*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Esteban Valenti Esteban Valenti
¿La izquierda tuvo errores?
Jaime Secco Jaime Secco
El Partido Nacional tiene debilidad de liderazgos
Milton A. Ramírez Milton A. Ramírez
El mundo al revés pro-chorros y anti-chorros
Pablo Mieres Pablo Mieres
El rey del despilfarro y la opacidad propone proyectos de transparencia
Carlos Vivas; Homero Bagnulo Carlos Vivas; Homero Bagnulo
Historias de mujeres
Luis Fernández Luis Fernández
¿Alguien sabe dónde está la brújula?
Juan Santini Juan Santini
Ha parido el Bolsonaro oriental
Daniel Vidart Daniel Vidart
Carta a mi sangre (1973)
Selva Andreoli Selva Andreoli
ANECDOTARIO: El agua ya no moja, contamina.
Carlos Wuhl Carlos Wuhl
Israel y mujeres
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
31 años sin Wilson y 100 con él a nuestro lado
Juan Manuel Otero Ferres Juan Manuel Otero Ferres
“Decretos Express”: Prepotencia Institucional
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
La mirada larga de Guido Manini Ríos
William Marino William Marino
Los medios de información
Daniel Mordecki Daniel Mordecki
Se podría hacer
Alejandro Domostoj Alejandro Domostoj
Ministerio de Defensa: Ya no hay flores ahora quedan los floreros
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
El fin de la predominancia. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
Michael Añasco Michael Añasco
Tiny House
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
Lamentable ejemplo femenino
Héctor Musto Héctor Musto
Esteban Valenti: ¿traidor? El maniqueísmo en la izquierda
Felipe Michelini Felipe Michelini
Examen Periódico Universal y desafíos de las políticas públicas en derechos humanos.
Fernando Gil Díaz Fernando Gil Díaz
BUSCADA (la verdad)
Alvaro Fierro Alvaro Fierro
El proyecto UPM2: incertezas de la mayor inversión de la historia (PARTE II)
Hebert Abimorad Hebert Abimorad
¿La historia se repite?
Luis Sabini Luis Sabini
Montevideo y la basura
Rodolfo Martin Irigoyen Rodolfo Martin Irigoyen
La extranjerización de la tierra
Edmundo Roselli Edmundo Roselli
Inseguridad. El Partido Nacional pone luz donde el FA quiso dejar oscuridad
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
Triste es el país que hace política con sus niños
Emin Ibrahimov Emin Ibrahimov
LA MASACRE DE JODYALÍ: CONSTANTE LLAMAMIENTO POR JUSTICIA Y PAZ
Jorge Balseiro Savio Jorge Balseiro Savio
Un Presidente que lidera con verdades, "militantes" virtuales que mienten
Fernando López D’Alesandro Fernando López D’Alesandro
El seregnismo y sus supuestos
Roberto Savio Roberto Savio
Un Partido Mundial
Javier Bonilla Javier Bonilla
Uruguayos….. Mediocres, Cobardes y Corruptos
Roberto Sansón Mizrahi Roberto Sansón Mizrahi
Las “fiestas” las disfrutan los acaudalados, no los sectores populares
Lic. Mabel Moreno Lic. Mabel Moreno
CABO POLONIO, BALIZAS Y SU ENTORNO: HiSTORIA DE UN PAISAJE NATURAL Y HUMANO A PROTEGER
Daniel Herrera Daniel Herrera
Qué funciona mal en la ciencia, y cómo mejorarlo
más columnistas



 
banner argentino hotel 300 x 138
Te encuentras en: Inicio | Secciones | Cambio Climático
imagen del contenido Macron sobre el “cambio climático”: “Estamos perdiendo la batalla”
Foto: RTVE.es

CUMBRE INTERNACIONAL

Macron sobre el “cambio climático”: “Estamos perdiendo la batalla”

13.12.2017

PARIS (Uypress)- El presidente francés, Emmanuel Macron, quiere comprometer a la humanidad en la lucha contra el cambio climático, amenazada por el boicot de la Administración de Trump a los acuerdos internacionales y por la lentitud en la respuesta del resto de países.

 

Llamó este martes, en una cumbre a las afueras de París, a movilizar al mundo financiero y los poderes locales para frenar el calentamiento global. "Estamos perdiendo la batalla", constató ante medio centenar de jefes de Estado y de Gobierno y de decenas de dirigentes políticos, filantrópicos y empresariales, según consigna El País de Madrid.

