*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Esteban Valenti Esteban Valenti
Los uruguayos y el tiempo
Luis Ferández Luis Ferández
Izquierdas...
Luis E. Sabini Fernández Luis E. Sabini Fernández
Cosecha de muerte en Franja de Gaza.
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
Alto el fuego Israel-Hamas: entre alivio y preocupación
Carlos Garramón Carlos Garramón
Trump Vs. Xi. Buenos Aires, 29 de noviembre
Fernando Gil Díaz Fernando Gil Díaz
En libertad… el día después
Rodolfo Martín Irigoyen Rodolfo Martín Irigoyen
La “carne cultivada” y otras amenazas
Pablo Mieres Pablo Mieres
La apertura y bienvenida a los inmigrantes
Álvaro Guerrero (*) Álvaro Guerrero (*)
La pospolítica y el pos Uruguay ¿que se viene?
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
La conjura de los necios
William Marino William Marino
Domingo de elecciones
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
De cocina… (Abordando eso gris, que parece la teoría)
Héctor Musto Héctor Musto
Polemizando, nuevamente, con los Navegantes
Carls Wuhl Carls Wuhl
Y una vez más un cuadro de dadores de lecciones
Roberto Sansón Mizrahi Roberto Sansón Mizrahi
De la concentración de la riqueza y el poder decisional a democracias plenas
Carlos Vivas; Homero Bagnulo Carlos Vivas; Homero Bagnulo
Poniéndole cifras al despilfarro de recursos en la salud
José W. Legaspi José W. Legaspi
Navegantes: Democráticos, libres, y de izquierda
Roberto Cyjon Roberto Cyjon
Preguntas a Roger Waters
Dr Guillermo Chiribao Dr Guillermo Chiribao
Interpretación libre o dirigida de un afiche
Jaime Igorra Jaime Igorra
Sistema Nacional de Inteligencia del Estado (SNIE)
Enrique Gerschuni Enrique Gerschuni
Brasil y nosotros
Jaime Secco Jaime Secco
Complicar la democracia
Michael Añasco Michael Añasco
IbnKhaldun y los 7.000. príncipesárabes
Ana Rosengurtt Ana Rosengurtt
Expropiación de los derechos humanos en el uruguay del siglo XXI
José Pablo Franzini Batlle José Pablo Franzini Batlle
Brasil. Gracias Artigas
Daniel Vidart Daniel Vidart
Prohibición del café
Jorge Balseiro Savio Jorge Balseiro Savio
Crónica de un fracaso anunciado.
Gerard Cretenze Gerard Cretenze
¿Con qué parte del cuerpo está votando Brasil?
Pablo Cúneo Pablo Cúneo
Los Mismos Cerdos de Siempre
Roberto Domínguez Roberto Domínguez
Esperando a Kusturica: “El Pepe, una vida suprema”
José López Mazz José López Mazz
La arqueología una ciencia jóven
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
Romero, Amielio y Jair. Uno a Uno.
Jorge Jauri Jorge Jauri
“Navegantes”, la libertad para otra política
Juan Pedro Ribas Juan Pedro Ribas
Que tienen los pobres en la cabeza Uruguay
Fernando López D’Alesandro Fernando López D’Alesandro
Cuando el socialismo uruguayo estaba entre López Rega y Videla
Milton A. Ramírez Milton A. Ramírez
Lacalle Pou es el candidato ideal
Dr. Federico Arregui Dr. Federico Arregui
Haddad, Bolsonaro y el futuro de Latam y el mundo
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
Alcoholismo en Cuba
Adriana Marrero Adriana Marrero
El Brasil autoritario: cinco votos y cómo explicarlos
Daniel Feldman Daniel Feldman
Salgo a caminar y desconfío del prójimo
Ismael Blanco Ismael Blanco
La insoportable levedad de los inútiles
Juan Santini Juan Santini
Tabaré: No la embarres
Edmundo Roselli Edmundo Roselli
Urge que Uruguay defina su posición sobre Venezuela
Mónica Xavier Mónica Xavier
La histórica e impostergable reforma de la ley orgánica militar
Enrique Canon Enrique Canon
Cuidado, no caigas
Daniel Mordecki Daniel Mordecki
Sobre las encuestas basadas en avisos de Facebook II
Lic. Sebastian Hagobian Lopez Lic. Sebastian Hagobian Lopez
Uruguay, mirado desde el mundo
Hebert Abimorad Hebert Abimorad
La maradonización de Argentina o viceversa
Carlos Pérez Carlos Pérez
A propósito del borrador del Programa del Frente Amplio
Juan Pedro Ciganda Juan Pedro Ciganda
Si estás desorientado y no sabés…
Alberto Rodríguez Genta Alberto Rodríguez Genta
No llores por mi Argentina… que yo lloro por ti!
Eduardo Vaz Eduardo Vaz
AUF y Frente Amplio
José Antonio Vera José Antonio Vera
Paraguay: estado cloacal
más columnistas



 
banner cablevision 300 x 138
banner argentino hotel 300 x 138
Te encuentras en: Inicio | Información Forestal
imagen del contenido ¿Habría riqueza en Finlandia sin bosques?

FORESTALES

¿Habría riqueza en Finlandia sin bosques?

