*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Esteban Valenti Esteban Valenti
¿La izquierda tuvo errores?
Jaime Secco Jaime Secco
El Partido Nacional tiene debilidad de liderazgos
Milton A. Ramírez Milton A. Ramírez
El mundo al revés pro-chorros y anti-chorros
Pablo Mieres Pablo Mieres
El rey del despilfarro y la opacidad propone proyectos de transparencia
Carlos Vivas; Homero Bagnulo Carlos Vivas; Homero Bagnulo
Historias de mujeres
Luis Fernández Luis Fernández
¿Alguien sabe dónde está la brújula?
Juan Santini Juan Santini
Ha parido el Bolsonaro oriental
Daniel Vidart Daniel Vidart
Carta a mi sangre (1973)
Selva Andreoli Selva Andreoli
ANECDOTARIO: El agua ya no moja, contamina.
Carlos Wuhl Carlos Wuhl
Israel y mujeres
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
31 años sin Wilson y 100 con él a nuestro lado
Juan Manuel Otero Ferres Juan Manuel Otero Ferres
“Decretos Express”: Prepotencia Institucional
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
La mirada larga de Guido Manini Ríos
William Marino William Marino
Los medios de información
Daniel Mordecki Daniel Mordecki
Se podría hacer
Alejandro Domostoj Alejandro Domostoj
Ministerio de Defensa: Ya no hay flores ahora quedan los floreros
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
El fin de la predominancia. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
Michael Añasco Michael Añasco
Tiny House
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
Lamentable ejemplo femenino
Héctor Musto Héctor Musto
Esteban Valenti: ¿traidor? El maniqueísmo en la izquierda
Felipe Michelini Felipe Michelini
Examen Periódico Universal y desafíos de las políticas públicas en derechos humanos.
Fernando Gil Díaz Fernando Gil Díaz
BUSCADA (la verdad)
Alvaro Fierro Alvaro Fierro
El proyecto UPM2: incertezas de la mayor inversión de la historia (PARTE II)
Hebert Abimorad Hebert Abimorad
¿La historia se repite?
Luis Sabini Luis Sabini
Montevideo y la basura
Rodolfo Martin Irigoyen Rodolfo Martin Irigoyen
La extranjerización de la tierra
Edmundo Roselli Edmundo Roselli
Inseguridad. El Partido Nacional pone luz donde el FA quiso dejar oscuridad
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
Triste es el país que hace política con sus niños
Emin Ibrahimov Emin Ibrahimov
LA MASACRE DE JODYALÍ: CONSTANTE LLAMAMIENTO POR JUSTICIA Y PAZ
Jorge Balseiro Savio Jorge Balseiro Savio
Un Presidente que lidera con verdades, "militantes" virtuales que mienten
Fernando López D’Alesandro Fernando López D’Alesandro
El seregnismo y sus supuestos
Roberto Savio Roberto Savio
Un Partido Mundial
Javier Bonilla Javier Bonilla
Uruguayos….. Mediocres, Cobardes y Corruptos
Roberto Sansón Mizrahi Roberto Sansón Mizrahi
Las “fiestas” las disfrutan los acaudalados, no los sectores populares
Lic. Mabel Moreno Lic. Mabel Moreno
CABO POLONIO, BALIZAS Y SU ENTORNO: HiSTORIA DE UN PAISAJE NATURAL Y HUMANO A PROTEGER
Daniel Herrera Daniel Herrera
Qué funciona mal en la ciencia, y cómo mejorarlo
más columnistas



 
banner argentino hotel 300 x 138
Te encuentras en: Inicio | Columnas | Carlos Garramón

Rediseño de la economía global: primeros anuncios de Trump presidente

Carlos Garramón

03.12.2016

La política exterior de los Estados Unidos se volverá menos ambiciosa. Se centrará más en fortalecer sus intereses políticos y comerciales concretos y menos en promover y sostener el sistema de orden global que crearon después de la Segunda Guerra Mundial.

La campaña de Trump a la Presidencia de EEUU sorprendió a la audiencia mundial por el contenido nacionalista, xenófobo y racista de su intervenciones y mensajes publicitarios. Quien las escuchase, quedaba perplejo ante su propia interrogante: ¿cómo  en el siglo XXI y en el país más poderoso del mundo puede un candidato presidencial estructurar su campaña en torno a un núcleo de conceptos e ideas tan conservadoras en relación a los avances culturales y económicos que han conducido al mundo, y fundamentalmente a Occidente, desde la Segunda Guerra Mundial?

Sin embargo, el obsoleto sistema electoral de EEUU, el rechazo al establishment político representado por Clinton, un uso excepcional de la revolución de las comunicaciones, así como las perturbaciones y desplazamientos de capital y trabajo generados por la globalización, provocaron que el mundo quedase absorto la madrugada del 9 de noviembre cuando el candidato del Partido Republicano, Donald Trump, obtenía con holgura el número de delegados necesario para que el Colegio Electoral lo convirtiese en el cuadragésimo quinto Presidente de los EEUU.

