquilarlo, al estar todo crinudo lo hacía parecer un potro, así le gustaba entrar al corral, pateando y corcoveando, mostrando sus careados dientes. Pero si le mostrabas una chala, venía a comer de la mano, lo que le gustaban mas eran las trota fritas, aunque se prohibió darle porque igual se metía en el rancho.


Sabía abrir las porteras, por lo qué cada tanto se escapaba al campo, para buscar el pasto tierno que verdeaba las lagunetas. O se largaba por los zarzos, alambrados que  cedían ante el paso de las cañadas crecidas.


Pero el recuerdo más vívido que le quedó de niño fue el de la Pata Negra, la vio cuando juntaban la majada, era una oveja que ostentaba una pata negra siendo todo lo demás normal, pero pronto sabría que tenía cualidades simplemente mágicas. No la arreaban a ponchazos, se escondía en el monte y no había forma de que se juntara a la majada, pero aquella vez estaba abichada de las patas, por lo que se arrimó al corral, Rafael le sacó la espina, le recortó las pezuñas y le colocó remedio para bicheras, y Pata Negra se lo agradeció así Rafael cosechó una inesperada amiga. Le reveló que prefería el tierno pasto del verde de la Baya, una yegua ya finada y allí le contó que no era en realidad una oveja, se sentía prisionera, pero debido a la credulidad nadie se daba por enterado, así pudo disimular y nadie preguntaba demasiado, así llegamos al retorno a la capital, sus nuevos amigos lo saludaban  y el esperaba regresar y seguir las correrías de los fantásticos personajes.



UyPress - Agencia Uruguaya de Noticias


MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net