*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
El piso secreto por donde camina y el manto de silencio que cubre a UPM
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
El rumbo. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
María Noel Pardo María Noel Pardo
Emigrar en América Latina
Fernando Gil Díaz Fernando Gil Díaz
Ella, mujer y policía
Esteban Valenti Esteban Valenti
Discutir ideas, discutir insultos
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
Un país es como una casa
Jorge Jauri Jorge Jauri
Reforma de Estado y utilidad de la libertad
Luis E. Sabini Luis E. Sabini
Relevamiento o más bien destitución de Guido Manini Ríos
Ismael Blanco Ismael Blanco
El latido libre
Jaime Secco Jaime Secco
El Partido Nacional tiene debilidad de liderazgos
Milton A. Ramírez Milton A. Ramírez
El mundo al revés pro-chorros y anti-chorros
Pablo Mieres Pablo Mieres
El rey del despilfarro y la opacidad propone proyectos de transparencia
Carlos Vivas; Homero Bagnulo Carlos Vivas; Homero Bagnulo
Historias de mujeres
Luis Fernández Luis Fernández
¿Alguien sabe dónde está la brújula?
Juan Santini Juan Santini
Ha parido el Bolsonaro oriental
Daniel Vidart Daniel Vidart
Carta a mi sangre (1973)
Selva Andreoli Selva Andreoli
ANECDOTARIO: El agua ya no moja, contamina.
Carlos Wuhl Carlos Wuhl
Israel y mujeres
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
31 años sin Wilson y 100 con él a nuestro lado
Juan Manuel Otero Ferres Juan Manuel Otero Ferres
“Decretos Express”: Prepotencia Institucional
William Marino William Marino
Los medios de información
Daniel Mordecki Daniel Mordecki
Se podría hacer
Alejandro Domostoj Alejandro Domostoj
Ministerio de Defensa: Ya no hay flores ahora quedan los floreros
Michael Añasco Michael Añasco
Tiny House
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
Lamentable ejemplo femenino
Héctor Musto Héctor Musto
Esteban Valenti: ¿traidor? El maniqueísmo en la izquierda
Felipe Michelini Felipe Michelini
Examen Periódico Universal y desafíos de las políticas públicas en derechos humanos.
Alvaro Fierro Alvaro Fierro
El proyecto UPM2: incertezas de la mayor inversión de la historia (PARTE II)
Hebert Abimorad Hebert Abimorad
¿La historia se repite?
Rodolfo Martin Irigoyen Rodolfo Martin Irigoyen
La extranjerización de la tierra
Edmundo Roselli Edmundo Roselli
Inseguridad. El Partido Nacional pone luz donde el FA quiso dejar oscuridad
Emin Ibrahimov Emin Ibrahimov
LA MASACRE DE JODYALÍ: CONSTANTE LLAMAMIENTO POR JUSTICIA Y PAZ
Jorge Balseiro Savio Jorge Balseiro Savio
Un Presidente que lidera con verdades, "militantes" virtuales que mienten
Fernando López D’Alesandro Fernando López D’Alesandro
El seregnismo y sus supuestos
Roberto Savio Roberto Savio
Un Partido Mundial
Javier Bonilla Javier Bonilla
Uruguayos….. Mediocres, Cobardes y Corruptos
Roberto Sansón Mizrahi Roberto Sansón Mizrahi
Las “fiestas” las disfrutan los acaudalados, no los sectores populares
Lic. Mabel Moreno Lic. Mabel Moreno
CABO POLONIO, BALIZAS Y SU ENTORNO: HiSTORIA DE UN PAISAJE NATURAL Y HUMANO A PROTEGER
Daniel Herrera Daniel Herrera
Qué funciona mal en la ciencia, y cómo mejorarlo
más columnistas



 
banner argentino hotel 300 x 138
Te encuentras en: Inicio | Columnas | José W. Legaspi
imagen del contenido José W. Legaspi

Acatamiento en el siglo XXI: La hegemonía de la nada

José W. Legaspi

14.07.2017

En el siglo pasado, cuando éramos jóvenes, se solía decir (y refrendar por la vía de los hechos) que una vez agotada la discusión sobre cualquier tema, se votaba y la organización salía “al exterior” con una sola posición, la emanada de esa discusión resuelta por votación.

Ese era uno de los pilares del centralismo democrático, columna vertebral del partido de nuevo tipo, la vanguardia leninista. La minoría "aceptaba democráticamente" la derrota en el debate y todos unidos salíamos a la calle con una sola posición. Eso aseguraba la unidad de acción, "respetando" la libre expresión de todas las posiciones en la vida interna.

Los entrecomillados no son irónicos, simplemente demuestran, que hicimos, de una herramienta formidable para la lucha y cohesión ideológica en situaciones extremas (dictadura, clandestinidad) la forma "naturalizada" de actuar al regreso de la democracia. ¿Fue un error? Con el diario del lunes, sí, sin duda.