07.11.2017

HELSINKI (Uypress/por Vesa Kytöoja de Finland.Fi) - En la última década, la globalización y los cambios sociales han afectado seriamente a la industria forestal finlandesa.

La riqueza de Finlandia tiene su origen en sus bosques o, para ser más exactos, en la industria de transformación de la madera. La explotación forestal ha desempeñado el papel principal en la industrialización, el comercio y las exportaciones de Finlandia. Asimismo, ha proporcionado un medio de subsistencia a más finlandeses que cualquier otra industria del país desde su independencia en 1917.

Tanto la globalización como los cambios sufridos por la estructura social han afectado de manera radical al sector forestal finlandés, en especial en la última década. El proceso de globalización ha tenido en Finlandia dos efectos principales: las empresas más pequeñas se han fusionado con las de mayor tamaño y la industria ha trasladado una parte muy significativa de la producción al extranjero.

La industria forestal moderna consigue tener más en cuenta los aspectos medioambientales y de biodiversidad en la explotación y la repoblación forestal.

La bioenergía, el biodiésel y otras innovaciones han dado lugar a nuevos e importantes segmentos del sector, que han venido a unirse a los más antiguos y tradicionales, como el papel, la celulosa, la madera y los productos de la madera.

Historia

Desde la Edad Media, los finlandeses enviaban leña a Estocolmo (Suecia) y Tallin (Estonia). Asimismo, también vendían madera en rollo a países vecinos, también desde fechas remotas. En el siglo XVII, el alquitrán, obtenido a partir de la madera, se convirtió en el principal artículo de exportación de Finlandia. Los exploradores de toda Europa lo necesitaban para sus viajes. El negocio del alquitrán dio lugar a una nueva clase burguesa en Finlandia, compuesta por los mercaderes de alquitrán.

Los primeros aserraderos hidráulicos fueron construidos en Finlandia en el siglo XVI. Aproximadamente un siglo después, en 1667, se fundó la primera papelera de accionamiento manual.

 

Sin embargo, el auténtico auge del sector de transformación de la madera llegó con la introducción de la energía de vapor, a mediados del siglo XIX. Esta energía convirtió los aserraderos y las papeleras en un sector muy próspero: cuando estalló la I Guerra Mundial, Finlandia contaba con unos 600 aserraderos, 25 fábricas de papel, 17 fábricas de celulosa y tres fábricas de madera contrachapada.

Cuando Finlandia obtuvo su independencia, en 1917, aproximadamente el 75% de sus exportaciones procedían de la explotación forestal.

A comienzos del siglo XX, la industria forestal creó riqueza en el país y actuó como catalizadora del desarrollo de otros sectores industriales.

Las deudas de guerra y los mercados globales provocan cambios en el sector forestal

La II Guerra Mundial acarreó un cambio decisivo. Entre 1944 y 1952, Finlandia se vio obligada a pagar a la Unión Soviética deudas de guerra por un importe elevadísimo.

Los soviéticos exigían que los pagos se realizaran mediante productos de la industria del metal, como barcos, locomotoras, motores, maquinaria, herramientas y 30 fábricas totalmente equipadas. Ello obligó al progreso del sector metalúrgico, de modo que en 1949 Finlandia disponía de las fundiciones y los astilleros más modernos de toda Escandinavia. Como consecuencia, en la década de 1980 las industrias metalúrgica y química superaban a la forestal en facturación y valor de las exportaciones. A finales de los años 1990, el sector electrónico se situó en cabeza.

Desde el año 2000, el comercio mundial y los cambios estructurales sufridos por la sociedad han afectado en gran medida al sector forestal de Finlandia. En los últimos años, las tres principales empresas de explotación forestal del país (Stora Enso, UPM y Metsä Group) han trasladado más de la mitad de su producción al extranjero; primero a Europa Central, durante los años 1990, después a Estados Unidos, a comienzos de la década del 2000, y posteriormente a América Latina y China, a finales de esa misma década.

Aunque aproximadamente el 60% de la industria del papel y la celulosa ha sido trasladado al extranjero, el 95% de los aserraderos siguen en Finlandia. También allí tienen su sede los centros de investigación y desarrollo, así como las nuevas fábricas de biodiésel. Finlandia cuenta con el principal fabricante de papel del mundo, Metso, y con uno de los principales fabricantes de maquinaria forestal, Ponsse.

En la actualidad, la industria forestal representa aproximadamente el 20% de todas las exportaciones y es el tercer sector industrial en importancia, tras el electrónico y el metalúrgico. Asimismo, la industria forestal representa aproximadamente un 20% del volumen de negocio industrial finlandés, y el 16% del empleo industrial interno.

Son dos las razones que explican por qué las empresas forestales finlandesas han trasladado la producción de papel y celulosa a lugares tan alejados como China y América Latina.

Estas razones son el eucalipto y el mercado. El eucalipto crece en ambos lugares y proporciona fibra de madera de forma rápida y económica. Al mismo tiempo, ambas zonas se cuentan entre los principales mercados futuros para los productos del papel, así que se consigue ahorrar en gastos de transporte.

No obstante, la industria del papel y la celulosa nunca desaparecerá del todo en Finlandia. La fibra resistente del pino nórdico y el abeto falso es el material más duradero utilizado en la fabricación del papel, y solo crece en latitudes septentrionales.



UyPress - Agencia Uruguaya de Noticias


MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net