Desde ese mismo día el mundo se plantea  una nueva interrogante: ¿en qué medida convertirá Trump Presidente sus anuncios y slogans de campaña en políticas nacionales e internacionales?. La respuesta a esta pregunta irá adquiriendo rasgos más claros desde el 20 de enero, e incluso adoptará una forma más acabada varios meses después de la asunción del nuevo Presidente. Sin embargo, el período de transición hacia el 20 de enero ha comenzado, lo que permite ir decodificando nombramientos y anuncios que esbozan un sendero, una orientación, que nos habilita a efectuar especulaciones, no solo en torno a la consistencia ideológica de "Trump candidato" y "Trump Presidente" sino, y fundamentalmente, en relación a cómo se modificará la política económica de EEUU y, en consecuencia,  cómo se rediseñarán las relaciones internacionales y la economía global.

Tener la posibilidad de identificar estas tendencias con anticipación no es únicamente un ejercicio teórico y periodístico, es muy relevante para ir repensando el posicionamiento de cada país o región en el nuevo mapa geopolítico y económico global.  Así lo están haciendo aceleradamente grandes potencias como China y Rusia, además de muchos países del Asia y Europa.

Sin embargo, no es un ejercicio sencillo. Los anuncios de Trump como Presidente electo han sido pocos y en muchos casos difieren de los anuncios de campaña.  Pero tratemos de extraer aquellos (algunos pocos) que han sido formulados con mayor consistencia y que por su naturaleza tienen alta probabilidad de convertirse en políticas a ser adoptadas por la nueva administración.

En primer lugar deberíamos referirnos al anuncio formal de que EEUU se retirará del Tratado Transpacífico de Cooperación Económica (TPP) que venía tejiendo Obama a lo largo de sus dos administraciones. Esa iniciativa que articulaba comercialmente una docena de países del Asia Pacífico, pero que no incluía a China, era concebida por demócratas y republicanos como el "rebalancing" de la agenda internacional de la primera potencia, hacia ese foco regional que concentra el 50% del comercio mundial y el 40% del PBI.

Obviamente Beijing asumió esa ofensiva como una agresión de EEUU sobre su propio espacio de influencia. En una respuesta muy rápida a la primera expresión proteccionista concreta de Trump, Xi Jinping respondió desde Lima, Ecuador y Chile con gestos y señales de cooperación económica y promoción del comercio de productos y bienes especializados con las 21 naciones integrantes del Foro de Cooperación Asia - Pacífico y con especial énfasis con América Latina.

Otro anuncio destacable es la marcha atrás en relación al plan de infraestructura: "el plan de infraestructura no es parte del corazón de la agenda económica", dijo Trump. El plan ya consiguió lo que quería: ayudó a ganar la elección. Su implementación induciría a que subieran más las tasas de interés que la demanda de cemento. En un contexto macro, que ya prevé inflación e incremento de las tasas, ¿qué sentido tiene agregar más carbón a la chimenea?. Este es un anuncio que alivia en algo las expectativas de las economías de América Latina, fundamentalmente aquellas con alto nivel de endeudamiento.

En una entrevista con el New York Times, Trump insistió  en desconocer las conclusiones de la XXI Conferencia Internacional sobre Cambio Climático de París y los compromisos financieros que allí se aprobaron.  A su vez, culpó oficialmente a China por su responsabilidad en la aceleración del deterioro ambiental y del cambio climático.

La reacción de Trump ante la muerte de FIDEL: "murió un dictador", más allá de complacer a los votantes que le dieron su victoria en Florida, es una muestra clara de cuál será su postura política hacia la Isla. Es evidente que desmontará la mayoría de las acciones de acercamiento estructuradas por Obama, más aún cuando fueron éstas políticas contra las que reaccionó el exilio cubano en Miami y tradujo su desacuerdo quitándole el apoyo a la candidata demócrata. Es previsible que la relación entre EEUU y Cuba atravesará un período de alta tensión en los próximos años, o quizás meses, ya que a diferencia de Obama que solamente pudo restringir sus decisiones de deshielo y acercamiento al ámbito ejecutivo, Trump cuenta con la mayoría en ambas cámaras y, en consecuencia, su política hacia Cuba puede mantener o profundizar el bloqueo, o diseñar políticas de mayor confrontación.

En política interna la casi segura nominación Steven Mnuchin como Secretario del Tesoro tiende a restablecer la confianza de Wall Street y la ejecución moderada de una reforma impositiva que, según lo anunciado en la campaña, disminuirá la carga sobre las capas medias de la sociedad y reducirá al 15% el impuesto a las ganancias corporativas.

En resumen, la política exterior de los Estados Unidos, con la excepción del combate conjunto con Rusia al Estado Islámico y el cambio de orientación de la política de acercamiento hacia Cuba, según los anuncios de estas primeras semanas, confirma que se volverá menos ambiciosa. Se centrará más en fortalecer sus intereses políticos y comerciales concretos y menos en promover y sostener el sistema de orden global que crearon después de la Segunda Guerra Mundial.



Carlos Garramón

UyPress - Agencia Uruguaya de Noticias



MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net