Pero entiendo y respeto que, quienes abrazan el leninismo como su teoría política, aún lo apliquen.

Sin embargo, desde el siglo pasado, también, se aplicó o impuso a las fuerzas políticas integrantes del Frente Amplio. No se le llamó "centralismo democrático", pero su formulación remitía, indudablemente, a él. Parece anacrónico que una alianza de fuerzas políticas de izquierda, de orígenes tan variados (desde el cristianismo progresista hasta el marxismo-leninismo, pasando por batllistas, nacionalistas democráticos, etc) aceptara esa forma de funcionamiento.

El argumento, no obstante, era válido. La emergente coalición había definido un programa común y debía mostrarse en la actividad política parlamentaria, pública y de masas, como un solo martillo golpeando en el yunque.

Fíjese, amable lector, que había un programa acordado, discutido, entre todas las fuerzas fundadoras, y que obligaría a todos aquellos que se sumaran en el futuro.

Había un programa.

Después, con el retorno a la democracia, seguía habiendo un programa y se estableció el acatamiento al mismo como una forma de garantizar la unidad de acción. Era fácil, el programa aceptado por todos era quién regía la acción política en cualquiera de sus niveles.

Sin embargo, avanzando la democracia, debió incorporarse un elemento. En aquellos temas, que el sector, partido o grupo político, se sintiera vulnerado en sus definiciones profundas, podía solicitar la libertad de acción, para no verse enfrentado a una cuestión de conciencia.

Todo esto, escrito así, parece maravilloso, no obstante, no lo fue tanto. Costaba mucho aceptar esa libertad de acción cuando "las papas quemaban" en el debate parlamentario y exigían la suma de todos los votos de izquierda.

Seguía habiendo, sin embargo, un programa.

Hoy, casi 30 años después, hay programa, pero no se discute su validez, ni su reforma, mucho menos, su "aggiornamento" a una realidad que cambia más rápido que los mecanismos que contemplan su elaboración, y por ende, su confrontación con la realidad. Esta supera a la burocracia en agilidad.

¿Qué significa hablar hoy, en pleno 2017, de acatamiento? Me viene a la memoria aquél twit de una diputada del FA, que vociferaba en mucho menos de 140 caracteres "¡acatar, acatar, acatar!". En un Frente Amplio que no discute ideológicamente, que no discute programa, la pregunta surge espontánea: ¿acatar qué?

¿Acaso acatar la defensa que realizó el Plenario del "compañero" vicepresidente, cuando hubo mayoritaria votación a favor y alguna tímida y vergonzante abstención?

¿Acaso acatar las "explicaciones" de que casi mil millones de dólares no se perdieron, sino que se invirtieron en mejorar Ancap? ¿O se tratará acaso de acatar que la operación política de promoción del futuro candidato a la presidencia salió mal?

¿Cómo se puede acatar algo si no hay discusión, si no hay crítica o autocrítica?

¿La coalición progresista va a acatar, tal vez, que se apruebe el artículo 9 de la rendición de cuentas que levanta, en base al "derecho de olvido", la prohibición de reingresar al Estado aquellos funcionarios públicos que fueron removidos por omisión o ineptitud?

¿Acaso se tratará de acatar que no se discuta la defensa de Sendic, hecha por el presidente Tabaré Vázquez, dándola por buena o adecuada?

¿Acaso se trata de acatar que en países gobernados por "amigos" o "socios", llámese Venezuela, Brasil, Nicaragua, El Salvador, Argentina o Ecuador, las acusaciones de corrupción son inventadas por la derecha, el imperialismo y los medios de comunicación?

El acatamiento, así planteado, no es más que la muerte de la democracia. El pasado reciente, y el "socialismo real" gobernando, nos demostraron, entre otras cosas, que la democracia tiene un valor cada vez más importante para la actividad política, en particular, y humana, en general.

Plantear el "acatamiento", sin debate de nada, sin discusión, no reviste más que un intento por disciplinar la tropa.

¿Y para qué esa disciplina? Para mantenerse cerca del poder. Para alcanzar un "cuarto gobierno", para seguir manteniendo los cargos de confianza, los "corchos" que flotan en todo el amplio abanico del Estado. Para mantener, en definitiva, la nueva casta de funcionarios, dóciles o afines, a no discutir.

Mientras no se discuta aquello que más divide, es decir, el programa, los temas ideológicos que impone la realidad (robotización de la producción y los servicios, el futuro productivo a treinta o cuarenta años, políticas de estado que garanticen la viabilidad de este país), no tiene sentido preocuparse por la "unidad de acción".

Mientras no haya discusión, el acatamiento no será otra cosa que asegurarse la hegemonía de algo que cada día está más vacío, más necrosado, más muerto.

Se asegurarán la hegemonía, sin duda, pero la hegemonía de la nada.    



UyPress - Agencia Uruguaya de Noticias


MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net