Las pruebas sobre la realidad del cambio climático se acumulan, pero la humanidad se resiste a renunciar definitivamente a las energías contaminantes. Este fue el mensaje de la One Panet Summit, cumbre convocada por el nuevo presidente francés para conmemorar el segundo aniversario del acuerdo de París. Ya no bastan los acuerdos diplomáticos multilaterales, que han marcado, desde Río en 1992, la actuación internacional contra la emisión de gases contaminantes.

Es la hora de la acción sobre el terreno, la hora del mercado y de las ciudades y regiones, según pudo constatarse en la isla Séguin, entre los municipios de Boulogne-Billancourt y Sèvres, donde durante décadas se ubicó la histórica fábrica de Renault, símbolo de una de las grandes industrias contaminantes del siglo XX.

Por los pasillos del complejo de salas de concierto en la isla Séguin desfilaban capitanes de la industria y la filantropía como Bill Gates, Michael Bloomberg o Richard Branson, y líderes locales como los gobernadores de California, Jerry Brown, o el de Colorado, John Hickenlooper. En los foros de debate se hablaba más de políticas locales y de banca e inversiones que de los últimos hallazgos en la ciencia climática o de negociaciones diplomáticas.

"Es algo que aprendimos de China: allí la única fuerza capaz de sacar 88 millones de personas de la pobreza fueron las fuerzas del mercado", dijo a un grupo de periodistas Jim Yong Kim, presidente del Banco Mundial, responsable, junto al Elíseo y la ONU, de organizar la cumbre. "Aquí necesitamos algo igualmente histórico, y la única manera de hacerlo es lograr que los inversores y los financieros entiendan que al mismo tiempo pueden ganar dinero y hacer algo poderoso para el mundo invirtiendo en proyectos de adaptación y mitigación del cambio climático". "Necesitamos un choque en nuestros modos de producción", dijo Macron con otras palabras, en Le Monde.

No acudieron ni la canciller alemana, Angela Merkel, ni el presidente ruso, Vladímir Putin, ni el líder chino, Xi Jinping, pero la ausencia que dominó la reunión fue la del presidente estadounidense, Donald Trump. El Gobierno de la primera potencia económica mundial y segundo emisor de gases contaminantes, tras China, estuvo representado por un alto funcionario de la Embajada en París. La sociedad estadounidense, y su sistema político en toda su complejidad, sí estuvo en París (empresarios, filántropos, gobernadores y otros políticos) y lo hizo con un mensaje raramente hostil hacia su presidente. "Ha adoptado una decisión que no se basa en los hechos, ni en la ciencia, ni en el sentido común. Es una decisión autodestructiva", dijo el exsecretario de Estado John Kerry, que participó como miembro de la Administración de Barack Obama en la negociación del acuerdo de París. "El pueblo americano mantiene el compromiso".

Trump estaba físicamente ausente, pero toda la cumbre era una respuesta al anuncio, el pasado junio, de que con Trump EE UU se retiraba del acuerdo de París. Ningún otro país ha seguido su ejemplo, pero esto difícilmente es motivo de triunfalismo para el resto.

El abandono de Trump ha ofrecido a Macron una plataforma única. En junio acuñó el eslogan Make the planet great again (Hagamos el planeta grande de nuevo), un juego de palabras irónico con el eslogan de Trump Make America great again (Hagamos América grande nuevo). La cumbre de París le permite realzar su perfil y colocar a una potencia media como Francia en el centro de la lucha contra el calentamiento global.

Uno de los anuncios más significativos en París es la decisión del Banco Mundial -copatrocinador de la reunión- de dejar de financiar a partir de 2019 proyectos de extracción de petróleo y gas. La medida es una señal fuerte a otras instituciones internacionales y países que, al mismo tiempo que proclaman la necesidad de abandonar las energías que emiten gases de efecto invernadero, siguen subvencionándolas.

Entidades financieras destacadas aprovecharon la cumbre para anunciar un giro hacia las llamadas 'finanzas verdes'. La aseguradora francesa Axa, por ejemplo, retirará 2.500 millones de euros de empresas cuyos ingresos procedan, en más de un 30%, del carbón. El banco holandés ING calcula que, en 2025, tendrá inversiones, relacionadas con el carbón, cercanas a cero.

La Comisión Europea financiará con 9.000 millones de euros la lucha contra el cambio climático en ciudades sostenibles, energías limpias y agricultura sostenible.

La Fundación Bill y Melinda Gates destinará como mínimo 300 millones de dólares para la adaptación de la agricultura al cambio climático.

Entre los anuncios de la cumbre figura asimismo la creación de un observatorio espacial para el clima que, apoyado por las agencias espaciales europeas y por China, India, Rusia, México y otros países, pondrá a disposición de los estados y los científicos datos para vigilar el planeta.

jwl



UyPress - Agencia Uruguaya de Noticias


MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net